Carta a mi hija que se quiere ir de religiosa

Padre Jorge nos hace llegar su séptima carta y dice él que contiene un tema que no a todos atañe, pero que sí nos puede de alguna u otra manera tocar: “Los hijos van buscando su lugar en la vida. La vida religiosa y/o sacerdotal no es la excepción entre sus posibles intereses. Abramos nuestro corazón a Dios y dejemos que nuestros hijos e hijas acepten el llamado, no seamos su obstáculo. Esta carta va dedicada a mis hermanas religiosas Salesianas y a mis alumnas religiosas del Instituto Superior Salesiano.”

Carta a mi hija que se quiere ir de religiosaCarta a mi hija que se quiere ir de religiosa:

Ayer nos anunciabas que te ibas de religiosa. Hoy te escribo esta carta que expresa como voy digiriendo tu elección.

Me siento muy alegre con la opción que has hecho. En cierta manera no me sorprende tu decisión. Era algo que veía venir: tu entrega, tu deseo de ayudar a los otros, tu apostolado, tu amor por Dios y por su Iglesia, eran indicios de que algo se estaba fraguando en ti.

Como cristiano católico me enorgullece llegar a tener una hija religiosa. Pero si hubieras decidido tomar otra vocación o profesión también te habríamos apoyado. Hemos respetado las decisiones que maduramente has hecho y esta no iba a ser la excepción.

Quiero que sepas que para algunos seas considerada una persona extraña, rara, que un poco nada contracorriente. Puede ser que tus amigas de la universidad se burlen de ti, lo mismo que tus amigos y aquellos que te hayan pretendido. Eres una muchacha excelente y seguro que estabas en los sueños futuros de tus amigos varones.

Esa extrañeza se debe a que la vocación a la vida religiosa no está de moda. Hoy, el dar la vida, el entregarse desinteresadamente, el abrazar los votos de pobreza, castidad y obediencia, no está en el proyecto de muchos jóvenes. Lastimosamente nos gobierna un mundo hedonista, donde se busca lo fácil, los placeres intensos pero efímeros, el amor de ganas y se exalta lo que a todas luces es superficial.

No te niego que me causa cierto dolor el verte partir. Siempre has sido muy apegada a mí, como yo a ti. Yo, aunque no descartaba la decisión que tomaste, también me había hecho a la idea de que te ibas a casar, a formar una familia con un hombre que te amara intensamente y te hiciera feliz. Que me darías varios nietos y nietas que en el futuro alegrarían mi vejez. Sería un mentiroso si te dijera que eso no lo había pensado.

Quiero que sepas que te apoyaremos en todo. Incluso, si después de tu proceso de discernimiento, descubrieras que la vida religiosa no es para ti, de que Dios no te ha llamado para esa vida.

Desde ahora, cuenta con mi oración diaria. La reforzaré por tu vocación y por la aventura maravillosa a la que te lanzas. Conozco muchas religiosas, alegres, entusiastas, mujeres de oración, enamoradas de Cristo, fecundas en el apostolado. No dudo en que llegues a ser una de ellas.

Te quiere,

Papá

P. JSC 24/03/2014

Comparte...

    8 comentarios en Carta a mi hija que se quiere ir de religiosa

    1. A y para aquellas personas que sintiendo la vocación, no le han respondido al Señor… y por diversos motivos ya no pueden, pues les aconsejo que oren y le pidan a Dios un director espiritual, y se lo comenten… recuerden que el primer llamado es a la santidad en el lugar donde te encuentres así no sea tu vocación, pero ya no puedes responder el Señor que es Misericordioso te pide que el sigas y que seas santo. Visita continuamente al Señor en el Santísimo Sacramento, ve a misa si te es posible todos los días, medita la Palabra de Dios, vive una vida de gracia, reza continuamente el Santo Rosario, y dedícate a Amar, primero a Dios sobre todo y con este amor podrás amar a tu prójimo (esposo (a), hijos, padres, amigos, empleados…) nunca es tarde para seguir la huellas de nuestro Pastor que es el Camino, la Verdad y la Vida, de mano de nuestra dulce Madre y de todos los Santos y con nuestro ángel de la guarda que continuamente nos asisten y nos echan porras para llegar al lugar para el que hemos sigo creados: EL CIELO

      Mary
    2. Hola a todos me encanto la carta que publicó el Padre Jorge, tengo varios amigos que son religiosos y a algunos los han apoyado su familia, y a otros a pesar de que han pasado varios años no quieren aceptar su vocación… si supieran cuan importante es para el consagrado el apoyo de su familia, pues si los padres supieran que sus hijos, lo que siguen es una llamado a vivir en esta tierra desde ya, lo que está llamado todo hombre al final de su vida es decir a la eternidad, que es Dios quien elige, que es Dios quien llama y no deja nunca de llamar hasta el final de la vida… que llama a desposarse con el, que el consagrado no vive una vida de soledad y ya, sino que vive una vida esponsal con Dios, y en esta vida encuentra la alegría plena de su corazón con todo y los sufrimientos que el seguir ese camino implica… pero que si no sigue tendrá durante toda su vida una tristeza profunda pues Dios no es hoy si y mañana no, sino que sus elecciones no son selecciones, sino elecciones eternas (sino, no sería Dios); conozco el caso de una anciana que hasta el ultimo día de su vida sintió el llamado del Señor y no podía del dolor tan grande que sentía por no haberle respondido al Señor… pero nunca es tarde si alguien ve este comentario y siente el llamado no se niegue que lo que he podido ver y escuchar de esa vida es que trae la felicidad al corazón del que está llamado con todo y luchas, pues al desposarse se desposa con un Cristo crucificado al cual debe imitar tanto en el sufrimiento como en la Gloria… Mirad páginas donde aparezcan comunidades, hay muchas comunidades… pero sobre todo dejaos ubicar por Dios y poned todo en manos de la Santísima Virgen María, también san José es patrono de la vida consagrada podéis pedirle ayuda… Nuestra amada Iglesia es muy rica, solo que nosotros no queremos conocerla…
      Dios los bendiga

      Mary
    3. Bárbara, hay retiros para ayudar a discernir si se tiene vocación. Habla con tu sacerdote y explícale, él te puede ayudar a ir a uno de estos retiros. También averigua de algunas órdenes religiosas cerca de donde vives y habla con las hermanas, pídeles que oren por ti y te ayuden a discernir el llamado del Señor. DTB!

      Romualdo
    4. Yo soy Bárbara Durango tengo 18 años y hace unos meses sentí el llamado de Dios hacer monja, pero en estos momentos estoy muy confundida, ni vida era un total desastre pero gracias a un amigo que me invito a un grupo juvenil mi vida tomo otro rumbo, hace como tres meses estuve en un retiro espiritual y desde ese momento sentí el llamado de Dios en la vida religiosa, desde ese día nadie me saca de la mente que le quiero entregar mi vida totalmente a Dios pero tengo mucho miedo de que esto no sea lo que Dios quiere conmigo no se que hacer

    5. Yo quiero seguir la vida religiosa… Estaba en un proceso en una congregación pero no pude ingresar… Estoy en un colegio de franciscanas pero no quieren que haga proceso vocacional con esq congregación… No se que hacer.!

      Elizabeth Portillo
    6. Hubiese deseado que me apoyaran así desde el comienzo… estas palabras son las que deseamos escuchar aquellas personas que hacemos un proceso de discernimiento…
      ahora he logrado que aunque no la compartan a la decisión, al menos la respeten… yo soy muy feliz con lo que he elegido!!

      Elena
    7. Querida María…

      Cada persona tiene una vocación (en realidad tenemos varias vocaciones) que el Señor ha puesto en su corazón… hay vocaciones que se consagran al Señor, como los sacerdotes, los religiosos y las religiosas… pero también el matrimonio es una vocación… o el celibato en aquellos que deciden permanecer célibes… el ser padre y madre también es una vocación… como también lo es seguir determinada carrera… incluso, muchas de estas vocaciones se entrelazan unas con otras… hay quienes cumplen con su vocación al matrimonio, a ser madre y a ejercer una carrera en forma ejemplar… la vocación es el llamado que Dios hace a vivir su Amor en un estilo de vida particular… un llamado al servicio a ÉL y al prójimo… un llamado a dar testimonio de nuestra fe… y tu amiga puede realizar su vocación desde su maternidad de una forma hermosa y plena…

      Es importante entender —y reconocer— que Dios nos ha hecho libres para elegir… y que todos somos responsables por nuestras acciones… regresando al caso de tu amiga, sus decisiones no le llevaron a seguir una vida de religiosa… pero sí la llevaron a tener una hija… esa es su responsabilidad y esa es su vocación ahora… si pensamos que, a pesar de nuestra libertad, Dios sabe cuáles serán nuestras respuestas (ÉL lo conoce todo)… entonces debemos concluir que Dios también puso en ella la vocación a la maternidad… y es ahí, cuidando a su hija, que ÉL desea que ella esté en esta etapa de su vida…

      Fíjate, la vida consagra de una religiosa es un abandono completo y total a la Voluntad de Dios… en el caso de tu amiga, que mejor forma de abandonarse totalmente a Dios que ocupándose en cuerpo y alma de su hija… enseñándole a conocer a Jesús, a orar, a vivir cristianamente… si me preguntas, ella tiene la misma oportunidad —o tal vez mayor— de servir a Dios y a la Iglesia desde su rol de madre… aparte de su maternidad, ella puede concretar una vida de servicio de muchas maneras… puede servir en su parroquia como catequista o en un grupo de oración o en otro/os ministerio/os… también puede hacer trabajo voluntariado en alguna organización de caridad… son muchas las oportunidades de servir desinteresadamente…

      Finalmente… no sabemos qué planes tiene el Señor para el futuro… conozco un excelente sacerdote que por muchos años fue médico, esposo y padre de familia… y tarde en su vida, cuando sus hijos eran mayores y su esposa murió, decidió seguir el camino del sacerdocio… pero para llegar a ese momento, Dios le preparó a través de una vida de servicio a otros… comenzando por su familia, pero también con sus pacientes y su entrega en su parroquia…

      Unámonos en oración por ella… para que descubra el llamado de Dios en su hija… y para que entregándose en cuerpo y alma a su vocación de madre, pueda llegar a sentirse realizada y feliz… DTB!

      Romualdo
    8. Hola, cómo podrá sobrellevar su vida una persona que durante muchos años quiso ser religiosa y por diversas razones no se animó a dar una respuesta pero hasta el día de hoy le pesa cada vez que piensa en la vida consagrada? Es el caso de una amiga, que al final fue mamá de una niña pero le cuesta mucho porque nunca le atrajo eso y si por lejos la vida religiosa. Se interpreta que Dios NO ha elegido a esa persona?Que hace esa persona con su sensación de frustración?

      maria

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios