¿A qué Dios le sirven los católicos?

Casi todas las semanas recibo cartas de hermanos/as evangélicos que me increpan, me condenan o me invitan a “convertirme”… la mayoría son personas con buenas intenciones, aunque llenos de prejuicios infundados en contra de la Iglesia Católica… que en su error, propagan falsas nociones contra el catolicismo y los católicos… por lo general, trato de contestarlas todas… aunque que estos hermanos están tan ciegos por el fanatismo, que honestamente no creo que lean las respuestas que les damos…

A continuación les presento la carta de “esta semana”… la escribe una hermana llamada Leticia… y la posteo aquí junto con mi respuesta…

Gracias por recibir mi pregunta. Yo quisiera saber cual es el Dios que quizás la mayoría de los que se llaman católicos le sirven porque algunos católicos usan el rosario, le llaman padre a un hombre aquí en la tierra, oran a los muertos, rezan (repetir ciertas oraciones), creen que María es la corredentora con Jesús, bautizan a los niños, se postran ante imágenes, cuando el Dios creador del cielo y de la tierra que nos dejo su Palabra. Para leerla y estudiarla no ha mandado nada de eso a la humanidad? Creo que tenemos que analizar primero lo que Dios quiere de nosotros y lo que él nos ha mandado a hacer en su santa Palabra para ver si nosotros verdaderamente le estamos agradando. No vaya a ser que estemos haciendo cosas que son abominación o desagradables delante de él sin darnos cuenta.
Gracias,
Leticia

Querida Leticia,

Me vas a perdonar la franqueza, pero esto no es una pregunta sino el juicio condenatorio que tú estás haciendo contra “algunos católicos”… no sé si estás consciente, pero en la “santa Palabra” el mismo Jesús nos dice: «No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados» (Lucas 6, 37)… te invito a meditar sobre esto “no sea que estés haciendo cosas que sean abominación o desagradables delante de Él”…

Bueno, vamos a tratar de explicarte cada uno de los puntos que nos presentas… el texto es un poco largo, pero te invito a tener la valentía de leerlos todos, pues como verás a continuación, la Iglesia Católica es la Iglesia de Jesucristo… y lo que hacemos los católicos es lo que el Maestro nos enseñó…

Tengo que empezar por decirte que el Dios que adoramos y servimos los católicos es el Dios Trino revelado por Jesucristo: Padre, Hijo y Espíritu Santo… tres Personas Divinas viviendo entrelazadas en una comunión perfecta… Stefano de Fiores, sacerdote y teólogo italiano, define la relación ideal del cristiano con Dios de esta manera: “En el Espíritu, por medio de Cristo, vivir en comunión filial con el Padre, como miembros de la Iglesia, bajo el paradigma (modelo) de María, por el reino de Dios en el tiempo y en la eternidad”… hermoso, ¡¿verdad?!

Usan el rosario…
Bueno, el Rosario no se “usa” sino que se reza o se ora… o, más correctamente, se medita… fíjate, el Rosario es una oración cristocéntrica… esto quiere decir que Cristo es el centro de la oración pues en cada Misterio meditamos una parte de la vida de Jesucristo…

En los Misterios Gozosos meditamos la Anunciación del ángel a María y la Encarnación del Hijo de Dios (Lucas 1, 26-38); la Visitación de María a su prima Isabel (Lucas 1, 39-56); el Nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén (Lucas 2, 1-20); la Presentación del Niño Jesús en el Templo y la Purificación de María (Lucas 2, 22-38); y el Niño Jesús perdido y hallado en el Templo (Lucas 2, 41-50)…

En los Misterios Luminosos meditamos sobre el Bautismo de Jesús en el Río Jordán (Mateo 3, 13-17; Marcos 1, 9-11; Lucas 3, 21-22); la Autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná (Juan 2, 1-11); el Anuncio del Reino de Dios e invitación a la conversión (Mateo 4, 12-17; Marcos 1, 14-15; Lucas 4, 14-21); la Transfiguración de Cristo en el monte Tabor (Mateo 17, 1-8; Marcos 9, 2-8; Lucas 9, 28-36); y la institución de la Eucaristía (Mateo 26, 26-29; Marcos 14, 22-25; Lucas 22,19-20)…

En los Misterios Dolorosos contemplamos la Pasión comenzando por la Oración de Jesús en el Huerto (Mateo 26, 36-46; Marcos 14, 32-42; Lucas 22, 39-46); la Flagelación de Jesús (Juan 18, 36-40; 19, 1); la Coronación de espinas (Mateo 27, 27-30; Marcos 15, 16-19; Juan 19, 2-3); Jesús con la Cruz a cuestas camino al Calvario (Mateo, 27, 31-32; Marcos 15, 20-21; Lucas 23, 26-31; Juan 19, 14-22); y finalmente, la Crucifixión y Muerte de Jesucristo (Lucas 23, 33-34, 44-46; Juan 19, 25-37)…

En los Misterios Gloriosos meditamos sobre la Resurrección de Jesucristo (Mateo 28, 1-7; Marcos 16, 1-9; Lucas 24, 1-8; Juan 20, 1-9); su Ascensión al Cielo (Marcos 16, 19; Lucas 24, 50-51; Hechos 1, 9-11); la Venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles el día de Pentecostés (Hechos 2, 1-4); y en los últimos dos Misterios vemos en María la realización de la promesa de eternidad a la que están llamados todos los cristianos con la Asunción de la Virgen María al Cielo (Salmo 16, 8-11; 1Corintios 15, 20-22); y la Coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado (Apocalipsis 12, 1; Lucas 1, 48-49)…

Las oraciones que repetimos al rezar el Rosario son el Padrenuestro, oración que nos enseñó Jesús (Mateo 6, 9-13; Lucas 11, 2-4)… el Avemaría, que se compone de dos partes, en la primera tenemos el anuncio del ángel y el saludo de Isabel (Lucas 1, 28 y 42); y en la segunda, nuestra súplica pidiéndole que interceda por nosotros ante su Hijo Jesucristo… a estas dos oraciones le añadimos el Gloria, que es una doxología donde alabamos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo…

Viéndolo desde un punto de vista práctico podemos decir que rezar el Rosario es meditar sobre la vida de Jesús mirándola desde los ojos y el corazón de María… como sabes, Lucas dice que María “conservaba cuidadosamente todas esas cosas en su corazón”… pues el Rosario no es otra cosa que un viaje al corazón de María…

Le llaman padre a un hombre aquí en la tierra…
Tu comentario se basa en una pobre interpretación de las palabras de Jesús contra la hipocresía y la vanidad de los escribas y fariseos cuando les dice: «Ni llaméis a nadie “Padre” vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo» (Mateo 23, 9)… de hecho, Jesús también se pronuncia contra llamarles “Rabbí” o “Doctores”…

En este pasaje Jesús explica que los escribas y fariseos «se han sentado en la cátedra de Moisés»… dicho de otra manera, “se han apropiado de ella sin tener derecho a la misma”… o, lo que es lo mismo, que no tienen autoridad para enseñar como “padres”, “rabbies” (maestros) o “doctores”…

Una interpretación fundamentalista, como la tuya, pierde de perspectiva la enseñanza detrás de las palabras de Jesús… por eso es importante conocer la Biblia como una unidad que no se puede contradecir… y el Nuevo Testamento tiene muchísimos pasajes que nos hablan de la paternidad espiritual de los apóstoles… que es el modelo de la paternidad espiritual de los obispos y sacerdotes… e, irónicamente, de la paternidad espiritual que tú pastor o ministro tiene sobre ti… veamos…

Cuando Esteban se dirige al Sumo Sacerdote comienza diciendo: «Hermanos y padres, escuchad» (Hechos 7, 2)… También Pablo, se refiere a Timoteo como «hijo» (1 Timoteo 1, 2 ; 2 Timoteo 1, 2)… y así lo recomienda en su carta a los Filipenses (2, 22)… También se refiere a Tito como «hijo» (Tito 1, 4)… y a Onésimo en su carta a Filemón (1, 10)… ellos no eran hijos biológicos de Pablo, sino que éste se refiere a su paternidad espiritual sobre ellos…

Hay varios textos que se refieren a la paternidad espiritual tanto de Pablo, como de Pedro y Juan… pero tal vez, el más revelador sea el que aparece en la primera carta de Pablo a los Corintios: «No os escribo estas cosas para avergonzaros, sino más bien para amonestaros como a hijos míos queridos. Pues aunque hayáis tenido 10.000 pedagogos en Cristo, no habéis tenido muchos padres. He sido yo quien, por el Evangelio, os engendré en Cristo Jesús» (4, 14-15)…

Oran a los muertos…
Lucas nos relata que un grupo de saduceos se acercó a Jesús para ponerle una trampa… los saduceos no creían en la resurrección de los muertos y le presentan a Jesús el caso de una mujer que se casa con varios hermanos y luego le preguntan que de cuál de ellos será la mujer en la resurrección… no sé si te has fijado en este pasaje, pero es interesante la respuesta de Jesús: «Y que los muertos resucitan lo ha indicado también Moisés en lo de la zarza, cuando llama al Señor “el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob”. Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos viven» (Lucas 20, 37-38)…

Como nos enseña Jesús, “para Dios, todos viven”, no importa si están aquí en la tierra o en el cielo, gozando de su presencia… y como “todos viven”, pues oramos a y por ellos…

Veamos la primera… oramos “a” los muertos, pidiendo su intercesión ante Dios… especialmente recurrimos pidiendo ayuda a esos que reconocemos han vivido una vida ejemplar… como María, la Madre de Jesús… o los Apóstoles… o los mártires, que dieron su vida por la fe… o todos esos hombres y mujeres que vivieron heroicamente las virtudes y que hoy reconocemos que ya están gozando de la presencia de Dios… recurrimos a ellos de la misma forma que recurrimos a nuestro sacerdote o un amigo de la Iglesia, pidiéndole que ore por nosotros… de la misma forma que tú le pides oración (intercesión) a tu pastor o a un grupo de oración en tu iglesia…

Pero los católicos también creemos en otra realidad: el purgatorio… y por eso también oramos “por” los muertos… fíjate, los evangélicos creen que al morir hay una de dos posibilidades: salvación o condenación… los católicos también creemos lo mismo, pero reconocemos que no todos los que están salvos, están lo suficientemente limpios o purificados para entrar en la presencia de Dios… y esas almas van a un lugar –el purgatorio– donde “purgan” sus culpas antes de llegar al “cielo”…

Aunque el purgatorio no está en tus cuestionamientos iniciales, permíteme abordarlo brevemente para dejar este punto aclarado de una vez… en Mateo, Jesús habla sobre el pecado contra el Espíritu Santo: «Por eso os digo: Todo pecado y blasfemia se perdonará a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada. Y al que diga una palabra contra el Hijo del hombre, se le perdonará; pero al que la diga contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este mundo ni en el otro» (12, 31-32)…

Quiero llamar tu atención a las últimas palabras de Jesús en este pasaje, “no se le perdonará ni en este mundo ni en el otro”… o sea, ¿qué hay pecados que sí se perdonarán en el otro mundo?… esto no tendría sentido ni en el cielo, pues allí ya no hay pecado; ni en el infierno, pues allí ya no puede haber perdón… ese “otro lugar” en el “otro mundo” donde se pueden perdonar pecados es la doctrina sobre el purgatorio…

Veamos también la primera carta de Pablo a los Corintios: «Y si uno construye sobre este cimiento con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada cual quedará al descubierto; la manifestará el Día, que ha de revelarse por el fuego. Y la calidad de la obra de cada cual, la probará el fuego. Aquél, cuya obra, construida sobre el cimiento, resista, recibirá la recompensa. Mas aquél, cuya obra quede abrasada, sufrirá el daño. El, no obstante, quedará a salvo, pero como quien pasa a través del fuego» (3, 12-15)…

Ahora es Pablo quien nos habla de algunos cuyas obras serán abrazadas… y nos dice que estos serán salvos, pero como quien pasa a través del fuego… aquí podemos entender el concepto de purificación, eres salvo, pero tienes que ser purificado por el fuego…

La segunda carta a los Macabeos (12, 38-45) presenta un interesante pasaje donde, después de una batalla, Judas Macabeo y sus seguidores ofrecen súplicas y sacrificios por almas que murieron en pecado, esto con la esperanza de la resurrección… si estas almas se encontraran condenadas en el infierno, ¿cuál sería el propósito de orar por ellos?… obviamente, los Macabeos confiaban en que estas estuvieran en algún “lugar” donde aún pudieran ser perdonadas y salvadas… te lo señalo, aunque no pongo la cita, pues tu Biblia evangélica no reconoce este libro (y otros 6) como “inspirados”…

Rezan (repetir ciertas oraciones)…
Esta es fácil así que no me voy a extender mucho aquí… los Apóstoles, viendo la forma como Jesús oraba, le pidieron que les enseñara a orar de la misma forma… y Jesús les dijo: no repitan las mismas palabras sino que digan cosas distintas cada vez… ¡nah, eso no fue lo que dijo Jesús!… veamos…

«Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre; venga tu Reino; hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo. Nuestro pan cotidiano dánosle hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros hemos perdonado a nuestros deudores; y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal» (Mateo 6, 9-13)…

Te pregunto, si Jesús le enseñó a los Apóstoles a rezar/orar de esta manera, ¿por qué me criticas si yo hago lo mismo?… ¿acaso la enseñanza del Maestro no es válida para mí… o para ti…?

No sé a ti, pero a mí me gusta meditar sobre la Pasión… especialmente en el pasaje del Huerto de los Olivos… eso me ayuda a aceptar la Voluntad de Dios en mi vida, sea cuál sea… pues al final de ese relato, Mateo explica que Jesús se levantó dos veces y fue donde los Apóstoles, encontrándolos dormidos: «Los dejó y se fue a orar por tercera vez, repitiendo las mismas palabras» (26, 44)… escuchaste lo que nos narra Mateo, Jesús “se fue a orar por tercera vez, repitiendo las mismas palabras”…

Pero voy a ser justo contigo… hay personas que no saben orar: católicos y evangélicos… pues no se trata de las palabras que salen de nuestros labios, sino de la intención de nuestro corazón… por eso, no importa si es una oración escrita, una oración espontánea, o una oración silenciosa (sin palabras)… si el corazón no está en el Señor, nuestra oración será vacía y vana…

Creen que María es la corredentora con Jesús…
No entiendo porqué este empeño de los evangélicos en atacar a María… llegado el día, cada uno tendrá que darle cuentas al Señor de cómo amaron a su prójimo, incluyendo en “el prójimo” a su Madre…

¿Alguna vez has pensado, aunque sea solamente un momento, que tú le debes tu salvación a María…? Fíjate… el ángel vino donde María… vino enviado por Dios para que en ella y a través de ella, se llevará a cabo el comienzo de nuestra redención… María pudo decir que “no”… sin embargo, su disposición para acoger la Voluntad de Dios hizo posible que Jesús se encarnara… no sé cómo tú lo veas, pero esto hace que María esté intrínsecamente unida al Plan de Salvación… no porque ella lo haya querido… ni porque yo o la Iglesia Católica lo diga… sino porque Dios así lo quiso…!!!

Hay un pasaje de Pablo que me fascina por lo profundo de su significado: «Ahora me alegro por los padecimientos que soporto por vosotros, y completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia» (Colosenses 1, 24)… ¿acaso le falta algo al sacrificio de Cristo?… obviamente no… este pasaje se refiere a que cada uno de nosotros debe aceptar y cargar con gozo la cruz que nos toca llevar… uniendo nuestro dolor, nuestro sufrimiento, nuestra pena, nuestra enfermedad… al sacrificio de Jesús… ese “unir nuestro sufrimiento al Suyo” nos convierte, en alguna medida, en “corredentores” con Él…

Imagina ahora el dolor inmenso de María al pie de la cruz… por un lado, el dolor de una Madre que, después de ver la tortura a la que es sometido su Hijo inocente, le acompaña en silencio hasta su muerte… y por otra parte, tienes a la “esclava del Señor”… la Mujer que acogió el Plan de Salvación y encarnó al Mesías en su seno… nadie conocía a Jesús mejor que su Madre, nadie… y ella, mejor que nadie, sabía Quién era Aquel que colgaba del madero… imagina ahora el sufrimiento de saber que Dios se está ofreciendo como sacrificio por todos los hombres y estos no sólo no lo reconocen, sino que se burlan y blasfemas contra Él… tan grande es el dolor de María que el anciano Simeón profetizó que “una espada le atravesaría el alma” (Lucas 2, 35)…

Las vidas de Jesús y María están unidas inseparablemente… una no puede existir sin la otra… Jesús se encarnó por el “sí” de María… y María acogió el Misterio de Dios de una forma perfecta y total… esta unión y colaboración de María con nuestra salvación es a lo que se refiere el término de “corredentora”…

Bautizan a los niños…
¿Y dónde en la Biblia dice que un niño no se puede bautizar?… al contrario, cuando Pablo y Silas estaban presos en la cárcel, la tierra tembló, se abrieron las puertas y se soltaron las cadenas… entonces, el carcelero, asustado, preguntó que tenía que hacer para salvarse… dice Lucas que Pablo y Silas «le anunciaron la Palabra del Señor a él y a todos los de su casa. En aquella misma hora de la noche el carcelero los tomó consigo y les lavó las heridas; inmediatamente recibió el bautismo él y todos los suyos» (Hechos 16, 32-33)… te pregunto, ¿cuál es la parte de “todos los suyos” dónde se excluye a los niños?

Fíjate… el salmista nos explica que los niños nacen con pecado original cuando dice «Mira que en culpa ya nací, pecador me concibió mi madre» (Salmo 51, 5)… y Jesús es claro al afirmar que «el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios» (Juan 3, 5)… Pedro, en el libro de los Hechos de los Apóstoles, dice: «Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo; pues la Promesa es para vosotros y para vuestros hijos» (2, 38-39)… entonces, si los niños nacen con pecado, y Jesús dice que el bautismo es necesario… ¿por qué privar a nuestros hijos de la promesa de Dios?

Probablemente me dirás que un niño no puede decidir, etc, etc, etc… te pregunto, ¿si tu hijo está enfermo, tú vas a esperar a que tenga edad suficiente para que él decida si quiere ir al médico o para que decida a cuál médico quiere ir?… ¿le preguntaste a tu hijito de 7 años a qué escuela quería asistir?… de la misma forma, estoy seguro que tampoco le has preguntado si te quiere acompañar al culto… porque tú, como madre, decides lo que entiendes es mejor para él… y el mayor regalo que le puede heredar un padre a un hijo, es la vida eterna…

Se postran ante imágenes…
Fíjate, realmente no me estás acusando de “postrarme ante imágenes” sino de adorarlas como si fueran dioses… o sea, del pecado de la idolatría…

En el libro de los Números hay un relato de una de las tantas ocasiones que el pueblo de Israel fue infiel a Dios… y Dios envió una plaga de serpientes que mordían a los israelitas y estos morían… finalmente acudieron a Moisés, arrepentidos, para que intercediera por ellos… Moisés intercedió y Dios le dijo: «Fabrica una serpiente abrasadora y colócala sobre un asta. Y todo el que haya sido mordido, al mirarla, quedará curado»… Moisés hizo una serpiente de bronce (una imagen de una serpiente abrazadora) y la puso sobre un asta… y cuando alguien era mordido por una serpiente, miraba hacia la imagen de la serpiente de bronce y quedaba curado (21, 4-9)…

Este pasaje que acabo de señalarte es interesantísimo… pero más interesante aún es que Jesús se compara con esa imagen de la serpiente que Moisés construyó en el desierto… veamos el diálogo con Nicodemo… Jesús le dice: «como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea tenga por él vida eterna» (Juan 3, 14-15)…

¿No te llama la atención que siendo “malas” las imágenes, Jesús se compare con una?… la respuesta es sencilla, la prohibición no es contra las imágenes en sí mismas (Dios también manda hacer imágenes de querubines y otras cosas para adornar el Templo)… sino que la prohibición es en contra de idolatrar las imágenes… de creer que esa imagen de madera, de yeso, de plástico “es” Dios…

Los católicos tenemos muy claro que una imagen no es Dios… aunque nos puede ayudar a fijar nuestra mente o nuestro corazón en aquello que está representado en la imagen o el cuadro que miramos… de la misma forma que cuando tomo en mis manos una foto de mi esposa y le doy un beso, y tengo plena consciencia de que ese beso no es para el pedazo de papel, sino para mi esposa… de la misma forma, cuando me arrodillo ante una imagen del Sagrado Corazón de Jesús o ante una Cruz, no lo estoy haciendo ante esa figura, sino ante Dios representado en ella…

Finalmente, dices que tenemos que analizar primero lo que Dios quiere de nosotros y lo que él nos ha mandado a hacer en su santa Palabra para ver si nosotros verdaderamente le estamos agradando… en eso estamos totalmente de acuerdo… y como tú, creo que debemos fijarnos en cuál fue la intención de Dios y qué es lo que Él espera de nosotros… veamos…

Dios edificó una Iglesia sobre la cabeza de Pedro y los Apóstoles… le dio poder de perdonar y retener pecados… y prometió que las puertas del Hades no prevalecerían sobre ella (Mateo 16, 17-19)… una Iglesia unida, como Él y el Padre son uno… para que a través de esa unidad, el mundo crea (Juan 17, 20-21)… una Iglesia «que persevera en la oración, con un mismo Espíritu, en compañía de María, la madre de Jesús» (Hechos 1, 14)… una Iglesia que «acude asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan (eucaristía) y a las oraciones» (Hechos 2, 42)…

Hermana, esa única Iglesia tiene nombre… se llama la Iglesia Católica… y la Voluntad de Dios es que tú y yo formemos parte de ella… yo escuché su voz y estoy aquí… ahora te toca a ti decidir si vas a hacer “lo que Dios quiere de ti y ha mandado en su Palabra”… o si vas a seguir rechazando lo que Él mismo te ofrece…

Dios te bendiga mucho… y el Espíritu Santo ilumine tu mente y tu corazón…

Romualdo

Comparte...

    128 comentarios en ¿A qué Dios le sirven los católicos?

    1. Quiero darles las gracias al expositor y los foristas por todas sus opiniones.
      Yo vivo rodeado de personas en situaciones muy dificiles. Muchos mueren a causa de enfermedades terribles y que no mejoran pese a todos nuestros esfuerzos. En los ojos de aquellos que sufren veo el brillo de la fe. Veo como oran a Dios (sea el cristiano, el catolico si es que es apenas pensable que uno pueda tener diferentes personas del Señor) y veo como no pierden la fe. Sus familias de igual forma, buscan por todos los medios acercarse a Dios y piden que los sane y los libere de su enfermedad. Muchos cambian de religion por la promesa de que entonces la fe verdadera es una y no otro y que entonces estoy siendo castigado por mis creencias catolicas o cristianas. Yo solo pienso algo: llevo una vida de fe, en el silencio, en la oracion pero sobre todo en la accion. Dedico de forma anonima mi vida al servicio de los demas sin que nadie este dandome premios por hacerlo. Lo hago porque quiero que mi vida sea oracion. Yo me eduque en una familia catolica. No me gustan algunas manifestaciones de la religiosidad popular. Pero lo que mas me entristece es ver tantas personas dedicadas a decir cual es el verdadero Dios y tan pocas actuando como si de verdad creyeran que uno existiera. Si como mencionan algunas personas, quienes creemos en una u otra fe vamos a ser condenados por esto (no se si el Señor pida el carnet de que a que iglesia perteneces en la puerte del cielo a ver a donde te manda); solo se que puede decir, como dijo Maria al angel del señor: Hagase en mi segun tu voluntad.
      Dios los bendiga a todos. Hay mucha gente que necesita una fe viva y de accion. Muchos sufren cosas que podemos cambiar. Yo pido al Señor que me siga dando fuerza para no desfallecer. Amen.

      Leonardo
    2. Hermana Nora.
      No te preocupes por los que somos católicos, preocúpate por los hermanos separados ya que nosotros vivimos en LA UNICA IGLESIA QUE CRISTO, MI SEÑOR FUNDO. Los hermanos separados siguieron las reformas de Lutero y Calvino. Me imagino que ignoras que ambos amaban a La Virgen María.
      Las grandes cosas que Dios ha realizado en María se definen es esto: Ser “La Madre de Dios”.
      Con esto le han sido concedidos muchísimos otros bienes, que nadie podrá nunca comprender. De ahí se deriva todo su honor, toda su bienaventuranza y que ella sea, en medio de toda la raza humana una persona del todo singular e incomparable. Ella ha tenido con el Padre celeste un niño, y un niño tal. Que se comprende todo su honor, cuando se le llama Madre de Dios.
      Nadie puede decir otra cosa mayor de ella.
      Hay que meditar en el corazón lo que significa ser Madre de Dios”.
      Martín Lutero, Auslegung des Magníficat, 1522: LW 7,572

      “Y ningún hombre, ni siquiera el demonio, tiene que saber cómo puede suceder que una mujer virgen quede encinta sin varón. Pues porque ahí actuaron las Tres Divinas Personas. La obra ha de ser realizada por las tres, aunque esa actuación Divina acabe únicamente en la persona del Hijo”
      Martín Lutero, 28 Dezember 1544: LW 49,646

      “A José le cabe un gran honor ante Dios. A él le fueron confiados el Hijo de Dios y su Madre. Así José es un carpintero, que actúa como cualquier hombre de pueblo
      y que trabaja en lo oculto. Pero quedó escrito para nosotros para que sepamos que Cristo vino y que su Madre fue Virgen, aunque bajo el velo de esposa se ocultaba la virgen antes y después del nacimiento”.
      Martín Lutero, Predigt 24 Dezember 1540: LW 49,174

      En textos como Juan 2,12; 7,2; Mateo 12,46; Hechos 1,14:
      Uno se preocupa y pregunta ¿cómo el Señor Jesús pudo tener hermanos, dado que él era el hijo único de María, y la virgen María no fue madre de ningún otro hijo?
      Entonces algunos responden que eran hijos de un matrimonio precedente de José, antes de estar con María; éstos fueron llamados después “hermanos de Cristo”; otros dicen que José tuvo junto con María otra mujer, tal como estaba permitido entre los judíos…
      Yo creo que “hermanos” aquí significa “primos”, dado que los judíos y la Sagrada Escritura llamaban a todos los primos “hermanos”
      Martín Lutero, 1537/1538: LW 46,723

      “La carta a los Hebreos dice que Sara pidió por la fe, obtener la concepción, para que comprendas que ella quedó encinta de Abraham siguiendo el curso normal de la naturaleza, no a través de un milagro. Este milagro sí aconteció en La Virgen María que concibió en su seno, pero de su propia semilla, no de la semilla de un hombre. Para ello el Espíritu Santo la cubrió con su sombra”
      Martín Lutero, 1535 bis 1545: LW 43,22

      “María permaneció virgen, Pues tras sentirse Madre del Hijo de Dios,
      no deseó ser madre de ningún otro hombre, sino permanecer en esta Gracia”
      Martín Lutero, Tischrede n.4435 Ergänzungen, 1539: LW 48,579

      Sermones de Martín Lutero:
      No cabe duda de que la Virgen María está en el cielo. Cómo ocurrió no lo sabemos. Es suficiente saber que ella vive en Cristo (Sermón del 15 agosto de 1522)

      La veneración de María está en las profundidades del corazón (Sermón, 1 de septiembre de 1522)

      Maria es la mujer más encumbrada y la joya más noble de la cristiandad después de Cristo… ella es la nobleza, sabiduría y santidad personificadas.

      Nunca podremos honrarla lo suficiente. Aún cuando ese honor y alabanza debe serle dado en un modo que no falte a Cristo ni a las Escrituras (Sermón, Navidad 1531)

      Ninguna mujer es como tú. Tú eres más que Eva o Sara Bendita sobre toda nobleza, sabiduría y santidad. (Sermón, Fiesta de la Visitación, 1537).

      Cada uno tendría que honrar a María tal como ella misma lo expresó en el Magníficat. Ella alabó a Dios por sus obras. ¿Cómo podremos entonces nosotros alabarla? El verdadero homenaje de María es en honor de Dios, la alabanza de la Gracia de Dios…María nada es por su propio mérito, sino por el mérito de Cristo…María no desea que vayamos a ella sino a través de ella hacia Dios. (Explicación del Magníficat, 1521)
      Lutero exalta a la Bienaventurada Virgen dándole la posición de “Madre Espiritual” para los cristianos:
      Es consuelo y sobreabundante bondad de Dios que el hombre pueda exultar en semejante tesoro: María es su verdadera Madre… (Sermón, Navidad, 1522)
      María es la Madre de Jesús y Madre de todos nosotros aunque Cristo solamente fue quien reposó en su regazo…Si Él es nuestro, debiéramos estar en su lugar; ya que donde Él está debemos estar también nosotros y todo lo que Él tiene debe ser nuestro, y su madre es también nuestra madre. (Sermón, Navidad, 1529)
      “Es dulce y piadoso creer que la infusión del alma de María se efectuó sin pecado original, de modo que en la mismísima infusión de su alma ella fue también purificada del pecado original y adornada con los dones de Dios, recibiendo un alma pura infundida por Dios; de modo que, desde el primer momento que ella comenzó a vivir fue libre de todo pecado” (Sermón: “Sobre el día de la Concepción de la Madre de Dios”1527).
      Ella es llena de gracia, proclamada ser enteramente sin pecado (algo excesivamente grande). Para que la gracia de Dios la llenara con todo bien e hiciera que ella libre de todo mal (Personal {“Pequeño”} Libro de oración, 1522).

      Fuente. http://montemaria.org/lutero_virgen.htm

      Edith
    3. Quedo agradecida por tan extensa e intensa informacion. Esta fue y es una clara explicacion, no solo para los protestantes para su CONVERSION, sino para los catolicos para su CONVICCION. Gracias Romualdo, que Dios te siga llenando de sabiduria.

      Violeta Vargas
    4. ROMUALDO MUY COMPLETA ES TU EXPLICACION DE ESTAS COSAS , ME ALEGRA HABERLA LEIDO PORQUE YO TAMBIEN COMO CATOLICA TENGO HERMANOS EVANGELICOS QUE ME CUESTIONAN ESTAS COSAS Y TENGO PRESENTE ALGUNAS DE LAS PALABRAS DEL sEÑOR CONQUE TU HAS RESPONDIDO LO UNICO ES QUE A VECES NO RECUERDO LA NUMERACION DE LAS LECTURAS Y LOS PASAJES AHORA LOS PUEDO ANOTAR , LO MAS FRECUENTE ES EL CELIBATO . PERO ALLI SI LES RECOMIENDO LEER MATE 19 DEL 1 AL 12 Y ALLI ESTA TODO MUY CLARO. A VECES SIENTO QUE ME AMETRALLAN CON VERSICULOS SIN DARME TIEMPO A LA INTERPRETACION MIA YA ME HABLAN DE OTRO . SIENTO QUE SE ENCIERRAN EN SUS CONCEPTOS , Y NO DEJAN LUGAR A QUE UNO LES DIGA COMO SON LAS COSAS DE CUALQUIER FORMA BABEMOS QUE SOMOS LOS CATOLICOS LOS QUE ESTUVIMOS DESDE EL PRINCIPIO DE LA IGLESIA DE CRISTO, LUEGO HA HABIDO MUCHAS DIVISIONES ,PERO EL SEÑOR AL FINAL DE LOS TIEMPOS NOS REUNIRA A TODOS EN UN SOLO REBAÑO . BENDICIONES NORA

      nora
    5. Querido hermano Felix, recibe un gran abrazo fraterno en el maravilloso amor de Cristo Jesús.
      Tengo que decir, que tus palabras, son muy ricas en buena manera, lastima que la gran mayoría de los fieles católicos no tengan ni idea de que tales palabras existen. Y es allí donde en mi texto anterior he querido fijar la atención de Romualdo, y porque no, ahora de ti.
      Perdona si no me supe expresar bien en mi anterior comentario, pero cuando te digo que se adora a la madre de Jesús, es porque es cierto. Esto no lo digo yo solamente, pues incluso en los medios de comunicación se maneja la adoración a la Virgen tal o cual, dependiendo del pais o región donde se celebre, así que perdoname nuevamente mi ignorancia, ahora yo se un poco más que ayer, pero la situación no cambia.
      Las personas siguen en adoración a un ídolo de yeso o madera, hermano mío, yo he visto como algunos besan sus pies, como tocan la ropa que les cubre, creyendo que tienen algún poder para sanar, (Cito Jeremias Cap. 10 en adelante), he visto personas andar de rodillas desde una distancia a otra solo para llegar hasta una estatua para besarle los pies y hacerlo por años, porque la atadura que tienen con esto es terrible. He visto a sus hijos seguir estos pasos tambien, sin saber lo que realmente están haciendo. Bien dice la Palabra del Señor que su pueblo perece por falta de conocimiento. Pero Dios es bueno (Cito 2 Cronicas 7:14)
      Si tú me has querido explicar de buena manera algo que yo no sabía, pues me doy por enterado, pero, ¿Que pasa con todas esas personas que ya han sido condenadas, a travez de una mala practica de su fe? Más aún, cuando Pablo le dice a Timoteo ” Porque hay un sólo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”, pregunto entonces ¿Nombró Pablo a María por algún lado?, a pero me dirás que es un texto aislado tal vez. Mira, yo se que yo adoro al único Dios verdadero, Jehova de los ejercitos, el Rey de Gloria, si tu quiere venerar a otros, porque la Palabra de Dios te lo infiere, que así sea, allá tú, si bien te parece hazlo, pero yo y mi casa serviremos a Jehová.
      Por otro lado, si tú crees mi hermano que se pueden venerar a estas personas que en su tiempo fueron gente bienaventurada, así como nosotros, te repito, allá tú, Si lo estas haciendo bien, que el Señor te pague conforme a tus obras, yo solo se que yo le sirvo a Dios y solo ante El me arrodillo, solo a El clamo, solo ante su presencia lloro y tambien canto, río y gozo.
      Una vez dijo el Señor, cuando sus discipulos le dijeron que habian unos hechando demonios en su nombre, y sus discipulos querían reprenderles, a lo que el Señor les dijo que los dejaran tranquilos, pues lo que no es contra él, con él es.
      Tú vienes a mi, con doctrinas y estudios de hombre, con razones humanas que ponen debajo la Palabra del Señor, queriendo establecer estatutos y decretos con palabras profundas que el pueblo sencillo no entiende, pero la Verdad biblica no la puedes tapar ni esconder. “Solo a Dios adoraras y a El solo serviras”, ¿Es tan dificil de entender? no lo creo.
      Si ustedes desean seguir guiando a un pueblo de esa manera, que así sea hermano, la sangre de inocentes sobre sus cabezas. Yo se que le sirvo a Dios, solo a El.
      Perdoname si mis palabras son duras o carecen de riqueza liturgica, perdona si no profundizo tanto como tú Felix que pareces ser muy docto en lo que dices. Sabes? El apostol Pablo, pienso que de cierta forma era como tú, solo por ponerte a ti de ejemplo, pero cuan equivocado estaba hermano.
      Romualdo un abrazo mi hermano, perdona si en algo te he sido gravoso.

      Dios les bendiga.

      Tu hermano en Cristo
      Pablo

      Cristo te ama

      Pablo Rodríguez
    6. Ok, Romualdo, lo que te dije..fué a nivel información..pero es entendible lo que pusistes.. Todo bien..gracias por tus palabras..
      Dios te bendiga
      Paz y bien
      Felix+

      Felix
    7. Querido Félix… tienes razón sobre el texto del profeta Zacarías y sobre la interpretación de Fernando (y otros teólogos)… fíjate, yo no afirmó categóricamente que Jesús se refería a María cuando le responde a Santiago y a Juan, sino que lo dejo como una posibilidad “romántica” de lo que sus palabras podrían inferir… lo hago así porque hablar de derecha o izquierda cuando nos referimos al “cielo” o a la “eternidad” es hacerlo en forma simbólica, no real…

      De hecho, San Juan Crisóstomo, en una de sus homilías (hablando sobre el texto de Mateo), dice: “En cuanto a lo primero, diremos que ninguno se sentará a la derecha ni a la izquierda, porque aquel trono es inaccesible a toda creatura humana y por tanto dice: «Sentarse a mi diestra o a mi siniestra, no es mío darlo a vosotros», como si algunos hubiesen de sentarse. Contesta en verdad a los que le preguntan condescendiendo con su intención, puesto que no conociendo aquel trono excelso, ni la cátedra que está a la derecha del Padre, lo que en realidad pedían era la supremacía sobre los demás y el principal de los doce tronos, que habían oído prometer a los apóstoles”…

      En el cielo no existe un plano físico, sino espiritual, así que no existirá una derecha (o izquierda) absoluta… los tres textos, el del libro de los Reyes (Salomón y Betsabé), el del profeta Zacarías y la respuesta de Jesús a Santiago y Juan no hablan de una posición física, sino del honor rendido a unas personas escogidas por Dios… cuando lo miro de esa manera, no tengo ningún conflicto al situar a María (como Madre y Reina) y a Pedro (y a sus sucesores) ambos al lado “derecho”, reinando junto a Jesús…

      Espero haberme explicado un poco mejor esta vez…

      Dios te bendiga…

      Romualdo

      Romualdo
    8. Romualdo. Lo que escribistes, referente a lo que te había puesto en mi nota anterior referente a la Madre del Señor…lo ( copié y pegué)..de la página 4, es el anteúltimo mensaje.
      Bendiciones.
      Paz y Bien
      Felix+

      Felix
    Página 7 de 7« Primera...«34567

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

    Últimos comentarios