“la duda es el motor de la fe”…

Visitando el blog de una amiga me encontré con una frase que me resultó interesante: “la duda es el motor de la fe”… La frase no se refería directamente al tema del artículo, sino que surgió en uno de los comentarios… y enseguida, un hermano “fundamentalista” le salió al paso citando Hebreos 11,1: «Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve»… tanto mi amiga como los demás hermanos que habían comentado trataron de explicarle (sin éxito) que ese texto no expresaba una definición sino una descripción de la fe…

Volviendo a nuestra frase (que en realidad no es nuestra sino de Santo Tomás de Aquino)… la fe, por necesidad, necesita ser cuestionada para crecer y madurar… de otra manera, nos quedaríamos con una fe infantil, una fe inmadura, una fe cimentada sobre emociones y sentimientos, en lugar de sobre la razón… Como dice Javier Salvago, “la fe ciega del que se niega a comprender, del que no sabe y se conforma con no saber: eso no es fe, eso es ceguera”…

Fe no es solamente “creer” en Dios… en Jesucristo… o en la Biblia… el apóstol Santiago dice que «también los demonios creen y tiemblan» (2,19)… fe es buscar más allá del corazón… buscar entender, dentro de nuestras capacidades, eso en lo que creemos… y en esa búsqueda, llegar a convertirnos en amigos íntimos de Dios…

No hay nada incorrecto en dudar o cuestionarse eso en lo que creemos… al contrario, es parte de nuestra naturaleza… y una de las herramientas que Dios utiliza para llevarnos a una relación más profunda y perfecta con Él…

Por ejemplo, veamos por un momento a Madre Teresa de Calcuta… en una de sus cartas, dice: “Hay tanta contradicción en mi alma: un profundo anhelo de Dios, tan hondo que hace daño; un sufrimiento continuo, y con ello el sentimiento de no ser querida por Dios, rechazada, vacía, sin fe, sin amor, sin celo… El cielo no significa nada para mí, me parece un lugar vacío…”

Al igual que ella, son muchos los santos que pasaron por su “noche obscura”… por un periodo de duda… de incertidumbre… de cuestionarse si verdaderamente creo en lo que creo creer… y ahí, en medio del no-saber… entre la lucha del sinsentido, con las ansias de creer… a pesar del gran silencio de Dios, se agarran fuertemente de su mano… paso a paso, día a día… hasta que el vacío inmenso de su alma es llenado hasta desbordar por el amor infinito de Dios…

Comparte...

    7 comentarios en “la duda es el motor de la fe”…

    1. la verda esq soy demasiado peresosa y aragana para asistir amisa pero le pido perdon adios porqtengo el pecado d la peresa yose q le fallo demasiado adios espero q alguie q lea este comentario para q oren por mi para acer la volumta d dios espero me comprenda mas d alguna ves a alguie le apasado vendisiones atodos

      ana elizabeth funes
    2. me gustan los comentarios que voy leyendo, yo tambien quiero creer que creo enEL, no se si mi fe es infantil o madura , intento por todos los medios decirle a cualquier ser humano dentro de mis posibilidades que DIOS esiste y que EL quiere estar dentro de cada uno de nosotros siempre cuando LE actemos y le dejemos actuar con su gracia. Me emociona pensar que un poquito de pan y un chorrito de vino se pueden convertir en serhumano y a la vez en todo unDIOS y nos permite experimentar esa humanidad mediante el cambio de la transustanciacion ….. Me pregunto si yo alguna vez he tenido dudas sobre EL no lo puedo poner en pie…vereis amigos, cuando comulgo le suelo decir esto: SEÑOR MIO Y DIOS MIO CREO QUE ESTAS AHI REAL Y VERDADERAMENTE TE PIDO PERDON Y TE ADORO CON TODA REVERENCIA………ECT. CREO QUE EN ESTE MOMENTO ESTOY HACIENDO UN ACTO DE FE. por lo tanto creo en el milagro LANCIANO. QUE dios os bendiga. manoli

      manuela
    3. ROMUALDO e INES, mil gracias por sus gratos comentarios y apuntes historicos, no saben el peso que me ayudan a sobre llevar, pues deverdad y de sincero corazòn les digo que me he sentido muy mal al tener mis dudas… Ven por que me encanta meterme en esta pagina web.
      Mil pero mil gracias y muchos abrazos por tanta ayuda, que enverdad me hacen crecer espiritualmente.
      Marìa Rosalba.

      Maria Rosalba
    4. Querida Inés…

      No has entendido el contenido de esta enseñanza… la fe es una virtud teologal y un don del Espíritu Santo… ambas cosas son regalos de Dios que nos ayudan a creer en Él… pero la fe debe crecer y madurar para solidificarse y poder aguantar los embates de la vida…

      San Pablo, en su primera carta a los Corintios, dice: «Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño. Al hacerme hombre, dejé todas las cosas de niño» (13,11)… esa niñez o adultez espiritual se refiere a nuestra relación con Dios… a la cercanía que podemos llegar a tener con Él…

      Por ejemplo… un cristiano tiene que saber discernir, especialmente en nuestro tiempo, donde el sincretismo religioso nos bombardea constantemente con “cosas espirituales”… tenemos que discernir… tenemos que pasar juicio… tenemos que cuestionarnos eso que leemos o escuchamos… y mientras una fe inmadura, aceptará todo lo que encuentre… una fe madura, que ha ido creciendo, habrá aprendido a examinarlo todo a la luz de la razón y de la experiencia… y podrá separar lo Verdadero de lo falso…

      Permíteme darte un ejemplo… tengo una amiga que sigue varias de las supuestas apariciones de la Virgen y de Jesús que están ocurriendo en este tiempo (son contadas las apariciones que son reales)… ella está subscrita y recibe emails con los supuestos mensajes… su fe es una fe infantil y cree todo lo que lee… sin embargo, muchos de esos escritos están llenos de errores teológicos… y recientemente estuvo en desacuerdo con su sacerdote porque “Jesús decía otra cosa distinta”… ese es el riesgo de quedarse con una fe empequeñecida…

      Pero la enseñanza pretende ilustrar algo más importante… fíjate, toda alma que se empeña en acercarse más a Dios atraviesa por un periodo de purificación… esto es un proceso natural en la vida espiritual… un proceso que inicia Dios mismo en aquellos que le buscan ardientemente… es una aridez del corazón que, por más que busca o trata, ya no puede sentir a Dios… y no puede sentirlo porque Él se ha retirado de su lado… no es que se haya alejado o que ya no le ame, sino que el alma ya no le siente…

      San Juan de la Cruz le llamó la “noche obscura del alma”… y no es otra cosa que un periodo de grandes dudas y sufrimientos y, como no, de tentaciones… donde no sólo se cuestiona la presencia real en la Eucaristía… sino la completa existencia de Dios… pero en la perseverancia, en el seguir ahí a-pesar-de… en ese buscar sin encontrar… el alma se vacía de sí misma para ser llenada totalmente por Dios…

      Todos los santos –los que han sido elevados a los altares y los santos de a pie que viven alrededor de nosotros–, absolutamente todos, pasan por esta purificación… todos han caído en la duda… pero es esa misma duda, la que les lleva a crecer y madurar en la fe… es esa misma duda, la que les lleva a un conocimiento más profundo y excelso de Dios…

      La duda, por sí misma no es pecado… al igual que la fe, por el mero hecho de creer, no es una virtud… lo que hace de ellos un pecado o una virtud es la forma como nosotros respondemos… una duda que me impulse a creer, es una virtud (el motor de la fe)… mientras que una fe indiferente (como el “creer en Dios” de los demonios) es un pecado…

      Que el Espíritu Santo infunda en cada uno de nosotros un deseo ardiente por conocer más de las cosas divinas… y de adentrarnos profundamente en la contemplación del Misterio de Dios… y que, a pesar de las dudas de nuestra mente, lleguemos a ser capaces de acoger al Divino Creador en nuestro corazón…

      Bendiciones para todos…

      Romualdo

      PD1 – En el milagro de Lanciano puedes ver la actitud de la Iglesia, Madre y Maestra… que cuestionando la veracidad de los hechos, los manda a investigar para que creamos, no por una fe ciega, sino por la evidencia que provee la razón…

      PD2 – A los resultados científicos, faltó añadir que el tipo de sangre AB en el Milagro de Lanciano es el mismo tipo de sangre que aparece en el Manto de Turín (Síndone o Sábana Santa o Santo Sudario)…

      Romualdo
    5. Hola, amiguito Romualdo, y a todos los amiguitos de la página. Creo que no se debe dudar, en cuanto al a la Eucaristía, porque es nuestro mismo Señor quien nos lo dice, porque si dudo no creo ni espero en él, y la duda arrastra consecuencias: Falta de amor, desconfianza, rechazo. Y no queremos eso, al contrario queremos amarlo, y creer porque él es palabra de vida y vida eterna. La Eucaristía es el mismo cuerpo de Cristo que transforma mi alma a una vida más espiritual, En la Eucarístía me uno sustancialmente al cuerpo y la sangre del Señor. Porque él mismo lo dice: ” El que come mi cuerpo y bebe mi sangre tiene vida en Mi” y yo en él. Cada vez que uno comulga, uno vá a sentir una acción tranformadora, que calma , que alivia, que penetra, es la misma fuerza vivificante de nuestro Señor que mora en tí , y tu en él, la efectividad de la Eucaristía se hace posible, de acuerdo a la medida de mi fé, pero si uno duda, todo lo que anteriomente hemos dicho, no tendría validez. Por eso que de ahora en adelante debemos ser positivos, creer en todo lo que él nos dice, y todo lo que se relaciona con Dios, Nuestro Señor, Nuestra Virgen, Nuestros Angeles, Santos, etc. No, debemos ser incrédulos, porque la incredulidad es signo de no aceptar todo lo que él es, y representa en nuestras vidas. Y frases como éstas, la escuchamos de nuestro Señor, cuando dice: No seais, como los Fariseos, duros de corazón y no aceptan mis leyes. O dichosos los que sin ver cren. Las señales que mando, no es para los que cren, sino para los que no cren. Entonces de ahora en adelante cuando vayamos a recibir La Eucaristía, debemos decir: Creo en tí Señor, y creo, porque tú eres palabra de vida, y vida eterna. Y con todo esto, mis amiguitos, les digo: Nadie, nadie, nace sabiendo, todos vamos aprendiendo, en este camino de la vida, y todas las dudas van a quedar disipadas, conforme vayamos aprendiendo, a estudiar,El Evangelio, y pidiendo siempre la ayuda de Dios para que nos de discernimiento, para poder entenderla, y la oración que nunca debe faltar, porque es alli, que nos encontramos con ellos, frente a frente presencias vivas, que nunca nos van a fallar, mientras tú los invoques de corazón. . Bendiciones para todos mis queridos hermanos, y aquí les dejo un relato de un Milagro Eucarístico. LANCIANO
      En un pueblo de Italia, llamado Lanciano, Jesús quiso dejarnos una prueba de su
      presencia real en la Eucaristía, alrededor del año 750. Quizás es el milagro eucarístico
      más importante.
      En la iglesia de San Francisco, donde ocurrió el milagro, hay una inscripción en
      mármol que cuenta el prodigio (cuyas reliquias todavía se conservan en esa iglesia).
      Dice así: Alrededor de los años setecientos después de Jesucristo, en esta iglesia, un
      monje sacerdote dudó de que en la hostia consagrada estuviera verdaderamente el
      Cuerpo de nuestro Señor y en el cáliz la Sangre.
      Celebró la misa y, después de decir las palabras de la consagración, vio que la
      hostia se convertía en Carne y el vino en Sangre. Todo esto lo mostró a los que estaban
      allí, y después a todo el pueblo.
      27 Lucía de Fátima, Memorias, Ed. Sol de Fátima, Madrid, 1974, pp. 137-107.
      28 Tomados del libro de Coggi Roberto, El tesoro escondido, o.c., pp. 89-115.
      21
      La Carne se conserva todavía íntegra y la Sangre está ahora en cinco coágulos
      desiguales… Todo esto se puede ver en esta capilla, hecha por Francisco Valsecca, a su
      costa, en el año del Señor 1636.
      Durante los últimos años, diversos científicos han analizado varias veces en el
      laboratorio estas reliquias y han confirmado que se trata de carne humana y sangre
      humana.
      Concretamente: el 18 de noviembre de 1970 los franciscanos, con autorización
      de la Santa Sede, confiaron a dos investigadores italianos, los profesores Linoli y
      Bertelli, el análisis de las reliquias. El 4 de marzo de 1971 entregaron sus conclusiones,
      que han sido publicadas en muchas revistas científicas. Los principales resultados se
      resumen así:
      – La carne y la sangre son verdaderamente humanas, de un hombre.
      – La carne y la sangre son de una persona viva (es decir, no de un cadáver).
      – La carne y la sangre son del mismo grupo sanguíneo: AB.
      – El diagrama de esta sangre corresponde al de una sangre humana que
      hubiera sido extraída del cuerpo el mismo día en que se hizo el análisis.
      – La carne corresponde inequívocamente al músculo cardíaco (miocardio).
      – Si se pesan los coágulos de sangre (son cinco), cada uno de ellos pesa
      exactamente lo mismo que el conjunto de los cinco.
      – La conservación de estas reliquias en perfecto estado, a pesar de haber
      sido expuestas durante doce siglos a los agentes físicos, atmosféricos y
      biológicos, es un fenómeno extraordinario e inexplicable.
      En 1973, el Consejo Superior de la Organización Mundial de la Salud de la
      ONU nombró una comisión para comprobar estas conclusiones. Los trabajos duraron
      quince meses, con un total de quinientos exámenes, y confirmaron lo dicho por los
      profesores italianos.
      En 1991, se volvieron a hacer los análisis, con los instrumentos técnicos más
      modernos, y se llegó a las mismas conclusiones.

    6. Como siempre son escritos que viene en ayuda, pues no hace poco en mi comunidad hablamos sobre la Eucaristìa, y, me descubri en esta palabra tan dura de corazòn, pues en el fondo de mi corazòn no creo que el pan y el vino que el sacerdote consagra se conviertan en realidad en el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo……y, me senti tan mal, por que si este sacramento es el centro de mi creencia, por que la duda?. Mil gracias por los temas y tambièn los comentarios.

      Maria Rosalba
    7. Lindo escrito. Soy Argentino. De mi parte puedo decir que el Padre o Cura (como quieran llamarlo) en la Misa dijo esto “el 90 % por ciento (aproximadamente de argentinos) creen en Dios y dijo lo mismo que citaste vos “también los demonios creen y tiemblan”. Lo mas importante además de creer en Dios es creerle lo que dice Dios.” ¿Se entiende la diferencia?

      Martín

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios