El abrazo misericordioso de Dios

El abrazo misericordioso de Dios

El evangelio según san Lucas se conoce como el “evangelio de la misericordia” porque narra algunas parábolas de Jesús en las que se manifiesta, de manera muy especial, la misericordia de Dios para con nosotros. Una de esas es la parábolas del hijo pródigo (Lucas 15,11-32).

La parábola del hijo pródigo nos habla de un padre que tenía dos hijos. Uno de ellos, el más pequeño, le pide la parte de la herencia que le corresponde. El padre se la concede y el hijo se marcha a un país lejano, donde malgasta todo lo que el padre le había dado. El hijo, cuando se encuentra sin nada y sumido en la miseria, empieza a recordar la manera cómo su padre trata a sus sirvientes… y anhela al menos tener eso. En ese instante, el joven toma la decisión de levantarse, ir donde su padre y pedirle perdón. Y emprende la marcha.

Yo imagino al joven en su viaje de regreso. Triste y cabizbajo. Arrepentido y avergonzado. Decidido a admitir su error ante su padre… para pedirle perdón, consciente de que no merece nada, pero confiado en su corazón misericordioso. Y entre la pena y el dolor, en el corazón también lleva la alegría de volver. Ahora más humilde… más honesto… más sereno… más limpio…

Dice la Palabra que el padre vio a su hijo cuando todavía estaba lejos y, conmovido, corrió a su encuentro. ¿No te parece maravilloso esto? ¡A mí me parece fascinante… antes de que el hijo hablara, ya su padre le había perdonado!

El tiempo de Cuaresma es como el camino que este joven recorrió de regreso a la casa de su padre. Es tiempo de mirar a nuestra vida y reconocer las veces que hemos ofendido a Dios. Las veces que hemos obrado contra nuestros hermanos, y que nos hemos dañado a nosotros mismos. Este es tiempo de encontrarnos cara a cara con Jesús en el sacramento de la Reconciliación. Es tiempo de arrepentimiento… de penitencia… de renuncia… de perdón… de sanación…

Pero también es tiempo de esperanza… de agradecimiento… de contento… de satisfacción… El Padre nos quiere liberar de la esclavitud del pecado y Jesús nos lavó con su sangre para que fuéramos felices y tuviéramos paz.

Hoy es momento de mirar al Cielo, abandonar el pecado y decidirse por la santidad. El camino está frente a nosotros… pero tenemos que decidirnos a dar ese primer paso, libremente y por amor. No te digo que es fácil porque no lo es, pero vale la pena cada esfuerzo. Te invito… como el hijo pródigo: levantémonos, emprendamos la marcha… el Padre nos espera con los brazos abiertos para abrazarnos con su Misericordia.

Comparte...

    2 comentarios en El abrazo misericordioso de Dios

    1. Dios es testigo fiel de todas las cosas el solo el sabe mi sufrir y seca mis lagrimas el oye mi clamor y se que en algun momento me respondera . tengo fe amo a Dios sobre todas las cosas AMEN

      Sonia Acosta
    2. Como siempre le contesto, y le digo que yo tengo 9 hijos y que mas quisiera que ellos vinieran ami y me pidieran perdon y se arrepitieran de su mala conducta para con Dios y con migo y dido a Jesús que les perdone y se combiertan a cumplir los mandamientos. Pido ala Virgen Maria que interceda porellos y puedan ir al CIELO. Yo asi lo pido ylo deseo cuando nacieron el dia de su bautismo selos ofreci ala virgen Maria y la dije que los protejiera en la vida y estan muy bien de salud y trabajo pero no sienten el amor a Dios y no me han respetado y siempre abusaron de mi como su madre y esta es una espina que tengo clavada en mi corazon. Pedir con migo a Jesús, por su combersion y buelban al buen camino. AMEN AMEN. José Cesar.-

      Jose Cesar

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios