Jueves Santo: oración por los sacerdotes

El Jueves Santo conmemoramos la Última Cena, el lavatorio de los pies, la institución de la Eucaristía y del sacerdocio, y la oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní. Este año quisiera que nos fijáramos con más atención en la institución del sacerdocio, don maravilloso de Jesús a su Iglesia por medio del cuál Él sigue estando presente en medio de nosotros.

Hace uno años, al comenzar el Año Sacerdotal (en el aniversario número 150 de la muerte del Santo Cura de Ars, patrón de los sacerdotes), el papa Benedicto XVI nos regaló esta hermosa oración que les comparto hoy. Acompáñenme a orar con ella por nuestros sacerdotes y todos los sacerdotes del mundo.

Señor Jesús, que en san Juan María Vianney quisiste donar a tu Iglesia una conmovedora imagen de tu caridad pastoral, haz que, en su compañía y sustentados por su ejemplo, vivamos en plenitud este Año Sacerdotal.

Haz que, permaneciendo como Él delante de la Eucaristía, podamos aprender cuán sencilla y cotidiana es tu palabra que nos enseña; tierno el amor con el que acoges a los pecadores arrepentidos; consolador el abandono confiado a tu Madre Inmaculada.

Haz, Oh Señor, que, por intercesión del Santo Cura de Ars, las familias cristianas se conviertan en “pequeñas iglesias”, donde todas las vocaciones y todos los carismas, donados por tu Espíritu Santo, puedan ser acogidos y valorizados. Concédenos, Señor Jesús, poder repetir con el mismo ardor del Santo Cura de Ars las palabras con las que él solía dirigirse a Ti:

«Te amo, oh mi Dios.
Mi único deseo es amarte
hasta el último suspiro de mi vida.

Te amo, oh infinitamente amoroso Dios,
y prefiero morir amándote que vivir un instante sin amarte.

Te amo, Señor, y la única gracia que te pido es la de amarte eternamente.

Oh mi Dios, si mi lengua no puede decir cada instante que te amo,
quiero que mi corazón lo repita cada vez que respiro.

Te amo, oh mi Dios Salvador,
porque has sido crucificado por mí,
y me tienes aquí crucificado contigo.
Dios mío, dame la gracia de morir amándote
y sabiendo que te amo».

Amén.

Comparte...

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios