El Herrero de las almas

El Herrero de las almas

Se cuenta la historia de un herrero que después de una juventud llena de excesos decidió entregar su alma a Dios. Durante muchos años trabajó con ahínco y practicó la caridad, pero a pesar de toda su dedicación, nada perecía andar bien en su vida, mas bien al contrario, sus problemas y sus deudas se acumulaban día a día.

Una tarde, un amigo que lo visitaba y que sentía compasión por su difícil situación, le comentó:

– “Realmente es muy extraño… Justamente después de haber decidido volverte un hombre temeroso de Dios, tu vida ha comenzado a empeorar. No deseo debilitar tu fe, pero a pesar de tu confianza en Dios, nada ha mejorado.”

El herrero no respondió enseguida. Él ya había pensando en eso muchas veces sin entender lo que acontecía con su vida. Sin embargo, como no deseaba dejar al amigo sin respuesta, comenzó a hablar, y terminó por encontrar la explicación que buscaba. He aquí lo que dijo el herrero:

– “En este taller yo recibo el acero aun sin trabajar y debo transformarlo en espadas. ¿Sabes tú como se hace eso? Primero, caliento la chapa de acero a un calor infernal, hasta que se pone al rojo vivo. Enseguida, sin ninguna piedad, tomo el martillo mas pesado y le aplico varios golpes, hasta que la pieza adquiere la forma deseada. Luego la sumerjo en un balde de agua fría, y el taller entero se llena con el ruido y el vapor, porque la pieza estalla y grita a causa del violento cambio de temperatura. Tengo que repetir este proceso varias veces hasta obtener la espada perfecta, una sola vez no es suficiente.”

El herrero hizo una larga pausa, y siguió:

– “A veces, el acero que llega a mis manos no logra soportar este tratamiento. El calor, los martillazos y el agua fría terminan por llenarlo de rajaduras. En ese momento, me doy cuenta de que jamás se transformará en una buena hoja de espada y entonces, simplemente lo dejo en la montaña de fierro viejo que ves a la entrada de mi herrería.”

Hizo una última pausa, y el herrero terminó:

– “Sé que Dios me está colocando en el fuego de las aflicciones. Acepto los martillazos que la vida me da, y a veces me siento tan frío e insensible como el agua que hace sufrir al acero. Pero la única cosa que pienso es: Dios mío, no desistas, hasta que yo consiga tomar la forma que Tú esperas de mí. Inténtalo de la manera que te parezca mejor, por el tiempo que Tú quieras, pero nunca me pongas en la montaña de fierro viejo de las almas.”

El tiempo de Cuaresma sigue avanzando y pronto llegaremos a la Semana Santa… pidámosle al Señor que nos ayude a abandonarnos en sus brazos con esa confianza capaz de soportarlo todo… de entregarlo todo… de quererlo todo… pidámosle que nos ayude a seguirte con fidelidad y entrega… con paciencia y perseverancia… a olvidarnos de nosotros mismos, para entregarnos por completo a Él… DTB!

Comparte...

    2 comentarios en El Herrero de las almas

    1. José César, gracias por la aclaración sobre los metales… pero la historia no trata de ser un tratado en metalurgia ni siquiera en herrería… más que fijarnos en esos detalles, fijemos nuestra atención en la actitud del herrero ante los problemas que enfrenta… es ahí donde está el mensaje de la historia… DTB!

      Romualdo
    2. aMIGO ESTAS HABLANDO SIN SABER LO QUE DICES TE DIRE. El hirro no se cristaliza aun que lo metas en el agu eto es un tratamiento que solo se le da al acero osea es un hierro con carbono y solo entonces se puede forjar no pasando de calor uno900 grados no mas y una vec forjada se la deja enfiar al aire no en agua y asi se puede limar esta blando y de puede afilar en una piedra y despues se la da el tratamiento metiendola en un horno de sale a unos 1000º de temperatura y se enfria en aceite NO en agua y des pues estando fria se le da otro tratamiento que se llame revenido a unos 350º para volver a enfriarla en aceite y asi sera una espada inrrompible con una dureza de 80 rover C . aMIGO LAS PERSONAS QUE TE ESCUCHAN Y TE LEEN SON BIEN CULTAS Y PREPARADAS EN METALURGIA.eN COSAS DE DIOS HAY QUE TENER MUCHO CUIDADO CON LO QUE SE HABLA.
      PIDAMOS. con mucha devocion y en presencia de Dios que nos perdone nuestros pecados y nos haga libres de NO ofender a Dios jamas y estar junto a Él de dia y de noche siempre a su lado y asi seremos siervos de Dios y en su nombre haremos muchas cosas en beneficio de los demas, Demos gracias al Señor te mando un abrazo en Cristo.-José Cesar.-

      Jose Cesar

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios