El camino de la fe | Día 5

El camino de la fe | Día 5

«La sabiduría habita en los hombres de buen criterio,
la necedad se encuentra entre los insensatos»
(Proverbios 14, 33).

Día 5 | Hoy entrega a Dios la rebeldía

“Cuando te encapriches con algo que Dios no quiere para tu vida, por más bueno que sea o que parezca, no esperes que Dios bendiga y haga prosperar lo que tan sólo es tu propio gusto y voluntad.”

— Padre Gustavo Jamut

¿Alguna vez has peleado con Dios…? Yo lo he hecho… no es algo de lo que me siento orgulloso, pero he tenido mis broncas con Él… hasta he pretendido decirle lo que tiene que hacer… como tiene que hacerlo… y cuando tiene que hacerlo… es que creemos saber lo que más nos conviene… “Señor, necesito que me sanes de mi enfermedad, ¡ahora!”… “Jesús, tienes que ayudarme a sacarme la lotería para pagar mis deudas”… “Dios, mira cuánto amo a fulanito, has que él se enamore de mí”… y hasta intentamos negociar con Él, por eso de asegurar que nos complazca… “si me lo concedes, voy a dar testimonio de Ti a todo el mundo”… “te lo aseguro Señor, me das lo que te pido y te prometo que no vuelvo a pecar”… “lo que te pido es bueno para mí, además, yo siempre te he servido y me merezco que me ayudes”… hay que ver que somos atrevidos a veces… esto es soberbia, el primero y más grave de todos los pecados…

Los seres humanos miramos la vida con dos limitaciones… primero, la vemos con “gríngolas”… ¿No sabes lo que son…? Se le ponen a los caballos para que miren solamente en una dirección: hacia el frente… nosotros miramos nuestra realidad actual pero la vemos desde dentro de ella… estamos metidos en el problema, en la enfermedad, en nuestra necesidad inmediata… nuestra realidad no nos gusta, nos causa miedo, dolor, sufrimiento… solamente deseamos salir de ahí… y cuanto antes mejor… pero Dios ve toda nuestra vida en una sola mirada… lo que fue antes, lo que es ahora y lo que será mañana, cuando pase la enfermedad o desaparezca la situación que nos atormenta…

La segunda limitación es que los seres humanos nos preocupamos demasiado por nuestra vida terrena, por las cosas que tenemos o nos pasan aquí… pensamos en nosotros como “residentes” del mundo… y no como viajeros de paso… pero para Dios esto no es lo más importante… digamos que Él mira todo con “perspectiva de eternidad”… y lo que a Él le interesa no es que tengamos una vida más o menos fácil o cómoda, sino que un día podamos llegar a estar a su lado en el cielo… para eso fuimos creados y llegar allá debe ser nuestra meta…

No importa lo que pidamos, Dios siempre responderá a nuestras oraciones… siempre… algunas veces será rápido y otras tendremos que esperar mucho tiempo para ver su respuesta… pero si algo no nos conviene, Él no nos lo dará… podremos insistir… pataletear… argumentar… suplicar… pelear… y hasta pretender negociar… pero si eso que “necesitamos” va en contra de la salvación de nuestra alma, Dios no moverá un dedo para concedérnoslo… nuestra oración no quedará sin respuesta… pero su contestación no será lo que pedimos sino “otra cosa”: lo que más nos convenga…

Dejemos que Dios sea Dios… sin pretender darle instrucciones de cómo guiar nuestra vida o qué cosa darnos… sino mas bien, buscando lo que Él verdaderamente espera de nosotros… dicen los santos que los milagros ocurren cuando nuestra voluntad y la Voluntad de Dios se encuentran… esa es nuestra asignación de hoy… despojarnos de nuestra voluntad —nuestros deseos, nuestras peticiones, nuestras necesidades— para aceptar lo que Dios quiere hacer en nuestra vida…

Comparte...

    1 comentario en El camino de la fe | Día 5

    1. Yo no tego brocas con Dios, me conformo con lo mucho que me da sin merecerlo y le pido poder merecerlo y le pido que me cure demis enfermedades pero no le digo como que Dios me cure y nada mas y sino me cura cuando estoy padeciendo le ofrezco mis dolores y ademas le digo si me curas no tengo nada que valga la pena que ofrecerte Jesús.Le pido algunas cosa para poder cambiar de casa y creo que es justo pero tabien le digo que sea tu voluntad y no la mia y a conformarse. Él sabe bien lo que me combiene.QUIEN SE ATREVE A CORREJIR Jesús
      con que dereccho y esto es una blafenia una barbarida , Mas vele ser umilde y pedir le que sepamos comprederle y serles fiele para mejor servirle. Por lo menos es lo que to hago.
      Migos ser fieles a Jesus y buscar su justicia y Él nos dara como añadidura lo que necesitamos
      Rezar con migo el Padre nuestro como Él nos enseño.y desear que así sea Amen

      Jose Cesar

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios