La oración del corazón | La oración de algunos santos (1)

San Juan María Vianney (1786-1859) decía: El hombre tiene un hermoso deber y obligación: orar y amar. Si oráis y amáis, habréis hallado la felicidad en este mundo. La oración no es otra cosa que la unión con Dios. Dios y el alma son como dos trozos de cera fundidos en uno solo, que ya nadie puede separar. Es algo muy hermoso esta unión de Dios con su pobre criatura: es una felicidad que supera toda comprensión.

La oración del corazón | La oración de algunos santos (1)

Nosotros nos habíamos hecho indignos de orar, pero Dios, por su bondad, nos ha permitido hablar con Él. Nuestra oración es el incienso que más le agrada. Hijos míos, vuestro corazón es pequeño, pero la oración lo dilata y lo hace capaz de amar a Dios… En la oración, hecha debidamente, se funden las penas como la nieve ante el sol. Otro beneficio de la oración es que hace que el tiempo transcurra tan aprisa y con tanto deleite que no se percibe su duración. Hay personas que se sumergen en la oración como los peces en el agua, porque están totalmente entregadas al buen Dios. Su corazón no está dividido. ¡Cuánto amo a estas almas generosas! Pero nosotros, ¡cuántas veces venimos a la iglesia sin saber lo que hemos de hacer o pedir! Y, sin embargo, cuando vamos a casa de cualquier persona, sabemos muy bien para qué vamos. Hay algunos que, incluso, parece que le dijeran al buen Dios: Sólo dos palabras para deshacerme de ti. Muchas veces, pienso que, cuando venimos a adorar al Señor, obtendríamos todo lo que le pedimos, si se lo pidiéramos con una fe muy viva y un corazón muy puro.

El cura de Ars se dejaba embargar particularmente ante la presencia real de Jesús en la Eucaristía. Ante el sagrario pasaba frecuentemente largas horas en adoración antes del amanecer o durante la noche; durante las homilías solía señalar el sagrario, diciendo con emoción: Él está ahí. Y ciertamente, él lo amaba y se sentía irresistiblemente atraído hacia el sagrario. En toda ocasión, él inculcaba a sus fieles el respeto y amor a la divina presencia eucarística, incitándolos a acercarse con frecuencia a la comunión, y él mismo daba ejemplo de esta profunda piedad. Para convencerse de ello, refieren los testigos, bastaba verle celebrar la santa misa y hacer la genuflexión, cuando pasaba delante del sagrario.


Del libro “La oración del corazón”, por el Padre Ángel Peña… puede descargar este y otros de sus libros en autorescatolicos.org/angelpena.
Comparte...

    2 comentarios en La oración del corazón | La oración de algunos santos (1)

    1. Muchas Gracias Hermosos Temas y Testimonios sobre El Orar y EL PODER DE LA ORACION .Dia a Dia ,saboreo esta su Pagina que tan Amablemente Nos Envia ,con gran Dedicacion y Esmero .Interesantisimos los Libros del Padre Peña estoy fascinada .SOY TOTALMENTE CREYENTE GLORIA A DIOS Y FRUTO DE LA ORACION DE TANTAS ALMAS HERMOSAS QUE NUNCA CONOCERE PIDO POR ELLAS INCLUYENDO A USTEDES ROMUALDO Y NOHEMI .PUES GRANDES MARAVILLAS HA HECHO Y ME DEMUESTRA CADA DIA PADRE DIOS MISERICORDIOSO . Y JAMAS ABANDONARE RECIBIR EUCARISTIA ,ADORACION AL SANTISIMO Y MI ORACION DEL Y DURANTE CADA DIA .RECIBAN TODO MI AMOR .

    2. Tu no me dices quien eres si un relijioso o un sacerdote porque no me lo cuentas . Si efectivamente cuando yo rezo me siento feliz con la esperanza de que Jesúd me esta escuchando y si me combiene me concedera lo que yo le pido con tanta insistencia me gustaria que me deje ir ami cas y me la devuelvan ami y ami mujer actual y despues de muertos ellos se queden con ella me parece muy bien y Dios lo quiera así.
      Demis dolores selo dejo a Jesús si el lo desea que yo sea feliz me curara y sino aguantar y si selos ofrezco para quitarle los dolore que Él paso en la cruz, esto es mi deseo pero que se haga la voluntad de Jesús y no la mia solo le pido que me perdone lo que yo hago mal.
      Gracias amigos muchas gracias que Dios os bendiga. Un abrazo de José Cesar.

      Jose Cesar

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios