BXVI – un GIGANTE de la humildad

No puedo ocultar que me causó sorpresa la decisión del Santo Padre de renunciar a su cargo. Sí, me causó sorpresa y mucha. Pero igual que hace ocho años tenía la seguridad de que el Espíritu Santo le había elegido… de esa misma forma estoy seguro que es Él quien le mueve a de dejar la Cátedra de Pedro.

Uno de los seguidores en nuestra página de Facebook escribió un comentario digno de compartirlo (acabo de descubrir que el comentario es parte de un artículo escrito por Daniel, aquí el enlace al mismo),

Recuerdo sin duda, las historias del primer Papa. Un tal..Pedro. ¿Cómo murió? Si, en una cruz, crucificado igual que a su maestro, pero de cabeza. 

Hoy en día, Ratzinger se despide igual. Crucificado por los medios de comunicación, crucificado por la opinión pública y crucificado por sus mismos hermanos católicos. Crucificado a la sombra de alguien más carismático. Crucificado en la humildad, esa que duele tanto entender. Es un mártir contemporáneo, de esos a los que se les pueden inventar historias, a esos de los que se les puede calumniar, a esos de los que se les puede acusar, y no responde. Y cuando responde, lo único que hace es pedir perdón. ‘Pido perdón por mis defectos’. Ni más, ni menos.

Juan Pablo II dio un gran testimonio sobre la aceptación del sufrimiento y la entrega del mismo para bien de todos. Lo hizo en un momento donde la “cultura de la muerte”, como el le llamó, necesitaba testigos del Amor de Dios en medio de la prueba.

Aunque el enemigo sigue siendo el mismo, el tiempo de Benedicto es distinto y a él le ha tocado pelear una batalla diferente. La de la soberbia, el orgullo y el egoísmo de teólogos, de cismáticos y de miembros en puestos de poder dentro de la misma Iglesia. Llamó a la unidad e hizo su parte para conseguirla. Solamente faltaba darles el ejemplo de lo que hace GRANDE a un hombre: la humildad. Así como Juan Pablo vivió en su carne el sufrimiento físico de la Pasión, a Benedicto le ha tocado experimentar el desprecio, la burla y la soledad que acompañaron a Jesús por el camino de la Cruz.

Sí. Oraremos por él. Seguro que lo haremos. Pero más que todo, será él quien ore por nosotros y por la Iglesia… ¡GRACIAS, Benedicto, por enseñarnos el valor incalculable de la humildad!

DECLARATIO

Queridísimos hermanos,

Os he convocado a este Consistorio, no sólo para las tres causas de canonización, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia. Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino. Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando. Sin embargo, en el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de san Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado. Por esto, siendo muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que me fue confiado por medio de los Cardenales el 19 de abril de 2005, de forma que, desde el 28 de febrero de 2013, a las 20.00 horas, la sede de Roma, la sede de San Pedro, quedará vacante y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

Queridísimos hermanos, os doy las gracias de corazón por todo el amor y el trabajo con que habéis llevado junto a mí el peso de mi ministerio, y pido perdón por todos mis defectos. Ahora, confiamos la Iglesia al cuidado de su Sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, y suplicamos a María, su Santa Madre, que asista con su materna bondad a los Padres Cardenales al elegir el nuevo Sumo Pontífice. Por lo que a mi respecta, también en el futuro, quisiera servir de todo corazón a la Santa Iglesia de Dios con una vida dedicada a la plegaria.

Vaticano, 10 de febrero 2013.

BENEDICTUS PP XVI

Comparte...

    1 comentario en BXVI – un GIGANTE de la humildad

    1. GRACIAS SU SANTIDAD POR ESTOS OCHO AÑOS DE GUIAR LA BARCA DE PEDRO= LA IGLESIA QUE DIOS PADRE ETERNO SIEMPRE LO BENDIGA CUENTE CON MIS ORACIONES. POR SIEMPRE. GRACIAS NUEVAMENTE POR DECIR SI Y POR SER NUESTRO PASTOR EN ESTOS MOMENTOS DE TRIBULACION DONDE PARECE QUE EL MAL HACE DE LAS SUYAS, PERO SE QUE EL CORAZON INMACULADO DE MAMITA MARIA TRIUNFARA. AMEN.

      juan antonio huerta rivera

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios