La alegría del perdón | Los santos y el perdón 3

La alegría del perdón | Los santos y el perdón 3

El padre Luis Muñoz (siglo XVII), hablando de SAN JUAN DE ÁVILA (1500-1569) dice así:

Viviendo en Montilla, supo que había dos personas honradas con odio capital y vengativo. Entrando un día el padre Maestro Ávila en la iglesia de Santiago, vio a uno de los dos enemigos, el más ofendido. Llégase a él y, con muchos ruegos y humildad, procuró atraerle a que se reconciliase con su contrario y fuese su amigo. Estuvo el hombre de bronce sin poderle hacer mella. Multiplicaba ejemplos y razones con singular modestia y suavidad; pero perseveraba inexorable. Al fin, le dijo: “Por lo menos haga una cosa por amor de Dios: entre en aquella capilla de las ánimas y rece delante del crucifijo que allí está un Padrenuestro y un Avemaría, pidiendo a Dios que le alumbre el entendimiento”.

Vino en ello y, postrado, comenzó su oración. Antes de acabar el Padrenuestro, se levantó muy deprisa y salió perdido el color, temblando y muy turbado. Y dijo al padre: “Quiero ser amigo del señor N. (nombrando a su enemigo)”. Y echándose a los pies del Venerable padre decía: “Padre, le suplico a su Reverencia, por amor de Dios, que no deje este caso de la mano, hasta que muy aprisa nos hagamos amigos. Yo, desde luego, le perdono todos los agravios e injurias que me ha hecho, así de obra como de palabra, y lo hago puramente por amor de Cristo, Dios y Redentor nuestro, que padeció muerte en cruz y en ella pidió perdón por los que le quitaban la vida”. Esto decía descolorido y temblando.

El padre Juan de Ávila le echó los brazos y le agradeció lo que hacía. Se hicieron amigos los dos antiguos enemigos y lo fueron con amistad muy estable de allí en adelante.


Del libro “La alegría del perdón”, por el Padre Ángel Peña… puede descargar este y otros de sus libros en autorescatolicos.org/angelpena.
Comparte...

    1 comentario en La alegría del perdón | Los santos y el perdón 3

    1. El perdon es una fuerza poderosa que viene de Dios, el corazon humano no esta preparado para perdonar, somo bien vengativos, a nuestros lema: “el que las hace me las paga” eso no es pedon, o decir perdono pero no olvido tampoco es perdon, entonces solo Dios puede iluminar al alma ofendida y darle la gracia de personar las cosas malas que la gente nos hace y la alegria de perdonar es inminente, sera como el sol que brilla en las tinieblas dela ignorancia, bueno el perdon es la fuerza de DIos sobre el odio y la maldad el que perdona es por que mucho ama.

      Msc. Noel Cruz
      ex catequista de la arquidicesis de Managua

      NOEL CRUZ

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios