La oración del corazón | Amar a los demás (3)

La oración del corazón | Amar a los demás (3)

Carlo Carretto en su libro “Lo importante es amar” dice: Llegué una mañana a Tazrouk, en el norte de África, a visitar los campamentos de Uksem, donde vivía la gente más pobre. Hacía frío todavía. Me llevaron a una tienda aislada, donde había una mujer que se estaba muriendo. Era una esclava negra sin marido, pero con un hijo pequeño. Entré en la tienda: una miseria indescriptible. La pobre estaba tendida sobre una estera de hierbas secas: temblaba. Estaba cubierta con unos trapos de algodón azul, el color característico de los tuáregs, sus amos. Estaban enteramente deshilachados y no podían darle calor. Junto a ella, envuelto en una media manta de lana, había un niño.

Me quedé admirado. Ante la muerte, esta pobre mujer había preferido temblar de frío y calentar al niño. Esta mujer pobre, no cristiana, obligada a la prostitución por sus amos, que no contaba con nada de nada, que se moría como mueren los verdaderos pobres del tercer mundo, había practicado con su hijo el amor perfecto, lo había amado hasta el sacrificio y así, con sencillez, como si no hiciera nada, como si aquello fuera cosa de ninguna importancia. Bajo aquella tienda, infinitamente pobre, Dios estaba presente y había aceptado un acto digno del amor de Jesús sobre el calvario: el don de sí hasta la muerte.

Bernardo era un joven argentino de 28 años, que fue asesinado por unos delincuentes en una calle de Buenos Aires el año 2002. Su madre recibió a los pocos días una carta del Hogar-comedor Santa Rosa. En ella le decían:

Con alegría y profunda tristeza nos dirigimos a usted. No sé si usted sabe cómo lo conocimos. Habíamos pedido ayuda por televisión y él nos llamó por teléfono y después nos visitó. A las dos horas, regresó con su coche lleno de comida para los huérfanos. Otro día nos ofreció sacar a los chicos a pasear. Fue así como fuimos invitados a un excelente restaurante. Nuestros niños no olvidarán nunca ese hermoso momento. Para muchos era la primera vez que salían del Hogar. Esto se repitió varias veces. Algunas veces nos llevó a la playa, donde los niños jugaban al aire libre y tenían el almuerzo asegurado.

Siempre era un placer conversar con él y nunca quiso que publicáramos lo que hacía por nosotros. Tenía un corazón de oro y su amor era desinteresado. Por eso, ahora, después de su partida, pensamos que gente con tanta humildad y con un corazón tan noble no son para este mundo.


Del libro “La oración del corazón”, por el Padre Ángel Peña… puede descargar este y otros de sus libros en autorescatolicos.org/angelpena.
Comparte...

    2 comentarios en La oración del corazón | Amar a los demás (3)

    1. Le pido al Señor que me dé la fortaleza de entregarme, con lo poco que tengo, que yo pueda ser capaz de entregarlo todo, y de ser un canal de la bendición del Señor, para todos los que El quiera bendecir por medio de mí. “Heme aquí Señor, envíame a mí a ayudar y dar consuelo a las personas que lo necesiten…y que mi trabajo, el que tengo ahora o el que Tú Señor quieras darme sea para glorificarte con el consuelo de tus hijos y para gozo de todos nosotros y de los mas necesitados, humildes y pobres…ánimo hermano José César, Cristo vive y siente tus necesidades y te dará lo que pides y mucho mas…te dará su amor y su paz

      Anita
    2. Si la vida es muy dura para algunos y para otros una vida maravillosa. La vida mia a tenido de todo bueno y menos bueno y ahora tengo casa y de comer y un buen coche pero me falta salud y a Jesús le pido lo primero salud, que me cure mis deficiencias gastadas pues he llegado alos 85 años pero ya me encuentro con muchos dolores y una espina en el corazon que me devuelvan mi casa donde quiero vivir estos ultimos años y morir alli. pero todo esto comparado con lo que me has contado no tiene comparacion pero no me consuela pues mal de muchos consuelo de tontos. Yo le doy muchas gracias a Dios por lo mucho que mea dado y me esta dando. Yo confio en Jesús y le pido que me cuide yo le he entragado mi vida.
      Recibir un abrazo en Cristo..José Cesar

      Jose Cesar

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios