La alegría del perdón | El odio destruye 1

La alegría del perdón | El odio destruye 1

En esta primera parte, vamos a tratar los diferentes aspectos del perdón. Perdonar a Dios, a nosotros mismos y a los demás. También hablaremos de lo importante que es superar la autocompasión o baja autoestima para poder querernos a nosotros mismos y así poder amar también a los demás; pues el que no se ama a sí mismo, difícilmente amará de verdad a los demás.

Propondremos muchos ejemplos reales para poder entender más fácilmente la necesidad de perdonar y nos daremos cuenta de que el perdón nos trae paz, salud y alegría. La alegría del perdón, que Dios nos da al perdonar, no tiene precio, mientras que la tristeza, que produce el odio y el rencor, nos amarga la vida y nos hace morir en vida.

El odio destruye

El amor sana y alegra la vida, mientras que el odio y el rencor nos destruyen y nos amargan la existencia. ¡Cuántos sufrimientos hay en el mundo por la falta de perdón! El perdonar no es un artículo de lujo para casos especiales, sino una necesidad para vivir en paz con nosotros mismos y con los demás. Además, sale más barato el perdonar que el tener que soportar ciertas enfermedades producidas por el resentimiento.

Estudios recientes han demostrado, por ejemplo, que un elevado número de divorciados, sobre todo mujeres, siguen alimentando mucho resentimiento a su ex-cónyuge, aun después de años de separación. Y el estrés originado por este rencor, en algunos casos, llega a afectar el sistema inmunológico y así se pueden explicar ciertas enfermedades como artritis, diabetes, arterioesclerosis, enfermedades cardiovasculares… No querer perdonar es quedarse anclados en el pasado, de modo que la vida ya no puede seguir su curso normal. Y nos desgastamos física y sicológicamente con tanta energía perdida inútilmente, en odiar y en la tensión que nos produce. Realmente que el rencor y el deseo de venganza nos van matando poco a poco y nos van hundiendo en la depresión.

Hay un cuento que dice que había una vez dos dueños de tiendas, que estaban en constante competencia entre ellos. Su rivalidad era tanta que ambas familias ya ni se hablaban, y se odiaban a muerte. Por fin, el Señor se cansó de aquellos odios y rencores y mandó a un ángel para que pusiera fin a aquellas enemistades. El ángel se acercó a uno de los tenderos y le explicó que aquella situación entristecía a Dios. Y le dijo: Dios está dispuesto a darte cualquier cosa que le pidas: riqueza, prestigio, poder, salud, fama… Solamente tienes que pedir y Dios te lo concederá al instante.

El hombre, lleno de alegría, empezó a imaginar todo lo que podría pedir. Estaba a punto de pedir algo muy importante para él, cuando el ángel le dijo: Hay una condición. Todo lo que tú pidas, también se lo dará a tu vecino, pero doble que a ti. Entonces, el hombre se puso furioso y repuso con rapidez: Que me quede ciego de un ojo, para que el otro se quede totalmente ciego.

Realmente, esto no le agradó a Dios. Y él se quedó sin tantas bendiciones que hubiera podido recibir para ser feliz él y su familia.


Del libro “La alegría del perdón”, por el Padre Ángel Peña… puede descargar este y otros de sus libros en autorescatolicos.org/angelpena.
Comparte...

    1 comentario en La alegría del perdón | El odio destruye 1

    1. Yo me considero feliz por que yo NO odio a nadie y pidido por ellos para que Jesús les haga ver la verdad de las cosas y sean felices.
      Se que en la vida nada es verdad ni mentira es segun el cristal por donde se mira . Asi que la verdad delas cosas hay que mirarlas con la vision de Dios y tendremos la VERDADERA VISION BUENA . No devemos de ser egoistas y dejar explicarse alos demas y combencerles con la ayuda de Dios. Todos pecamos sino reconocemos nuestras faltas y asi veremos las cosas mejor y llegar a el amor delos demas, y nos daran la razon pero con amor y entrega a Dios.. ASÍ PIENSO YO Y ME VA BIEN . asi soy feliz y no tengo en mi corazon odio al guno.
      RECIBIR UN ABRAZO CON LA AYUDA DE JESÚS. José Cesar.-

      Jose Cesar

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios