La oración del corazón | Oración de abandono (2)

La oración debe ser una entrega total. Dejémonos llevar con confianza en los brazos de Dios y nunca seremos defraudados.

La oración del corazón | Oración de abandono (2)

El padre Llorente, jesuita misionero en Alaska, contaba lo que le había sucedido en cierta ocasión: El deshielo había desbordado el Yukón, arrastrando su iglesia y su casa casi 300 metros más debajo de la aldea. Estaba inundada de cieno inservible hasta el punto de tener que vivir en una tienda de campaña. Por fin, consiguió un poco de dinero, remontó río arriba y se fue a una zona donde pudo talar unos árboles. Después de unos días de frío, cansancio y hambre, volvía con aquellos troncos puestos en una balsa arrastrados por una pequeña motora para construir la iglesia.

Volvía exhausto. De repente, aquel motor del vaporcillo que le remolcaba por uno de los afluentes del Yukón, comenzó a fallar. Hubo un momento, dice el padre Llorente, en el que ya no podía más. Me sentía exhausto. Entonces, casi sin fuerzas, volví el rostro hacia el cielo y dije:

– Señor, Dios mío, por el amor de todas las almas que piden por mí, por el amor de tu Santísima Madre, por el amor de Jesucristo y de san José, por lo que más quieras, que no se pare el motor. Estamos solo a 100 metros del Yukón. Si me coge la corriente, estaré a salvo. No puedo más. ¡Dios mío, que no se pare el motor!

En aquel mismo momento, el motor hizo ploff y se paró. Entonces, me puse de rodillas en aquella barquita, los brazos en cruz, miré al cielo y grité:

– No importa, Señor. No importa nada. Lo único que importa es que Tú sigas siendo Tú.


Del libro “La oración del corazón”, por el Padre Ángel Peña… puede descargar este y otros de sus libros en autorescatolicos.org/angelpena.
Comparte...

    3 comentarios en La oración del corazón | Oración de abandono (2)

    1. La vida que tenemos es muy dura muy dura y hay momentos terribles de angustia, yo los he pasado. y te digo que Dios aprieta pero no te ahoga, Yo he rezado siempre a Jesús y Jesús me a oido y me a resuelto las cosas..Yo cuando me vienen las cosas malas se lo ofrezco a Jesús
      Y asi he tenido cosas que ofrecer y lo he soportado para así quitarle un poco de dolor lo que Jesúa padecio en el calvario.Por un lado le pido que me quite el dolor y por otro le doy las gracias por tener algo que ofrecer.Hoy sabado dia de descanso y oracion demostrandole nuestro amor y darle gracias por lo mucho que nos da. y pido por aquellos que estan sufriendo
      con terremotos, por el hambre que pasan y muchas desdichas de todo genero, me dan pena los niños. y entonces vemos lo bien que estamos nosotros y lo que tenemos que agradecery vemos las bendiciones de Jesús que recibimos. Yo ahora que sali bien de 6 operaciones y estoy en casa sin hospital soy muy feliz y le doy gracias.
      Recivir un abrazo en Cristo de José Cesar.-

      Jose Cesar
    2. Gracias, Muy oportuno su mensaje, Dios le pague. Esa entrega, resultado de vida en y con el Señor, es mi gran anhelo pero que aún no es de siempre , como a San Pedro….Pero la misericordia de nuestro Padre y ahora su mensaje, fortalece

      Lucila Uscátegui Luna
    3. Gracias por este mensaje y compartir esta experiencia del Padre Liorente, definitivamente Dios nos habla, hace unos momentos le prguntaba al Sr. el que me ayudara que me diera fuerzas, y dentro de mi interior yo clamaba, Jesus yo confio en ti!!! y ahora que lei este mensaje, si me digo, No importa nada Sr. Lo unico que importa es que tu sigas siendo TU!!!!!

      Dios te bendiga y nuevamente gracias!!!!

      Veronica

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios