Carta a mi hija embarazada

Vivimos unos tiempos difíciles para la juventud. Tantos problemas. Tantas tentaciones. Tantas presiones. Más, si pensamos que muchos se encuentran alejados de Dios y no tienen un apoyo sólido dónde afianzarse. Por eso me han encantado unas cartas que está escribiendo Padre Jorge, porque ofrecen un rayo de luz y de esperanza tanto para los jóvenes, como para los padres que tenemos que servirles de consejeros muchas veces.

Dice Padre Jorge que aunque es sacerdote católico, las cartas no son necesariamente un repaso de moral, sino que quieren servir de consuelo, solidaridad, compasión y acompañamiento para aquellos que sufren por diversas circunstancias y por las que todos, de una u otra manera, pasamos.

La primera carta la escribe un padre a su hija embarazada…

Carta a mi hija embarazada
Carta a mi hija embarazada:

Te sorprenderá que hoy te escriba después de la difícil conversación que tuvimos anoche.

No esperaba de ti la noticia de que hayas salido embarazada de tu novio. Siempre te celé de él, pero deposité mi confianza en ustedes pues creía que eras suficientemente madura y que lo que le pasaba a otras familias no me pasaría a mí (tal vez pensaba más en mí que en ti).

Quiero que sepas que no pude dormir. Pensé y pensé… ¿Dónde me equivoqué en tu crianza? ¿Qué me faltó decirte? ¿Por qué no te previne a tiempo? Oré a Dios, le pedí luz y sosiego en este momento de turbación.

Seguramente el amor y la pasión pudieron más que nuestros consejos. ¡Quizás pensaste que quedar embarazada no te sucedería a ti! Sabe Dios qué más cosas pensaste… O tal vez no pensaste nada de lo que yo pienso ahora. Presión de grupo, el libertinaje del siglo, he buscado culpables para lo que pasó.

¡Y llego un momento de iluminación en la madrugada! Pensé que sería mejor verte a través de la mirada de Jesús. Él te miraría con compasión y no con coraje como te veía yo. Él te daría la mano, no como te la negaba yo. Él te abrazaría y anoche no lo hice yo.

Tenme paciencia. Mi orgullo de padre está herido. He pensado más en el “qué dirán” que en ti. Ya se me pasará. Sabes que has sido la predilecta de papá y no es que no tenga menos cariño por tus hermanos varones pero tú siempre has sido mi consentida porque desde bebé siempre me trataste con una ternura especial y así seguiste aun después que creciste. Siempre serás mi niña mimada.

No hay herida que el tiempo no cure. Cuando veamos ir creciendo tu vientre seguramente nos llenaremos de emoción. El tiempo pasará rápido y espero tener a mi primer nieto o nieta entre mis brazos.

Sí me gustaría que fuéramos a hablar con los papás de tu novio. Él debe asumir también responsabilidad por la criatura que llevas dentro de ti. No tengas miedo, no lo voy a amenazar, ni voy a discutir con los papás de él, pero sí debemos tener una conversación adulta y analizar cómo poder ayudarles a ambos para su propio bien y el de esta criatura por nacer.

Espero ir rumiando todo lo que ha pasado. No dejaré que el coraje me ciegue. Seguiré pensando en Jesús y le pediré que me ayude a ayudarte.

Te quiere,

Papá

P. JSC 10/02/2014

Comparte...

    2 comentarios en Carta a mi hija embarazada

    1. Bendiciones para esas y esos jóvenes que tal vez no imaginan la responsabilidad tan grade de traer un bebé a este mundo tan pero tan difícil, donde es inimaginable el futuro, los buenos tiempos ya pasaron.
      Gracias a Dios hay padres con la conciencia de encomendarse a Dios para enfrentar la realidad y ser digamos considerados ante la situación.
      Dios los guíe.
      De lo que estoy segura es que al bebé se le ama cuando nace y a la madre se le perdona su”error” los hombres tranquilamente pueden eludir su responsabilidad.

      Patricia S Alvz
    2. Bellisimas palabras del Padre .y como cambia todo por mas triste que sean los momentos ,pidiendole a Dios Sabiduria para digerir esa pena ,que cuando pasan ,son las mismas preguntas que nos hacemos ante hijos en situaciones no deseadas.Mas Dios no deja de mirarnos con suave mirada ,para que nos entregemos totalmente ,ir de la mano de Jesus y Maria es otra cosa.SIEMPRE COMO EL LO DICE CAMBIARA NUESTRO SUFRIMIENTOS ,SUSPIROS EN GOZO Y NUESTRAS LAGRIMAS EN ALEGRIA.FELICITO A TODO PADRE MADRE QUE ANTE ESTOS PROB. SE DAN TIEMPO PARA PERDONAR Y AUNQUE DUELA ACEPTAR Y SEGUIR AMANDO.LOS AMO.GRACIAS .

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios