El silencio de Jesús

Muchas veces nos desconcierta el silencio de Jesús en el sagrario. Vamos con toda ilusión a contarle nuestros problemas y a pedirle por nuestras necesidades… Y el silencio es la única respuesta. Quizás nos pasemos toda una noche en adoración ante Jesús Eucaristía, buscando una solución, pidiendo una gracia… Y las cosas siguen igual o peor.

Entonces, puede surgir en nuestro interior la duda y el desaliento. ¿Estará realmente Jesús ahí? ¿No será todo fruto de mi imaginación? ¿Será cierto lo que dice la Iglesia Católica? ¿Por qué no buscar respuesta en otra religión? Y Jesús sigue callando, desde hace veinte siglos, en la hostia consagrada. Jesús calla en la Eucaristía como calla ante tantas injusticias y asesinatos, como calla ante tantos que lo insultan y blasfeman, y quieren ver desaparecer su Nombre de la faz de la tierra.

El silencio de Dios es algo que no podemos comprender fácilmente. “Dios es Aquél que calla desde el principio del mundo” (Unamuno). Podríamos repetir con el salmista: “Escondiste tu rostro y quedé desconcertado” (Salmo 29,8). 0 gritar angustiados con S. Juan de la Cruz:

¿A dónde te escondiste, Amado,
y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste,
habiéndome herido,
salí tras ti, clamando
y eras ido.

Pareciera como si Jesús quisiera esconderse a propósito para que tengamos más deseo de buscarlo. Pero lo cierto es que, aunque no podamos oírlo con nuestros oídos, tiene muchas maneras de manifestar su presencia y su amor. En primer lugar, los Evangelios nos hablan del amigo Jesús, lleno de ternura para todos. La Iglesia ratifica nuestra fe en su presencia eucarística. Los santos nos hablan por experiencia de su presencia real. Los milagros nos confirman en nuestra fe. Personalmente, puedo decir que, a lo largo de mi vida, he pasado muchísimas horas ante Jesús sacramentado. Muchas horas las he pasado sin sentir absolutamente nada, como si estuviera seco por dentro, haciendo actos de fe, repitiendo simplemente: Jesús, yo te amo. Pero, ciertamente, ha habido muchas ocasiones en que he sentido su presencia y su amor, no de una manera milagrosa o espectacular, sino de una manera sencilla, con una paz muy profunda y alegre, que anima y da fuerzas para seguir luchando y viviendo con alegría. Y esto lo pueden asegurar la inmensa mayoría de católicos que se acercan frecuentemente a Jesús Eucaristía.

Por eso, no dudes, cree, adora y ama. En el silencio y en la oscuridad irá madurando tu fe. No tengas miedo del silencio de Jesús. Él te espera y te ama, aun cuando no lo sientas ni lo veas. No importa que no tengas éxtasis ni experiencias maravillosas como otros las han tenido. Dios no te ama menos por eso. Vete al sagrario y llena tu corazón de amor a los pies de Jesús, para que estés fuerte ante los problemas de la vida. Jesús te ama y te espera con su infinito amor.

 

Aprovechando la cita de San Juan de la Cruz, les dejo esta hermosa melodía de la Hermana Glenda basada en ese más hermoso poema… DLB!

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.


Fuente: Padre Ángel Peña
de su libro “Jesús Eucaristía, el amigo que siempre te espera”
Comparte...

    9 comentarios en El silencio de Jesús

    1. Hola amigo Romualdo y para ti amigo Fernando olivares.No te sientas mal, no te sientas triste. Se que no nos conocemos pero somos hermanos en cristo Jesús y nos ayudamos y consolamos mutuamente. ¿Y sabes por que? Porque tu dolor ya no es solamente tuyo, es nuestro también. Sabes mi querido hermano uno no es de piedra para no sentir cuando un hermano sufre y llora o se encuentra en oscuridad, no mi hermanito. Es allí cuando un cristo le pide a otro cristo que lo ayude. ¿Y sabes porque? Porque le pertenecemos, porque el vive en nosotros. Cuando tomamos la eucaristía nos hacemos uno en él. Y él toma posesión de nuestras vidas para que le amemos en cuerpo, alma, espíritu y en carne. ¿Y porque en carne? Porque le ayudamos de una u otra manera en todo , el sufrimiento que él padeció. A veces cuando veo el rostro de Jesús en una cruz y veo su mirada que expresa tristeza, dolor, sufrimiento y veo correr la sangre vertida en su rostro, manos, pies, cuerpo lo contemplo con dolor. Se me estremece el corazón y lloro porque esto se lo hicimos nosotros y se lo hacemos por no saberlo querer, confiarnos en él. Pero nunca es tarde para aprender tengamos la edad que tengamos. El aprender siempre va a estar con nosotros toda la vida. Y los padecimientos igual, mas bien hay que ponernos mal cuando no los tenemos porque sin ellos no hay formación y salvación. A veces uno podría decir ya estoy cansado, salgo de una y entro en otro. No hay descanso. Y quien no ha padecido y dicho todas estas cosas. Yo misma. y uno puede llorar y hasta reprocharle a Dios tantas cosas y Dios en su infinita misericordia nos perdona, levanta en sus misericordiosos brazos, nos abraza y besa y uno llorando de rodillas le pide perdón por la falta de amor verdadero hacia él,por los reproches vertidos por nuestra malcriades. “Pero cuan grande y maravilloso es el amor de Dios por nosotros sus hijos, cuanta paciencia para soportar nuestras necedades y vicisitudes de nuestras vidas . Solo él, solo él, lo puede. Gracias padre por ser nuestro padre amoroso que nos entiende, levanta, anima y ama. Una vez me sentía mal, muy mal y no es que no tenga problemas los tengo. Es bueno acudir a las personas amigas que puedan rezar por uno. Llame a la radio NSE la radio del amor y una amiga contesta y le cuento mis problemas y de lo que lloraba me dice: No te sientas mal el señor te ama, y mucho. ¿Cuánto más sufrimiento, más cerca esta de ti? Y de lo que lloraba empece a sonreir de alegría, era como si Dios en ese momento me decía te amo, te amo hija no llores más. ” Qué alegría amigo, que alegría que sentía que alguién me dijera que Dios me ama. Y es que a veces uno necesita de esas palabras para sentirse amado por Dios. Y Dios utiliza a las personas para comunicarse con uno. “Cuan grande y maravilloso eres papito del cielo para amarnos” Y esto te lo digo Yo, hermanito. Dios te ama mucho, mucho, no sabes cuanto te ama y te abraza, y te carga en sus amorosos brazos, déjate amar te dice. ¿ No soy yo, acaso tu padre que vela por ti? Animo, ánimo estoy contigo en todo momento. Es solo que Dios te esta probando para saber cuanto lo quieres. Así que ánimo, ánimo amiguito estamos contigo, rezare por ti. Muchas, muchas bendiciones para ti y familia. Pero tu también reza y vas a ver como él viene a tu encuentro y te llena de su gracia y amor. Bendiciones para todos mis amigos.

    2. ,Estoy muy solo, mi fe se desmorona, pido a Dios y no me concede nada, el silencio es la respuesta, siento culpa por mis pecados, tengo una gran necesidad de la presencia de Cristo en mi alma. No tengo motivaciones ni momentos alegres, mi sonrisa ya no existe. Mi mundo es oscuridad. Realmente no encuentro el camino para llegar a Cristo. Su silencio es doloroso.

      olivaresmendez@gmail.com

      Fernando Olivares
    3. Estoy muy solo, mi fe se desmorona, pido a Dios y no me concede nada, el silencio es la respuesta, siento culpa por mis pecados, tengo una gran necesidad de la presencia de Cristo en mi alma. No tengo motivaciones ni momentos alegres, mi sonrisa ya no existe. Mi mundo es oscuridad. Realmente no encuentro el camino para llegar a Cristo. Su silencio es doloroso.

      Fernando Olivares
    4. Hola amigo Romualdo.Y para ti amigo Juan Jesús Aguilar y hermanitos.Como me gustaría que lo leyeras. Y si tienes un correo puedes escribirlo aquí, para mandarte un mensaje. ¿Cuantas veces nos hemos sentido mal, muy mal. Hasta el punto de decir que la vida, no tiene sentido. Y es que la vida si tiene un sentido. Y ese sentido es Dios. Dios mi querido hermano es la vida que el hombre necesita para sentirse bien. Para amarlo, adorarlo, servirle, cantarle rezarle y gozarnos en él. Pero es nuestra mente y corazón cerrado que tienen miedo. Miedo de entregarnos a él. De entregarnos, pero de una manera más profunda. Sin titubear.Y eso es, lo que se nos hace difícil. ¿Cuántas veces hemos dicho me entrego a ti Señor ? Y no hemos sentido su presencia y lo que queríamos no se nos da. Y es que todo es un proceso. Un proceso que va a cambiar nuestras vidas, pero no a nuestra manera, sino a la manera de Dios. Tiempo al tiempo. Si mi querido hermano tiempo al tiempo. Es como si uno se hace una una herida, esa herida no sana al instante, ni en un día, ni en dos días. Tiene un tiempo. Así es nuestra vida, con Dios. El amarlo tiene un tiempo, un proceso. Es como cuando dicen: Tiempo de nacer, tiempo de morir. Tiempo de llorar, tiempo de reír, tiempo de luz y tiempo de oscuridad y así sucesivamente. Para todo hay un tiempo. Los desánimos, las oscuridades,el nerviosismo, la depresión, el desaliento, el sentirse derrotado. No es otra cosa, que la manifestación propia de Dios. Dios quiere manifestarse con nosotros mediante el sacrificio. Que este sacrificio nos lleve a hacer algo, por él. Y este algo, es: Abrazarnos fuertemente a Dios, a Jesús, al Espíritu santo, a nuestra Madre. Nos identificamos con todos ellos porque nuestro Padre del cielo bendito, nos lo enseño, nos lo hace conocer. No sabemos muchas cosas, las aprendemos en el camino. ¿Y cuantas cosas más, podemos aprender? Muchas, muchas cosas más. Es por eso que hay que informarnos, llenarnos del conocimiento de Dios, empaparnos de su palabra mediante la biblia. Muchas veces queremos sanar y no sabemos como hacerlo. Y la sanación esta al alcance de todos nosotros. Y es su palabra. Porque su palabra es ley, su palabra es vida, su palabra es compromiso, su palabra es amor, su palabra es perdón. Perdón, que nos lleva a la sanación y salvación. Todo esto representa Dios para con nosotros. ¿ Y Dios nos diría, que estas haciendo tu por mi, hijo mío? ¿Cuando nos ocurren todas estas cosas es porque Dios quiere algo más, de nosotros. El nos prueba y quiere ver cuánto lo amamos. Son las barreras, son las cruces que tenemos que cargar, pero no estamos solos. Cristo con nosotros ayudándonos a cargarla. El ya nos lo dice: Vengan a mí, todos los que estén cansados, agobiados que yo los ayudare. El no nos quita la cruz, nos ayuda a cargarla. ¿Porque si nos la quitara, de que serviría todo lo que él sufrió y padeció por nosotros. Se que es difícil, muy difícil hasta costarnos la vida. Pero todo, todo esto nos ayuda en nuestra salvación. Porque no hay salvación sin sacrificio. No hay muerte sin vida. Porque morimos al pecado y nacemos a la vida con cristo Jesús. Porque él es: La resurrección y la vida, y todo el que crea en mi, no morirá jamás, sino que tendrá vida, y vida en abundancia. Lo dice, él Señor nuestro Dios, bendito y alabado en su santo amor y santo nombre, loado seas por siempre mi Señor, mi Dios. Mi querido hermano si te levantas desanimado revierte la situación. Has la bendición, salúdalo, dale las gracias por lo bueno y por lo malo que te pasa. Y si hay algo malo, lo ofreces en sacrificio, porque todo lo que uno hace en sacrificio sana, salva, vivifica, fortalece. Y uno queda en paz con Dios, y ese suspirar es la fuerza de Dios que entra en ti, para decirte que no estas solo, Dios contigo mi querido hermano en cristo Jesús . Dios te bendiga, te sane, te salve y te llene de mucho amor. Bendiciones para ti y para todos ustedes amigos. Amigo Romualdo si este mensaje pudiera llegar al hermanito de mi parte, no se si se podría. Bendiciones, rezamos los unos por los otros.

    5. En la Semana Santa del año 1999, estuve en San Salvador en un Encuentro de Experiencia de Dios con el Padre Ignacio Larrañaga. Desde el Sábado Santo, comencé a sentir una extraña sensación de vacío, que en los días inmediatos lo considere como cansancio, pero fueron pasado los días, los meses y los años y nada cambiaba, mas bien empeoraba, recuerdo que poco tiempo después comencé por tener dificultades para orar, hubo momento que solamente pude hacerlo repitiendo pequeñas jaculatorias. Entre otras cosas simultáneamente me llego también una crisis económica, así como otra realidad que llego simultanea pero que no me a afectado por eso no la comento. El próximo 3 de abril cumpliré 18 años de experimentar este Silencio, y ya me pesa mucho. Es por eso que busco entre los hermanos que intercedan por mi, porque el preso 3 de mayo cumpliré 80 años de vida, y aunque estoy bien de salud no tengo garantizado del vivir muchos años mas, y podría llegarme la muerte sin haber recibido ese abrazo de paz que tanto le he pedido a Dios, porque para mi este silencio es un vivir sin luz sin música, sin sol sin estrellas. si tienen a mano algún sabio consejo, no duden en hacérmelo llega, de mi parte se los agradeceré con mi oración. <un abrazo a la distancia y que Dios les de mucha sabiduría y paz, la que no volvió a mi desde el 3 de abril del 1.999.
      .

      Juan Jesús Aguilar Vargas
    6. Querida María, como bien dices, el silencio es tan importante el interior como el exterior para poder escuchar la voz de Dios… también son importantes nuestras actitudes… San Francisco decía: “Prediquen el Evangelio en todo tiempo y de ser necesario usen palabras”… o sea, que la predicación más importante se hace con el ejemplo, con el testimonio de vida…

      Sobre la cita del Apocalipsis que nos dejas, es todo lo contrario… te la copio textualmente a continuación, «Ahora bien, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, voy a vomitarte de mi boca» (Ap 3, 16, Biblia de Jerusalén).

      Los calientes son los que creen con una fe viva y dan testimonio del Amor de Dios con sus vidas… estos tienen un corazón ardiendo con la llama del Amor… y no hay duda que son los preferidos de Dios…

      Los fríos son los que han rechazado la salvación que Dios les ofrece… se han apartado, haciendo uso de su libertad… estos están equivocados y pagarán las consecuencias de su error, pero han sido honestos… y ese corazón sincero puede que un día se abra a la gracia…

      Los tibios, en cambio, están en medio… son los que quieren estar con Dios y con el diablo… estos son los hipócritas… como los fariseos que Jesús llamó sepulcros blanqueados… es a ellos que Dios dice que vomitará de su boca…

      Dios te bendiga…!!!

      Romualdo
    7. el silencio es tan importante como el interior como el exterior… el interior nos ayuda a escuchar a DIOS nuentro padre celestial, y el exterior con nuestra actitud aydamos a muchas personas y asi como nosotro ya q podemos canviar todo nuestro actutudes incorrecta
      ^^TE PREFIERO TIVIO X FRIO NI CALIENTE TE VOMITARE DE MI VOCA ^^
      DIOS

      MARIA
    8. El silencio de Jesus en el sagrario hace que yo mas me aferre a el, proque en silencio se que me ama y nadie me ama como el, siento su presencia atraves de mi vida, alegria de una imensa paz interior, desde que lo empece a seguirlo mi vida a cambiado por que a el le entregue todo lo que era mi vida mundana, cuanto daño me hice antes de conocerlo a Jesus, pero el me levanto, el me dio su mano para no volver a caer, tadavia me acuerdo cuando de rodillas llore en el sagrario pidiendole que me ayude a cambiar y po eso hoy le doy gracias, porque soy una pena menos para mi madre, mi esposa y mis hijos.

      Gracias mi Señor por cambiar mi vida, gracias mi Señor por estar conmigo en todo momento AMEN.

      Humberto
    9. Que hermosa reflexion lindisima el silecio de jesus es el mismo amor aveces nuestra vida esta muy atormentada y ruidosa piensa que el con ese silencio quiere enseñarte que es de esa manera que lograras escuchar su voz en el silencio.

      TE AMO MI SEÑOR JESUS POR QUE TU ERES LA PERMANENCIA ETERNA EN MI VIDA

      Daniel

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios