El Sanctus

El Sanctus o Santo, que antiguamente se conocía como Trisagio o “tres veces santo”… es la aclamación en honor a la Santísima Trinidad con el que se cierra la oración del Prefacio… justo antes del momento culminante de la Eucaristía, en el que el Hijo de Dios se hace presente en medio de nosotros… es como entrar al cielo… por eso escuchamos los coros angélicos cantando,

Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del Universo;
llenos están, el cielo y la tierra de tu gloria.
¡Hosanna en el cielo!
Bendito el que viene en Nombre del Señor,
¡Hosanna en el cielo!

El cántico es muy sencillo… a pesar de eso, tiene una gran riqueza espiritual y teológica… veamos algunas de sus partes…

Comenzaremos diciendo que el lenguaje hebreo, en su simplicidad, carece de superlativos… por eso, cuando se quiere expresar grandeza, se recurre a la repetición de palabras… de ahí encontramos frases como el “Cantar de los Cantares”… o en nuestro casó, el triple “Santo” como expresión de “Santísimo”…

El texto en sí, se inspira en dos pasajes o momentos de las Sagradas Escrituras… la primera parte se dirige al Padre… y se inspira en una de las visiones de Isaías (6, 3)… aunque encuentra un eco en el Apocalipsis (4, 8)… Isaías hace referencia a «Yahveh Sebaot» o «Yahveh de los Ejércitos»… que ha sido traducido por “Dios del Universo”, manteniendo la idea de la omnipotencia de Dios… la gloria de Dios no sólo llena el cielo, sino todo lo creado: cielo y tierra… o como proclamamos durante el Credo: todo lo visible e invisible…

La segunda va dirigida a Jesucristo… y recoge las aclamaciones con las que fue recibido Jesús en su entrada triunfal a Jerusalén el Domingo de Ramos (Mateo 21, 9; Marcos 11, 9; Lucas 19, 38; Juan 12, 13; cf. Sal 117, 26)… la palabra hebrea “Hosanna” significa “danos la salvación” o “Yahveh salva”… pero ya desde el tiempo de los Evangelios había perdido su significado etimológico y se utilizaba como una exclamación de júbilo… tal como nosotros la utilizamos al entonar el Sanctus…

Comparte...

    2 comentarios en El Sanctus

    1. Sergio, saludos y bendiciones!

      Lo “correcto”, cuando hacemos la aclamación en la Misa, es de TU gloria, así aparece en el Misal.

      La confusión puede deberse a que la aclamación cambia de segunda a primera persona: “Santo, Santo, Santo ES el Señor… llenos están los cielos y la tierra de TU gloria”… para que mantuviera la armonía debería ser “… Santo ERES Señor… de TU gloria”. En el texto de Isaías donde se inspira esa parte dice “SU gloria”, pero durante la Misa a la vez que le aclamamos, nos dirigimos a Él.

      Espero haber aclarado un poco tu duda. En realidad, no creo que el Señor haga mucho caso a la semántica, lo importante es que tengamos el corazón puesto en Él. DTB!

      Romualdo
    2. En varias partes me encuentro con que se reza “llenos están…de SU gloria”, Yo digo de TU gloria. ¿Que es locorrecto, tengo libros de oración co ambas grafias.
      Gracias

      Sergio Derpich

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios