El camino de la fe | Día 11

El camino de la fe | Día 11

«El camino de los justos es como la luz de la aurora:
su resplandor va aumentando hasta el mediodía»
(Proverbios 4, 18).

Día 11 | Hoy pídele a Dios que te guíe en la formación de tu vida espiritual

“Hay fuegos fatuos y hay luces verdaderas, no te conformes con imitaciones de santidad, ni con espiritualidades de hojalata, deja que el Señor te guíe y la luz que hay en Él colmará toda tu vida.”

— Padre Gustavo Jamut

Esta semana tuve que ir al supermercado y me pareció entre chistoso y patético la forma como nuestra cultura influye en nuestros gustos y las cosas que consumimos… antes había una sección pequeña con productos bajos en grasa o sin azúcar, para personas que estaban a dieta o padecían de alguna enfermedad… pero ahora es ridícula la cantidad de productos “beneficiosos” a la salud… productos bajos en sal… cervezas “light”… refrescos sin carbohidratos… dulces sin azúcar… café descafeinado… leche sin lactosa… mantequilla baja en grasa… la lista es enorme… y qué me dices de los productos congelados listos para comer… solamente unos segundos en el microondas y ya… así mismo queremos vivir nuestra vida, “liviana” y a la prisa…

En el plano físico, esto no es algo ni siquiera saludable… la prisa constante causa estrés… y muchos de estos productos están cargados con químicos y preservativos que producen cáncer u otras enfermedades…

Nuestra vida espiritual no es distinta a nuestra vida ordinaria… por un lado tenemos el bombardeo constante de espiritualidades vacías… como las corrientes espirituales que llamamos Nueva Era, que nos ofrece una ensalada de ideas de donde escoger… desde filosofías orientales hasta ocultismo… todo vale, lo importante es que me haga sentir “realizado”… o la proliferación de sectas pseudo cristianas que nos predican una “prosperidad” sin cruz ni sufrimiento…

Por otra parte, hay personas que se piensan “religiosas”… personas “de iglesia”, que rezan algún rosario y participan de los sacramentos… pero que les pasó como el fariseo, que viendo al publicano en el Templo se sienten “mejores”… son personas que se han acostumbrado al pecado del mundo… y mirando a su alrededor se conforman con lo poco que dan… miran la paja en el ojo ajeno y se consideran “buenos”…. podríamos decir que padecen de “soberbia espiritual”… y esa enfermedad del alma les deja estancados sin poder avanzar a la verdadera santidad…

No hay duda que el ser humano es un ser espiritual… su alma tiene necesidad… tiene sed de su Creador… lo vemos en todas las épocas… desde que el hombre es hombre, vive consciente de que hay algo más… o, mejor expresado, Alguien más… nuestra época no es distinta… pero en lugar de buscar al “Dios de nuestros padres”, nos lanzamos en una búsqueda hueca… queremos una religiosidad sin compromiso… sin entrega… sin exigencias… una “iglesia” que se atempere a nuestros gustos… un dios que sea manipulable… que nos complazca en todo… que me haga feliz… al fin y al cabo, ¡yo me lo merezco…!!!

Lo siento, pero no funciona así… Dios nos ama con locura de amor… pero no “necesita” de nosotros… no es Él quien tiene que darle culto a nuestro egoísmo y nuestros caprichos… sino nosotros quienes tenemos que postrarnos en adoración ante Él…

Ese es el tema de hoy… reconocer que hay muchas “fuentes” que nos ofrecen agua… pero solamente una de ellas calmará la sed de Dios que llevamos dentro… busquemos a Dios… de la manera que Él quiere ser buscado… y te aseguro que le encontraremos…

Comparte...

    1 comentario en El camino de la fe | Día 11

    1. Hola amigo me gusta mucho todo lo que me cuentas en tú escrito me gusta mucho y lo que yo deseo es que Jesús si me quiere como tú dices me perdone y me ayude a vivir segun sus deseos. Yo pienso que sí esta escito lo que ha sido y lo que sera mi vida que al final vaya al CIELO de la mano de Jesús . Miedo me da que yo no este a la altura que devo estar y no puede ser admitido en el Cielo, me siento desgraciado que yo crea y al final no valla para toda la heternidad al infierno. me siento muy desgraciado que Dios con su misericordia me perdone y me deje entrar aun que sea a un rinconcito en el Cielo me da mucho miedo mucho y solo tengo ganas de yorar, Pide por mi y asegurame que Jesús me rectificara mi camino y me lleve de su mano al Cielo y me sean perdonados mis pecados, No hay forma de saberlo si Dios me perdono y me deja entrar para siempre con Jesus con todo lo que Él padecio en la cruz por mis pecados y que sean perdonados y puede estar en el Cielo .Soy mayor 85 años y pienso que me queda poco para que me llame y que sera de mi. Que bien me arias si tú me dijeras como lo ves tú, mandame un correo y dime algo que me tranquilice, estos pensamientos que me rondan por mi cabeza.Recibe un abrazo de José Cesar.-

      Jose Cesar

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios