El mejor día

Esta mañana desperté emocionado con todas las cosas que tengo que hacer antes de que el reloj marque la media noche. Tengo muchas responsabilidades que cumplir y muchas decisiones que tomar… ¡mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener hoy!

Hoy puedo quejarme porque el día está lluvioso, o puedo dar gracias a Dios porque las plantas están siendo regadas gratis.

Hoy me puedo sentirme triste porque no tengo suficiente dinero, o puedo estar contento porque mis finanzas me empujan a planear mis compras con inteligencia.

Hoy puedo quejarme de mi salud, o puedo regocijarme porque estoy vivo.

Hoy puedo lamentarme por todo lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo, o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.

Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas, o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar, o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela, o puedo estudiar y abrir mi mente enérgicamente y llenarla de nuevos y ricos conocimientos.

El día se presenta ante mí esperando a que yo le dé forma, y yo estoy aquí: ¡su escultor! Muchas de las cosas que sucedan hoy estarán fuera de mi control, pero soy yo quien decide cómo enfrentarlas y la actitud con la que quiero vivir mi vida… y elijo vivirla llena de la paz y el amor de Dios.

Te deseo que tengas un grandioso día… ¡disfrútalo!

Comparte...

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios