Carta a mi hijo que se suicidó

La carta de ayer iba dirigida a una hija embarazada. Hoy, Padre Jorge nos lleva a reflexionar sobre el dolor que queda en el corazón de un padre cuyo hijo decidió quitarse la vida. Me gusta su enfoque, no pretende juzgar ni buscar razones, sino dar consuelo y acompañamiento a quienes pasan por situaciones similares.

Carta a mi hijo que se suicidó
Carta a mi hijo que se suicidó:

Han pasado más de un año y todavía no asimilo lo que pasó. Todavía tu ausencia me sigue doliendo. Me cuesta entender la decisión que tomaste.

Los días pasan: unos más lentos y otros más rápidos. Miro tus fotos. Te veo en unas contento, en otras reflexivo y serio. Trato de buscar en tu mirada la razón de tus actos. Todavía no hallo razón para ellos.

Puse todo de mi parte para educarte con cariño, para hacer de ti un hombre trabajador y honesto. Nunca me perdí tus actos escolares, tus graduaciones; ni dejé de acompañarte y darte ánimo cuando practicabas tu deporte favorito. Te regalé tu primera guitarra, traté de complacer tus deseos.

A lo mejor me faltó decirte cuán orgulloso me sentía por ser tu padre, de lo que significaste desde el día que me enteré que tu mamá estaba embarazada de ti. ¡Eras tan pequeñito cuando te tuve por primera vez entre mis brazos! Después… ¡Cuánto creciste! ¡Llegaste a ser más alto que yo!

Cuando fuiste creciendo traté de darte consejos sobre la vida. Me mirabas atento, escuchabas aunque te sermoneaba. Alguna vez me causaste coraje y te pegué. ¡Cuánto quisiera poderte tener cerca y esa cara que una vez abofeteé poderla acariciarla y acurrucarla en mi pecho! ¡Que aquellos gritos que te lancé, hoy se convirtieran en un “te quiero”!

Y todavía no entiendo. No te juzgo, pero… ¿Qué no pensaste en cuánto sufriríamos nosotros? ¿Por qué tomaste esa decisión tan violenta? Son preguntas que me hice en medio de mi rabia y mi impotencia. Esas preguntas y otras tantas me han causado cansancio, insomnio, tristeza. ¡Se supone que yo muriera primero!

Sigo guardando tus cosas. Me dicen que las regale, que me deshaga de ellas, pero no puedo. Ya llegará el momento. ¡Necesito vivir mi duelo! Al verlas, parece que te veo, que te oigo, que andas por la casa, que te sientas a comer con nosotros cuando los domingos nos visitabas.

Rezo por ti cada día. Pido a Dios consuelo. Tú que estás cerca de Él intercede para que mi alma vaya sanando, para que mi herida vaya cicatrizando, para que por lo menos se apacigüe el dolor que llevo dentro. Yo sé que con Su ayuda la amargura se me volverá paz.

Te quiere,

Papá

P. JSC 16/02/2014

Comparte...

    12 comentarios en Carta a mi hijo que se suicidó

    1. Me amo, por primera vez siento amor por mi mismo, pero mi tristeza aun es muy grande, mi nostalgia es grande.

      Will
    2. ya no soporto estar mas aqui, no encuentro sentido a nada, creci como tu hijo a pesar que mi padre fallo bastante y no tuve lo que tu hijo quiza si, nunca he encajado en nada, ni en el colegio, ni en la universidad, ni en la vida coidiana de adulto, no supe hacer nada, soy un artista que ve todas sus obras feas a pesar que todos las ven bellas, siempr ehe luchado, hace tiempo 15 años apara ser exacto tuve mi hija y fue la razon para prolongar la existencia un tiempo mas, ahora mi hija a quien le di absolutamente todo en la vida, lo que tuve, loq ue no tuve, lo que soñe, me odia juro por Dios que no fui un mal padre, pero ya o le encuentro sabor a nada en la vida, amaba las motos, ya no me producen nada, disfrutaba muchas cosas pero ya no, no encuentro sentido a nada, pienso demasiado distinto a los demas, quiero irme opr que no puedo mas lloro todos los dias, tengo demasaida depresion, y no se que hacer, no logro nada pero lei esto por que a pesar de todo pienso en papa, mama, ms hermanos, hija (aunque me odie)y mi compañera, pero no se que hacer solo si alguna vez… lo siento perdonenme

      daniel
    3. Guadalupe: Seguramente Noemi tenía la “Virtud y Defecto” de no tolerar la Mediocridad… De no terminar nunca de aceptar vivir una Vida Mediocre, Sin Ilusiones, Sin Esperanzas, Sin Sueños… // Creo que todos aquellos que han pensado en el Suicidio (lo hayan llevado a cabo o no) tenían eso en común. El Mundo esta lleno de Gente Conformista… de Gente “Realista”, que se resigna y deja de Luchar por la Felicidad, sus Sueños o un Mundo Mejor…
      Se mueren a los 20, 30 o 40 años… aunque los entierren recién a los 80 o 90.
      El Hombre en Busca del Sentido, de Victor Franck relata esto muy bien… la gente en los Campos de Concentración que perdía la Esperanza se moría a los pocos días… aun cuando eran los que mejor salud tenían. Y paradojicamente muchas veces sobrevivían los mas débiles de salud… pero que tenían un Motivo por el cual Vivir…
      Te abrazo desde la distancia, como alguien que estuvo, en su momento, muy cerca de hacer lo de Noemi

      Juan Pablo Cisneros
    4. Naomi de 19 años decidió irse este 15 de junio. ..porque nose talvez porque era muyyyy especial para este mundo??? Me duele el corazón el alma tengo q fingir y sonreir en casa ya q tengo otro hijo de 7 años recién pasó 5 dias y tengo miedo enloquecer y q mi camino sea el mismo q ella tomo.

      Guadalupe Ilaya Choque
    5. Fer, no podemos saber cuál es el destino de una persona que se suicide… para cometer cualquier pecado es necesario cometerlo libremente, consciente del mal que se hace y deseando hacerlo… y muchas de las personas que se suicidan, aunque el quitar una vida, incluyendo la propia, es motivo de pecado… debemos preguntarnos que tan libre es esa decisión y que tanta conciencia se tiene del mal que se hace… muchas son personas con problemas de depresión, desesperadas por el miedo o, inclusive, con problemas emocionales… solamente Dios conoce lo que había en esos corazones y si había un cintillo de esperanza en ellos, estoy seguro que la Misericordia de Dios los arropó aunque fuera en la última centésima de segundo antes de morir… la existencia y la posibilidad de alcanzar el cielo siempre serán mejores que nunca haber existido… DTB!

      Romualdo
    6. Terrible definitivamente, siendo realista y no pesimista creo que ya todos sabemos el triste destino que tuvo ese ser humano. Razonando y dejando de lado lo que es “obvio” o de antemano “cierto”, creo que esto es solo la consecuencia logica de una injustificada existencia que no tiene porque superponerse a una no-existencia, para este hombre hubiera sido mejor no haber nacido y hubieramos evitado su sufrimiento eterno.

      No solo se aplica a él (Por el cual no se puede hacer absolutamente nada humano) sino a todos ¿Habra alguien que pueda decir razonablemente, que el No-Existir es peor que existir. El primero es perfecto no carece de nada que necesite, mientras que el segundo vive a la deriva pues aun un santo en el ultimo momento de su vida puede terminar condenandose. Llamo a la Reflexion y ponerse a pensar si vale la pena tener hijos y darle a la humanidad una existencia que dure mas por un “porque si”.

      Fer
    7. Querido Papá:
      He recibido tu carta…
      No sabría decirte como llegó debido a que aquí las cuestiones de tiempo y espacio son difíciles de explicar pero la cuestión es que tengo tu carta entre mis manos…
      Se que a pasado mas de un año para ti… aquí es diferente…el tiempo es una cuestión compleja de explicar y tu sabes que nunca fui bueno para Metafísica.

      Se que te cuesta entender mi decisión… y espero que algún día puedas hacerlo…
      Quiero que sepas que no fue algo improvisado ni impulsivo… es algo que analice y medité mucho… hasta que llegue a tomar aquella decisión.

      Se que estuviste mirando mis fotos… si las juntas a todas y por orden cronológico te darás cuenta que: en las que me ves sonriendo pertenecen a mi infancia, en las que me ves reflexivo son de mi adolescencia y las que estoy serio son de mi juventud…
      Creo que esto refleja como mi vida se fue secando de a poco como una plantita…
      Yo intentaba disimularlo… pero el ultimo tiempo se torno algo insostenible…
      Así mismo con ustedes a diario: sonreía, hacia bromas, conversaba, me reía, etc.
      Pero en el interior de mi corazón la cosa era todo lo contrario…

      Yo se que tu pusiste todo de tu parte para educarme con cariño, para hacer de mi un hombre trabajador y honesto. Nunca te perdiste mis actos escolares, mis graduaciones; ni dejaste de acompañarme y darme ánimo en todo lo que emprendía… incluso con muchas de mis ocurrencias de niño inquieto…
      Me dices que quisieras convertir los retos y algún golpe que me diste por un abrazo… pero debo recordarte que la verdadera ternura esta compuesta de Amor y Firmeza… y sin la firmeza: tu amor por mi se hubiese tornado sin quererlo algo nocivo… Así que puedes quedarte tranquilo que aquellos retos y “chirlos” fueron igual que ese remedio feo para la tos que me dabas de Niño… que por mas que no me gustó en su momento, me hizo mucho bien.

      Me detuve mucho en la parte de tu carta que dices: “¿Qué no pensaste en cuánto sufriríamos nosotros? ¿Por qué tomaste esa decisión tan violenta?
      Lo pensé… y mucho… ¡créeme!
      Pero sentí que era preferible que perdieran un hijo joven y “lleno de vitalidad” (aunque sea exteriormente) a que vieran a su Hijo adulto marchitarse poco a poco y morirse quizás 20 años después pero en una condición deplorable: física, psíquica y espiritualmente.
      Aquella decisión que aun no logras entender fue tanto por mi (eso ya no era vida, siendo un joven de corazón inquieto no podía conformarme con las migajas de la felicidad y mucho meno con una vida mediocre); como por ustedes (ya casi llegaba a los 30 años, seguía viviendo en casa, mi futuro estaba “hipotecado” y la farsa del “hijo alegre” duraría poco).
      POR TODO ESTO TOME LA DECISIÓN….

      Finalmente me alegra que recéis por mi y acudas a Dios en tu dolor…
      ¿Sabes? Cuando conocí a Dios a mis 17 años mi vida cambio por completo… y los siguientes 6 años fueron los mas maravillosos y bellos de mi vida… recuerdo cuando les decía que ojalá existiese un “medidor de la felicidad” para aparecer en los “Records Guines” como el primero…
      Luego ocurrió lo que ya saben… y no tiene razón buscar culpables… ¿para que?
      Prefiero pensar que Dios me “alargó la vida 10 años” y me permitió disfrutarlos y que me disfruten un tiempito mas…

      Por ultimo para que te quedes tranquilo quería confesarte que un día antes morir obtuve una indulgencia plenaria y aquel día que tome las pastillas mientras me dormía le decía a Jesús las palabras del Buen Ladrón: “Acuérdate de mi…”
      Al igual que Dimas me dormí en medio del vacío, la soledad, la incomprensión, la exclusión, etc… Pero desperté en Sus brazos y puedo decirte ahora en primera persona:
      “Y enjugó toda lágrima de mis ojos, y ya no hay muerte ni llanto, ni gritos ni fatigas, porque el mundo viejo ha pasado.”

      Aquí en el cielo me hice amigo de un “joven” llamado Agustín que también es de corazón inquieto como yo… y me compartió un poema que el hizo… te lo dejo:

      No llores si me amas

      No llores si me amas,
      Si conocieras el don de Dios y lo que es el cielo!

      Si pudieras oír el cántico de los ángeles
      y verme en medio de ellos!
      Si pudieras ver desarrollarse ante tus ojos; los horizontes, los campos
      y los nuevos senderos que atravieso!

      Si por un instante pudieras contemplar como yo,
      la belleza ante la cual las bellezas palidecen!
      Cómo!…¿Tu me has visto,
      me has amado en el país de las sombras
      y no te resignas a verme y
      amarme en el país de las inmutables realidades?

      Créeme.
      Cuando la muerte venga a romper las ligaduras
      como ha roto las que a mí me encadenaban,
      cuando llegue un día que Dios ha fijado y conoce,
      y tu alma venga a este cielo en que te ha precedido la mía,
      ese día volverás a verme,
      sentirás que te sigo amando,
      que te amé, y encontrarás mi corazón
      con todas sus ternuras purificadas.

      Volverás a verme en transfiguración, en éxtasis, feliz!
      ya no esperando la muerte, sino avanzando contigo,
      que te llevaré de la mano por
      senderos nuevos de Luz…y de Vida…
      Enjuga tu llanto y no llores si me amas!

      Esteban
    8. Qiero compartir una carta que escribí a mi hijo hace algún tiempo y que utilizo muchas veces en mis charlas a `padres, Qué debo hacer?

      Rosa Angela

      Rosa Angela Gómez
    9. Muy linda carta pero no entiendo su decición es algo que nunca comprendere si Dios nos dio la voda con dias nublados y dias de sol pero todos nuevos cada amanecer hay que luchar………Saludos

      Marthy
    10. Querida Reina, la carta no es real en cuanto a que no se refiera a una familia específica, sino que utiliza la forma de una carta como recurso literario para hacernos reflexionar sobre distintas problemáticas que enfrentan las familias en nuestra sociedad… ofrezcamos nuestras oraciones por todos los jóvenes, en especial por aquellos que en este momento están considerando quitarse la vida… para que abran sus corazones al Amor de Dios… y vean la vida maravillosa que han recibido de ÉL… DTB!

      Romualdo
    11. Que tristea tan grande esta viviendo esta familia,que difici es recordar o que no hicimos en vida,por eso es necesario,abrazar,apapachar a ntros hijos,no solo como dice regañar,si no aconsejar,abrazarlos y luego dejarllos vivir su propio vuelo,de vdd que perder un hijo no tiene nombre y supone el dolor de mama MARIA,que denodadamente lo tuvo que entregar para bien de a humanidad, esto no quiere decir que vos no estas pasando un dolor diferente,una perdida de esa naturaleza es la misma perdida,pero gracias a tus paabras nos ayudas a parar y decir que estoy haciendo yo con mis hijos??? y es DIOS que se vale de estos medios para decirnos aguas,como va tu vida con tus
      hijos??? orare3 a dios porque llegue el consuelo y aceptacion a tu vida!!!!

      Reina Mendez

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios