Helado para el alma

Esta es una simpática historia que salió en el boletín de mi parroquia… los mensajes que nos enseña son varios… la oración es hablar con Dios de lo que hay en nuestro corazón, grande o pequeño, no importa… la caridad debe ser la norma con la que debemos tratar a nuestro prójimo… y debemos aprender a “ser como niños” en nuestra vida de fe…

La semana pasada llevé a mis niños a un restaurante. Mi hijo, de 6 años de edad, preguntó si podía dar las gracias. Así que inclinamos nuestras cabezas y él dijo:

– “Dios es bueno, Dios es grande. Gracias por los alimentos, yo estaría aún más agradecido si Mamá nos diese helado para el postre. Libertad y Justicia para todos. Amén.”

Junto con las risas de los clientes que estaban cerca, escuché a una señora comentar:

– “Eso es lo que está mal en este país, los niños de hoy en día no saben como orar. ¡Pedir a Dios helado… nunca había escuchado esto antes!!!”

Al oír esto, mi hijo empezó a llorar y me preguntó:

– “¿Lo hice mal? ¿Está Dios enojado conmigo?”

Sostuve a mi hijo y le dije que había hecho un estupendo trabajo y que Dios seguramente no estaría enojado con él.

Un señor de edad se aproximó a la mesa, guiñó su ojo a mi hijo y le dijo:

– “No te preocupes… Dios me dijo que la oración estuvo maravillosa.”

– “¿En serio?”, preguntó mi hijo muy emocionado.

– “¡Por supuesto!”, y luego, en un susurro dramático, añadió mientras señalaba a la mujer cuyo comentario había iniciado aquel asunto: “Muy mal, ella nunca pidió helado a Dios… un poco de helado, a veces es muy bueno para el alma.”

Como era de esperar, les compré helado a mis niños al final de la comida. Mi hijo se quedó mirando fijamente el suyo por un momento y luego hizo algo que nunca olvidaré. Tomó su helado y sin decir una sola palabra avanzó hasta ponerlo frente a la señora. Con una gran sonrisa le dijo:

– “Tómelo, es para usted. El helado es bueno para el alma y mi alma ya está bien.”

Comparte...

    4 comentarios en Helado para el alma

    1. mùltiples enseñanzas me deja (o no deja) este momento de vida ; primero , recordar lo que Jesus decìa: “…De los que se hacen como niños, es el Reino de los Cielos…” ; Segundo :Santa Teresa le decìa a Jesùs que ella no sabìa orar, que era una tonta, a lo cual Jesùs respondiò: “Teresa , ya has empezado o orar…” tercero: En nuestro àmbito catòlico (universal ) es la costumbre asistir, en el mejor de los casos al Templo y unirnos impersonalmente (por lo general) a las celebraciones ,lo cual no es mal.

      Pero olvidamos,muchas veces, que a Dios lo encontramos en todas y cada una de las situaciones de nuestra vida ,no solo en nuestros Templos. Resulta que no estamos evangelizados , solo catequizados. Esto evita que tengamos un encuentro personal con Dios en la oraciòn personal, mental.Recordemos como se iniciò la Iglesia que Jesùs fundò : En Hechos Cap 2 vers. 42 vemos :” Acudìan asiduamente a la enseñanza de los apòstoles, a la convivencia, A LA FRACCION DEL PAN y a las oraciones”

      Actualmente mucha gente, sòlo asiste a misa, por eso se les puede hacer raro que alguien ore de la manera tan sencilla pero no por ello mal , del niño.El Señor no quiere oraciones rebuscadas, quiere lo que nazca de nuestro corazòn. A mi entender hemos de regresar a la enseñanza ., como la que daba el Santo Cura de Ars,que reunìa a miles, para encuchar buena predicaciòn que vaya mas a nuestra vida diaria. Es necesario que ademàs de celebraciones, tengamos un encuentro personal con Dios, unièndonos a grupos catòlicos donde se ore, sin descuidar nuestras obligaciones ni nuestra misa.

      Samuel Sepùlveda
    2. No hay duda de que siempre se aprende de las almas sencillas y puras como las de los niños. El supo discernir entre lo bueno y lo malo, lo grande y lo pequeño, y entre lo que vale la pena. Supo valorar la grandeza de Dios con los calificativos de BUENO y GRANDE y asi lo aplicará en su vida y por lo tanto tratará de no ofenderlo. Supo tambien pedir algo a ese Dios GRANDE y BUENO, ….algo que para su pequeñez era importante, un helado dado por su madre y que en su vida puede ser la santidad a la que todos estamos llamados y que a Jesus solamente llegaremos por medio de nuestra madre Santisima, Maria; pero muchas veces nos encerramos en nuestros problemas sin reconocer que todo es enviado por Dios para que sepamos volver los ojos a EL que todo lo permite para centrar nuestra vida en EL pues solo quiere nuestro regreso al PADRE, Las ultimas palabras del niño son las que se recitan en la escuela como juramento a la bandera en Estados Unidos y asi termina: “con libertad y justicia para todos”. Estas son palabras que deberiamos vivirlos todos, no solo como ciudadanos de este mundo sino como ciudadanos de la Patria Celestial. Si fuera asi, nuestro mundo terrenal seria REALMENTE el Reino que vino a instaurar nuestro Señor aqui en la tierra VALE LA PENA. Que el Niño Jesus nazca tambien en nuestros corazones en esta Navidad para construir un mundo mejor y logremos salvarlo de tanta destruccion. PAZ Y BIEN.

      Lourdes, OFS
    3. Hola, me conmovio mucho esta reflexion, creo que al orar nos devemos de hacer como unos niños y abandonarnos a Jesus, que bonita leccion nos a dado este niño al ir a regalar su helado a esa Señora fue a regalarle el perdon asi devemos de ser los adultos no esperar a que vengan a pedirnos perdon sino nosotros mismos ir a regalar perdon al la persona que nos lastimo, muchas gracias por compartir esta bonita experincia…..

      Celeste
    4. De accidente llegué a esta pagina ahorita. De vez en cuando vengo a leer algun tema o reflexion. Iba a meterme a mi pagina donde pongo poemas, pero Dios quiso que yo me acordára de El. Es tan linda la oración que hizó el niño. Me recuerda de la inocencia que tenemos que tener ante nuestro Dios que primero que todo es nuestro amadisimo Padre. La señora que menospreció la oración del niño me recuerda al fariseo de la parábola del fariseo y el publicano. Gracias por compartir esta historia. Me inspiró para seguir orando al Señor con la inocencia y pureza de un niño que nunca se averguenza de hablar con su Papá desde el fondo de su alma y corazon.

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios