El Adviento se ilumina con su segunda vela

«Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; elévense los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale. Y todos verán la salvación de Dios»… así clamaba el profeta Isaías anunciando la llegada del Mesías… y hoy Juan el Bautista se hace eco de sus palabras… pero, ¿entendemos lo que esto significa…?

Hoy brilla la segunda vela de Adviento

Los senderos, los valles, los montes y colinas, lo torcido y lo escabroso no son meras referencias a la naturaleza, sino que se refieren a nuestro corazón… somos nosotros quienes debemos prepararnos, dejando atrás nuestras actitudes “torcidas” y nuestros deseos “escabrosos”, “allanando” nuestro orgullo y nuestra soberbia, para “elevarnos” en la humildad que nos hará posible encontrarnos con Dios…

Oración para encender la segunda vela de Adviento

Los profetas mantenían encendida la esperanza de Israel. Nosotros, como un símbolo, encendemos esta segunda vela. El viejo tronco está rebrotando, florece el desierto… La humanidad entera se estremece porque Dios ha asumido nuestra carne.

Que cada uno de nosotros, Señor, te abra su vida para que brotes, para que florezcas, para que nazcas, y mantengas la esperanza encendida en nuestro corazón.

¡Marana tha! ¡Ven Señor Jesús!

Comparte...

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios