El camino de la fe | Día 29

El camino de la fe | Día 29

«Tú me libras de todos mis enemigos, del agresor me haces el amo, Tú me liberas de los violentos. Por eso te alabo entre las naciones y quiero cantar a tu Nombre» (2 Samuel 22, 49-50).

Día 29 | Hoy pídele a Dios ser liberado de todo peligro

“El Señor seguramente te ha librado de muchos males, de muchos peligros, de muchos pesares, algunos de ellos aun antes de sufrirlos. Dale gracias no sólo por aquello que ves, sino también por aquello que sin ver intuyes que Él ha hecho en tu vida y de lo cual te ha protegido y liberado.”

— Padre Gustavo Jamut

En una ocasión tomaba un curso sobre la oración de intercesión y el profesor preguntó si alguien se había despertado alguna vez a medianoche con un impulso muy fuerte de orar… entonces nos presentó la siguiente situación… imaginemos que un grupo de personas viajan en una pequeña barca cuando ésta enfrenta una tormenta y comienza a zozobrar… hay doce personas en la barca y el Señor desea salvarlas, así que elige a doce de Sus “amigos”, les despierta y pone en sus corazones el deseo de orar… ellos no saben por qué o por quién oran… ni siquiera saben si sus oraciones sirvieron para algo… pero el Señor si lo sabe y eso es lo que cuenta… Él usa esas oraciones para derramar sus gracias sobre los náufragos y salvarlos…

Fíjate… Dios está obrando continuamente en nuestra vida… nos cuida… nos consiente… nos protege… nos guía… son pequeñas moniciones… susurros casi imperceptibles donde nos habla y nos invita a dejarnos llevar por Él… algunas veces accedemos y otras nos hacemos los sordos… en algunas ocasiones, nosotros somos los “náufragos” de la historia… y Dios nos libra del peligro sin nosotros saberlo ni habérselo pedido… pero otras veces nos toca ser los “amigos” del Señor, aquellos que sirvieron de instrumento en la salvación de otros…

A todos nos ha pasado… estoy seguro que recordarás alguna vez donde saliste de un aprieto sin saber cómo… tal vez un accidente del que saliste ileso… o alguien que providencialmente llegó a socorrerte en el momento preciso… en el libro de Tobías (si no lo has leído, te invito a hacerlo, te va a gustar) vemos como Dios siempre escucha nuestras oraciones y va tejiendo nuestros caminos… siempre pendiente… siempre providente… siempre protegiéndonos… en el caso de Tobías, Dios envió a Rafael, uno de sus arcángeles a acompañarle en su viaje sin él saber quien era su acompañante…

Pero déjame decirte un secreto… Dios no solamente nos libra de los peligros, sino que está constantemente interviniendo en la vida de aquellos que le dejamos abierta la puerta de nuestros corazones… te cuento algo simpático,

Mi hijo tiene un problema de fe y son muy pocas las veces que nos deja hablarle de Dios… vive fuera del país pero nos estuvo visitando durante las Navidades… y una noche decidimos ir a cenar a un centro comercial muy concurrido que hay cerca de nuestra casa… cuando íbamos de camino comentábamos que no sería fácil encontrar estacionamiento, apenas faltaban unos días para Navidad y las tiendas estaban repletas… entonces se me ocurrió decirle, en forma jocosa, que nosotros le pedíamos a nuestro ángel de la guarda que nos consiguiera parqueo… le dije que siempre funcionaba, ¡y era cierto…! Me sonrió entre incrédulo y divertido… “Eso tengo que verlo”, dijo… al llegar, pasábamos por una de las partes más concurridas del estacionamiento, muy cerca de la entrada… cuando de pronto, no lo habíamos visto, pero un auto iba a salir… las personas adentro comenzaron a hacernos señales con las manos… no las conocíamos y había otros autos buscando estacionamiento… pero ellas habían pensado que ese lugar era para nosotros… al final, cuando salieron, volvieron a agitar sus manos alegremente y nos desearon una feliz Navidad… no solamente nos guardó el estacionamiento, sino que nos avisó al vernos llegar y se despidió con un saludo…

De más está decirte que mi hijo quedó con la boca abierta… pero es que así es Dios, Él tiene detalles para sus hijos… imagínate, si es capaz de separarnos un lugar para el auto… ¿¡qué no hará para ayudarnos con un problema físico… o para asegurar la salvación de nuestras almas…?!

En este día, trata de ser consciente de las pequeñas cosas que suceden a tu alrededor… dice un amigo que para los que siguen al Señor no existen las coincidencias, sino las Dios-cidencias… nada en tu vida sucede por casualidad… si te fijas… si miras con los ojos de la fe… podrás ver la mano de Dios abriendo camino para ti y cuidando cada uno de tus pasos…

Comparte...

    3 comentarios en El camino de la fe | Día 29

    1. Hoy me encuentro muy afectado con mi garganta nego la sensacion de tener retenida algo que me pruduce espasmo y falta de respiracion y no puedo dermir bien por las noches y me despierto alas 4 dela noche y me pongo a tomar medicinas para aliviae y curar pero no se cura del todo y esto e loq ue me pas. Pide por mi curacón has algun sacrificio pide al Señor que me cure del rtodo me duele a ratos una pierna y la espalda pero esto lo aguanto mejor pero lo de la garganta lo llevo muy mal.Solo Jesus puede curarme y selo pido diariamente , continuamente. Si conoces a alguien que esta en gracia de Dios y la escucha pideselo por favor estoy muy afectado. Desde que cumpli los 85 años estoy muy fastidiado en mi salud.
      Por favor pedir por mí. Gracias que Dios os bendiga José Cesar.-

      Jose Cesar
    2. Padre amado, tú amor por mi es tan grande, ojalá yo te amara tanto o mas de lo que tú me amas, pero se que por mi condición humana, nunca voy a alcanzar a amarte tanto.
      Te agradezco mi señor por avisarme del peligro por medio de premoniciones, se dice que “cuando el río suena piedras lleva” no en vano nos envías presentimientos, nos amas tanto que apresar de nuestra indiferencia nos sigues cuidando y en momentos de debilidad nos das fortaleza, cuando sentimos no poder mas, nos tomas en tus brazos y caminas nuestros pasos,
      Hoy en el grupo después de meditar tú palabra, meditamos en contemplación y te visualizaba de una manera muy bonita,
      Llegaste a mi, me tomaste de la mano,caminabas conmigo en silencio,solo me mirabas y sonreía.
      Comprendo, papito DIOS,no estoy sola, nunca lo he estado,tú en los momentos mas difíciles por mi as luchado y en la felicidad conmigo as celebrado.
      Eres mi escudo,mi roca y a tú lado siempre estaré segura,
      Papito, papá, priteje mis niñas del dolor y tanta maldad,
      Que en su mundo reines tú y la felicidad.
      Te amo, padre misericordioso.

      BEATRÍZ
    3. Gracias por tus mails, me son de gran reflexión, pero cómo saber cuál es la voluntad de Dios.

      Genith

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios