Estar en tus manos: una oración para aprender a confiar

Señor, estar en tus manos me duele. Me moldeas, me arreglas, me curas, quitas los parches que pongo, mostrándome lo que soy y me rediseñas a tu modo.

Con el dolor me vas enseñando qué es eso de “entregarme” como vos. Si bajo las defensas vas actuando más. Me decís, entre mirada y mirada: “déjate llevar”.

Todos mis errores y desaciertos los vas tomando, y te haces cargo. Con tus manos enderezas mi camino y rearmas lo que desarmo.

Señor, estar en tus manos me duele. Pero si me resisto, duele más. Ayúdame a confiar y a esperar que se cumpla tu obra, en mí y en los demás. Amén.


Artículo originalmente publicado por Oleada Joven.
Comparte...

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios