Católica desde el primer momento

En su homilía del domingo pasado por la Solemnidad de Pentecostés, el Papa Benedicto XVI dijo,

“La Iglesia es católica desde el primer momento; su universalidad no es fruto de la inclusión sucesiva de comunidades diversas. Desde el primer instante, de hecho, el Espíritu Santo la creó como Iglesia de todos los pueblos; abraza al mundo entero, supera todas las fronteras de raza, clase, nación; abate todas las barreras y une a los hombres en la profesión del Dios uno y trino. Desde el principio la Iglesia es una, católica y apostólica: esta es su verdadera naturaleza y como tal debe ser reconocida. Es santa no gracias a la capacidad de sus miembros, sino porque Dios mismo, con su Espíritu, la crea, la purifica y la santifica siempre.”

Al rezar el Credo profesamos nuestra fe diciendo que la Iglesia es “una, santa, católica y apostólica”… estos cuatro atributos son la esencia de la Iglesia… y definen su misión como Sacramento de Cristo en el mundo…

Se podría escribir un tratado sobre cada una de estas “notas”… por el momento, basta decir que están inseparablemente unidas entre sí… por ejemplo, la Iglesia no puede ser “una” sin ser “santa”, “católica” y “apostólica”… de la misma forma, su catolicidad se expresa en su unidad, santidad y apostolicidad… por otra parte, la Iglesia no es “una, santa, católica y apostólica” por sí misma… sino que es Cristo mismo quien le confiere estos atributos… y la presencia del Espíritu Santo quien los garantiza…

Es un privilegio que el Señor nos haya llamado a pertenecer a su Iglesia… pero también es una gran responsabilidad… pues Él espera que demos testimonio de esa fe que decimos profesar… recuerda que «a quien se le dio mucho, se le reclamará mucho; y a quien se confió mucho, se le pedirá más»… y a nosotros se nos ha dado y confiado la plenitud de la Verdad…

Comparte...

    2 comentarios en Católica desde el primer momento

    1. ¡Que hermosura y que gracia tan grande supone, en verdad, el creer y pertenecer a la Iglesia Católica!: Cuando se proclama, sea en el Vaticano, por el papa, o en cualquier lugar del mundo mundial, que es “una, santa y católica”, el corazón del creyente no puede sino quedar impactado, por ser partícipes del inmenso legado que nos dejó Jesús, el Señor.

      A esa madre , a la que llamamos Nuestra Santa Madre La Iglesia, queremos amarla, respetarla, valorarla, apoyarla y defenderla, como buenos hijos obedientes y testigos del Amor que se nos ha entregado, trabajando siempre en comunión con ella por el Reino de Dios.

      Romualdo: muchas gracias por todo lo que nos vas presentando, cada día mas bonito que el anterior. Todo mi cariño y bendiciones para todos…

      Carmele

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios