La niña y el buitre

Kevin Carter, un foto periodista surafricano, viajó al sur de Sudán con la Naciones Unidas en marzo de 1993. El avión que le llevó allí solamente estaría el tiempo necesario para repartir las provisiones que llevaban, unos treinta minutos le dijeron.

Cerca de ese lugar, Carter encontró a una niña sudanés que se arrastraba hasta el centro de repartición de alimentos. Por un momento observó como la niña se levantaba y caía, hasta que, desfallecida, detuvo su marcha. Yacía en cuclillas, de cara al polvo sin poder proseguir. Unos metros más atrás, un buitre observaba con serena impaciencia el desenlace del drama para iniciar el banquete. Mientras, Carter tomaba una foto que le inmortalizaría.

En una entrevista, Carter dijo que había esperado cerca de veinte minutos que el buitre abriera las alas para tomar otra fotografía. Al no hacerlo, dijo que había optado por lanzarle una piedra para que se alejara antes de marcharse hacia el avión que le traería de regreso.

La foto tomada por Carter salió publicada por primera vez en el New York Times el 26 de marzo de 1993. Al día siguiente cientos de personas se comunicaron con el periódico preguntando si la niña había sobrevivido. Esto llevó al periódico a publicar una nota editorial donde explicaba que la niña tenía “suficiente fuerza” para alejarse del buitre, pero que su “último destino” era desconocido. Por esta fotografía, Carter recibió el Premio Pulitzer en mayo de 1994.

Uno de los muchos críticos de Carter dijo: “El hombre ajustando su lente para tomar la foto perfecta del sufrimiento de esa niña bien podría pasar por un depredador más, otro buitre en la escena”.

Kevin Carter se suicidó en junio de 1994, atormentado por el recuerdo de ese día: “Es la foto más importante de mi carrera, pero no estoy orgulloso de ella, no quiero ni verla, la odio. Todavía estoy arrepentido de no haber ayudado a la niña”.

De seguro habías visto esta foto antes, aunque tal vez no conocías su historia… ¿Sabes algo? Al igual que Kevin Carter, nosotros también somos espectadores de la miseria que pasa a nuestro alrededor. Puede ser un vecino o un compañero de trabajo, tal vez un familiar o quizás alguien que no nos simpatiza mucho. Posiblemente no se tratará de una situación tan espantosa como la que enfrentaba la niña de la foto, pero sí una situación de necesidad que tú puedes ayudar a resolver. En esto consiste la Misericordia, en dejarnos ser instrumentos de ese Cristo vivo que quiere traer un poco de consuelo al alma que sufre a nuestro lado.

Comparte...

    10 comentarios en La niña y el buitre

    1. Es dificil tomar la decición correcta al ver una situación como esta, el unico ser en este mundo que tiene todo el Poder dado por Dios para juzgarnos en nuestro actuar correcto o incorrecto, es nuestro señor Jesucristo, y si no veamos el ejemplo de la mujer que por cometer el pecado de adulterio iba a ser apedreada por quienes se consideraban con el derecho a juzgarla, el al decirles que el que este libre de pecado tire la primera piedra, y que cada una de estas personas se alejaran, es el indicativo de que solo Dios a traves de nuestro señor Jesucristo nos puede juzgar, pienso que las criticas hechas con saña en contra de una persona que a pesar de no haber ayudado a ese niño, con su fotografia dio a conocer la miseria en que se encontraban miles de hombres, mujeres, niños y ancianos, igual o peor que la del niño de la foto, este hecho le liberaba del su indecision al no ayudar al niño, sin embargo el no supo ver que el señor lo utilizo en ese momento para asi salvar miles de personas, y tomo la decisión equivocada. Que el Señor Jesucristo se apiade de su alma.

      carmela cedeño
    2. Querida Solange…

      De los tres testigos presentes en la historia: el niño, el fotógrafo y el buitre, solamente uno pudo comentar sobre lo sucedido… y el mismo Carter señaló: “Es la foto más importante de mi carrera, pero no estoy orgulloso de ella, no quiero ni verla, la odio. Todavía estoy arrepentido de no haber ayudado a la niña”…

      No pretendemos juzgar lo que pasó por su mente ni cuál es el estado de su alma… pero aquel día sucedió algo trágico que marcó la vida de ese hombre para siempre: tuvo la oportunidad de socorrer a un ser humano en necesidad y no lo hizo… no porque yo lo diga, no porque los críticos de la foto así lo señalaron, no porque la opinión pública se volcó en su contra… sino porque él mismo expresó su arrepentimiento…

      Estoy de acuerdo contigo en cuanto a que no debemos juzgar las acciones de nuestro prójimo… eso no nos corresponde a nosotros, sino a Dios… y Jesús fue claro en afirmar: «No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados» (Lc 6, 37)… pero esa frase comienza diciendo «Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo» (Lc 6, 36)…

      Que el deseo de no-juzgar no nos prive de la enseñanza de esta historia: tener el corazón abierto a la miseria que nos rodea, de manera que podamos encarnar la Misericordia de Dios en nuestro entorno…

      Un abrazo en los Corazones de Jesús y María…

      Romualdo

      Romualdo
    3. Sigo pensando que es muy fácil señalar con el dedo sin tener pruebas fehacientes de lo que se acusa no estuvimos en el lugar ni el momento ni sabemos lo que pasó por su mente y una imagen se puede interpretar de mil maneras y la noticia se puede transgiversar según el mensaje que se desea proyectar, tampoco sabemos si este hombre se quito la vida por este motivo o que lo llevaron a fatal decisión pero aseveramos que sea así. No es mi deseo entrar en debate pero si me llevo un mensaje y es el de no juzgar a mis hnos aunque los hechos aparentemente lo condenen. Algo pequeño mi esposo apoya en una parroquia y se que para él es difícil que yo no lo entienda, pero allí me presentaron a una Señora que dedica casi su tiempo completo a servir, de lo poco que sé, ella está pendiente del sacerdote cuida de él lo acompaña no lo deja solo, porque como ella dice “hay que cuidar a los sacerdotes”, a pesar de que este padre es recontra cascarrabias, se preocupa de que coma sus alimentos y como es el único sacerdote de esta comunidad termina tarde, a veces inclusive pasada la medida noche x no decir más, en alguna oportunidad a tocado mi puerta para que mi esposo los termine de acompañar ya que el sacerdote la lleva a su casa cuando no hay otra persona y para su mal, digo yo, ésta señora es una mujer guapa tiene una linda sonrisa es joven alegre y las personas de la propia iglesia la acusan de ser la amante del sacerdote. Sinceramente yo la admiro por que mis prioridades son otras. Tal vez no guarde relación con este tema pero igual la imagen del niño y el buitre queda grabada en mi memoria para aprender a mirar a mis hnos sin condenarlos por sus actitudes (y me cuesta). Por eso le pregunto a mi esposo ¿No me dices que tengo que mirar con los ojos de Dios que pasó con este artículo?.

      Solange
    4. Cada persona tiene que cargar la responsabilidad de sus acciones… el hecho de que la niña o el niño haya sobrevivido al buitre no cambia la inacción y falta de misericordia del fotógrafo… y el hecho de que la polémica foto ayudara a denunciar la situación que existía no significa que esa fuera su intención…

      Si nos referimos al Evangelio, podemos encontrar un poco de luz en la parábola del buen samaritano… antes que el samaritano pasaron un sacerdote y un levita, y ninguno de los dos ayudó al hombre herido… el samaritano, igual que los anteriores, no era responsable por la desgracia de aquel hombre… sin embargo, le ayudó…

      La enseñanza de Jesús con esta parábola es que el hombre debe mirar a su prójimo con caridad y misericordia… dicho de otra manera, el cristiano debe ser la “mano de Dios” que ayuda a todo aquel que está en necesidad…

      Carter no era responsable por la desgracia del niño… pero después de “usarlo” para su foto, dio media vuelta y lo abandonó a su destino, fuera cual fuera… sencillamente, hizo como el sacerdote o el levita de la parábola… lo que siguió, la muerte o supervivencia del niño, no es obra de Carter… sino de Dios, que aún en esa circunstancia veló por el pequeño y aseguró su futuro…

      Carter comprendió lo horrible de su acción… por eso vivió con el remordimiento de no haber actuado… llegando al lamentable extremo de quitarse la vida por ello…

      Todos nosotros encontraremos en nuestra vida a personas que, como el niño de la foto, espera que alguien vuelque sobre él el amor y la misericordia de Dios… y nos tocará a nosotros decidir si haremos como el fotógrafo de Sur África o el samaritano de la parábola…

      Para aquellos que interesen leer la noticia de “El Mundo”, aquí está el enlace: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/02/18/comunicacion/1298054483.html

      Romualdo
    5. Kong Nyong, el niño que sobrevivió al buitre
      Sin embargo, 18 años después se conoce que la niña en realidad era un niño llamado Kong Nyong,y sobrevivió a ser devorado por el hambriento buitre, recoge El Mundo en su portal de internet.

      GRACIAS!!! Al fotógrafo sudafricano Kevin Carter por denunciar la hambruna y la guerra que sufrían, con una de las fotos más brutales que despierta emociones de lo que sucedía en aquel lugar en aquel instante, una de las catástrofes humanitarias más importantes del siglo XX.

      “No se ve bien sino con el corazón”… Y tu que hiciste!!!!

      Solange
    6. Que dificil conocer cosas como estas, y sobre todo que dificil vivirlas como lo hizo Kevin; sin embargo Dios permite que sucedan porque tiene un plan con ello, yo les digo que el hacer lo que se debe o no, esa es una decision que se toma de la mano con Dios de él viene la fuerza para hacer lo correcto; y en este caso la caridad, es un don del Espiritu Santo, debemos orar sin descansar y pedirle a nuestro Padre Celestial que nos de la sabiduria para hacer lo que él espera que hagamos y derrame mucho Espiritu Santo en nosotros y en nuestros hermanos. Dios los bendiga y oremos mucho por el alma de Kevin

      cristina
    7. Hola amigo Romualdo, y a todos los amigos de la página. La verdad es, que es una noticia, muy triste y que deja mucho dolor. A veces uno juzga, y cuantas veces se nos han presentado situaciones en las que hemos podido hacer algo, y no lo hemos hecho. Y cuando hemos reflexionado, ya era tarde. Que Dios en su infinita misericordia, toque nuestros corazones, para que estemos siempre dispuestos a ayudar al necesitado.

    8. Me encantó el articulo, muy impactante; pobre desenlace de la vida de Kevin.
      Saludos.

      Edgar
    9. Creo que cuando cometemos un error no podemos escapar por la via facil (como lo hizo lamentablemente Kevin Carter) sino que con esta experiencia tomar mas fuerza para poder enmendar el error que hemos cometido. Dios en su misericordia infinita siempre nos da una segunda oportunidad para hacer mejor las cosas, no debemos desaprovecharla

      Monse
    10. HAY UNA FUERZA QUE NOS IMPULSA HACER O NO HACER LO QUE DEBEMOS Ó DEBERÍAMOS DE HACER. ESA FUERZA NOS LA DA DIOS. NO PUEDES REPRIMIRETE POR LO QUE HAZ DEJADO DE HACER, SIMPLEMENTE EN NUESTRO SEGUIR CAMINANDO POR LA VIDA ES SER MEJORES CRISTIANOS, MEJORES PERSONAS.

      Rosa María Larrañaga de Vidal

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios