Construyendo una catedral

Construyendo una catedral

Ésta es la historia de un viajero que fue a parar a una ciudad de Francia. El caminante se admiró de ver la cantidad de canteros, albañiles y carpinteros dedicados a la construcción de un magnífico edificio para la Iglesia. Se acercó a uno de los canteros para interesarse por su trabajo.

– “¿Podría explicarme en qué consiste su trabajo?”, le preguntó.

El hombre, molesto por la pregunta, le contestó de mala forma:

– “Estoy picando estos bloques de piedra con el marrón y el cincel, y después los estoy ensamblando tal y como se me ha indicado para hacer un muro. Estoy sudando la gota gorda y además me duele muchísimo la espalda. Y para colmo, este trabajo me aburre y me paso el día soñando con el día en que pueda dejarlo.”

Ante tal respuesta, el viajero prefirió marcharse y charlar con otro cantero.

– “¿Podría explicarme en qué consiste su trabajo?”, preguntó nuevamente.

Y el segundo cantero le contestó:

– “Pues mire usted: como tengo mujer e hijos necesito un trabajo para ganarme un sueldo. Me levanto pronto cada mañana y vengo a picar la piedra, tal y como se me ordena. Es un trabajo repetitivo, como se puede imaginar, pero gracias a él puedo alimentar a mi familia, que es lo que me importa; estoy contento con tener este trabajo.”

Más animado por esta segunda respuesta, el forastero se acercó a otro trabajador.

– “Y usted, ¿qué está haciendo?”

Y el tercer cantero, con los ojos brillantes de emoción y con el dedo índice apuntando hacia el cielo, le contestó:

– “Estoy levantando una catedral. ¡Una preciosa catedral! No podría soñar con un trabajo más hermoso al que dedicar mi esfuerzo.”

Esta historia nos viene muy bien para meditar con qué actitud debemos vivir este tiempo de Cuaresma. Podemos ver la Cuaresma como una carga sin sentido, algo obsoleto y hasta rutinario, justo como veía su trabajo el primer cantero. O por el contrario, la podemos vivir como una oportunidad que nos da la Iglesia para sentirnos mejor con nuestro compromiso cristiano, y aprovechamos el ayuno para rebajar algunas libras de más o para dejar momentáneamente algún vicio, y nos conformamos tal y como lo hizo el segundo trabajador.

Sin embargo, la mejor actitud para vivir la Cuaresma nos la presenta el tercer cantero, nos reta a ver el sentido real del ayuno, la oración y la caridad, que es ir construyendo una vida en santidad. Viviendo desde la esperanza de la Pascua de Resurrección y haciendo posible el reino de Dios en el aquí y ahora de nuestra vida.

Y tú, ¿con qué actitud estas viviendo esta Cuaresma?


Fuente: Catequesis de la Arquidiócesis de San Juan, PR (2010)
Comparte...

    2 comentarios en Construyendo una catedral

    1. Querido José César… no te he enviado un email, pero en otras ocasiones he respondido a tus comentarios igual que ahora… hay un refrán que dice que Dios obra por senderos misteriosos… también el salmista dice que nadie ha llegado a conocer la mente de Dios… ambas cosas lo que significan es que aunque hay un Plan detrás de todo lo que Dios hace, a veces a los hombres se nos hace difícil comprenderlo… ten confianza en Dios… ponte en sus manos y entrégale tu dolor… seguimos unidos en oración… DTB!

      Romualdo
    2. Aun a pesar mio estoy pasando la cuaresma com muchos dolorews de lumbado inflacion en la espalda y en los nucleos y casi no puedo andar, ASI LO PASO CON MUCHOS DOLORES.
      DESDE QUE AMANECE EL DIA LE DOY GRACIAS A JESÚS POR UN DIA MAS QUE ME DA DE VIDA Y LE PIDO A DIOS COMO EL DIJO DIOS MIO POR QUE ME HAS ABANDONADO PORQUE Y ASI PASO LA MAÑANA CON MUCHO DOLOR Y MOLESTAS EN LA GARGANTA
      SI TU HABLARAS MENOS Y PENSARAS EN SILENCIO UN MOMENTO Y LE PIDIERAS A DIOS QUE ME CURE DEL TODO; asi arias una obra de caridad con migo y me ayudarias y me enivieras un correo directo para decirme que te doy lastima de como estoy y tratarias de ayudarme, como un buen cristiano Hablar despacio y corto es lo que necesitas y hacer algo por las personas que te lo pedimos. Gracias y perdoname si te he molestado pero te hablo con sinceridad y con mi corazon en la mano Gracias amigo. José Cesar.-

      Jose Cesar

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios