Gracias

En su primera carta a los Tesalonicenses, San Pablo dice: «Estad siempre alegres. Orad constantemente. En todo dad gracias, pues esto es lo que Dios, en Cristo Jesús, quiere de vosotros» (5, 16-18)… y aunque cada día es un día de dar gracias a Dios, cada año separamos un día especial para hacer conciencia de todo lo que recibimos de Su mano… que al fin y a la postre, es TODO…

Señor, Dios y Padre nuestro… nos acercamos a Ti en este día para darte gracias por todas esas cosas hermosas y maravillosas que a diario nos das… por el aire que respiramos, la sangre que circula por nuestras venas y por ese corazón que late de amor por Ti… te damos gracias por el don de la vida, con el que nos infundes cada mañana… y por las ganas inmensas de vivirla contigo y para Ti…

Te damos gracias por el sol que nos calienta, las flores que adornan nuestro hogar y esos animalitos que alegran nuestra vida… y también te damos las gracias por la lluvia, si acaso decides que este día no sea tan brillante como el de ayer…

Gracias, Señor, por nuestras esposas y esposos, por nuestros hijos, nuestros padres, nuestros nietos y todas esas personas que comprenden nuestras familias… también por esas personas que viven dentro de nuestros corazones, amigos nuevos y viejos… compañeros de trabajo… y todos aquellos con quienes nos unen vínculos espirituales tan fuertes como los de la sangre…

Queremos darte gracias por nuestros trabajos, esos con los que nos ganamos el sustento para nuestros hogares… y también por todos esos trabajos que Tú nos pides para servirte a Ti y a tu Iglesia, y a través de los cuales nos permites acercar almas a tu Corazón…

Te damos gracias por los momentos de alegría, de gozo y de paz… y también por esos momentos difíciles con los que nos has ayudado a abandonarnos en Tus brazos y a confiar en Tu bondad… y por esas pruebas que nos han hecho ser quienes somos… y por las cuales podemos darte gracias hoy…

Gracias por ser nuestra Fortaleza en la fatiga… nuestro Alivio en la enfermedad… nuestro Consuelo en el llanto… y gracias también por ser Tú ese hombro en quien descansar… gracias por ser Padre, por ser Hermano y por ser Amigo… pero, sobre todo, gracias por ser nuestro Dios…

Por último, te pido una bendición muy especial para todas aquellas personas que se acerquen a este humilde rinconcito nuestro… que este y todos los demás días, encuentren razones en sus vidas para elevar una mirada al cielo y darte gracias de todo corazón… amén…

Comparte...

    2 comentarios en Gracias

    1. Gracias Señor por todo me das día a día, gracias por la vida misma, gracias por haberme hecho un hombre normal con la vista (sabiendo que hay otros que son ciegos), con los dos brazos (habiendo otros mancos), con los pies (habiendo otros en sillas de ruedas)… Gracias por tu misericordia y piedad para con mi persona, pido que tengas misericordia de mi pero además que tengas misericordia y piedad con aquellas personas que todavía no se han convertido…

      Gracias Señor por amarme tanto, gracias por las cosas que me das y quitás porque lo hacés en beneficio de mi salvación. Gracias Señor por la familia, gracias por este bendito planeta hermoso. Gracias Señor… Por todo!!! No me alcanzarían las “gracias” para agradecerte todo porque me quedaría siempre corto y por eso te digo gracias por TODO….

      martin
    2. Que asi sea. Que Dios siempre los siga iluminando con su Santo Espiritu, para que sigan trasmietiendonos estos ratos de oración y de reflexión. Abrazos en Cristo Jesús, María y José.

      Marìa Rosalba

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios