En la fiesta de la Misericordia

Amadísimo Jesús… hoy celebramos la gran Fiesta a Tu Misericordia … y Tú le dijiste a Santa María Faustina que hoy derramarías un manantial de gracias sobre todos los que se acerquen con confianza a Ti… por eso, pensaba presentarte una intención muy especial para mí… sin embargo, mientras oraba, me di cuenta de lo afortunado que soy… de todo lo que Tú me has dado… y pensé, mi Señor, que este día, más que a pedir para mí, debo dedicarlo a implorar tu Misericordia sobre aquellos que más necesitados están…

Por eso, en este día tan especial, te imploro,

  • por los que sufren… los que sienten tristeza… angustia… o miedo… por los que están desanimados… o han perdido la fe…
  • por los que carecen de bienes materiales… por los más desprovistos de la tierra… que mueren de hambre… o de frío… o que no tienen un techo donde dormir…
  • por los que padecen de alguna enfermedad… por los que sienten dolor… por los que agonizan… y por esos que hoy vas a llamar a tu presencia…
  • por los matrimonios… especialmente esos que se encuentran separadas… por esos donde hay maltrato… o violencia… o se ha perdido el amor…
  • por las familias… por los niños… por los ancianos… por las madres solteras… por los bebes no nacidos…
  • por los deambulantes… los que están presos… los que sufren a causa de los vicios… los que se sienten perdidos…
  • por los sacerdotes y pastores de almas… especialmente esos que han perdido el celo que antes sentían al proclamar tu Palabra… por los que tienen dudas… o se han enfriado en su fe…
  • por nuestros líderes: políticos, cívicos y religiosos… por esos que de una u otra manera, rigen los destinos de tu pueblo…
  • por los que te buscan y no te encuentran… y por aquellos que no te conocen pues nadie les ha hablado de Ti…
  • por los difuntos… especialmente esas almas que están en el purgatorio y nadie ora por ellas…
  • por aquellos que te siguen… que creen en Ti… que viven el Evangelio y cumplen tu Voluntad…
  • por mi familia… por Noemí… por Maldy… por mis padres… por todos mis amigos, mis compañeros de trabajo y todas esas personas que están cerca de mí…
  • por aquellos que en algún momento me han hecho daño o me han ofendido… y aquellos a quien yo les he causado algún mal…
  • por mi comunidad… por mi isla… y por el mundo entero…

Señor y Dios mío… la Divina Misericordia es la devoción de la confianza… confianza en Ti… en tu Palabra… en tus Promesas… en tu Amor… hoy quiero depositar en tu compasivo Corazón estas intenciones con la seguridad de que Tú las has acogido y obrarás en cada una de ellas de acuerdo a tu santa y perfecta Voluntad…

Dios, Padre misericordioso, que has revelado tu amor en tu Hijo Jesucristo y lo has derramado sobre nosotros en el Espíritu Santo, Consolador, te encomendamos hoy el destino del mundo y de todo hombre.

Inclínate hacia nosotros, pecadores; sana nuestra debilidad; derrota todo mal; haz que todos los habitantes de la tierra experimenten tu misericordia, para que en ti, Dios uno y trino, encuentren siempre la fuente de la esperanza.

Padre eterno, por la dolorosa pasión y resurrección de tu Hijo, ten misericordia de nosotros y del mundo entero. Amén.

Beato Juan Pablo II
Misa de consagración del Santuario de la Divina Misericordia
17-VIII-02

Comparte...

    1 comentario en En la fiesta de la Misericordia

    1. EL MILAGRO EN LA TUMBA DE SOR FAUSTINA

      Antes de la edad de 15, Maureen Digan gozó de una vida sana normal. Poco
      después, fue diagnosticada con una enfermedad terminal lentamente progresiva
      llamada Lymphedima. Ésta es una enfermedad que no responde a ningún
      medicamento y no entra la remisión. En los siguientes diez años Maureen
      fue intervenida quirúrgicamente 59 veces y tenia largas estadías en los
      hospitales, hasta de un año a la vez.

      Los amigos y familiares le sugirieron a ella que ella rogara y pusiera su
      confianza en Dios. Pero Maureen no podría entender porqué Dios había
      permitido que ella contrajera esta enfermedad en el primer lugar, y había
      perdido su fe totalmente.

      Su condición se deterioraba y fue necezario la eventual amputación de una
      pierna. Un día mientras Maureen estaba en el hospital, su esposo Bob fue a
      ver una película llamada “Divina Misericordia Sin Escape”, y allí él se
      convenció de las energías curativas de la intercesión por Sor Faustina. Bob
      persuadió a Maureen y a los doctores que ella debía ir a la tumba del Sor
      Faustina en Polonia.

      Llegaron a Polonia el 23 de marzo de 1981 y Maureen fue a confesarse por
      primera vez desde que era muy joven. La confesión para la primera vez
      puesto que ella era un firl joven. En la tumba (ahora la Capilla de la Beata
      Faustina) Maureen recuerda haber dicho en su estilo único: “O.K. Faustina
      vengo de muy lejos, ahora haga algo”…… En su corazón ella oyó a Sor
      Faustina decirle: “Si usted pide mi ayuda, yo se la daré”.

      De pronto, Maureen piensa que tiene un ataque de nervios. Todo el dolor
      de su cuerpo se iba, y su pierna hinchada que debía ser amputada pronto,
      volvió a su tamaño normal.

      Cuando ella volvió a los E.E.U.U., cinco doctores independientes la
      examinaron y concluyeron que estaba curada. No tenían ninguna explicación
      médica para la repentina cura de esta incurable enfermedad. La evidencia
      acumulada por este milagro fue designada por la congregación sagrada para
      las causas de santos, pasando esta prueba que fue examinada por un equipo de
      teólogos, y finalmente por un equipo de cardenales y de obispos.

      La curación fue aceptada por todos como milagro causado por la intercesión
      de Sor Faustina a la Misericordia Divina.

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios