El camino de la fe | Día 31

El camino de la fe | Día 31

«Entonces Moisés dijo a Aarón: “Esto es lo que Yahvé había declarado: Daré a conocer mi santidad a través de los que se allegan a mí, y a vista de todo el pueblo seré glorificado”» (Levítico 10, 3).

Día 31 | Hoy pídele a Dios recorrer caminos de autentica santidad

“En todos los hombres y mujeres que a lo largo de la historia alcanzaron altos grados de santidad ha habido cinco grandes constantes: su amor a Jesús Eucaristía, una gran amistad y una adecuada devoción a la Virgen Santísima, la fidelidad a la Iglesia y a su Magisterio, las obras de misericordia y el deseo de proclamar a Jesús, trabajando para la extensión de su Reino. Y tú, ¿cómo andas en estos cinco puntos? ¿Cuál de ellos te pide Jesús que debes reforzar?”

— Padre Gustavo Jamut

Hace 31 días emprendimos juntos un camino, le llamamos “el camino de la fe”… durante este tiempo hemos conversado sobre muchos temas… y en cada uno de ellos había una pequeña enseñanza que tenía el propósito de ayudarnos a crecer como persona y como cristiano… espero que ahora, que hemos llegado al final de nuestro pequeño viaje, hayamos podido escalar un peldaño más en la escalera de la santidad… pero sobre todo, espero que hayamos podido profundizar un poquito más en nuestra relación con Jesús… sin eso, nuestro camino carecería de un rumbo fijo… y andaríamos perdidos en el mundo que nos rodea…

Para este tiempo ya debes sabes que me gusta contar historias mientras caminamos…

Había una vez un rabino… un hombre sabio y buscador de Dios… una noche, después de pasar todo el día sumergido en sus libros de teología… decidió salir a dar un paseo por la calle para distraerse un poco… mientras caminaba, se encontró con un guardia que vigilaba una majestuosa mansión… el guardia, de fuerte semblante y mirada altiva, daba pasos decididos frente a la entrada… para un lado… para el otro… y seguía cubriendo el corto trayecto sin muestra de fatiga… siempre atento a todo… “¿Para quién vigilas?”, le preguntó curioso el rabino… el guardia le dijo el nombre de su señor… para luego, casi en forma instantánea, inquirirle… “¿Y tú, para quién caminas?”… esa pregunta quedó grabada en el corazón del rabino… “¿Para quién caminas? ¿Para quién son tus pasos? ¿Para quién vives?”…

Al igual que el rabino… hoy nosotros también tenemos que preguntarnos para Quién caminamos… ¿Conoces la respuesta…? Te comparto algo, saber para Quién no es suficiente… hay que estar dispuesto a gritarlo… a desgastar los zapatos por Él… ha dar “la milla extra”, que traducido a “cristiano” significa dar la vida misma si fuera necesario… Jesús dijo que Él era «el Camino, la Verdad y la Vida»… y para nosotros, sus seguidores… TODO comienza y termina en Jesucristo… no solamente caminamos para Él… sino que Él nos acompaña cada paso del camino…

Todo esto suena bonito… “idealista”, puede que digan algunos… pero este mismo caminar lo han recorrido otros… es interesante, cada camino es tan distinto como cada caminante… pero el caminar siempre es igual… siempre va en la misma dirección: hacia el Cielo… y siempre lleva a Jesús por compañero de camino…

Aunque distintos, Padre Jamut nos ha dado hoy las cinco constantes en la vida de los grandes caminantes: los santos… este no es un dato informativo, sino una exhortación a que hagamos lo mismo…

La Eucaristía es el regalo más precioso que nos ha hecho Jesús… es Él mismo, vivo y presente, que se nos ofrece como alimento para el alma… nada puede ser más importante ni más grande que Esto… ¡nada!… Jesús mismo dijo que quien comiera su Cuerpo y bebiera su Sangre tendría Vida Eterna… y no sé a ti, pero a mí me duele saber que hay tantos que no acuden a este encuentro con nuestro Dios…

Cuando pienso en el sacrificio que Jesús hizo por nosotros y lo imagino colgando de la cruz… viendo el esfuerzo sobrehumano que tenía que hacer para respirar y decir unas pocas palabras… es ahí que entiendo la importancia de María Santísima… allí, justo antes de morir, el Señor le dice al discípulo amado que reciba a María como su Madre y la acoja en su casa… entonces, ¡cómo no voy a hacer lo mismo yo si también me considero un discípulo amado del Señor…!

En una ocasión le preguntaron a un grupo de personas que cuál había sido la razón de la encarnación de Jesús… me gustó muchísimo la respuesta de una monjita: “Jesús vino para mostrarnos el Rostro Misericordioso de Dios”… esta respuesta es preciosa por su sencillez y profundidad… Jesús es el sacramento del Padre… es quien nos lo hace visible… «El que me ha visto a Mí, ha visto al Padre», nos dijo… es Él quien nos lo da a conocer… y el Padre, a través de Jesús, a través del Hijo, nos salva… lo mismo sucede con la Iglesia… es sacramento de Jesucristo, es el signo visible de la acción de Cristo en medio de su pueblo… de ella brotan los demás sacramentos… es ella quien ha custodiado las Escrituras y la Tradición… es en ella que yace la Sucesión Apostólica… y es en ella que Jesús se hace alimento para su pueblo cada día en cada altar del mundo… por eso San Pablo la llamó «columna y fundamento de la Verdad»… Dios nos habla a través de ella… pero tenemos que ser humildes para poder escuchar su Voz…

«Dios es amor», dice San Juan… y el Amor ama… ama con locura loca… ama “hasta el extremo”, hasta “dar la vida por los amigos”… a eso nos ha llamado Jesús… ese es el “mandamiento nuevo”… amar como Dios ama… con amor Misericordioso… con un amor que se duele con el sufrimiento de los demás y lo hace propio… “hay que amar hasta que duela”, decía Madre Teresa… y ella fue un ejemplo vivo de lo que llamamos “obras de misericordia”… los santos, todos, han hecho suyas las palabras de Jesús: «Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme… En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis»… no crees que nosotros también deberíamos hacer lo mismo…

Pero ser cristiano no puede quedarse en nuestro corazón… ni siquiera en el templo… ser cristiano significar salir a la periferia… abandonar nuestra zona de confort y gritar a todos nuestro amor por Jesús… fue así que creció la iglesia primitiva… “¡Míralos cómo se aman!”, era la frase que movía a los paganos a convertirse al cristianismo… y así debería ser también con nosotros… esa es nuestra misión… que los demás nos vean y exclamen: “¡Mira la felicidad que hay en ellos… mira su alegría, aún en las pruebas y tribulaciones… mira la fe inmensa que tienen en Dios… mira cuánto se aman…!” Así daremos testimonio verdadero de que Jesús vive en nosotros… y así haremos nuestra parte en la edificación de su Reino… que se traducirá en un mundo mejor para todos los seres humanos…

Comparte...

    6 comentarios en El camino de la fe | Día 31

    1. Señor te pido en estos tiempos difíciles que nos ayudes a salir adelante se que no hemos hecho las cosas bien tal ves por eso estamos pasando por esto y ya aprendimos la lección y lo sabes por favor ayudanos a salir adelante todos juntos por que te necesitamos ahora mas que nunca yo te prometo hacer todo bien con tal de que me cuides a mi familia y a mi te prometo orar todas las noches por que se que me escuchas y sabes lo que quiero danos felicidad la necesitamos urgente estamos pasando por mucho por favor llevamos por el camino correcto te lo agradeceremos yo se que muchas personas te piden y tengo fe en que no nos vas a desamparar te lo pido señor de ahora en adelante voy hacer una persona de bien perdona si en algun momento te he ofendido perdona todos nuestros pecados y confio es que le daras otro rumbo a mi vida por la senda del bien como a mi familia no permitas que nos pase nada malo dame mucha salud mucha fuerza a mi y a los mios para ver nuestros hijos crecer y asi poder disfrutar de lo que no hemos podido confió es que me ayudaras de tal manera que pueda decirte gracias dios mio por nunca desampararme a mi ni a mi familia que estamos a tu disposición mi sueño es poder verte y hablar en un sueÑo en el que te sienta presente para decirte muchas cosas y que me expliques también gracias mi dios te amoo amen espero que desde hoy comience un nuevo cambio se que tu lo vas hacer por que te hablo corazón no permitas que me derrumbe nunca aunque parezca fuerte sabes que ya no aguanto an sido muchas cosas y llevamos un año padeciendo esto y lo que mas quiero es estar con mi hija ayúdame dios mio te lo pido en el alma se que tu me valoraras jamas he tenido problemas con nadie pido por toda mi familia amen.

      jesus parra
    2. Gracias padre por este dia que me as dado hoy por todas las bendiciones siempre a mi lado cada día y noche un día ala vez Gracias DIOS MÍO.

      Antonio
    3. Gracias por compartir estas profundas reflexiones, aveces tomamos importancia a situaciones que son irrelevantes y lo wue realmente es importante lo olvidamos, de los 5 puntos estoy muy lejos de hAberlos llevado a cabo, pido a Dios nuestro señor me ilumine y guie para llevarlos a cabo, pido por mi sanacion fisica asi como espiritual para poder seguir el camino de Dios.

      Blanca
    4. MUCHISSIMAS GRACIAS RVDO. PADRE GUSTAVO JAMUY Y SR. ROMUALDO ASI COMO TODO SU EQUIPO DE TRABAJO . HA SIDO UN MES LLENO DE LUZ Y GRACIA AL LEER Y MEDITAR TANTO LOSS TEXTOS BIBLICOS COMO SU DISCERNIMIENTO EJEMPLOS ,TESTIMONIOS,QUE AHONDARON ESTOS .NOS HICIERON PENSAR Y APLICAR EN NUESTRA VIDA Y PENSAR QUE EL CAMINO DE LS FE ES ESE CAMINAR CON JESUS ,INCANSABLE DE AMARNOS ,PERDONARNOS Y LLEVARNOS AL PADRE CELESTIAL .DISFRUTANDO TODA ALEGRIA. ESPERANZA .GRACIAS POR REGALARNOS TANTO DE UDS. Y LA VERDAD ME GUSTARIA TAL VEZ PARA LOS TIEMPOS FUERTES DE CUARESMA RECIBIR ESTA AYUDA.FELICIDADES POR SU PAG. SIEMPRE ENRIQUECEDORA .SALUDOS .

    5. hola Gracias por el camino recorrido. Pero creo que mi corazón aun sigue duro y de los 5 puntos que citaste ninguno lo he cumplido.
      Seguire buscando ablandar mi corazon.

      Cecilia
    6. Cuando me vas aescribir directamente a mi correo. cesrxrn@gmail .com y me das alguna solucion para que yo tenga suficiente Fe paraque Jesus me cure del todo mis enfermedades. Yo leo la Biblia y rezo y selo pido y aqui estoy sufriendo ademas de pedirle Perdon de mis pecados para que me perdone y ya no he pecado mas, que yo sepa y le he ofrecido mi vida para ser su siervo y ir con Él al cielo. Gracias por todo José Cesar.-

      Jose Cesar

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios