La liebre y el tigre

Se cuenta de un joven que vivía en una gran decepción. Su amargura absoluta era por la forma tan inhumana en que se comportaban todas las personas: al parecer, ya a nadie le importaba nadie.

Un día, dando un paseo por el monte, vio sorprendido que una pequeña liebre le llevaba comida a un enorme tigre malherido que no podía valerse por sí mismo.

Le impresionó tanto ver este hecho, que regresó al día siguiente para ver si el comportamiento de la liebre era casual o habitual. Con enorme sorpresa pudo comprobar que la escena se repetía: la liebre dejaba un buen trozo de carne cerca del tigre.

Pasaron los días y la escena se repitió de un modo idéntico, hasta que el tigre recuperó las fuerzas y pudo buscar la comida por su propia cuenta.

Admirado por la solidaridad y cooperación entre los animales, pensó que no todo estaba perdido:

– “Si los animales son capaces de ayudarse de este modo, mucho más lo haremos las personas”, se dijo.

Así que el joven decidió hacer un experimento… se tiró al suelo, simulando que estaba herido, y se puso a esperar que pasara alguien y le ayudara. Pasaron las horas, llegó la noche y nadie se acercó en su ayuda.

Siguió así durante todo el día siguiente… y el siguiente… y el siguiente… y ya se iba a levantar, mucho más decepcionado que antes y con la convicción de que la humanidad no tenía el menor remedio. Sintió dentro de sí todo el desespero del hambriento, la soledad del enfermo, la tristeza del abandonado… su corazón estaba devastado y casi no sentía deseos de levantarse. Entonces, allí, en ese instante, le oyó. ¡Con qué claridad, qué hermoso! Era una voz, muy dentro de él, que decía:

– “Si quieres encontrarte con tu prójimo… si quieres sentir que todo ha valido la pena… si quieres seguir creyendo en la humanidad… deja de hacer de tigre y comienza a ser la liebre.”

 

Tal vez no lo has pensado nunca, pero lo que hizo grande a Madre Teresa de Calcuta fue su disposición para darse por entero a los más necesitados… en cada uno de ellos, los más pobres entre los pobres, Teresa se encontraba con Jesús que sufría… y viendo su sufrimiento, sentía el impulso irresistible de hacer lo que podía por aliviarlo…

Teresa fue alguien especial, con una vocación tan especial como ella… y aunque no todos recibimos ese llamado tan radical a dejarlo todo para atender a los que sufren en lugares remotos del planeta… todos debemos aprender a ver el Cristo sufriente en el hermano que tenemos a nuestro lado: el anciano, el enfermo, el deambulante, el amigo, el compañero de trabajo, hasta nuestra propia familia… basta mirar alrededor para ver a alguien pasando una necesidad… ¿no te parece que ya es tiempo de empezar a ser como la liebre…?

Comparte...

    7 comentarios en La liebre y el tigre

    1. Quiero dar gracias a dios por esa fabula tan bella me ha ayudado a crecer espiritual mente

      lianky
    2. estubo expertcular

      carolinna
    3. Gracias por es@s hermosas fabulas cuentos etc. Que nos dejan grandes mensajes ,para que cada uno de Nosotros lo apliquemos en nuestras Vidas y llegar a Ser Instrumentos De FE ,pareciendonos a JESUS . Que cada segundo Nos Habla ,solo nos falta la disposicion de CAMBIAR Nuestra Forma de Ser y Pensar ,ya haciendo algo ,poco a poco ,lograremos alcanzar a realizar cosas parecidas a las que con tanto Amor ,nos Presenta esta Pagina .Gracias !!Saludos !!k

    4. Muchas de las veces el ser humano , pasa por muchas circunstancias como la soledad la enfermedad, la tristeza hay si yo pudiera retroceder no haberme sentido abandonada en un mundo vacio esperando de otros y no detenerme ha pensar en que el poder de cambiar las cosas esta en uno mismo .lo mas grande es levantarse seguir su norte y cumplir sus objetivos las metas lo que uno quiere cumplir los sueños no son mitos son realidad y cuando uno alcanza la victoria es cuando uno se siente realizado

      veronica lopez
    5. MUY BUenA LA historia muy linda verdadera… me agrada mucho.

      carlos
    6. la verdad q siempre nos gusta estar del lado del tigre y criticamos alos demas xq no nos ayudan y no nos ponemos del lado de la liebre para audar alos q d verdad lo necesitan x eso es d acer el vien sin mirar akien

      fabiola
    7. Excelentes reflexiones para compartir con nuestros contactos a través de las redes sociales, la nueva manera de evangelizar y tomar conciencia. DNS los bendiga por su apostolado, muchas gracias.

      EFRAIN G. BEJAR

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios