¿A qué Dios le sirven los católicos?

Casi todas las semanas recibo cartas de hermanos/as evangélicos que me increpan, me condenan o me invitan a “convertirme”… la mayoría son personas con buenas intenciones, aunque llenos de prejuicios infundados en contra de la Iglesia Católica… que en su error, propagan falsas nociones contra el catolicismo y los católicos… por lo general, trato de contestarlas todas… aunque que estos hermanos están tan ciegos por el fanatismo, que honestamente no creo que lean las respuestas que les damos…

A continuación les presento la carta de “esta semana”… la escribe una hermana llamada Leticia… y la posteo aquí junto con mi respuesta…

Gracias por recibir mi pregunta. Yo quisiera saber cual es el Dios que quizás la mayoría de los que se llaman católicos le sirven porque algunos católicos usan el rosario, le llaman padre a un hombre aquí en la tierra, oran a los muertos, rezan (repetir ciertas oraciones), creen que María es la corredentora con Jesús, bautizan a los niños, se postran ante imágenes, cuando el Dios creador del cielo y de la tierra que nos dejo su Palabra. Para leerla y estudiarla no ha mandado nada de eso a la humanidad? Creo que tenemos que analizar primero lo que Dios quiere de nosotros y lo que él nos ha mandado a hacer en su santa Palabra para ver si nosotros verdaderamente le estamos agradando. No vaya a ser que estemos haciendo cosas que son abominación o desagradables delante de él sin darnos cuenta.
Gracias,
Leticia

Querida Leticia,

Me vas a perdonar la franqueza, pero esto no es una pregunta sino el juicio condenatorio que tú estás haciendo contra “algunos católicos”… no sé si estás consciente, pero en la “santa Palabra” el mismo Jesús nos dice: «No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados» (Lucas 6, 37)… te invito a meditar sobre esto “no sea que estés haciendo cosas que sean abominación o desagradables delante de Él”…

Bueno, vamos a tratar de explicarte cada uno de los puntos que nos presentas… el texto es un poco largo, pero te invito a tener la valentía de leerlos todos, pues como verás a continuación, la Iglesia Católica es la Iglesia de Jesucristo… y lo que hacemos los católicos es lo que el Maestro nos enseñó…

Tengo que empezar por decirte que el Dios que adoramos y servimos los católicos es el Dios Trino revelado por Jesucristo: Padre, Hijo y Espíritu Santo… tres Personas Divinas viviendo entrelazadas en una comunión perfecta… Stefano de Fiores, sacerdote y teólogo italiano, define la relación ideal del cristiano con Dios de esta manera: “En el Espíritu, por medio de Cristo, vivir en comunión filial con el Padre, como miembros de la Iglesia, bajo el paradigma (modelo) de María, por el reino de Dios en el tiempo y en la eternidad”… hermoso, ¡¿verdad?!

Usan el rosario…
Bueno, el Rosario no se “usa” sino que se reza o se ora… o, más correctamente, se medita… fíjate, el Rosario es una oración cristocéntrica… esto quiere decir que Cristo es el centro de la oración pues en cada Misterio meditamos una parte de la vida de Jesucristo…

En los Misterios Gozosos meditamos la Anunciación del ángel a María y la Encarnación del Hijo de Dios (Lucas 1, 26-38); la Visitación de María a su prima Isabel (Lucas 1, 39-56); el Nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén (Lucas 2, 1-20); la Presentación del Niño Jesús en el Templo y la Purificación de María (Lucas 2, 22-38); y el Niño Jesús perdido y hallado en el Templo (Lucas 2, 41-50)…

En los Misterios Luminosos meditamos sobre el Bautismo de Jesús en el Río Jordán (Mateo 3, 13-17; Marcos 1, 9-11; Lucas 3, 21-22); la Autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná (Juan 2, 1-11); el Anuncio del Reino de Dios e invitación a la conversión (Mateo 4, 12-17; Marcos 1, 14-15; Lucas 4, 14-21); la Transfiguración de Cristo en el monte Tabor (Mateo 17, 1-8; Marcos 9, 2-8; Lucas 9, 28-36); y la institución de la Eucaristía (Mateo 26, 26-29; Marcos 14, 22-25; Lucas 22,19-20)…

En los Misterios Dolorosos contemplamos la Pasión comenzando por la Oración de Jesús en el Huerto (Mateo 26, 36-46; Marcos 14, 32-42; Lucas 22, 39-46); la Flagelación de Jesús (Juan 18, 36-40; 19, 1); la Coronación de espinas (Mateo 27, 27-30; Marcos 15, 16-19; Juan 19, 2-3); Jesús con la Cruz a cuestas camino al Calvario (Mateo, 27, 31-32; Marcos 15, 20-21; Lucas 23, 26-31; Juan 19, 14-22); y finalmente, la Crucifixión y Muerte de Jesucristo (Lucas 23, 33-34, 44-46; Juan 19, 25-37)…

En los Misterios Gloriosos meditamos sobre la Resurrección de Jesucristo (Mateo 28, 1-7; Marcos 16, 1-9; Lucas 24, 1-8; Juan 20, 1-9); su Ascensión al Cielo (Marcos 16, 19; Lucas 24, 50-51; Hechos 1, 9-11); la Venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles el día de Pentecostés (Hechos 2, 1-4); y en los últimos dos Misterios vemos en María la realización de la promesa de eternidad a la que están llamados todos los cristianos con la Asunción de la Virgen María al Cielo (Salmo 16, 8-11; 1Corintios 15, 20-22); y la Coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado (Apocalipsis 12, 1; Lucas 1, 48-49)…

Las oraciones que repetimos al rezar el Rosario son el Padrenuestro, oración que nos enseñó Jesús (Mateo 6, 9-13; Lucas 11, 2-4)… el Avemaría, que se compone de dos partes, en la primera tenemos el anuncio del ángel y el saludo de Isabel (Lucas 1, 28 y 42); y en la segunda, nuestra súplica pidiéndole que interceda por nosotros ante su Hijo Jesucristo… a estas dos oraciones le añadimos el Gloria, que es una doxología donde alabamos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo…

Viéndolo desde un punto de vista práctico podemos decir que rezar el Rosario es meditar sobre la vida de Jesús mirándola desde los ojos y el corazón de María… como sabes, Lucas dice que María “conservaba cuidadosamente todas esas cosas en su corazón”… pues el Rosario no es otra cosa que un viaje al corazón de María…

Le llaman padre a un hombre aquí en la tierra…
Tu comentario se basa en una pobre interpretación de las palabras de Jesús contra la hipocresía y la vanidad de los escribas y fariseos cuando les dice: «Ni llaméis a nadie “Padre” vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo» (Mateo 23, 9)… de hecho, Jesús también se pronuncia contra llamarles “Rabbí” o “Doctores”…

En este pasaje Jesús explica que los escribas y fariseos «se han sentado en la cátedra de Moisés»… dicho de otra manera, “se han apropiado de ella sin tener derecho a la misma”… o, lo que es lo mismo, que no tienen autoridad para enseñar como “padres”, “rabbies” (maestros) o “doctores”…

Una interpretación fundamentalista, como la tuya, pierde de perspectiva la enseñanza detrás de las palabras de Jesús… por eso es importante conocer la Biblia como una unidad que no se puede contradecir… y el Nuevo Testamento tiene muchísimos pasajes que nos hablan de la paternidad espiritual de los apóstoles… que es el modelo de la paternidad espiritual de los obispos y sacerdotes… e, irónicamente, de la paternidad espiritual que tú pastor o ministro tiene sobre ti… veamos…

Cuando Esteban se dirige al Sumo Sacerdote comienza diciendo: «Hermanos y padres, escuchad» (Hechos 7, 2)… También Pablo, se refiere a Timoteo como «hijo» (1 Timoteo 1, 2 ; 2 Timoteo 1, 2)… y así lo recomienda en su carta a los Filipenses (2, 22)… También se refiere a Tito como «hijo» (Tito 1, 4)… y a Onésimo en su carta a Filemón (1, 10)… ellos no eran hijos biológicos de Pablo, sino que éste se refiere a su paternidad espiritual sobre ellos…

Hay varios textos que se refieren a la paternidad espiritual tanto de Pablo, como de Pedro y Juan… pero tal vez, el más revelador sea el que aparece en la primera carta de Pablo a los Corintios: «No os escribo estas cosas para avergonzaros, sino más bien para amonestaros como a hijos míos queridos. Pues aunque hayáis tenido 10.000 pedagogos en Cristo, no habéis tenido muchos padres. He sido yo quien, por el Evangelio, os engendré en Cristo Jesús» (4, 14-15)…

Oran a los muertos…
Lucas nos relata que un grupo de saduceos se acercó a Jesús para ponerle una trampa… los saduceos no creían en la resurrección de los muertos y le presentan a Jesús el caso de una mujer que se casa con varios hermanos y luego le preguntan que de cuál de ellos será la mujer en la resurrección… no sé si te has fijado en este pasaje, pero es interesante la respuesta de Jesús: «Y que los muertos resucitan lo ha indicado también Moisés en lo de la zarza, cuando llama al Señor “el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob”. Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos viven» (Lucas 20, 37-38)…

Como nos enseña Jesús, “para Dios, todos viven”, no importa si están aquí en la tierra o en el cielo, gozando de su presencia… y como “todos viven”, pues oramos a y por ellos…

Veamos la primera… oramos “a” los muertos, pidiendo su intercesión ante Dios… especialmente recurrimos pidiendo ayuda a esos que reconocemos han vivido una vida ejemplar… como María, la Madre de Jesús… o los Apóstoles… o los mártires, que dieron su vida por la fe… o todos esos hombres y mujeres que vivieron heroicamente las virtudes y que hoy reconocemos que ya están gozando de la presencia de Dios… recurrimos a ellos de la misma forma que recurrimos a nuestro sacerdote o un amigo de la Iglesia, pidiéndole que ore por nosotros… de la misma forma que tú le pides oración (intercesión) a tu pastor o a un grupo de oración en tu iglesia…

Pero los católicos también creemos en otra realidad: el purgatorio… y por eso también oramos “por” los muertos… fíjate, los evangélicos creen que al morir hay una de dos posibilidades: salvación o condenación… los católicos también creemos lo mismo, pero reconocemos que no todos los que están salvos, están lo suficientemente limpios o purificados para entrar en la presencia de Dios… y esas almas van a un lugar –el purgatorio– donde “purgan” sus culpas antes de llegar al “cielo”…

Aunque el purgatorio no está en tus cuestionamientos iniciales, permíteme abordarlo brevemente para dejar este punto aclarado de una vez… en Mateo, Jesús habla sobre el pecado contra el Espíritu Santo: «Por eso os digo: Todo pecado y blasfemia se perdonará a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada. Y al que diga una palabra contra el Hijo del hombre, se le perdonará; pero al que la diga contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este mundo ni en el otro» (12, 31-32)…

Quiero llamar tu atención a las últimas palabras de Jesús en este pasaje, “no se le perdonará ni en este mundo ni en el otro”… o sea, ¿qué hay pecados que sí se perdonarán en el otro mundo?… esto no tendría sentido ni en el cielo, pues allí ya no hay pecado; ni en el infierno, pues allí ya no puede haber perdón… ese “otro lugar” en el “otro mundo” donde se pueden perdonar pecados es la doctrina sobre el purgatorio…

Veamos también la primera carta de Pablo a los Corintios: «Y si uno construye sobre este cimiento con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada cual quedará al descubierto; la manifestará el Día, que ha de revelarse por el fuego. Y la calidad de la obra de cada cual, la probará el fuego. Aquél, cuya obra, construida sobre el cimiento, resista, recibirá la recompensa. Mas aquél, cuya obra quede abrasada, sufrirá el daño. El, no obstante, quedará a salvo, pero como quien pasa a través del fuego» (3, 12-15)…

Ahora es Pablo quien nos habla de algunos cuyas obras serán abrazadas… y nos dice que estos serán salvos, pero como quien pasa a través del fuego… aquí podemos entender el concepto de purificación, eres salvo, pero tienes que ser purificado por el fuego…

La segunda carta a los Macabeos (12, 38-45) presenta un interesante pasaje donde, después de una batalla, Judas Macabeo y sus seguidores ofrecen súplicas y sacrificios por almas que murieron en pecado, esto con la esperanza de la resurrección… si estas almas se encontraran condenadas en el infierno, ¿cuál sería el propósito de orar por ellos?… obviamente, los Macabeos confiaban en que estas estuvieran en algún “lugar” donde aún pudieran ser perdonadas y salvadas… te lo señalo, aunque no pongo la cita, pues tu Biblia evangélica no reconoce este libro (y otros 6) como “inspirados”…

Rezan (repetir ciertas oraciones)…
Esta es fácil así que no me voy a extender mucho aquí… los Apóstoles, viendo la forma como Jesús oraba, le pidieron que les enseñara a orar de la misma forma… y Jesús les dijo: no repitan las mismas palabras sino que digan cosas distintas cada vez… ¡nah, eso no fue lo que dijo Jesús!… veamos…

«Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre; venga tu Reino; hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo. Nuestro pan cotidiano dánosle hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros hemos perdonado a nuestros deudores; y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal» (Mateo 6, 9-13)…

Te pregunto, si Jesús le enseñó a los Apóstoles a rezar/orar de esta manera, ¿por qué me criticas si yo hago lo mismo?… ¿acaso la enseñanza del Maestro no es válida para mí… o para ti…?

No sé a ti, pero a mí me gusta meditar sobre la Pasión… especialmente en el pasaje del Huerto de los Olivos… eso me ayuda a aceptar la Voluntad de Dios en mi vida, sea cuál sea… pues al final de ese relato, Mateo explica que Jesús se levantó dos veces y fue donde los Apóstoles, encontrándolos dormidos: «Los dejó y se fue a orar por tercera vez, repitiendo las mismas palabras» (26, 44)… escuchaste lo que nos narra Mateo, Jesús “se fue a orar por tercera vez, repitiendo las mismas palabras”…

Pero voy a ser justo contigo… hay personas que no saben orar: católicos y evangélicos… pues no se trata de las palabras que salen de nuestros labios, sino de la intención de nuestro corazón… por eso, no importa si es una oración escrita, una oración espontánea, o una oración silenciosa (sin palabras)… si el corazón no está en el Señor, nuestra oración será vacía y vana…

Creen que María es la corredentora con Jesús…
No entiendo porqué este empeño de los evangélicos en atacar a María… llegado el día, cada uno tendrá que darle cuentas al Señor de cómo amaron a su prójimo, incluyendo en “el prójimo” a su Madre…

¿Alguna vez has pensado, aunque sea solamente un momento, que tú le debes tu salvación a María…? Fíjate… el ángel vino donde María… vino enviado por Dios para que en ella y a través de ella, se llevará a cabo el comienzo de nuestra redención… María pudo decir que “no”… sin embargo, su disposición para acoger la Voluntad de Dios hizo posible que Jesús se encarnara… no sé cómo tú lo veas, pero esto hace que María esté intrínsecamente unida al Plan de Salvación… no porque ella lo haya querido… ni porque yo o la Iglesia Católica lo diga… sino porque Dios así lo quiso…!!!

Hay un pasaje de Pablo que me fascina por lo profundo de su significado: «Ahora me alegro por los padecimientos que soporto por vosotros, y completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia» (Colosenses 1, 24)… ¿acaso le falta algo al sacrificio de Cristo?… obviamente no… este pasaje se refiere a que cada uno de nosotros debe aceptar y cargar con gozo la cruz que nos toca llevar… uniendo nuestro dolor, nuestro sufrimiento, nuestra pena, nuestra enfermedad… al sacrificio de Jesús… ese “unir nuestro sufrimiento al Suyo” nos convierte, en alguna medida, en “corredentores” con Él…

Imagina ahora el dolor inmenso de María al pie de la cruz… por un lado, el dolor de una Madre que, después de ver la tortura a la que es sometido su Hijo inocente, le acompaña en silencio hasta su muerte… y por otra parte, tienes a la “esclava del Señor”… la Mujer que acogió el Plan de Salvación y encarnó al Mesías en su seno… nadie conocía a Jesús mejor que su Madre, nadie… y ella, mejor que nadie, sabía Quién era Aquel que colgaba del madero… imagina ahora el sufrimiento de saber que Dios se está ofreciendo como sacrificio por todos los hombres y estos no sólo no lo reconocen, sino que se burlan y blasfemas contra Él… tan grande es el dolor de María que el anciano Simeón profetizó que “una espada le atravesaría el alma” (Lucas 2, 35)…

Las vidas de Jesús y María están unidas inseparablemente… una no puede existir sin la otra… Jesús se encarnó por el “sí” de María… y María acogió el Misterio de Dios de una forma perfecta y total… esta unión y colaboración de María con nuestra salvación es a lo que se refiere el término de “corredentora”…

Bautizan a los niños…
¿Y dónde en la Biblia dice que un niño no se puede bautizar?… al contrario, cuando Pablo y Silas estaban presos en la cárcel, la tierra tembló, se abrieron las puertas y se soltaron las cadenas… entonces, el carcelero, asustado, preguntó que tenía que hacer para salvarse… dice Lucas que Pablo y Silas «le anunciaron la Palabra del Señor a él y a todos los de su casa. En aquella misma hora de la noche el carcelero los tomó consigo y les lavó las heridas; inmediatamente recibió el bautismo él y todos los suyos» (Hechos 16, 32-33)… te pregunto, ¿cuál es la parte de “todos los suyos” dónde se excluye a los niños?

Fíjate… el salmista nos explica que los niños nacen con pecado original cuando dice «Mira que en culpa ya nací, pecador me concibió mi madre» (Salmo 51, 5)… y Jesús es claro al afirmar que «el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios» (Juan 3, 5)… Pedro, en el libro de los Hechos de los Apóstoles, dice: «Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo; pues la Promesa es para vosotros y para vuestros hijos» (2, 38-39)… entonces, si los niños nacen con pecado, y Jesús dice que el bautismo es necesario… ¿por qué privar a nuestros hijos de la promesa de Dios?

Probablemente me dirás que un niño no puede decidir, etc, etc, etc… te pregunto, ¿si tu hijo está enfermo, tú vas a esperar a que tenga edad suficiente para que él decida si quiere ir al médico o para que decida a cuál médico quiere ir?… ¿le preguntaste a tu hijito de 7 años a qué escuela quería asistir?… de la misma forma, estoy seguro que tampoco le has preguntado si te quiere acompañar al culto… porque tú, como madre, decides lo que entiendes es mejor para él… y el mayor regalo que le puede heredar un padre a un hijo, es la vida eterna…

Se postran ante imágenes…
Fíjate, realmente no me estás acusando de “postrarme ante imágenes” sino de adorarlas como si fueran dioses… o sea, del pecado de la idolatría…

En el libro de los Números hay un relato de una de las tantas ocasiones que el pueblo de Israel fue infiel a Dios… y Dios envió una plaga de serpientes que mordían a los israelitas y estos morían… finalmente acudieron a Moisés, arrepentidos, para que intercediera por ellos… Moisés intercedió y Dios le dijo: «Fabrica una serpiente abrasadora y colócala sobre un asta. Y todo el que haya sido mordido, al mirarla, quedará curado»… Moisés hizo una serpiente de bronce (una imagen de una serpiente abrazadora) y la puso sobre un asta… y cuando alguien era mordido por una serpiente, miraba hacia la imagen de la serpiente de bronce y quedaba curado (21, 4-9)…

Este pasaje que acabo de señalarte es interesantísimo… pero más interesante aún es que Jesús se compara con esa imagen de la serpiente que Moisés construyó en el desierto… veamos el diálogo con Nicodemo… Jesús le dice: «como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea tenga por él vida eterna» (Juan 3, 14-15)…

¿No te llama la atención que siendo “malas” las imágenes, Jesús se compare con una?… la respuesta es sencilla, la prohibición no es contra las imágenes en sí mismas (Dios también manda hacer imágenes de querubines y otras cosas para adornar el Templo)… sino que la prohibición es en contra de idolatrar las imágenes… de creer que esa imagen de madera, de yeso, de plástico “es” Dios…

Los católicos tenemos muy claro que una imagen no es Dios… aunque nos puede ayudar a fijar nuestra mente o nuestro corazón en aquello que está representado en la imagen o el cuadro que miramos… de la misma forma que cuando tomo en mis manos una foto de mi esposa y le doy un beso, y tengo plena consciencia de que ese beso no es para el pedazo de papel, sino para mi esposa… de la misma forma, cuando me arrodillo ante una imagen del Sagrado Corazón de Jesús o ante una Cruz, no lo estoy haciendo ante esa figura, sino ante Dios representado en ella…

Finalmente, dices que tenemos que analizar primero lo que Dios quiere de nosotros y lo que él nos ha mandado a hacer en su santa Palabra para ver si nosotros verdaderamente le estamos agradando… en eso estamos totalmente de acuerdo… y como tú, creo que debemos fijarnos en cuál fue la intención de Dios y qué es lo que Él espera de nosotros… veamos…

Dios edificó una Iglesia sobre la cabeza de Pedro y los Apóstoles… le dio poder de perdonar y retener pecados… y prometió que las puertas del Hades no prevalecerían sobre ella (Mateo 16, 17-19)… una Iglesia unida, como Él y el Padre son uno… para que a través de esa unidad, el mundo crea (Juan 17, 20-21)… una Iglesia «que persevera en la oración, con un mismo Espíritu, en compañía de María, la madre de Jesús» (Hechos 1, 14)… una Iglesia que «acude asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan (eucaristía) y a las oraciones» (Hechos 2, 42)…

Hermana, esa única Iglesia tiene nombre… se llama la Iglesia Católica… y la Voluntad de Dios es que tú y yo formemos parte de ella… yo escuché su voz y estoy aquí… ahora te toca a ti decidir si vas a hacer “lo que Dios quiere de ti y ha mandado en su Palabra”… o si vas a seguir rechazando lo que Él mismo te ofrece…

Dios te bendiga mucho… y el Espíritu Santo ilumine tu mente y tu corazón…

Romualdo

Comparte...

    149 comentarios en ¿A qué Dios le sirven los católicos?

    1. Muy buen artículo. Te felicito. Hay que seguir defendiendo la fe católica, pero sobre todo que los católicos seamos mejores personas para que los protestantes vean que es la verdadera iglesia. Saludos

      Roberto
    2. Profeso la religiòn evàngelica, pero Respeto profundamente a la catòlica, y demàs religiones que creemos en ese mismo Dios. Simplemente querìa saludar.y comentar que Me gustarìa que la gente que se considera catòlica pueda aplicar un poco màs la Biblia, porque veo muchas malas personas, jòvenes, niños que se consideran catòlicos y no cumplen nada de la Santa Bilbia.

      Maca
    3. SOY CATOLICO Y CREO QUE DIOS NOS ESTA ESPERANDO A TODOS SIN DISTINCION ALGUNA Y EN LA LIBERTAD DIVIDA QUE NOS DA POR AMOR A SU SEMEJANSA LE FALTAMOS A SU IMAGEN, PORQUE LA CARNE ES DE TIERRA Y LA CONFUSION NOS ARRASTRA COMO OJAS SECAS DEL ARBOL DE LA VIDA.

      CATOLICO NO SEAS DE BARNIS, MEJOR SE DE RAIZ.
      EL BARNIS SE SECA, SE ENPIEZA A CAER Y SE PIERDE CON EL TIEMPO, POR ESO LA SERPIENTE TE HABLA… BONITO Y TE CAMBIA.

      CATOLICO DE RAIZ SERAS ARBOL QUE DA FRUTO Y TUS SEMILLAS SERAN ETERNAS Y AGRADABLES A DIOS.

      “QUE LA BENDICION DE DIOS LOS ACOMPAÑE INFINITAMENTE; AMEN”

      jose enrique
    4. Excelente artículo…. Dios y María Santísima os bendigan!!!!!!!!!

      Wider
    5. Querido Jony…

      No soy un experto en el tema, pero hasta donde sé, la Iglesia rechaza la idea de los “fantasmas” como lo entiende la cultura popular… la Iglesia sí reconoce un mundo espiritual donde habitan las criaturas espirituales (ángeles y demonios), así como las almas de los difuntos…

      Al morir, el alma va a uno de tres “lugares”: el Cielo, el Purgatorio o el Infierno… así que no se reconoce el concepto de almas en pena vagando por el mundo… esto no quiere decir que Dios no permita o no pueda permitir que un alma se manifieste a alguna persona en un momento determinado y con un propósito específico… tenemos, por ejemplo, las revelaciones que algunos santos han tenido sobre el Purgatorio… donde las almas se les han aparecido pidiendo oración…

      En el caso de la Biblia, hay varios pasajes donde menciona “fantasmas”… esto debemos entenderlo como un intento de explicar una manifestación sobrenatural que está más allá del intelecto humano y nuestro entorno físico… pero no como una “revelación bíblica” de lo que la cultura popular denomina como “fantasmas”…

      Hace unos años, la escritora española María Vallejo-Nágera publicó un libro titulado “Entre el cielo y la tierra: historias curiosas sobre el purgatorio”… en él estudia distintas manifestaciones sobrenaturales y las relacionaba con las almas del Purgatorio… inclusive, dedica una parte del libro a un museo que hay en Roma dedicado a las almas del Purgatorio… si tienes la oportunidad de conseguirlo, te lo recomiendo…

      Espero que esta información sirva en algo para aclarar tu duda…

      Dios te bendiga…

      Romualdo

      Romualdo
    6. Querido, Romualdo, me dirigo nuevamente a Ud. para que me ayude a aclarar una duda que yo como seguramente muchos católicos más tenemos: ¿existen los fantasmas?, ¿y las almas en pena?, ¿o qué son esas “manifestaciones” que muchos dicen llamar fantasmas?. Esto a propósito de que en el pasaje del Evangelio que se leyó este domingo en la Santa Eucaristía Cristo les dice a sus apóstoles, que se habían adelantado en el barco y se asustaron al verlo caminar sobre las aguas pensando que lo era, que no es un fantasma. Mucho le voy a agradecer su respuesta como ya anteriormente lo hizo con otra duda que le planteé semanas atrás y que muy amablemente tuvo a bien responderme. Que Dios Nuestro Señor le bendiga y le siga dando la sabiduría con que lo ha bendecido. Gracias desde Mérida, Yucatán, México

      jony pallares estrella
    7. Querido Martín…

      Consideramos la Eucaristía como un alimento espiritual o como el alimento del alma… Jesús explica en la sinagoga de Cafarnaúm (Capítulo 6 de San Juan) que así como el Padre les dio de comer el maná, Él dará de comer su Cuerpo y su Sangre… los que comieron el maná, murieron… siendo este un alimento para el cuerpo… pero los que coman de su Cuerpo y beban de su Sangre, tendrán vida eterna…

      ¿Cuál es la razón para que esto nos dé vida eterna? Podemos suponer que la Eucaristía es Dios mismo… y al “comerlo” o entrar en comunión con Él, nos sumergimos en su esencia de divina… piensa que Dios entra en nuestro cuerpo y en nuestra alma, llenándonos por completo… no queda nada que no esté cubierto por Él…

      Claro, depende de nuestra receptividad, de nuestro deseo de querer recibirlo… es como si Alguien llegara a tu casa a visitarte… tú puedes abrirle la puerta y agasajarle y desvivirte por hacer que esa Visita se sienta bien… pero también puede haber aquellos que le abran la puerta sin ganas, sin reconocer verdaderamente Quién es ese Visitante que llega… y le atenderán fríamente, sin entusiasmo… por último, también hay aquellos que se acercan a la puerta y miran y ven al Visitante que espera… y sencillamente se vuelven atrás, dejándole plantado en el pórtico…

      La Eucaristía es así… hay católicos que van conscientes de que es a Dios a Quien comen… y le reciben con reverencia, con amor… otros van sin fe en la Presencia Real… estos le reciben sin deseo y se pierden las gracias que Él desea regalarles… otros van a recibir el Sacramento por otras razones o sin estar preparados… estos no le reciben verdaderamente porque aunque comen su Cuerpo, no están en comunión con Él… a ellos les advierte Pablo en su carta a los Corintios, que comen y beben su propia condenación…

      Así que la razón no es nuestra, no se trata de que nosotros comprendamos porqué tenemos vida eterna… sino que el mismo Jesús lo quiso de esa manera y nos lo dijo en el Evangelio: coman mi Cuerpo y beban mi Sangre para que tengan Vida {Su Vida} en ustedes… pero ese “comer y beber” implica conocer lo que se hace, reconocer a Quien se come y tener la intención de ser uno con Él…

      Te dejo una pequeña reflexión que una vez le escuche a un amigo sacerdote… supongamos que una noche se queda el Sagrario abierto, entra un ratoncito y se come las Hostias consagradas que estaban dentro… el ratoncito, ¿come o comulga…? Lamentablemente, hay muchos católicos que solamente comen, cuando podría comulgar…

      Dios te bendiga…

      Romualdo

      Romualdo
    8. ¿Por Qué hay que comer el Cuerpo Y La Sangre de Cristo para tener vida eterna?
      Según mi pensamiento, debemos comer del Cuerpo y la Sangre de Jesucristo porque como Dios es eterno, entonces Él, a través de la Santa Eucaristía vamos recibiendo de su Eternidad que nos va hacer vivir una vida eterna y en abundancia.
      ¿Puede ser que sea mas o menos así como digo?

      MARTIN
    9. Querido Jose, que la paz de nuestro Señor Jesucristo este sobre ti.
      ¿Pudieras ser un poco mas explicito mi hermano? En verdad te digo que no se a quien te estas refiriendo con tu pequeño comentario. (si a Romualdo o a mi)
      Pero aqui todos estamos para aprender, asi que te agradeceria que me explicaras esto que quieres decir.

      Gracias.

      Bendiciones para ti

      Pablo

      Cristo te ama

      PABLO RODRIGUEZ
    10. la biblia se lee e interpreta como un todo
      solo sacar un texto fuera de contexto….eso hace un pretexto..

      jose
    11. Que interesante, me parece muy oportuno este articulo mi hermano.
      Dejame indagar un poco mas acerca de el y vemos que pasa.

      Bendiciones

      Cristo te ama

      PABLO RODRIGUEZ
    12. Esta mañana revisaba nuestra página y las páginas de mis amigos en Facebook y encontré que el Dr. Fernando Casanova (ex pastor pentecostal) publicó una ”nota” explicando la diferencia entre los dones del Espíritu Santo y los carismas… me pareció interesante y relevante al tema del Espíritu que nos presentaba Pablo, así que se la copio por acá…

      Aprovecho para invitar aquellos que están en Facebook a unirse a la página del Dr. Casanova

      Sobre los dones del Espíritu Santo

      Los dones del Espíritu Santo son de dos tipos: los primeros son especialmente encaminados a la santificación de la persona que los recibe (énfasis católico); los segundos son llamados más propiamente charismata, son favores extraordinarios otorgados para ayudar a otros, favores también, los cuales no santifican por sí mismos, e incluso pueden estar separados de la gracia santificante (énfasis protestante).

      Aquellos del primer tipo son considerados 7 en número, como los enumeraba Isaías (11,2-3), donde el profeta los ve y describe en el Mesías. Son los dones de sabiduría, entendimiento, consejo, fortaleza, conocimiento y piedad (santidad) y temor del Señor.

      1. El don de sabiduría, al despegarnos del mundo, nos hace apetecer y amar solo las cosas del cielo.
      2. El don de entendimiento nos ayuda a atrapar las verdades de la religión en tanto sea necesario.
      3. El don de consejo salta desde la prudencia sobrenatural y nos permite ver y escoger correctamente aquello que ayudará más a la gloria de Dios y nuestra propia salvación.
      4. Por don de fortaleza recibimos el coraje para sobrellevar los obstáculos y dificultades que surgen en las prácticas de nuestros deberes religiosos.
      5. El don de conocimiento nos muestra el camino a seguir y los peligros a evitar para alcanzar el cielo.
      6. El don de piedad, al inspirarnos con una tierna y filial confianza en Dios, nos hace abrazar con gozo todo aquello que atañe a Su servicio.
      7. El don de temor nos llena de respeto soberano por Dios, y nos hace temer ofenderlo.

      En cuanto a la naturaleza interna de estos dones, los teólogos los consideran sobrenaturales y cualidades permanentes, los cuales nos hacen atentos a la voz de Dios, la cual nos hace susceptibles a las obras de gracia actual, la cual nos hace amar las cosas de Dios, y, consecuentemente, se traduce en más obediencia y docilidad a las inspiraciones del Espíritu Santo.

      ¿Pero, cómo difieren de las Virtudes Infusas? [Virtudes Infusas son hábitos que nos disponen al recto obrar; son infundidos con la gracia santificante.] Respuesta: Los dones como perfecciones de un orden superior al de las virtudes; las Virtudes nos disponen a seguir el impulso y guía de la razón; Las Virtudes están funcionalmente encaminadas a volver la voluntad obediente y dócil a las inspiraciones del Espíritu Santo, los dones da la fuerza. Los dones hacen de impulso operativo. La Virtud pone el hábito, el don la capacidad de llevarla a cabo.

      Los dones del segundo tipo o carismata, son conocidos por nosotros parcialmente por San Pablo y parcialmente de la Historia de la Iglesia primitiva, en el seno de la cual Dios las concedió plenamente. De estas “manifestaciones del Espíritu”, “todas estas cosas [que] uno y el mismo Espíritu obró, separando a cada uno según su voluntad”, los Apóstoles nos hablan, particularmente en I. Cor 12, 6-11; I Cor 12, 28-31; y Romanos 12 6-8. En el primero de estos tres pasajes encontramos 9 carismatas mencionadas; el don de hablar con sabiduría, el don de hablar con conocimiento, fe y gracia de sanar, el don de milagros, el don de profecía, el don de discernir espíritus, el don de lenguas. A esta lista, debemos agregar, por lo menos, como se encuentra en los otros dos pasajes indicados, el don de gobierno, el don de ayuda y tal vez lo que Pablo llama distributio y misericordia. Sin embargo, no todos los exégetas concuerdan en el número de carismatas, o la naturaleza de cada una de ellas; tiempo atrás, San Crisóstomo y San Agustín habían señalado la oscuridad del tema. [Entonces, los “dones” que habla San Pablo no son 9 en realidad, como piensan la mayoría de pentecostales protestantes y los carismáticos católicos. Estos “dones” son en realidad caristamas o carismas que deben diferenciarse y tenerse por debajo de los 7 dones reconocidos por el catolicismo. Los dones se dan en orden a la gloria de Dios y a la propia santificación, los carismas se dan en orden al servicio a los hermanos, los cuales pueden variar o no tenerse dependiendo de la realidad particular de la comunidad. Pero todos los dones son necesarios.]

      Siendo la carismata un favor extraordinario y no es requisito para la santificación del individuo, no fueron otorgados indiscriminadamente sobre todos los cristianos. Sin embargo, en la Era Apostólica, eran comparativamente comunes, especialmente en las comunidades de Jerusalén, Roma y Corintios. La razón de esto es que durante la infancia de las Iglesias, las carismatas eran extremadamente útiles e incluso moralmente necesarias para fortalecer la fe de los creyentes, para confundir a los infieles, para hacerlos reflexionar y contrarrestar los falsos milagros con los cuales a veces prevalecían. San Pablo era cuidadoso (I Cor 12; 13; 14) para restringir autoritariamente el uso de estas carismatas dentro de los dones para los cuales fueron entregadas, y por eso insistían en su subordinación al poder de la jerarquía.

      Para más detalles recomiendo a Antonio Royo Marín, O.P., Ser o no ser santo, esta es la cuestión (Biblioteca de Autores Cristianos).

      En el Espíritu,

      Fernando Casanova

      Romualdo
    13. De nada mi hermano.
      Y me parece buenisimo que lo hagas, estaré al pendiente para leerlo y que Dios Todopoderoso te ilumine, a travez de su Santo Espiritu, y ponga gracia en ti, para que ese articulo llegue a los corazones de mucho.

      Dios te bendiga y te guarde.

      Siempre tu hermano en Cristo.
      Pablo.

      Cristo te ama

      PABLO RODRIGUEZ
    14. Querido Pablo… muchas gracias por haber sacado de tu tiempo para responderme y por la información sobre la manera como los hermanos evangélicos interpretan la Eucaristía y estos dos textos (la Última Cena y Juan 6)…

      Te cuento que tengo en planes un artículo sobre la Eucaristía… pero antes de comenzar a escribirlo quiero tener una perspectiva global de cómo las distintas confesiones cristianas entiende la Palabras de Jesús y los distintos textos relacionados…

      De nuevo, muchas gracias por tu ayuda…

      Un abrazo fraternal en el Corazón Traspasado de Jesús…

      Romualdo

      Romualdo
    15. Que la paz sea contigo mi querido hermano Romualdo.
      Voy directo al tema, tratando de despejar tus dudas en la manera que sea me sea posible a travez de la gracia del Espiritu Santo. Gloria a Dios.

      Fijate, la iglesia cristiana evangelica toma la Santa Cena de manera conmemorativa, aun cuando Jesus dice: “Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado”… no dice, “Este es”, sino, “Esto es”, aqui tal vez esta la confusion de muchos al pensar que verdaderamente el pan de la Santa Cena es, realmente el cuerpo de Cristo.
      Pero dentro de este mismo Versiculo dice:…”haced esto en memoria de mí”.
      Esta ultima parte no tiene mas significado que el que quiere dar a entender. De manera pues, que nosotros lo hacemos…en memoria de ël.
      Con esto mi amado hermano, te doy a entender que para nosotros la eucaristia catolica, no comulga con nuestras creencias. Respetando obviamente las de ustedes.

      Aun cuando Jesus dice que él es el pan de vida, tambien nos enseña lo siguiente:
      Juan 6:63 El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

      ¿Puedes verlo? Es un sentido literal-simbolico, si se puede llamar asi.

      Es la palabra de Jesus, ciertamente, pero dandose a entender asi:

      Juan 6:64 Pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar.
      6:65 Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre.

      Imaginate que un sacerdote catolico dé, unas tres misas al dia, y por cada vez que lo haga, hace este ritual de ofrecer el pan y el vino como cuerpo y sangre de Jesucristo. ¿Cuantas veces se come el cuerpo de Cristo y se bebe la sangre de Cristo, este sacerdote al dia?
      Claro, esto te lo pregunto, para dar a entender las preguntas tal vez de muchos.
      No quisiera que mal entendieras las preguntas, mi amado, es solo que, tal vez no he entendido en profundidad, la verdadera idea de la eucaristia.

      Pero tengo entendido que la eucaristia es el sacramento del cuerpo y la sangre de Jesucristo bajo las especies de pan y vino. Por medio de la consagración, el sacerdote convierte realmente en su cuerpo y sangre el pan y vino ofrecido en el altar.

      Ahora bien, tomando en cuenta las citas de Juan 06 y la afirmacion de Pedro donde dice:

      Juan 6:68 Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.
      6:69 Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
      Pedro dice: “tu tienes palabras de vida eterna”, entendiendose entonces que el pan del cual hablaba Jesus es la Palabra y no el cuerpo de Cristo.

      No se mi hermano si he sido explicito en todo esto, de verdad que es un tema bastante interesante y extenso, y a pesar de todo siento que no ha sido suficiente, sin embargo sabes que sigo a la orden, siempre agradeciendo tus palabras y opiniones. De verdad que mi vida se ha enriquecido muchisimo con estos dialogos.
      Que Cristo siga obrando en tu vida de una manera especial, bendiciendote cada dia mas, a ti y alos tuyos.

      Tu hermano en Cristo, Pablo

      Cristo te ama

      PABLO RODRIGUEZ
    16. Querido hermano… no me interesa tanto la interpretación de la multiplicación de los panes y los peces, como lo que aconteció después en la sinagoga de Cafarnaúm…

      Fíjate, este capítulo se divide en tres partes: la multiplicación de los panes, la caminata de Jesús sobre las aguas, y el discurso del pan de vida que termina con una profesión de fe de Pedro…

      Jesús utiliza la multiplicación de los panes como un “pié de amigo” para iniciar el discurso que da en la sinagoga: «En verdad, en verdad os digo: vosotros me buscáis, no porque habéis visto señales, sino porque habéis comido de los panes y os habéis saciado. Obrad, no por el alimento perecedero, sino por el alimento que permanece para vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre, porque a éste es a quien el Padre, Dios, ha marcado con su sello»…

      Este discurso tiene palabras fuertes: «Yo soy el pan de la vida», «si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros», «mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida»… tan así, que los que le seguían se marcharon… Jesús termina invitando a los Apóstoles a hacer lo mismo… a lo que viene la profesión de fe de Pedro…

      Para nosotros, este discurso es una prefiguración de la Eucaristía… pero entiendo que las iglesias protestantes y evangélicas le den un significado diferente… esa es la parte que me interesa…

      Si tienes tiempo, te agradeceré que me dejes saber la forma cómo se interpreta este texto en las iglesias protestantes y evangélicas… nuevamente te digo que mi intención no es debatir o cuestionar tu interpretación… solamente tengo curiosidad por conocer lo que este texto les dice a ustedes… así que la invitación a contestarme por email sigue estando en pié…

      Muchas gracias y te deseo un viaje lleno de bendiciones y del amor de Dios…

      Romualdo

      Romualdo
    17. Romualdo.
      Tomando en cuenta tu ultimo comentario, mira es incuestionable tu observacion, pero recuerda lo que dijo Jesus en Mateo:

      :15 Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas tener luto entre tanto que el esposo está con ellos? Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces ayunarán.
      Todo tiene una respuesta y todo tiene su misterio, Podriamos pasar horas, intercambiando capitulos y versiculos y al final creo que lo que siempre importara es cuanto nos hemos edificado, tanto en Espiritu, como en amistad.

      Con respecto a la oracion y el hablar en lenguas, una vez recuerdo que teniamos un pastor al que nunca lo habiamos escuchado hablar en lenguas, y esta murmuracion llego de algun modo a sus oidos, asi que paso a predicar y ya luego dentro de la predicacion dijo:
      “el que nunca me hayan oido hablar en lenguas, no significa que no lo haga” y me parecio fascinante su respuesta, aun cuando estos dones estan para ministrarlos, no significa que sean del domino publico para la gloria individual ni personal, si lo hacemos lo hacemos para Dios y su gloria.

      Con respecto a la oracion, pues el Padre Nuestro es un modelo que a nosotros nos fue dado para orar:

      Nosotros comenzamos nuestra oracion exaltando en los cielos a nuestro Padre, santificamos su nombre y le alabamos, le pedimos siempre que su reino este entre nosotros o que venga con poder y gloria, tambien le decimos que obre en nuestras vidas conforme a su voluntad, que nos alimente con su Espiritu y su Palabra, etc, etc, etc…Pero solo lo tomamos como modelo, no lo rezamos tal cual como dice, como lo hacen ustedes, pero si bajo esa direccion, no se si me explique.

      Con respecto a la pregunta de Juan 6, hermano mio yo interpreto la alimentacion de los 5.000, como una alimentacion espiritual, te cito un versiculo que creo que lo puede probar:

      Juan 6:27 Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre.

      Los panes y los peces, a mi entender es solo una simbologia, del alimento que no nos faltará.

      Y si te estas preguntando entonces, ¿Como es que llenaron las cestas con las sobras?, creo que simboliza el mundo que aun no se convierte.

      Te simplifico la respuesta, porque estoy saliendo de viaje por unos dias y estoy sobre la hora, pero si quieres compartir algo mas con respecto al tema, encantado estare de “escucharte”.

      Que el Señor te bendiga mi hermano.

      Pablo.

      Cristo te ama

      PABLO RODRIGUEZ
    18. Hermano mio, Romualdo, creo que lees lo mio y lo tomas a pecho, porque aun leyendo lo tuyo no ves lo que escribes.

      Escribes cosas sobre nosotros los cristianos que me parece, que no es tu intencion ofender, pero sin enbargo estas, creo que estas decidido a convencer a los demas, de que la iglesia catolica es la unica esperanza para la humanidad. Amen por eso.

      Fijate en una cosa, dices que tu esposa Nohemi, fue testigo de “fingimientos” por parte de hermanos evangelicos en lo referente a la participacion del Espiritu Santo en sus vidas, no puedo mas que sentir compasion por esas almas que piensan que mintiendole a su pastor e incluso a si mismas pueden engañar al Señor. Dios permita que se den cuenta de su error.

      Pero tampoco quiero debatir con este respecto, asi que tomando en cuenta tu cita, la copio textualmente, permiteme:

      Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo caridad, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe. Aunque tuviera el don de profecía, y conociera todos los misterios y toda la ciencia; aunque tuviera plenitud de fe como para trasladar montañas, si no tengo caridad, nada soy. Aunque repartiera todos mis bienes, y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo caridad, nada me aprovecha.
      La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta. La caridad no acaba nunca. Desaparecerán las profecías. Cesarán las lenguas. Desaparecerá la ciencia. Porque parcial es nuestra ciencia y parcial nuestra profecía. Cuando vendrá lo perfecto, desaparecerá lo parcial.
      Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño. Al hacerme hombre, dejé todas las cosas de niño. Ahora vemos en un espejo, en enigma. Entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de un modo parcial, pero entonces conoceré como soy conocido. Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero la mayor de todas ellas es la caridad.»

      ¿Sabes?, siento la misma emocion que tu,al leer esas lineas.
      En mi biblia la palabra caridad que usas, aparece como AMOR.
      Y ciertamente. pues nada hacemos con los dones del Espiritu, sini no tenemos Amor o caridad, como quieras para mi esta bien.
      Y tambien permiteme citarte lo siguiente en la primera epistola de Pedro:

      4:10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.
      4:11 Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

      Yo ministro segun el don que se me dio por el Espiritu, y si alguno, quiere engañarme bien lo puede hacer, pero al Seño nadie, te repito. No se que clase de peronas seran estas que hacen tal cosas pero te puedo decir que , estoy en conocimiento de que en las iglesias existen miembros que no estan para servir a Dios, sino para plantar malas semillas entre sus miembros y separarlas, de modo que si me lo permites, con todo respeto le dire a tu esposa que, una persona fortalecida en el Señor, simplemente nunca dejaria que esto perturbara su vida, solo seguiria adelante con mi propia comunion y oraria mucho al Señor por estas personas.

      Pero regeresando a tu texto, tambien quiero decirte que recibir los dones del Espiritu Santo, es necesario para toda persona que busca una verdadera comunion con el Señor, y ciertamente te puedo decir que hay un interes grande por nosotros los que ministramos en que cada persona lo reciba e insistemos en que la persona busque este don, pero de alli a presionar a alguien a un punto de que esa persona se sujestione, pues creo que hay una gran diferencia, nosotros exhortamos en amor, en entendimiento del espiritu, ayudamos dandoles pequeños “tips” si se puede decir asi, a los demas, como por ejemplo el ayuno o el retiro espiritual, o haciendo vigilias, por lo demas a “presionar” como tal, por lo menos en mi, no existe esa palabra.

      No es imponer a Jesus, lo dije una vez aqui, y lo mantengo. Respeto a la iglesia catolica, he aprendido en esta pagina a respetarla mas todavia, y te dire que no ha sido mi intencion cuestionar la fe ni la comunion tuya ni de nuestros hermanos.
      Mis preguntas surgiero de pura curisidad, ya que nunca he visto a nadie que sea catolico con este tipo de manifestaciones, las preguntas no fueron dirigidas hacia ninguna malicia en particular, solo la mera curiosidad. Si ofendi con esto te pido me perdones y como tu mismo lo dijiste, esto no es un debate ni una comptencia, es un intercambio de opiniones.
      Y si te sigo siendo sincero, queria tomarme un tiempo tambien para responder tu pregunta.

      Nuevamente te ruego que me disculpes, a veces escribimos con una intencion y pienso que a veces se nos interpreta de otra, y ese es el riesgo cuando escribimos y no nos comunicamos por el habla.

      Bendiciones mi hermano.

      Pablo.
      Cristo te ama

      PABLO RODRIGUEZ
    19. Querido Pablo…

      Anoche leía mi Biblia en el Evangelio según San Lucas… y meditaba en el pasaje del leproso que fue sanado de su enfermedad (5, 12-16)… pero mi atención se quedó en una frase que no tiene realmente mucha relevancia con el pasaje, pero sí con lo que estábamos hablando ayer… así que, si me lo permites, quisiera añadir algo a mi último comentario…

      Lucas dice, refiriéndose a Jesús, «Pero él se retiraba a los lugares solitarios, donde oraba»… y pensé que los Evangelios, aunque son claros en mostrar que Jesús tenía una vida de oración intensa, no le muestran nunca orando en lenguas… al contrario, casi siempre lo ponen retirándose a solas, en el silencio de la noche, para hablar con su Padre…

      También podemos notar que Él enseña a los discípulos a orar, dándoles varias recomendaciones para su oración… que sea con fe, insistente, confiada, en Su Nombre o según Su Voluntad… que se acompañe con ayuno… que se haga en “lo secreto”… pero nunca les dice que sea “en lenguas”… claro, es importante señalar dos cosas: (1) el Espíritu aún no había enviado; (2) “muchas otras cosas hizo Jesús que no están escritas”…

      Con esto no quiero restarle importancia a la oración en lenguas… al contrario, Pablo dice a los Romanos que «nosotros no sabemos cómo pedir para orar como conviene; mas el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables»… esta es una clara referencia a la oración en lenguas dirigida por el Espíritu…

      El punto que quiero traer es que la Misión del Espíritu Santo no es que hablemos en lenguas o que profeticemos… tampoco darnos sabiduría o fortaleza o temor del Señor… ni siquiera es que entendamos la Revelación… todo esto lo hace el Espíritu, pero son consecuencias de su verdadera Misión… que es formar a Jesús en nosotros…

      Y lo va logrando de tres maneras,
      (1) Inspirando en nosotros los pensamientos y sentimientos propios de Jesús;
      (2) Orando en nosotros y por nosotros;
      (3) Formando en nosotros las virtudes de Jesús.

      Esto lo hace infundiendo en nosotros sus siete dones (para nuestra edificación): Sabiduría, Conocimiento, Inteligencia, Consejo, Fortaleza, Piedad y Temor del Señor… y los carismas (para la edificación de la comunidad): Palabra de Sabiduría, Palabra de Conocimiento, Fe (no la virtud de la fe), Milagro, Profecía, Discernimiento, Lenguas e Interpretación de Lenguas… y que producen en nosotros sus frutos: «amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí»…

      Si somos mansos al Espíritu y dejamos que Él vaya formando a Jesús en nosotros… no tiene ninguna importancia si tenemos un carisma más o uno menos… lo verdaderamente importante es que cuando el Padre nos mira, ya no vea a Romualdo ni a Pablo… sino a Jesucristo… entonces podremos decir como San Pablo: «no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí»…

      Que pases un día hermoso, lleno de la presencia viva de Dios en tu vida…

      Romualdo

      Romualdo
    20. Querido Pablo…

      Primero que todo, quiero aclararte que mi interés por Juan 6 es un genuino deseo de conocer la interpretación que los hermanos evangélicos dan a este texto… no para debatir o cuestionar, sino porque al abrirnos a otras formas de interpretar la Palabra podemos ver otros ángulos que no habíamos conocido antes, independientemente de que compartamos la misma fe o la misma interpretación… es por esto que te dije que podías escribirme por email, porque de esa manera no había la posibilidad de que se convirtiera en un “debate público”…

      Vamos a lo que nos concierne en este comentario…

      Es muy cierta tu observación sobre Pentecostés… se posaron sobre ellos lenguas de fuego, y se llenaron de Espíritu Santo, y hablaron en lenguas… todo el libro de los Hechos está lleno de manifestaciones del Espíritu, tan así que en ocasiones se le ha llamado el “Evangelio del Espíritu Santo”…

      Sin embargo, es curioso, pero Juan nos presenta la venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles de otra manera… podemos decir que él narra “su Pentecostés” de esta manera,

      «Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: “La paz con vosotros.” Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor. Jesús les dijo otra vez: “La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío.” Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos”» (20, 19-23).

      Como puedes ver, este “recibir el Espíritu Santo” no estuvo acompañado de hablar en lenguas u otras manifestaciones externas, sino de la recepción del poder de perdonar o retener pecados. Con esto lo que quiero explicarte es que no podemos limitar a Dios pensando que solamente si se habla en lenguas se ha recibido el Espíritu Santo en su plenitud.

      En su primera carta a los Corintios (cap 12), Pablo les escribe,

      «Hay diversidad de carismas, pero el Espíritu es el mismo; diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo; diversidad de operaciones, pero es el mismo Dios que obra en todos. A cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para provecho común. Porque a uno se le da por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe, en el mismo Espíritu; a otro, carismas de curaciones, en el único Espíritu; a otro, poder de milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversidad de lenguas; a otro, don de interpretarlas. Pero todas estas cosas las obra un mismo y único Espíritu, distribuyéndolas a cada uno en particular según su voluntad» (4-11).

      Veamos el fragmento final de este capítulo,

      «Y así los puso Dios en la Iglesia, primeramente como apóstoles; en segundo lugar como profetas; en tercer lugar como maestros; luego, los milagros; luego, el don de las curaciones, de asistencia, de gobierno, diversidad de lenguas. ¿Acaso todos son apóstoles? O ¿todos profetas? ¿Todos maestros? ¿Todos con poder de milagros? ¿Todos con carisma de curaciones? ¿Hablan todos lenguas? ¿Interpretan todos? ¡Aspirad a los carismas superiores! Y aun os voy a mostrar un camino más excelente» (28-31).

      Yo encuentro fascinante cómo Pablo explica que cada cual recibe los dones y carismas que necesita, tanto para su propia edificación como para provecho común de la comunidad… y menciona que unos recibirán sabiduría, otros ciencia, otros el don de curación, otros el don de profecía, otros el de lenguas, etc… o sea, que según él está bien que no todos tengan los mismos dones y carismas… es más, que es preferible que los carismas se complementen entre los miembros, logrando así una mayor y mejor edificación de la comunidad…

      En el capítulo siguiente (el himno al amor del capítulo 13) nos revela una verdad aún más sublime y perfecta,

      «Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo caridad, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe. Aunque tuviera el don de profecía, y conociera todos los misterios y toda la ciencia; aunque tuviera plenitud de fe como para trasladar montañas, si no tengo caridad, nada soy. Aunque repartiera todos mis bienes, y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo caridad, nada me aprovecha.
      La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta. La caridad no acaba nunca. Desaparecerán las profecías. Cesarán las lenguas. Desaparecerá la ciencia. Porque parcial es nuestra ciencia y parcial nuestra profecía. Cuando vendrá lo perfecto, desaparecerá lo parcial.
      Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño. Al hacerme hombre, dejé todas las cosas de niño. Ahora vemos en un espejo, en enigma. Entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de un modo parcial, pero entonces conoceré como soy conocido. Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero la mayor de todas ellas es la caridad.»

      ¡Hermoso, ¿verdad?! La medida del cristiano no es el hablar en lenguas, ni la profecía, ni la sabiduría, ni la ciencia, ni siquiera la fe… la medida del cristiano es la caridad…!!!

      Perdóname, es que me entusiasmo hablando de este tema y me olvido de lo demás… dentro de la Iglesia Católica hay varias “espiritualidades” o varias maneras de vivir nuestra relación con Dios… una de ellas es muy similar a lo que encuentras en los grupos e iglesias evangélicas, donde se pone un énfasis en la alabanza y en los carismas del Espíritu (incluyendo el orar en lenguas, etc)… el movimiento se conoce como la Renovación Carismática

      Personalmente no pertenezco a la Renovación, aunque tengo muchos amigos que son “carismáticos”… por ejemplo, uno de los grades promotores de la Renovación fue el Padre Emiliano Tardif, quien junto al diácono Evaristo Guzmán y otras personas, fundó la Comunidad Siervos de Cristo Vivo… no sé si has explorado un poco las otras partes de nuestra web, pero ésta está dedicada a Evaristo, con quien nos unía una gran amistad… y a través de quien vimos y vivimos muchísimas experiencias “del Espíritu” y “en el Espíritu”…

      Por otra parte, esta insistencia de algunas iglesias evangélicas para que sus miembros hablen en lenguas y dancen en el Espíritu es una de las cosas que mi esposa cuestiona sobre ellas… creo que ya lo he mencionado antes en mis comentarios contigo, pero Noemí nació en la Iglesia Luterana y se crió en la Iglesia Asambleas de Dios… de hecho, varios de sus tíos, tías y primos son pastores evangélicos, siendo ella la única católica en su familia… explica ella que en su adolescencia, los pastores de la iglesia a la que asistía presionaban de tal forma a los feligreses a mostrar estas “manifestaciones del Espíritu” que la mayoría acaba fingiéndolas… de hecho, aunque esta es la “norma” en el pentecostalismo, hay otras confesiones protestantes que no basan su vivencia de la fe en este tipo de emociones…

      En mi caso, me inclino más hacia la contemplación… la oración en silencio, a menudo frente a Jesús en el Santísimo Sacramento… de hecho, parte de mi rutina semanal incluye un compromiso de acompañar a Jesús Sacramentado durante tres horas los martes en la tarde… también podemos decir que soy “mariano”, pues rezo el Rosario y tengo una sana devoción por María… además, mantengo y cultivo una relación personal con el Espíritu Santo y no hago (o escribo) nada sin primero orar y pedir su guía e inspiración en lo que vaya a hacer…

      Sobre tus preguntas específicas, pues trataré de responderlas tan concretamente como las has enunciado,

      ¿Has sentido la presencia del Espíritu Santo en tu vida? Por supuesto que sí, muchas veces y en una gran variedad de formas…

      ¿Has hablado en lenguas terrenales o angelicales? Todos hablamos en “lenguas terrenales”, de hecho, esto lo estamos escribiendo y leyendo en una “lengua terrenal”… pero entiendo tu pregunta y la respuesta es “no”… no hablo u oro en lenguas… aunque la comunicación de Corazón a corazón que se alcanza en el silencio profundo, creo que trasciende la oración en lenguas… pero esa es sólo mi opinión…

      ¿Descríbeme como ha sido esa sensación?, y si es el caso, ¿has sabido lo que dices? No puedo describirla porque no la he “sentido”…

      Y por ultimo, ¿Conoces a alguien que sea católico que haya tenido este tipo de experiencias y que haya profetizado algo? Sí a ambas cosas… ya te expliqué sobre la Renovación Carismática… también puedo contarte que en nuestro grupo de oración hay varias personas que sí han recibido este carisma del Espíritu… de hecho, en este momento estoy pensando específicamente en Kathy, una compañera del grupo que no solamente ora precioso en lenguas, sino que a través de su oración, el Señor ha mostrado su Poder sanando varias personas… en nuestro grupo también está Manuel (quien es diácono), que tiene el don de interpretación de lenguas…

      Sobre la última parte de tu pregunta, “si conocemos a alguien católico que haya profetizado algo”… la respuesta también es afirmativa… por cierto, en las pasadas semanas estuve publicando una serie de artículos sobre Medjugorje y el segundo de estos se titulaba “Medjugorje… profetizado por el Espíritu Santo”

      Hermano mío… yo no tengo dudas de que tú amas profundamente al Señor… y que deseas servirle con todo tu corazón… también creo que el Espíritu Santo vive en ti como vive en cada hermano protestante y evangélico que le busca con sincero corazón… pero no puedes seguir cuestionándonos nuestra relación con Dios… nuestra amistad se tiene que fundamentar en el respeto… y no solamente se falta el respeto cuando se insulta… sino que también se falta el respeto cuando se pone en duda si la relación que una persona tiene con Dios es verdadera o no…

      No te digo esto porque me sienta ofendido, realmente no lo estoy… pero creo que esta página y las cosas que escribo dan testimonio de mí… no solamente como católico, sino también como cristiano y como persona que vive para servirle a Dios y al prójimo…

      Recibe un abrazo de hermano… y que Dios te bendiga este y todos los días de tu vida…

      Romualdo

      Romualdo
    Página 5 de 8« Primera...«34567»...Última »

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios