¿A qué Dios le sirven los católicos?

Casi todas las semanas recibo cartas de hermanos/as evangélicos que me increpan, me condenan o me invitan a “convertirme”… la mayoría son personas con buenas intenciones, aunque llenos de prejuicios infundados en contra de la Iglesia Católica… que en su error, propagan falsas nociones contra el catolicismo y los católicos… por lo general, trato de contestarlas todas… aunque que estos hermanos están tan ciegos por el fanatismo, que honestamente no creo que lean las respuestas que les damos…

A continuación les presento la carta de “esta semana”… la escribe una hermana llamada Leticia… y la posteo aquí junto con mi respuesta…

Gracias por recibir mi pregunta. Yo quisiera saber cual es el Dios que quizás la mayoría de los que se llaman católicos le sirven porque algunos católicos usan el rosario, le llaman padre a un hombre aquí en la tierra, oran a los muertos, rezan (repetir ciertas oraciones), creen que María es la corredentora con Jesús, bautizan a los niños, se postran ante imágenes, cuando el Dios creador del cielo y de la tierra que nos dejo su Palabra. Para leerla y estudiarla no ha mandado nada de eso a la humanidad? Creo que tenemos que analizar primero lo que Dios quiere de nosotros y lo que él nos ha mandado a hacer en su santa Palabra para ver si nosotros verdaderamente le estamos agradando. No vaya a ser que estemos haciendo cosas que son abominación o desagradables delante de él sin darnos cuenta.
Gracias,
Leticia

Querida Leticia,

Me vas a perdonar la franqueza, pero esto no es una pregunta sino el juicio condenatorio que tú estás haciendo contra “algunos católicos”… no sé si estás consciente, pero en la “santa Palabra” el mismo Jesús nos dice: «No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados» (Lucas 6, 37)… te invito a meditar sobre esto “no sea que estés haciendo cosas que sean abominación o desagradables delante de Él”…

Bueno, vamos a tratar de explicarte cada uno de los puntos que nos presentas… el texto es un poco largo, pero te invito a tener la valentía de leerlos todos, pues como verás a continuación, la Iglesia Católica es la Iglesia de Jesucristo… y lo que hacemos los católicos es lo que el Maestro nos enseñó…

Tengo que empezar por decirte que el Dios que adoramos y servimos los católicos es el Dios Trino revelado por Jesucristo: Padre, Hijo y Espíritu Santo… tres Personas Divinas viviendo entrelazadas en una comunión perfecta… Stefano de Fiores, sacerdote y teólogo italiano, define la relación ideal del cristiano con Dios de esta manera: “En el Espíritu, por medio de Cristo, vivir en comunión filial con el Padre, como miembros de la Iglesia, bajo el paradigma (modelo) de María, por el reino de Dios en el tiempo y en la eternidad”… hermoso, ¡¿verdad?!

Usan el rosario…
Bueno, el Rosario no se “usa” sino que se reza o se ora… o, más correctamente, se medita… fíjate, el Rosario es una oración cristocéntrica… esto quiere decir que Cristo es el centro de la oración pues en cada Misterio meditamos una parte de la vida de Jesucristo…

En los Misterios Gozosos meditamos la Anunciación del ángel a María y la Encarnación del Hijo de Dios (Lucas 1, 26-38); la Visitación de María a su prima Isabel (Lucas 1, 39-56); el Nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén (Lucas 2, 1-20); la Presentación del Niño Jesús en el Templo y la Purificación de María (Lucas 2, 22-38); y el Niño Jesús perdido y hallado en el Templo (Lucas 2, 41-50)…

En los Misterios Luminosos meditamos sobre el Bautismo de Jesús en el Río Jordán (Mateo 3, 13-17; Marcos 1, 9-11; Lucas 3, 21-22); la Autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná (Juan 2, 1-11); el Anuncio del Reino de Dios e invitación a la conversión (Mateo 4, 12-17; Marcos 1, 14-15; Lucas 4, 14-21); la Transfiguración de Cristo en el monte Tabor (Mateo 17, 1-8; Marcos 9, 2-8; Lucas 9, 28-36); y la institución de la Eucaristía (Mateo 26, 26-29; Marcos 14, 22-25; Lucas 22,19-20)…

En los Misterios Dolorosos contemplamos la Pasión comenzando por la Oración de Jesús en el Huerto (Mateo 26, 36-46; Marcos 14, 32-42; Lucas 22, 39-46); la Flagelación de Jesús (Juan 18, 36-40; 19, 1); la Coronación de espinas (Mateo 27, 27-30; Marcos 15, 16-19; Juan 19, 2-3); Jesús con la Cruz a cuestas camino al Calvario (Mateo, 27, 31-32; Marcos 15, 20-21; Lucas 23, 26-31; Juan 19, 14-22); y finalmente, la Crucifixión y Muerte de Jesucristo (Lucas 23, 33-34, 44-46; Juan 19, 25-37)…

En los Misterios Gloriosos meditamos sobre la Resurrección de Jesucristo (Mateo 28, 1-7; Marcos 16, 1-9; Lucas 24, 1-8; Juan 20, 1-9); su Ascensión al Cielo (Marcos 16, 19; Lucas 24, 50-51; Hechos 1, 9-11); la Venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles el día de Pentecostés (Hechos 2, 1-4); y en los últimos dos Misterios vemos en María la realización de la promesa de eternidad a la que están llamados todos los cristianos con la Asunción de la Virgen María al Cielo (Salmo 16, 8-11; 1Corintios 15, 20-22); y la Coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado (Apocalipsis 12, 1; Lucas 1, 48-49)…

Las oraciones que repetimos al rezar el Rosario son el Padrenuestro, oración que nos enseñó Jesús (Mateo 6, 9-13; Lucas 11, 2-4)… el Avemaría, que se compone de dos partes, en la primera tenemos el anuncio del ángel y el saludo de Isabel (Lucas 1, 28 y 42); y en la segunda, nuestra súplica pidiéndole que interceda por nosotros ante su Hijo Jesucristo… a estas dos oraciones le añadimos el Gloria, que es una doxología donde alabamos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo…

Viéndolo desde un punto de vista práctico podemos decir que rezar el Rosario es meditar sobre la vida de Jesús mirándola desde los ojos y el corazón de María… como sabes, Lucas dice que María “conservaba cuidadosamente todas esas cosas en su corazón”… pues el Rosario no es otra cosa que un viaje al corazón de María…

Le llaman padre a un hombre aquí en la tierra…
Tu comentario se basa en una pobre interpretación de las palabras de Jesús contra la hipocresía y la vanidad de los escribas y fariseos cuando les dice: «Ni llaméis a nadie “Padre” vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo» (Mateo 23, 9)… de hecho, Jesús también se pronuncia contra llamarles “Rabbí” o “Doctores”…

En este pasaje Jesús explica que los escribas y fariseos «se han sentado en la cátedra de Moisés»… dicho de otra manera, “se han apropiado de ella sin tener derecho a la misma”… o, lo que es lo mismo, que no tienen autoridad para enseñar como “padres”, “rabbies” (maestros) o “doctores”…

Una interpretación fundamentalista, como la tuya, pierde de perspectiva la enseñanza detrás de las palabras de Jesús… por eso es importante conocer la Biblia como una unidad que no se puede contradecir… y el Nuevo Testamento tiene muchísimos pasajes que nos hablan de la paternidad espiritual de los apóstoles… que es el modelo de la paternidad espiritual de los obispos y sacerdotes… e, irónicamente, de la paternidad espiritual que tú pastor o ministro tiene sobre ti… veamos…

Cuando Esteban se dirige al Sumo Sacerdote comienza diciendo: «Hermanos y padres, escuchad» (Hechos 7, 2)… También Pablo, se refiere a Timoteo como «hijo» (1 Timoteo 1, 2 ; 2 Timoteo 1, 2)… y así lo recomienda en su carta a los Filipenses (2, 22)… También se refiere a Tito como «hijo» (Tito 1, 4)… y a Onésimo en su carta a Filemón (1, 10)… ellos no eran hijos biológicos de Pablo, sino que éste se refiere a su paternidad espiritual sobre ellos…

Hay varios textos que se refieren a la paternidad espiritual tanto de Pablo, como de Pedro y Juan… pero tal vez, el más revelador sea el que aparece en la primera carta de Pablo a los Corintios: «No os escribo estas cosas para avergonzaros, sino más bien para amonestaros como a hijos míos queridos. Pues aunque hayáis tenido 10.000 pedagogos en Cristo, no habéis tenido muchos padres. He sido yo quien, por el Evangelio, os engendré en Cristo Jesús» (4, 14-15)…

Oran a los muertos…
Lucas nos relata que un grupo de saduceos se acercó a Jesús para ponerle una trampa… los saduceos no creían en la resurrección de los muertos y le presentan a Jesús el caso de una mujer que se casa con varios hermanos y luego le preguntan que de cuál de ellos será la mujer en la resurrección… no sé si te has fijado en este pasaje, pero es interesante la respuesta de Jesús: «Y que los muertos resucitan lo ha indicado también Moisés en lo de la zarza, cuando llama al Señor “el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob”. Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos viven» (Lucas 20, 37-38)…

Como nos enseña Jesús, “para Dios, todos viven”, no importa si están aquí en la tierra o en el cielo, gozando de su presencia… y como “todos viven”, pues oramos a y por ellos…

Veamos la primera… oramos “a” los muertos, pidiendo su intercesión ante Dios… especialmente recurrimos pidiendo ayuda a esos que reconocemos han vivido una vida ejemplar… como María, la Madre de Jesús… o los Apóstoles… o los mártires, que dieron su vida por la fe… o todos esos hombres y mujeres que vivieron heroicamente las virtudes y que hoy reconocemos que ya están gozando de la presencia de Dios… recurrimos a ellos de la misma forma que recurrimos a nuestro sacerdote o un amigo de la Iglesia, pidiéndole que ore por nosotros… de la misma forma que tú le pides oración (intercesión) a tu pastor o a un grupo de oración en tu iglesia…

Pero los católicos también creemos en otra realidad: el purgatorio… y por eso también oramos “por” los muertos… fíjate, los evangélicos creen que al morir hay una de dos posibilidades: salvación o condenación… los católicos también creemos lo mismo, pero reconocemos que no todos los que están salvos, están lo suficientemente limpios o purificados para entrar en la presencia de Dios… y esas almas van a un lugar –el purgatorio– donde “purgan” sus culpas antes de llegar al “cielo”…

Aunque el purgatorio no está en tus cuestionamientos iniciales, permíteme abordarlo brevemente para dejar este punto aclarado de una vez… en Mateo, Jesús habla sobre el pecado contra el Espíritu Santo: «Por eso os digo: Todo pecado y blasfemia se perdonará a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada. Y al que diga una palabra contra el Hijo del hombre, se le perdonará; pero al que la diga contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este mundo ni en el otro» (12, 31-32)…

Quiero llamar tu atención a las últimas palabras de Jesús en este pasaje, “no se le perdonará ni en este mundo ni en el otro”… o sea, ¿qué hay pecados que sí se perdonarán en el otro mundo?… esto no tendría sentido ni en el cielo, pues allí ya no hay pecado; ni en el infierno, pues allí ya no puede haber perdón… ese “otro lugar” en el “otro mundo” donde se pueden perdonar pecados es la doctrina sobre el purgatorio…

Veamos también la primera carta de Pablo a los Corintios: «Y si uno construye sobre este cimiento con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada cual quedará al descubierto; la manifestará el Día, que ha de revelarse por el fuego. Y la calidad de la obra de cada cual, la probará el fuego. Aquél, cuya obra, construida sobre el cimiento, resista, recibirá la recompensa. Mas aquél, cuya obra quede abrasada, sufrirá el daño. El, no obstante, quedará a salvo, pero como quien pasa a través del fuego» (3, 12-15)…

Ahora es Pablo quien nos habla de algunos cuyas obras serán abrazadas… y nos dice que estos serán salvos, pero como quien pasa a través del fuego… aquí podemos entender el concepto de purificación, eres salvo, pero tienes que ser purificado por el fuego…

La segunda carta a los Macabeos (12, 38-45) presenta un interesante pasaje donde, después de una batalla, Judas Macabeo y sus seguidores ofrecen súplicas y sacrificios por almas que murieron en pecado, esto con la esperanza de la resurrección… si estas almas se encontraran condenadas en el infierno, ¿cuál sería el propósito de orar por ellos?… obviamente, los Macabeos confiaban en que estas estuvieran en algún “lugar” donde aún pudieran ser perdonadas y salvadas… te lo señalo, aunque no pongo la cita, pues tu Biblia evangélica no reconoce este libro (y otros 6) como “inspirados”…

Rezan (repetir ciertas oraciones)…
Esta es fácil así que no me voy a extender mucho aquí… los Apóstoles, viendo la forma como Jesús oraba, le pidieron que les enseñara a orar de la misma forma… y Jesús les dijo: no repitan las mismas palabras sino que digan cosas distintas cada vez… ¡nah, eso no fue lo que dijo Jesús!… veamos…

«Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre; venga tu Reino; hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo. Nuestro pan cotidiano dánosle hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros hemos perdonado a nuestros deudores; y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal» (Mateo 6, 9-13)…

Te pregunto, si Jesús le enseñó a los Apóstoles a rezar/orar de esta manera, ¿por qué me criticas si yo hago lo mismo?… ¿acaso la enseñanza del Maestro no es válida para mí… o para ti…?

No sé a ti, pero a mí me gusta meditar sobre la Pasión… especialmente en el pasaje del Huerto de los Olivos… eso me ayuda a aceptar la Voluntad de Dios en mi vida, sea cuál sea… pues al final de ese relato, Mateo explica que Jesús se levantó dos veces y fue donde los Apóstoles, encontrándolos dormidos: «Los dejó y se fue a orar por tercera vez, repitiendo las mismas palabras» (26, 44)… escuchaste lo que nos narra Mateo, Jesús “se fue a orar por tercera vez, repitiendo las mismas palabras”…

Pero voy a ser justo contigo… hay personas que no saben orar: católicos y evangélicos… pues no se trata de las palabras que salen de nuestros labios, sino de la intención de nuestro corazón… por eso, no importa si es una oración escrita, una oración espontánea, o una oración silenciosa (sin palabras)… si el corazón no está en el Señor, nuestra oración será vacía y vana…

Creen que María es la corredentora con Jesús…
No entiendo porqué este empeño de los evangélicos en atacar a María… llegado el día, cada uno tendrá que darle cuentas al Señor de cómo amaron a su prójimo, incluyendo en “el prójimo” a su Madre…

¿Alguna vez has pensado, aunque sea solamente un momento, que tú le debes tu salvación a María…? Fíjate… el ángel vino donde María… vino enviado por Dios para que en ella y a través de ella, se llevará a cabo el comienzo de nuestra redención… María pudo decir que “no”… sin embargo, su disposición para acoger la Voluntad de Dios hizo posible que Jesús se encarnara… no sé cómo tú lo veas, pero esto hace que María esté intrínsecamente unida al Plan de Salvación… no porque ella lo haya querido… ni porque yo o la Iglesia Católica lo diga… sino porque Dios así lo quiso…!!!

Hay un pasaje de Pablo que me fascina por lo profundo de su significado: «Ahora me alegro por los padecimientos que soporto por vosotros, y completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia» (Colosenses 1, 24)… ¿acaso le falta algo al sacrificio de Cristo?… obviamente no… este pasaje se refiere a que cada uno de nosotros debe aceptar y cargar con gozo la cruz que nos toca llevar… uniendo nuestro dolor, nuestro sufrimiento, nuestra pena, nuestra enfermedad… al sacrificio de Jesús… ese “unir nuestro sufrimiento al Suyo” nos convierte, en alguna medida, en “corredentores” con Él…

Imagina ahora el dolor inmenso de María al pie de la cruz… por un lado, el dolor de una Madre que, después de ver la tortura a la que es sometido su Hijo inocente, le acompaña en silencio hasta su muerte… y por otra parte, tienes a la “esclava del Señor”… la Mujer que acogió el Plan de Salvación y encarnó al Mesías en su seno… nadie conocía a Jesús mejor que su Madre, nadie… y ella, mejor que nadie, sabía Quién era Aquel que colgaba del madero… imagina ahora el sufrimiento de saber que Dios se está ofreciendo como sacrificio por todos los hombres y estos no sólo no lo reconocen, sino que se burlan y blasfemas contra Él… tan grande es el dolor de María que el anciano Simeón profetizó que “una espada le atravesaría el alma” (Lucas 2, 35)…

Las vidas de Jesús y María están unidas inseparablemente… una no puede existir sin la otra… Jesús se encarnó por el “sí” de María… y María acogió el Misterio de Dios de una forma perfecta y total… esta unión y colaboración de María con nuestra salvación es a lo que se refiere el término de “corredentora”…

Bautizan a los niños…
¿Y dónde en la Biblia dice que un niño no se puede bautizar?… al contrario, cuando Pablo y Silas estaban presos en la cárcel, la tierra tembló, se abrieron las puertas y se soltaron las cadenas… entonces, el carcelero, asustado, preguntó que tenía que hacer para salvarse… dice Lucas que Pablo y Silas «le anunciaron la Palabra del Señor a él y a todos los de su casa. En aquella misma hora de la noche el carcelero los tomó consigo y les lavó las heridas; inmediatamente recibió el bautismo él y todos los suyos» (Hechos 16, 32-33)… te pregunto, ¿cuál es la parte de “todos los suyos” dónde se excluye a los niños?

Fíjate… el salmista nos explica que los niños nacen con pecado original cuando dice «Mira que en culpa ya nací, pecador me concibió mi madre» (Salmo 51, 5)… y Jesús es claro al afirmar que «el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios» (Juan 3, 5)… Pedro, en el libro de los Hechos de los Apóstoles, dice: «Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo; pues la Promesa es para vosotros y para vuestros hijos» (2, 38-39)… entonces, si los niños nacen con pecado, y Jesús dice que el bautismo es necesario… ¿por qué privar a nuestros hijos de la promesa de Dios?

Probablemente me dirás que un niño no puede decidir, etc, etc, etc… te pregunto, ¿si tu hijo está enfermo, tú vas a esperar a que tenga edad suficiente para que él decida si quiere ir al médico o para que decida a cuál médico quiere ir?… ¿le preguntaste a tu hijito de 7 años a qué escuela quería asistir?… de la misma forma, estoy seguro que tampoco le has preguntado si te quiere acompañar al culto… porque tú, como madre, decides lo que entiendes es mejor para él… y el mayor regalo que le puede heredar un padre a un hijo, es la vida eterna…

Se postran ante imágenes…
Fíjate, realmente no me estás acusando de “postrarme ante imágenes” sino de adorarlas como si fueran dioses… o sea, del pecado de la idolatría…

En el libro de los Números hay un relato de una de las tantas ocasiones que el pueblo de Israel fue infiel a Dios… y Dios envió una plaga de serpientes que mordían a los israelitas y estos morían… finalmente acudieron a Moisés, arrepentidos, para que intercediera por ellos… Moisés intercedió y Dios le dijo: «Fabrica una serpiente abrasadora y colócala sobre un asta. Y todo el que haya sido mordido, al mirarla, quedará curado»… Moisés hizo una serpiente de bronce (una imagen de una serpiente abrazadora) y la puso sobre un asta… y cuando alguien era mordido por una serpiente, miraba hacia la imagen de la serpiente de bronce y quedaba curado (21, 4-9)…

Este pasaje que acabo de señalarte es interesantísimo… pero más interesante aún es que Jesús se compara con esa imagen de la serpiente que Moisés construyó en el desierto… veamos el diálogo con Nicodemo… Jesús le dice: «como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea tenga por él vida eterna» (Juan 3, 14-15)…

¿No te llama la atención que siendo “malas” las imágenes, Jesús se compare con una?… la respuesta es sencilla, la prohibición no es contra las imágenes en sí mismas (Dios también manda hacer imágenes de querubines y otras cosas para adornar el Templo)… sino que la prohibición es en contra de idolatrar las imágenes… de creer que esa imagen de madera, de yeso, de plástico “es” Dios…

Los católicos tenemos muy claro que una imagen no es Dios… aunque nos puede ayudar a fijar nuestra mente o nuestro corazón en aquello que está representado en la imagen o el cuadro que miramos… de la misma forma que cuando tomo en mis manos una foto de mi esposa y le doy un beso, y tengo plena consciencia de que ese beso no es para el pedazo de papel, sino para mi esposa… de la misma forma, cuando me arrodillo ante una imagen del Sagrado Corazón de Jesús o ante una Cruz, no lo estoy haciendo ante esa figura, sino ante Dios representado en ella…

Finalmente, dices que tenemos que analizar primero lo que Dios quiere de nosotros y lo que él nos ha mandado a hacer en su santa Palabra para ver si nosotros verdaderamente le estamos agradando… en eso estamos totalmente de acuerdo… y como tú, creo que debemos fijarnos en cuál fue la intención de Dios y qué es lo que Él espera de nosotros… veamos…

Dios edificó una Iglesia sobre la cabeza de Pedro y los Apóstoles… le dio poder de perdonar y retener pecados… y prometió que las puertas del Hades no prevalecerían sobre ella (Mateo 16, 17-19)… una Iglesia unida, como Él y el Padre son uno… para que a través de esa unidad, el mundo crea (Juan 17, 20-21)… una Iglesia «que persevera en la oración, con un mismo Espíritu, en compañía de María, la madre de Jesús» (Hechos 1, 14)… una Iglesia que «acude asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan (eucaristía) y a las oraciones» (Hechos 2, 42)…

Hermana, esa única Iglesia tiene nombre… se llama la Iglesia Católica… y la Voluntad de Dios es que tú y yo formemos parte de ella… yo escuché su voz y estoy aquí… ahora te toca a ti decidir si vas a hacer “lo que Dios quiere de ti y ha mandado en su Palabra”… o si vas a seguir rechazando lo que Él mismo te ofrece…

Dios te bendiga mucho… y el Espíritu Santo ilumine tu mente y tu corazón…

Romualdo

Comparte...

    149 comentarios en ¿A qué Dios le sirven los católicos?

    1. Querido Romualdo, antes de contestar a tu pregunta, te voy a a citar parte del libro de los hechos de los apostoles el cual es el siguiente:

      Los Hechos

      Capítulo 02

      2:1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.
      2:2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;
      2:3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.
      2:4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.
      2:5 Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo.
      2:6 Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua.
      2:7 Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan?
      2:8 ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?
      2:9 Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia,
      2:10 en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de Africa más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos,
      2:11 cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.
      2:12 Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto?
      2:13 Mas otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto.
      2:14 Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras.
      2:15 Porque éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día.
      2:16 Mas esto es lo dicho por el profeta Joel:
      2:17 Y en los postreros días, dice Dios,
      Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,
      Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;
      Vuestros jóvenes verán visiones,
      Y vuestros ancianos soñarán sueños;
      2:18 Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días
      Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.
      2:19 Y daré prodigios arriba en el cielo,
      Y señales abajo en la tierra,
      Sangre y fuego y vapor de humo;
      2:20 El sol se convertirá en tinieblas,
      Y la luna en sangre,
      Antes que venga el día del Señor,
      Grande y manifiesto;
      2:21 Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

      Si lees el texto, te daras cuenta que dice que estaban reunidos el dia de pentecostes, luego de eso, y dice la palabra que se les aparecieron lenguas repartidas y fueron llenos del Espiritu Santo de Dios.

      Aqui se dan dos aspectos relevantes que deberia tener en cuenta todo creyente, uno es la llenura del Espiritu Santo y el otro es, el hablar en lenguas.

      Yo, creo haberte escrito una vez que asistia por doctrina heretica, si se puede llamar asi, a la iglesia catolica, y eso me dio la oportunidad de conocer gran parte de las ceremonias que en ella se dan. Y te digo esto hermano, porque nunca ni llegue, ni he llagado a ver que algun catolico, se llene del Espiritu Santo de Dios, ni mucho menos hable en lenguas.

      Tampoco nunca he conocido a un catolico que tenga el don de la profecia, o algun ministerio evangelistico ( y este ultimo no debe ser comparado con los curas misioneros, por si acaso).

      Y te adelanto esto con referencia a tu pregunta;
      La multiplicacion de los panes y los peces no debe tomarse literalmente, eso seria como preguntarme ¿como haria Jesus para que su voz se escuchara al predicarle a 5.000 personas? siendo que a nosotros nos cuetas elevar nuestra voz para que se escuche a una distancia de 20 metros por ejemplo.

      En fin, si lees detenidamente el texto que te cité, quiero que me digas o cualquiera de los hermanos catolicos que visitan esta pagina, sin alguna vez
      ¿Has sentido la presencia del Espiritu Santo en tu vida?
      ¿Has hablado en lenguas terrenales o angelicales?
      ¿Describeme como ha sido esa sensacion? y si es el caso, ¿has sabido lo que dices?
      Y por ultimo ¿Conoces a alguien que sea catolico que haya tenido este tipo de experiencias y que haya profetizado algo?

      Esos son parte de los dones del Espiritu Santo, si te ha pasado, Gloria a Dios.
      De lo contrario, creo que nunca entonces has conocido a Dios realmente y recuerda que El E.S. es para todo aquel que confiesa con su boca que Jesus es el Cristo y que nuestro Padre le resusitó de los muertos.

      Respondeme eso, y te respondo lo que yo interpreto de Juan 6.

      Que Dios te bendiga y te de sabiduria en tus respuestas.

      Sin mas, tu buen hermano Pablo

      Cristo te ama.

      PABLO RODRIGUEZ
    2. Querido Martín… el sacramente de la Unción de los Enfermos se da a los enfermos en estado grave… o a personas que vayan a pasar por una operación o procedimiento en que su vida pueda estar en riesgo… hay disposiciones para todos los sacramentos en el Código de Derecho Canónico… marcando sobre el nombre puedes accesar el enlace que te lleva a la copia que aparece en la página de la Santa Sede, por si quieres revisarla…

      Romualdo
    3. Querido Pablo… ahora me dirijo a ti pues quisiera pedirte un favor… me interesa saber la interpretación que los hermanos evangélicos le dan al Capítulo 6 del Evangelio de San Juan… este comienza con el relato de la multiplicación de los panes y peces, seguido de lo que nosotros llamamos el “discurso del pan de vida”…

      Como debes saber, nosotros vemos en esto una prefiguración y un anuncio de la Eucaristía (instituida formalmente en la Última Cena)… pero me interesa conocer lo que piensan las denominaciones cristianas sobre este texto y no he podido encontrar nada al respecto…

      Te agradeceré si me puedes brindar tu ayuda… inclusive, si prefieres, me puedes escribir por email a info [at] tengoseddeti.org

      Un abrazo en el Cordero de Dios…

      Romualdo

      Romualdo
    4. Queridos todos… aunque los puntos que presenta Pablo en su comentario ya han sido explicados anteriormente en distintas oportunidades, creo prudente hacer ciertas aclaraciones para aquellos que nos visitan por primera vez…

      Comienzo puntualizando, como ha explicado Pablo en otros comentarios así como al comienzo de este, que él no es católico sino cristiano evangélico… por tanto, interpreta la Biblia de una manera distinta a la forma como la interpretamos nosotros…

      Los hermanos protestantes y evangélicos creen en el dogma de la “sola scriptura”, donde proponen que la Biblia es la única y última autoridad… esto presenta un primer problema gravísimo: la doctrina de la “sola scriptura” no es bíblica y no puede probarse utilizando la Biblia y solamente la Biblia…

      La realidad es que Jesús no envió a sus discípulos a escribir libros, sino a predicar… y eso fue lo que ellos hicieron: enseñaron lo que habían recibido de Jesús… es después de varias décadas que surgen los primeros escritos… y no es hasta finales del siglo IV cuando se fija por primera vez el canon bíblico, o la lista de libros que se consideraban “inspirados”…

      Lo que conocemos como Antiguo Testamento era la Biblia judía… en el tiempo de Jesús se utilizaba el canon de Alejandría, escrito en griego y conocido también como la Septuaginta o la Biblia de los Setenta… es a finales del siglo I, en el Concilio de Jamnia (judío), que los judíos deciden adoptar el canon Palestinense para el Tanaj o Biblia judía… el canon Palestinense descartaba los libros que no habían sido escritos en hebreo o que habían sido escritos fuera del territorio de Palestina… este cambio, sin embargo, no afectó el Antiguo Testamento de aquella primera comunidad cristiana, que siguió utilizando la Septuaginta…

      Lo que conocemos como el Nuevo Testamento surge en forma paulatina… comienzan a aparecer las primeras cartas de Pablo… los Evangelios Sinópticos… más cartas… el Evangelio de San Juan… y finalmente el Apocalipsis… durante ese proceso, la Biblia, como nosotros la conocemos, no existía… sin embargo, habían cristianos y había Iglesia…

      La realidad es que la Biblia surge dentro de una comunidad eclesial, por la comunidad eclesial y para la comunidad eclesial… y es esa comunidad, la Iglesia, quien le confiere la autoridad al reconocerla como “Palabra de Dios”… por eso, para interpretarse correctamente debe hacerse dentro de la misma Iglesia… el problema de la Reforma Protestante es que abrió la puerta a una interpretación subjetiva y arbitraria… dando pie a la proliferación de iglesias y sectas que se contradicen entre sí, pues cada cuál interpreta a su manera sin considerar las prácticas y costumbres de esa comunidad inicial…

      Por otra parte, los reformadores decidieron apartarse del canon bíblico que los cristianos habían utilizado por 1,500 años… y, siguiendo la convención judía (no cristiana), adoptaron el canon Palestinense para el Antiguo Testamento… en una primera instancia, pretendieron ir más lejos y trataron de eliminar la carta de Santiago y el Apocalipsis… pero cedieron ante la presión e incluyeron estos dos libros en su versión de la Biblia… este dato es importante porque algunas de las costumbres de esa Iglesia naciente encuentran su fundamento en esos libros… por ejemplo, la intercesión por nuestros familiares y amigos difuntos, que aparece documentada en uno de los libros de los Macabeos…

      Regresemos nuevamente a los primeros años del cristianismo y a esa primera comunidad eclesial… ya dijimos que ellos no tenían la Biblia como nosotros la entendemos… sino la Septuaginta… y algunas cartas y escritos cristianos que comenzaban a circular… todo esto enmarcado dentro de las enseñazas de los Apóstoles, que además de predicar, vivían de una forma particular… con ciertas prácticas y ritos específicos que habían aprendido de Jesús…

      Los Apóstoles compartieron tres años con Jesús… caminando con Él… viendo los signos y milagros que realizaba… le vieron compartir con las gentes… escucharon sus enseñanzas… rieron y lloraron juntos… aprendieron a orar como Él oraba… y después de su Ascensión al cielo, cuando vino el Espíritu Santo sobre ellos, les potenció para entender todo esto de una forma plena y total… el mensaje nuclear está recogido en los escritos del Nuevo Testamento… pero eso representa solamente una pequeña parte de la totalidad de la Revelación que Jesucristo entregó a su Iglesia… ese “todo” es la vivencia de la fe de los Apóstoles y aquellos que le siguieron… de ahí la importancia de que la Iglesia sea “apostólica”… pues solamente conociendo y entendiendo ese “todo”, se puede comprender e interpretar correctamente la parte que se puso por escrito…

      San Pablo nos señala la existencia de estos dos canales cuando dice a los Tesalonicenses: «Así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta» (2 Tes 2,15)… ese “de viva voz” se refiere a la Sagrada Tradición… y el “por carta” a lo que terminará siendo “la Biblia”…

      Creo que ya se puede entender mejor que la Revelación de Dios ha su Iglesia va más allá de solamente de la Biblia… y que las iglesias protestantes y evangélicas carecen de la autoridad para interpretarla en toda su profundidad… ahora vamos a ver un poco sobre María, que es el tema que Pablo interesa presentarnos en su comentario…

      Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre… no sólo posee las dos naturalezas, sino que ambas están unidas de forma perfecta e inseparable… este detalle es importante y necesario para que se diera nuestra redención… si la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús hubiera sido efectuada por una sola de sus naturalezas, no estaríamos redimidos… por ejemplo, el sacrificio de Jesús-hombre no hubiera bastado… y el sacrificio de Jesús-Dios no hubiera actuado sobre el género humano… por eso es importante entender que cada una de las acciones de Jesús fue obrada por Dios-hombre como una sola y única Persona…

      Por eso, si ambas naturalezas de Jesús están unidas de forma total y perfecta… entonces no puede decirse que María es Madre solamente de la parte humana de Jesús… sino que tiene que ser la Madre de toda su Persona: humana y divina… esto lo confirma Isabel cuando dice a María: «¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?»… ese “mi Señor” es un termino que se aplica solamente a Dios… o sea, que Isabel está diciendo en realidad: “¿de dónde a mí que la madre de mi Dios venga a mí?»…

      Por supuesto, entendemos que María es una criatura… y al decir que es la “Madre de Dios”, nos referimos a la Segunda Persona de la Santísima Trinidad… también, que este es un privilegio que Dios mismo le ha concedido por pura gracia…

      Cuando leemos el relato de la Pasión tenemos que comenzar por entender la condición en la que se encontraba Jesús… un hombre que fue apresado la noche antes… que lleva horas de tortura… sin probar bocado ni beber agua… su cuerpo está deshidratado… y sus músculos están extenuados por la fatiga y el maltrato físico al que han sido sometidos… dicen los médicos que una vez clavado en la Cruz, la agonía de Jesús era inmensa… el solo respirar le representaba un esfuerzo enorme, donde tenía que impulsarse con sus pies clavados y halarse con los brazos, para llenar sus pulmones de aire… para luego exhalarlo en un proceso igual de doloroso…

      Si este era el esfuerzo solamente para respirar… imaginemos la agonía de Jesús para pronunciar una palabra… por eso la Iglesia reconoce un valor teológico inmenso en las siete frases que Jesús pronuncia desde la Cruz… ninguna de ellas fue dicha al azar… ni representan un conversación trivial de Jesús con sus interlocutores… esto es más evidente aún en el Evangelio según San Juan, donde todo el relato de la Pasión se enmarca en una serie de símbolos teológicos alusivos al Antiguo Testamento…

      La entrega de María al discípulo amado es una de estas frases… por eso no puede verse a la ligera… sino que hay que buscar el significado que encierra y que va más allá del simple encargo de cuidar a su Madre… por ejemplo, la palabra “Mujer” es un título que hace alusión a Eva, la primera mujer y “madre de todos los vivientes”… la Pasión, Muerte y Resurrección es “la Hora de Jesús”… el momento de “hacer nuevas todas las cosas”… la “nueva creación” donde Cristo es el “nuevo Adán”… y María la nueva Eva que recibe en el “discípulo amado” la maternidad espiritual de todos los discípulos de su Hijo…

      Los exégetas han propuestos un paralelismo entre el relato de la Bodas de Caná y este relato de la Pasión… pues ambos hacen referencia a “la Hora de Jesús”… y el utilizar el apelativo de “Mujer” en ambos pasajes forma una recurso literario conocido como “inclusión semita”…

      Los católicos sostenemos la virginidad perpetua de María… por tanto, no creemos que ella tuvo más hijos… y al ver la frase “hermanos de Jesús” entendemos que se refiere a primos o parientes de Jesús, no hermanos carnales… no voy a entrar en mucho detalle porque no es relevante al tema, pero las distintas denominaciones cristianas presentan varias posturas sobre este particular… los protestantes proponen que estos “hermanos de Jesús” son hijos de María… los ortodoxos sostienen que son hijos de José, de un matrimonio anterior… y los anglicanos (al igual que los católicos), que son hijos de una hermana de María, posiblemente de quien se identifica como “María de Cleofás”…

      Lo que sí es claro es que si fueran hermanos carnales de Jesús no hace sentido la entrega de María de parte de Jesús a su discípulo… pues independientemente de si estos supuestos hermanos creyeran o no en Él, era obligación de todo judío el cuidar de sus padres… no sólo una obligación moral, sino que era un precepto mandado por Dios en el decálogo… y todo judío, siguiera o no a Jesús, sería muy celoso de cuidar la Ley Mosáica…

      En su comentario, Pablo también nos explica que “nadie intercede ante Dios, sino a través de Él (Jesucristo) que es su Hijo”… y es cierto que Jesús es el único mediador entre Dios y los hombres… que Él es el Camino, la Verdad y la Vida… y que nadie va al Padre si no es por Él… pero cae, como la mayoría de los hermanos protestantes y evangélicos, en el error de tomar literalmente la Escritura…

      El sacrificio salvífico de Jesucristo es lo que nos alcanza la salvación a todos… Jesús, al entregar voluntariamente su vida, obró la redención del género humano… y toda persona que se salva, se salva por los méritos de la Sangre de Jesucristo… eso es lo que significan los textos que Pablo nos presenta… por eso es que Jesús es el único Mediador y el único Camino hacia el Padre… porque es Él quien nos abre la puerta de la salvación…

      Sin embargo, en la Biblia encontramos numerosos pasajes donde las personas oran o interceden unas por otras… por ejemplo, Pablo (el apóstol) en la primera carta a Timoteo no sólo recomienda “que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres”, sino que dice que eso es “bueno y agradable a Dios”… de hecho, todos nosotros – y estoy seguro que Pablo (nuestro amigo) también – hemos pedido oración a nuestros sacerdotes, pastores, familiares y amigos… y cada vez que uno de ellos ha orado por nosotros o nuestras intenciones, ha intercedido o mediado por nosotros ante Dios…

      La única diferencia entre los hermanos protestantes/evangélicos y nosotros es que ellos solamente piden la intercesión o mediación de personas que están en el mundo… y nosotros también pedimos intercesión o mediación a María, a los santos y a personas que pensamos que ya están gozando de la presencia de Dios (les llamamos “santos”)… no utilizo la palabra “muertos” porque, como dijo Jesús, «Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos, porque para Él todos viven»…

      Me despido con una cita de Martín Lutero, padre de la Reforma Protestante,

      “María es la Madre de Jesús y Madre de todos nosotros aunque Cristo solamente fue quien reposó en su regazo… Si Él es nuestro, debiéramos estar en su lugar; ya que donde Él está debemos estar también nosotros y todo lo que Él tiene debe ser nuestro, y su madre es también nuestra madre” (Sermón, Navidad, 1529).

      Un abrazo a todos… que Dios les bendiga y María Santísima, Madre de Jesús y Madre nuestra, les acompañe y les guíe por el camino más corto hacia Jesús…

      Romualdo

      Romualdo
    5. Ok… Entendí, pero si yo quiero tener/ tomar (no sé como se dice) el sacramento de la unción, ¿Que debería hacer yo?

      martin
    6. Querido Martín…

      Los sacramentos son signos sensibles y visibles que hacen presente una realidad invisible… por ejemplo, el agua del bautismo es una realidad sensible y visible que hace presente una realidad espiritual que no vemos: la limpieza de los pecados…

      Cada uno de los siete sacramentos fue instituido por Jesucristo… y cada uno tiene su “forma” y su “materia”… por ejemplo, el sacramento del bautismo que encuentra una prefiguración en el bautismo que practicaba Juan el Bautista… fue instituido por Jesús con el mandato de «id y haced discípulos a todas las gente, bautizándoles en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo»… en este caso, la forma es “yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”… y la materia es el agua…

      El sacramento de la unción de los enfermos tiene la finalidad de fortalecer el alma de la persona enferma… y aunque puede conferir la gracia de la sanación física, busca preparar al alma para su encuentro con Dios… en caso de un enfermo terminal, donde no haya la oportunidad o el tiempo de confesar al enfermo, este sacramento le confiere el perdón de sus pecados…

      No hay un momento específico de su institución… pero aparece en la Carta de Santiago, cuando dice, «¿Está enfermo alguno entre vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor. Y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor hará que se levante, y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados» (5,14-15)…

      Como explica el texto de Santiago, la materia de este sacramento es el óleo de los enfermos que bendicen los obispos cada año durante la Misa crismal… y la forma es: “Por esta santa unción y por su bondadosa misericordia, te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo. Para que, libre de tus pecados, te conceda la salvación y te conforte en tu enfermedad. Amén”…

      Muchas bendiciones…

      Romualdo

      Romualdo
    7. Hola.

      Una pregunta que tiene que ver con los sacramentos. Sé que son 7 (bautismo, comunión, confirmación, confesión, unción por lo enfermos, orden sacerdotal y matrimonio).
      ¿De qué se trata exactamente el sacramento de “unción por los enfermos”?

      martin
    8. Buenas tardes mi buen hermano Jesus, mi nombre es Pablo como aparece en el pie del mensaje, soy cristiano evangelico y deseo pues, con el permiso de mi hermano Romualdo decirte algunas cosas, referente a este tema de la madre de Jesus.

      Especificamente en la parte donde dices lo siguiente:
      solo una pregunta, en una ocasiòn alguien me preguntò donde està maria en este momento, y mi respuesta fuè “intercediendo ante su hijo” ante lo cual me respondiò ..”y en que parte de la biblia dice eso?” a lo cual yo no le supe que contestar, de verdad maria no subiò al cielo?

      Fijate Jesus, nosotros los evangelicos, ciertamente no tenemos por Palabra de Dios, otra Palabra que no sea la Biblia, de alli partimos hacia la sana doctrina de Jesucristo.
      Si Jesucristo hubiese querido que nosotros supieramos algo mas sobre como vivir, andar o comportarnos, simplemente lo hubiese hecho por la simple e indiscutible razon de que él es Dios, hecho hombre.

      Entonces como él fué hombre, tuvo indiscutiblemente que tener una madre biologica, humana. Esta madre, naturalmente tenia que ser una mujer que gozara de la gracia de Dios, pero al fin de cuentas, era solo eso una mujer.
      Fijate en la palabra que Jesus le dice a Juan, el siervo amado, en

      Juan 19:25 Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena.
      19:26 Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.
      19:27 Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

      Fijate que Jesus, se refiere a ella como “mujer” y no como “madre”, entonces humanamente hablando si, era su madre, pero divinamente hablando, no.
      Pero la palabra infiere que Juan desde aquella hora la recibio en su casa,… entonces veamos que dice la Palabra en

      Juan 7:1 Después de estas cosas, andaba Jesús en Galilea; pues no quería andar en Judea, porque los judíos procuraban matarle.
      7:2 Estaba cerca la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos;
      7:3 y le dijeron sus hermanos: Sal de aquí, y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces.
      7:4 Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo.
      7:5 Porque ni aun sus hermanos creían en él.

      Muchos de nosotros (los evangelicos) cuando le entregamos nuestro corazon a Jesucristo, somos condenados por nuestra misma familia de sangre, no creen en nuestro cambio espiritual, porque tal vez, dicen ellos, saben quienes somos y lo que hemos hechos, pero El Señor nos ha dejado a nosotros una gran familia espitual, que es su iglesia espiritual, son nuestros hermanos en Cristo, que creen en la obra edificadora que esta haciendo Jesus en nosotros, entonces nos quieren y nos respetan.
      Cuado Jesus le dice a Maria esas palabras, la estaba encargando a Juan, porque Juan era mas que su sobrino, era su familia en Cristo, los hijos de Maria, no comulgaban con la doctrina de Jesus y fijate que en el ultimo versiculo dice: “Jn 7:5 Porque ni aun sus hermanos creían en él.”

      Hermano, nosotros no adoramos ni veneramos a la madre de Jesus, simplemente porque ella fue una mujer bienaventurada, tal como yo soy un hombre bienaventurado, porque conoci el amor de Dios a travez de Jesus y el Señor se glorifica en mi de maneras especiales, usandome como su instrumento para dar consuelo al afligido y paz al condenado por medio de su palabra.

      Y con respecto a esto ultimo, sobre la Palabra, te aclaro algo y a todo aquel que lea esto, yo en lo particular aplico la Palabra de Dios a una determinada circunstancia, te explico:

      Si una persona me trata con arrogancia o con con cietro despotismo, yo le puedo decir lo siguiente usando la Palbra de Dios:
      mateo 11:29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;”

      Esto lo hago con el proposito de que no sea mi palabra la que le hable a esta persona, sino la de Dios. ¿Me entiendes?

      Asi sucede con muchas situaciones, aplico la Palabra para bendecir, o exhortar, para reprender o para exaltar, siempre para la gloria de Dios ya que no es sabiduria mia.

      De alli que los hermanos catolicos digan que nosotros usamos textos aislados o a convenir, pero si te das cuenta el mismo Jesucristo usaba la Palabra de los profetas tambien, por ejemplo:

      Marcos 7:6 Respondiendo él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito:
      Este pueblo de labios me honra,
      Mas su corazón está lejos de mí.
      ¿Lo ves?

      Para terminar y disculpa lo extenso, pero necesario, Jesus dijo:
      Juan 14:6 Jesús le dijo:” Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”
      Aqui en esta palabra hay una afirmacion innegable: Nadie va a el^Padre sino, a travez de ël (Jesus)
      Ël no pone a otros, ni a otras, ¿Me entiendes? El Señor es contundente en sus palabras el es:
      El Camino.
      La verda.
      LA vida.
      Y nadie, leelo bien, nadie intercede ante Dios, sino a a travez de El que es su hijo.

      Asi que con todo respeto a mis hernanos catolicos, yo sigo y seguiere creyendo que, Maria no es intercesora de nosotrso ante Dios, sino Jesucristo y lo afirmo segun esta palabra de mi Señor.

      Espero haber sido tambien de utilidad en tu vida mi hermano y que Dios nos bendiga a todos.

      Cristo te ama

      PABLO RODRIGUEZ
    9. fijate Romualdo que te dejé un mail nuevo ahora…

      martin
    10. Muchas gracias Romualdo, excelente repuesta. Aclaro por las dudas que a esa pregunta no la formulé yo. La vi en un foro y me interesó responderla pero no tenía las palabras justas para hacerlo, por eso hice la pregunta acá porque sé que acá hiba a encontrar una respuesta bien argumentada y clara. Ahora pido permiso para poner lo que me escribiste como respuesta en el foro de donde surgió la incognita.

      Dios y la Virgen te bendigan.

      martin
    11. Querido Martín…

      Ante una situación, cada persona tiene la libertad de elegir entre muchas opciones… algunas son legítimas o permitidas… y otras no… cada opción, permitida o no, conlleva consecuencias (buenas y malas)… creo que hasta aquí debemos estar claros…

      En el ejemplo que presentas: “Si yo le digo a mi novia: si querés me podés ser infiel, pero si lo sos te pego un tiro!”… realmente tú no le estás dando la libertad de serte infiel… lo que has hecho es decirle que esa es una acción no permitida que conlleva unas consecuencias drásticas… aún así, ella tiene la libertad de serte infiel o no… con el conocimiento de la consecuencia que le espera si lo hace…

      Una persona que está presa por algún delito… es porque decidió hacer algo que estaba prohibido por la ley… él sabía que su acción tendría unas consecuencias… aún así, decidió libremente hacerlo…

      Veamos otro ejemplo fuera de Dios para que entiendas el concepto… estás en un cuarto que tiene tres puertas… detrás de la primera hay un perrito que quiere jugar… detrás de la segunda hay un león hambriento… y detrás de la tercera no hay nada, está vacío… tú sabes lo que hay detrás de cada una y tienes la libertad de abrir cualquiera que desees… claro, la del cachorrito no tiene mayores consecuencias… igual que la que lleva al cuarto vacío… pero sabes que si abres la segunda te espera el león y eso puede costarte tu vida… no importa cuál puerta decidas abrir, la elección es tuya… tú tienes la libertad de escoger… aún abriendo la del león y muriendo, tú elegiste eso…

      Veamos ahora las otras partes de tu pregunta: “Osea, si es libre albedrío, ¿Por qué se nos castigaría con sufrimiento por usar algo que Dios nos dió?”

      La libertad o el libre albedrío no es la permisividad de hacer lo que me plazca… sino la capacidad de decidir entre lo bueno y lo malo… entre lo que me es permitido y lo que no… entre lo que agrada a Dios o lo que le ofende… y se nos ha dado esta libertad para que elijamos libremente si queremos estar con Dios o no… si queremos pasar la eternidad a su lado… o si queremos apartarnos de Él…

      Claro, Dios es Amor… y Esperanza… y Misericordia… y apartarnos de Él es vivir en el odio, el rencor, la desesperanza, la falta de su amor… esto no ha de ser my agradable para un alma, pero hay cientos de miles que eligen apartarse de Dios cada día… cuando pecan… Dios no elige castigarlas, sino que ellas mismas, libremente, han escogido apartarse de Él… y ese “estar sin Dios” es el castigo que les espera…

      La ciencia dice que cada acción produce una reacción… acciones “buenas” o acordes con la Voluntad de Dios, producirán gracias o bendiciones o reacciones “buenas”… de la misma forma, acciones “malas” o “pecados”, producirán la pérdida de la gracia o la muerte espiritual… aún así, cada persona es libre de escoger lo que agrada a Dios o lo que no…

      Realmente, el “sufrimiento” actual no tiene nada que ver con el pecado o con el castigo… esa era una de la grandes incógnitas del Antiguo Testamento, especialmente lo vemos en el Libro de Job… el justo que sufre mientras el pecador que tiene bienes, posición, reconocimiento, etc… la respuesta es sencilla, la recompensa (o castigo) por nuestras acciones no se recibe en esta vida, sino en el Cielo…

      También dices: “Sos libre de ser homosexual, pero si lo sos vas al infierno. ¿Qué clase de libertad es esta?”

      Tengo que contestar tu pregunta con otra: ¿Quién dijo que eres libre de ser homosexual…? Es la sociedad la que dice eso, no Dios…!!! La Escritura es clara en señalar las conductas que son moralmente correctas o incorrectas… y la homosexualidad es una conducta no aceptada por la moral cristiana… el tener una tendencia o atracción hacia las personas del mismo sexo no es, de por sí, un pecado… pero consentir con esa tendencia o atracción sí lo es… dicho de otra manera, yo puedo sentirme atraído por otro hombre y no por eso estoy en pecado… pero si me dejo llevar por esa atracción y tengo sexo con él, entonces sí he pecado… lo mismo sucede con un hombre heterosexual… puedo sentirme atraído por una mujer y eso no es pecado… pero si me dejo llevar por esa atracción y tengo sexo con ella (fuera del matrimonio), estoy pecando… fíjate, en los dos ejemplos tuve la oportunidad de dejarme llevar por mis impulsos o abstenerme… fui libre de elegir… y parte de esa libertad conlleva conocer las consecuencias de mis actos…

      Espero que quede más claro ahora…

      Dios te bendiga…

      Romualdo

      Romualdo
    12. Estaba leyendo por ahí en un foro y encontré una pregunta interesante que escribieron y me llamó la atención. Dice así:

      “¿Por qué Dios nos da libre albedrío y después nos castiga por usarlo?

      Si yo le digo a mi novia: si querés me podés ser infiel, pero si lo sos te pego un tiro! ¿Realmente le estoy dando libre albedrío?

      Osea, si es libre albedrío, ¿Por qué se nos castigaría con sufrimiento por usar algo que Dios nos dió?

      Sos libre de ser homosexual, pero si lo sos vas al infierno. ¿Qué clase de libertad es esta?”

      Tenía ganas de responder yo mismo pero la respuesta debe ser reflexionada y necesito de una respuesta bien clara y por eso recurro a este sitio. Porque sé que acá encontraré una respuesta bien argumentada.

      MARTIN
    13. No digas eso, no se trata de que yo sepa mucho… es que Noemí, mi esposa, nació y se crió en la Iglesia Luterana hasta que sus padres se mudaron a Puerto Rico y comenzaron a ir una iglesia evangélica de corte pentecostal… así que a través de ella y su conversión a la Iglesia Católica, he conocido un poquito de lo que hacen y piensan nuestros hermanos protestantes y evangélicos…

      Cuídate mucho y que Dios te siga dando esa sed de sabiduría que conduce hacia Él…

      Romualdo

      Romualdo
    14. Que grande Romualdo, vos sí que la tenés clara!!!
      Deberías tener un doctorado en teología con todo lo que sabés.
      “Recuerda que Jesucristo entregó su poder a los Apóstoles… y estos, a su vez, lo han transmitido a los Obispos por imposición de manos… solamente las Iglesias Católicas y Ortodoxas tienen Sucesión Apostólica… por ende, solamente ellas tienen el poder de «atar y desatar» o el Sacramento de la Confesión… y el Sacramento de la Eucaristía…”

      ¿Eso entonces explica porqué este hombre tiene éxito y puede expulsar entidades malas?…

      “No todo lo que brilla es oro… y no todo el que se dice siervo del Señor, lo es…”
      Por supuesto, y muchas gracias por ir aclarando mis dudas. Últimamente han nacido muchas Iglesias y por ahí me gusta saber cual es la diferencia con la Iglesia Católica, y sobre todo esta última que estuvimos hablando (la Iglesia Luterana) que es re parecida con la Católica pero ahora que veo hay marcadas diferencias y por eso es que pregunto. Porque me gusta tener bien en claro las diferencias. Pueda ser que algún día llegase a tener el 50% de lo que sabes vos Romualdo sobre nuestra Iglesia (la Católica).

      MARTIN
    15. Querido Martín…

      El Sacramento de la Eucaristía solamente lo encuentras en la Iglesia Católica y la Ortodoxa… las Iglesias Protestantes, entre las que está la Luterana, dan la “comunión”, pero NO ES el Cuerpo y la Sangre de Cristo… para ellos no hay sacramento, sino que es meramente simbólico… las Iglesias Evangélicas y algunas sectas hacen la “Cena del Señor” una o dos veces al año, también en forma simbólica…

      Recuerda que Jesucristo entregó su poder a los Apóstoles… y estos, a su vez, lo han transmitido a los Obispos por imposición de manos… solamente las Iglesias Católicas y Ortodoxas tienen Sucesión Apostólica… por ende, solamente ellas tienen el poder de «atar y desatar» o el Sacramento de la Confesión… y el Sacramento de la Eucaristía…

      No todo lo que brilla es oro… y no todo el que se dice siervo del Señor, lo es…

      Bendiciones…

      Romualdo

      Romualdo
    16. Otro de los sacramentos que tienen es la comunión…

      Perdon por tantas preguntas pero es que me nacen las dudas porque al tener características parecidas a la Iglesia Católica (por desir de alguna forma, “La Iglesia Católica original”) entonces me había confundido un poco .

      martin
    17. Querido Martín…

      En Estados Unidos hay un grupo de “católicos” que son pro-choice, o sea, son igual que los católicos: van a Misa, comulgan, llevan Rosarios, etc… con la única diferencia de que ellos creen en el aborto… te pregunto, ¿de verdad podemos considerarlos “católicos”…?

      Como este, hay otros grupos que se apartan de la doctrina de la Iglesia en aspectos en los que ellos no están de acuerdo… pero la fe de la Iglesia no se relativiza… no se puede tomar la parte que me gusta y desechar la que no me conviene… porque la fe de la Iglesia es solamente una… y se acepta o se rechaza en su totalidad… estas personas se harán llamar a sí mismas “católicas”… pero si se apartan de la fe de la Iglesia en un solo aspecto, en realidad no lo son…

      Sé que te confunde el hecho de que Manuel Acuña realiza exorcismos y otros signos milagrosos… pero en el Evangelio, Jesús mismo dice,

      «No todo el que me diga: “Señor, Señor” entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre del cielo. Muchos me dirán aquel Día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” Y entonces les declararé: “¡Jamás os conocí; apartaos de mí, hacedores de iniquidad!” (Mateo 7, 21-23)…

      Los signos y prodigios no son prueba de un verdadero seguimiento de Cristo… sino hacer su Voluntad… y su Voluntad es que hubiera una Iglesia estructurada bajo la cabeza de Pedro y los Apóstoles… quien se aparta de ese camino, rompe la comunión con la Iglesia y deja de pertenecer a ella… no importa los signos que parezca hacer…

      Dios te bendiga…

      Romualdo

      PD – No existe tal cosa como católico-luterano… la Iglesia Luterana es una de las Iglesias Protestantes Históricas… reconocen dos de los sacramentos: el Bautismo y la Santa Cena, aunque la segunda no la entienden como nosotros… tienen una liturgia parecida a la nuestra, sus sacerdotes utilizan vestimentas parecidas a los sacerdotes católicos y creo que permiten (aunque no es común) el uso de imágenes… la Iglesia Luterana rechaza la Tradición y reconoce solamente la Biblia como fuente de la Revelación Divina (Sola Scriptura)… además de éste último, su doctrina se basa en otros tres pilares: Sola fides, Sola gratia, y Solo Christo…

      Romualdo
    18. Romualdo…

      Querido amigo, resulta que acá en la Argentina hay un obispo que practica exorcismos, el caso mas notorio es el una adolescente llamada Noelia….
      En fin a lo que voy es el obispo Manuel Acuña dice esto: – “nosotros somos católicos pero sin unidad con el Vaticano, tenemos los sacramentos, la Santa Misa y lo que lo diferencia de los Católicos Romanos es el matrimonio de los Sacerdotes, y el no responder al Vaticano o a un Papa aunque nosotros no tenemos problema en reconocer que el Santo Padre es un signo sacramental de la unidad de todos los cristianos”.

      PD: ahí no lo nombran pero él cree en los Santos y en María tal cual como nosotros. Es católico pero con la única diferencia es esa que dijo. Incluso hace exorcismo con el RItual Romano, y la chica ésta Noelia tiene un Rosario regalado por el obispo (otro elemento “l rosario” que nos une)

      Según cuenta el obispo es Católico Luterano, ahora mi duda es la siguiente
      ¿Los Luteranos no eran por ejemplo Evangelistas o de cualquier denominación no católica?? Sin embargo el obispo aclara y resalta “soy católico” con las diferencia ante nombrada.
      Muchas denominaciones no católicas han nacido luego de Lutero pero sin embargo este hombre dice ser Luterano pero como dije él resalta y aclara con firmeza que es Católico…

      ¿Qué explicacion me podes dar con respecto a ésto querido Romualdo?

      MARTIN
    19. Querido Jesús…

      Había una familia muy unidad… eran varios hermanos y todo lo hacían juntos, según lo habían aprendido a hacer de sus padres… pasó el tiempo y los hermanos se mudaron a distintas ciudades… pero cómo añoraban el tiempo que habían vivido juntos, se escribían a menudo recordando anécdotas de sus vidas… con el paso de los años, un hombre encontró las cartas y empezó a sacar conclusiones de lo que los hermanos querían decir en sus escritos… un día apareció el bisnieto de uno de esos hermanos, que sin mayor problema explicó todo lo que las cartas decían… inclusive, en su familia aún conservaban esas costumbres que su bisabuelo y sus hermanos hacían…

      Espero que esta historia sirva para ilustrarte parte del problema con la doctrina de la “sola scriptura” que proponen las iglesias evangélicas y protestantes… para ellos, la Biblia es la única y última autoridad… sin embargo, para los Católicos, la Biblia es solamente una parte –la parte escrita– de la Revelación… la otra parte se conoce como la Tradición… y es el conjunto de todas las prácticas y pensamientos de la Iglesia Primitiva, según la recogen los Padres Apostólicos…

      Mirando la historia del principio, podemos hacer una analogía entre la persona que descubre las cartas y las iglesias evangélicas/protestantes… ellos tienen la Palabra escrita de Dios, pero pretenden interpretarla fuera de la comunidad eclesial que la escribió… les falta la vivencia de esa primera comunidad… Por otro lado, el bisnieto representa a cualquier católico instruido de hoy en día… que no sólo puede identificarse con las cartas, sino que aún conserva y vive los ritos y costumbres que allí se describen…

      Con respecto a tu pregunta… es cierto que en la Biblia no aparece que la Virgen esté en este momento intercediendo ante Jesús… pero eso no significa que no lo esté… veamos algo que puede ayudarte a comprender tu duda…

      Por un lado, me preguntas si de verdad subió al cielo… lo primero que tenemos que saber es que la Biblia nos habla de dos casos de personas que fueron llevados al cielo por Dios: Enoc (Génesis 5, 24) y Elías (2 Reyes 2, 11-12)… y si Dios pudo hacerlo con ellos, no hay ninguna razón por la cuál no hubiera podido hacerlo con María…

      También tenemos que entender que María es la “Mujer” de la que se habla en el Génesis, cuando Dios dice a la Serpiente: «Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje: él te pisará la cabeza mientras acechas tú su calcañar» (3, 15)… esa “enemistad” entre María y el Satanás implica que María tenía que estar libre de pecado, sino, si María pudiera pecar, no existiría una verdadera enemistad… Esto se confirma con el saludo del ángel en el momento de la Anunciación, cuando llama a María «Llena de Gracia» (Lucas 1, 28)… ese “llena de gracia” significa “llena hasta desbordar”… esa ausencia de pecado en María la conocemos como “Inmaculada Concepción”, que quiere decir que María fue concebida libre de pecado, en el mismo estado de gracia que fue creada Eva al comienzo de la Creación… no por mérito propio, sino como un adelanto a la redención que Jesús, su Hijo, alcanzaría para todo el género humano…

      Ahora, si creemos que María fue concebida sin pecado… y la consecuencia del pecado es la muerte (Génesis 3, 19; Romanos 6, 23)… pues resulta lógico pensar que María no estuvo sujeta a la muerte de la misma forma que tú o yo lo estamos… sino que fue llevada al Cielo, asunta, como Enoc y Elías…

      Esta creencia no es exclusiva de la Iglesia Católica, sino que la Iglesia Ortodoxa también comparte la creencia de que María fue asunta al Cielo… los Ortodoxos celebran la fiesta de la Dormición de María y existen referencias litúrgicas de que esta fiesta se celebraba ya desde el siglo IV…

      Sobre la intercesión de la Virgen… el evangelio de San Juan claramente nos presenta la intercesión de María, pidiendo por la necesidad de los novios en las bodas de Caná (Juan 2, 1-11)… también Lucas (Hechos 1, 14) nos presenta a María en oración junto a la Iglesia (los apóstoles y discípulos)…

      En la tradición judía, la posición de “Reina” no le correspondía a la esposa del Rey, sino a su madre… en el primer libro de los Reyes vemos cuando Betsabé, la madre de Salomón, viene ante este para interceder por Adonías: «Entró Betsabé donde el rey Salomón para hablarle acerca de Adonías. Se levantó el rey, fue a su encuentro y se postró ante ella, y se sentó después en su trono; pusieron un trono para la madre del rey y ella se sentó a su diestra» (2, 19)… es interesante, pero cuando Santiago y Juan le piden a Jesús sentarse a su derecha y a su izquierda, cuando estén en su Reino, Jesús les responde que «sentarse a mi derecha o mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado» (Mateo 20, 23; Marcos 10, 40)…

      Así que si María es la Madre de Jesús… y en la tradición judía, la Madre reinaba junto con su Hijo… y habiendo María intercedido por las necesidades de los novios en Caná… es lógico pensar que María está intercediendo desde el Cielo ante su Hijo por la necesidad de todos nosotros, hijos pequeños suyos…

      El trato preferencial dado a María es parte de la Iglesia desde su orígenes… por ejemplo, San Ireneo dijo en el año 130: “Como Eva fue seducida por el discurso de un ángel y tuvo que huir de Dios por transgredir su palabra; también María recibió las buenas noticias por medio del discurso de un ángel, para que sea Dios dentro de ella, siendo obediente a su palabra. Y mientras que una desobedeció a Dios, la otra se acercó a Él por la obediencia; de aquella virgen Eva, la virgen María devino en abogada y, como por una virgen la raza humana fue atada a la muerte, por una virgen ha sido salvada, el balance se ha preservado -la desobediencia de una virgen por la obediencia de otra virgen” (Contra las herejías, 3, 19)…

      La oración pidiendo la intercesión de María más antigua que se conoce, la Sub Tuum Praesidium, se remonta, cuando menos, al año 300: “Recurrimos a tu patrocinio, o santa Theotokos [Madre de Dios]; no desprecies nuestra petición en nuestras necesidades, líbranos siempre de todo peligro, Oh siempre gloriosa y bienaventurada Virgen»…

      Este tema es muy abarcador, pero creo que con esto debe quedar más claro ahora que María sí fue llevada al Cielo y está intercediendo por todos ante su Hijo…

      Dios te bendiga…

      Romualdo

      Romualdo
    20. solo una pregunta, en una ocasiòn alguien me preguntò donde està maria en este momento, y mi respuesta fuè “intercediendo ante su hijo” ante lo cual me respondiò ..”y en que parte de la biblia dice eso?” a lo cual yo no le supe que contestar, de verdad maria no subiò al cielo?

      espero me ayude con esta pregunta
      gracias.

      jesùs
    Página 4 de 8« Primera...«23456»...Última »

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios