El gusto de vivir

Hace unos días me encontré en la red con una serie de bienaventuranzas escritas por Santo Tomás Moro titiuladas “El gusto de vivir” y me parecieron unos pensamientos maravillosos.

El gusto de vivir

Felices los que saben reírse de sí mismos,
porque nunca terminarán de divertirse.

Felices los que saben distinguir una montaña de una piedrita,
porque evitarán muchos inconvenientes.

Felices los que saben descansar y dormir sin buscar excusas,
porque llegarán a ser sabios.

Felices los que saben escuchar y callar,
porque aprenderán cosas nuevas.

Felices los que son suficientemente inteligentes
como para no tomarse en serio,
porque serán apreciados por quienes los rodean.

Felices los que están atentos a las necesidades de los demás
sin sentirse indispensables,
porque serán distribuidores de alegría.

Felices los que saben mirar con seriedad las pequeñas cosas
y tranquilidad las cosas grandes,
porque irán lejos en la vida.

Felices los que saben apreciar una sonrisa
y olvidar un desprecio,
porque su camino será pleno de sol.

Felices los que piensan antes de actuar
y rezan antes de pensar,
porque no se turbarán por los imprevisible.

Felices ustedes si saben callar y ojalá sonreír
cuando se les quita la palabra,
se los contradice o cuando les pisan los pies,
porque el Evangelio comienza a penetrar en su corazón.

Felices ustedes si son capaces de interpretar
siempre con benevolencia las actitudes de los demás,
aún cuando las apariencias sean contrarias.
Pasarán por ingenuos: es el precio de la caridad.

Felices sobretodo, ustedes,
si saben reconocer al Señor en todos los que encuentran
entonces habrán hallado la paz y la verdadera sabiduría.

 

Les confieso que no conocía la historia del santo, solamente que era el patrono de los políticos y gobernantes (aunque no lo parezca, ellos también tienen un patrono, una lástima que la mayoría no lo invoca ni pide su ayuda) y que murió mártir. Luego de conocer un poco más sobre su vida, “el gusto de vivir” me parece aún más fascinante. Aquí una breve biografía…

Santo Tomás Moro nació en Londres el 1478. Estudió en Oxford y en Londres. Fue un gran humanista, amigo de Erasmo y de Luis Vives. Pensó algún tiempo en la vida monástica, y por fin, leyendo La Ciudad de Dios de San Agustín, decide ser ciudadano de la ciudad celeste sin apartarse de la terrestre.

La Vida de Pico de la Mirándola influyó mucho en su vocación. Contrajo matrimonio con Juana, y tuvieron cuatro hijos, pero al poco tiempo queda viudo, contrayendo segundas nupcias con Alicia.

El santo supo compaginar una vida interior profunda con una escrupulosidad en sus obligaciones profesionales. Como pionero en la promoción de los laicos, se enfrenta a los problemas de su tiempo con criterios cristianos.

Demuestra con su ejemplo el valor de “la obra bien hecha”. Crece su prestigio como abogado, y en la Corte le piden su colaboración, y luego es elegido Canciller del Reino. Sin embargo, cuando el Rey Enrique VIII consigue la anulación de su matrimonio con Catalina de Aragón por presiones y sobornos, el santo renuncia a su cargo, intuyendo que eso le costará muy caro.

Moro se niega a firmar el Acta de Sucesión y de Supremacía, por la que se proclama el rey Cabeza de la Iglesia Anglicana y la independencia de Roma. Moro acata la autoridad civil del rey, pero no quiere ser infiel a su conciencia. Poco después, Tomás Moro es juzgado y encerrado en la Torre de Londres; muchos le piden que firme, que ceda, aunque sea disimulando, pero su conciencia no se lo permite, “prefiere ser discípulo del Señor antes que del Rey”. Su hija Margarita lo visita con frecuencia; rezan juntos, piensan en el cielo.

El 16 de julio de 1535 fue decapitado. Santo Tomás Moro escribió muchos libros de piedad y en defensa de la fe; el más famosos de ellos es “Utopía”. Es un mártir por la unidad de la Iglesia y por la libertad de conciencia centras las leyes civiles injustas. El Papa Pio XI lo canonizó en 1935, y Juan Pablo II lo proclamó patrono de los gobernantes y políticos. Su fiesta se celebra el 22 de junio.

Comparte...

    2 comentarios en El gusto de vivir

    1. Es de agradecer a Santo Tomas y otros escritores como El que nos dejen este legado de sabiduria y buen hacer para que aprendamos a vivir gustosamente que esto es ser felices,sea lo que sea,lo que nos toque,sabiendo que de todo podemos sacar bien y trasformarlo en positivo…aunque sea muy costoso.
      Gracias que desde el cielo,nos ilumine y fortalezca..Gracias.

      Vicenta
    2. GRACIAS HERMOSSISIMA LECTURA DE LA VIDA STO .TOMAS M..SUS BENEVOLENCIAS DE LA FELICIDAD ,TODOS PODEMOS VALORAR Y ENTENDER QUE ,NUESTRA FELICIDAD ESTA EN TODO MOMENTO ,SOLO RETOMAR NUESTRA ACTITUDES Y LAS DE LOS DEMAS ,CON GRAN RESILENCIA DE NO ALTERARNOS Y SEGUIR DISFRUTANDO LA VIDA …NO CREEN .?? SALUDOS .

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios