Alabado seas, mi Señor

Dar gracias a Dios debería ser parte de nuestra oración diaria… al comenzar cada día, lo primero que deberíamos hacer es lanzarnos en una alabanza a Dios por todo lo que tenemos y somos… por el don de la vida y un día más para vivirla… por nuestras familias y amigos… por el pan que llevamos a nuestra boca… y por el que podemos compartir con aquellos más necesitados…

Lo mismo en la noche, antes de irnos a descansar… deberíamos detenernos un momento y agradecer a Dios por el día que ha terminado… por las penas y las alegrías… por los logros alcanzados y las nuevas pruebas que empiezan a asomar sus penurias… por las sonrisas que dimos y recibimos… y las lágrimas que ayudamos a secar… en fin, debemos dar gracias a Dios por todo, pues todo lo recibimos de sus manos…

Pero de todos los días, hay uno que hemos separado para hacer conciencia de todas las gracias que debimos dar y que – seamos realistas – muchas veces dejamos pasar sin agradecer…

En este día de Acción de Gracias, te ofrezco, Señor, esta humilde alabanza… pidiéndote que me ayudes a ser como San Francisco, que teniendo nada, en Ti lo tuvo TODO…

El Cántico de las Criaturas
San Francisco de Asís

Altísimo y omnipotente buen Señor,
tuyas son las alabanzas,
la gloria y el honor y toda bendición.

A ti solo, Altísimo, te convienen
y ningún hombre es digno de nombrarte.

Alabado seas, mi Señor,
en todas tus criaturas,
especialmente en el Señor hermano sol,
por quien nos das el día y nos iluminas.

Y es bello y radiante con gran esplendor,
de ti, Altísimo, lleva significación.

Alabado seas, mi Señor,
por la hermana luna y las estrellas,
en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas.

Alabado seas, mi Señor, por el hermano viento
y por el aire y la nube y el cielo sereno y todo tiempo,
por todos ellos a tus criaturas das sustento.

Alabado seas, mi Señor, por el hermano fuego,
por el cual iluminas la noche,
y es bello y alegre y vigoroso y fuerte.

Alabado seas, mi Señor,
por la hermana nuestra madre tierra,
la cual nos sostiene y gobierna
y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas.

Alabado seas, mi Señor,
por aquellos que perdonan por tu amor,
y sufren enfermedad y tribulación;
bienaventurados los que las sufran en paz,
porque de ti, Altísimo, coronados serán.

Alabado seas, mi Señor,
por nuestra hermana muerte corporal,
de la cual ningún hombre viviente puede escapar.

¡Ay de aquellos que mueran
en pecado mortal!

Bienaventurados a los que encontrará
en tu santísima voluntad
porque la muerte segunda no les hará mal.

Alaben y bendigan a mi Señor
y denle gracias y sírvanle con gran humildad.

Comparte...

    5 comentarios en Alabado seas, mi Señor

    1. Hola, amigo Romualdo, Martín y a todos los amigos de la página, los pensamientos que he dejado, son lecciones de vida, que nos ayudan a pensar y reflexionar, de como debe ser nuestra conducta, frente a Dios y a los demás. Unos enseñándonos, a valorar a las personas. tal, cual son, según la situación en que se encuentren. Como cuando en un exámen preguntaron. ¿Cómo se llamaba la persona de la limpieza? Y ninguno supo responder. El hecho de que sea una persona de la limpieza, no quiere decir que no valga, y que uno pueda humillar, y pasar por encima de ella, y creerse uno más. En ella y en cada uno de nosostros esta Dios. Otros, en el que se da, más importancia a la parte física, y lo espiritual queda en último plano. Porque lo físico, envejece, y luego no queda nada. En cambio lo espiritual no. Si uno ha vivido segun los designios de Dios, nuestra alma no muere, sino que sube al cielo para seguir viviendo, una vida con él. En el pensamiento de: ¿Cuál es tu cuerda? Es nuestra propia vida. La pregunta: ¿Y tú? ¿Qué tan confiado estás de tu cuerda? Nos está diciendo: ¿Y tú ? ¿Qué tan confiado estas, de tu vida con Dios? ¿ Le hemos, dado a Dios, el lugar que se merece? ¿Porqué, sabemos, que si nos confiamos a él.? El va, a hacer de nosotros, mejores personas. Que nuestra manera de ser, de pensar y de existir, van a mejorar. Por que ya no vamos a ser los mismos. Sino, él actuando en nosotros. ¿Porqué no la sueltas? Esta interrogante nos dice: ¿Porqué, no te entregas? ¿Porqué no confías en Dios. ¿Qué estás esperando? Es por eso que tenemos que procuparnos, y saber en que estamos fallando, y pedir siempre la ayuda de Dios. ¿Para que?, ¿Cuándo nos sorprenda la muerte nos encuentre preparados. Bendiciones para todos mis amigos.

    2. Lo estoy leyendo Romualdo Gracias por responderme!! Pronto te lo reenvio con mis inquietudes a tu nueva casilla de correo. Dios te bendiga y la Virgen María reze por nosotros

      MARTIN
    3. Martín, acabo de escribirte hace un minuto… excúsame por la demora en responderte, esta semana he tenido mucho trabajo y no había podido revisar los correos.

      Muchas bendiciones a todos…

      Romualdo

      Romualdo
    4. Ines ¿Es Verídico lo que cuentas o es solo una reflexion de fantasía? Pregunto porque por como terminó (“..Cuenta el equipo de rescate”..) Siempre tenes alguna historia que nos enseña y hace pensar sobre como estamos con el señor.

      PD: Querido Romualdo fijate que te envié 2 mails a tu correo particular, leelos y apenas puedas contestamelo. Gracias y Dios los bendiga y la Virgen Ruege por nosotros.

      MARTIN
    5. Hola, amigo Romualdo y a todos los amigos de la página. Este es un tema de reflexión que quería dejar para ustedes. El título. ¿CUAL ES TU CUERDA ? Cuentan que un alpinista, desesperado por conquistar el Aconcagua inició su travesía, después de años de preparación. Pero quería la gloria para él solo, por lo tanto subió sin compañeros. Empezó a subir y se fué haciendo tarde, y más tarde pero…. obsesionado, no se preparó para acampar, sino que decidió seguir subiendo decidido llegar a la cima. Oscureció, la noche cayó con gran pesadez en la altura de la montaña, ya no se podía ver absolutamente nada. Todo era negro, cero visibilidad, no había luna y las estrellas estaban cubiertas por las nubes. Subiendo por un acantilado, a solo 100 metros de la cima, se resbaló y se desplomó por los aires ….Caía a una velocidad vertiginosa, solo podía ver veloces manchas cada vez más oscuras que se deslizaban por la misma oscuridad y sentir la horrible sensación de ser succionado por la gravedad. Seguía cayendo….y en esos angustiantes momentos, pasaron por su mente, todos sus gratos y no tan gratos momentos de la vida; pensaba que iba a morir, sin embargo, de repente sintió un tiron muy fuerte que casi lo parte en dos…iSí!, como todo alpinista experimentado, había clavado estacas de seguridad con candados a una larguísima soga que lo amarraba a la cintura. En esos momentos de quietud, suspendido por los aires, no le quedó más que gritar: iAyúdame Dios mío…… De repente una voz grave y profunda le contestó desde los cielos: ¿Qué quieres que haga, Hijo mío? iSálvame, Dios mío! ¿Realmente crees que te pueda salvar? iPorsupuesto, Señor…..? Entonces corta la cuerda que te sostiene……Hubo un momento de silencio y quietud. El hombre se aferró más a la cuerda y reflexionó….. Cuenta el equipo de rescate que al otro día encontraron colgado a un alpinista congelado, muerto, agarrado fuertemente con las manos a una cuerda…. i A TAN SOLO DOS METROS DEL SUELO…..! ¿Y tú? ¡Qué tan confiado estás de tu cuerda? ¿Porqué no la sueltas? Bendiciones para todos mis amiguitos.

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

    Últimos comentarios