La oración del corazón | Para amar mejor

Chiara Lubich, la fundadora del Movimiento de los focolares, nos da algunas pautas para amar más y mejor a los demás. Ella nos dice: Para amar de verdad hay que tomar siempre la iniciativa sin esperar a que el otro dé el primer paso. Hay que levantarse por la mañana y decir sólo esto: “Voy a ser el primero en amar a todas las personas que encuentre durante el día; a ése o a ese otro siempre el primero, siempre el primero, siempre el primero”.

La oración del corazón | Para amar mejor

Otra cosa importante que nos propone es amarlos, como si fuéramos su madre. Dice: Frente a cada prójimo en casa, en el trabajo, por la calle, con aquel con quien estamos hablando, con las personas con las que hablamos por teléfono, con aquellos para cuyo bien realizamos nuestro trabajo…, ante cada uno tenemos que pensar sencillamente así: “Tengo que actuar como si fuera su madre”. Y obrar en consecuencia. Una madre sirve, sirve siempre. Una madre perdona, perdona siempre. Una madre espera, espera siempre. Como si fuera su madre: éste debe ser el pensamiento que debe predominar. Éste es nuestro compromiso para estar seguros de no apedrear a nadie, y para poder ser para todos la presencia de María en la tierra.

También nos invita a vivir en plenitud el momento presente. Dice: Es importante que no se te escape el presente, que es lo único que tienes en tus manos. Nada de lo que se hace por amor es pequeño. Haz bien lo que haces, sin prisa, y con todo tu amor… Ama la sonrisa que vas a ofrecer, el trabajo por realizar, el coche que debes conducir, la comida que vas a preparar, la actividad que tienes que organizar, la lágrima que vas a derramar por el hermano que sufre, el instrumento que vas a tocar, el artículo o la carta que debes escribir, el acontecimiento alegre que vas a festejar con los demás, el vestido por limpiar. Todo debe convertirse en instrumento para demostrar a Dios y a los demás tu propio amor.

Ella nos recomienda poner en práctica la regla de oro del Evangelio: Haz a los demás lo que quieras que te hagan a ti (Mt 7, 12; Lc 6, 31). No quieras para los demás lo que no quieras para ti (Tob 4, 15).

Algo importante también es ver a los demás, como si no tuvieran defectos, verlos dignos de ser amados sin las consideraciones negativas de sus defectos. Pero, sobre todo, hay que valorarlos y hacerles sentir importantes y nunca despreciarlos.

A veces, estamos demasiado ocupados en ciertas cosas, que creemos muy importantes, de modo que no nos dignamos mirar al prójimo que viene a molestarnos, pidiéndonos algo y quizás lo despachamos con poca consideración. Pero, frente a un hermano, debemos olvidarnos por un momento de todo lo bello, grande y útil que estamos haciendo y estar dispuestos a servir. Así lo hizo el padre Maximiliano Kolbe. ¿Acaso no podía pensar que aquella Obra, que había hecho nacer en la Iglesia, habría podido glorificar más a Dios estando vivo que estando muerto? Él, en cambio, no dudó y ofreció su vida para salvar la de un padre de familia… Olvidó en un instante toda su gran Obra, toda su amplia actividad editorial, sus ciudadelas de la Inmaculada, sus hijos espirituales, sus cartas…, para ocupar el lugar del otro.

En resumen, Chiara Lubich nos enseña a ver en el otro a un hermano, hijo del mismo Padre Dios, y a amarlo con todo nuestro amor, sin pensar si se lo merece o no, sabiendo perdonarlo, corregirlo y ayudarlo en todo momento.


Del libro “La oración del corazón”, por el Padre Ángel Peña… puede descargar este y otros de sus libros en autorescatolicos.org/angelpena.
Comparte...

    1 comentario en La oración del corazón | Para amar mejor

    1. Yo trato de vivir en presencia de Dios y cumplir los mandamientos y el mas importate es amaras a tú projimo como ati mismo y con esto si lo cumples iras dela mano de Jesús al CIELO.
      NO HACE FALTA LO QUE DIGA FULANITO NI MINGANITO ES LO QUE YA NOS A DICHO JESUS EN EL EVANGELIO ASI QUE A LEERLO DIARIAMENTE PARA ASI ACERCARTE A DIOS. y saber lo que tenemos que hacer.El evagelio es la fuente que Jesús nos a dejado con el trabajo de sus discipulos y no necesitamos mas .
      LEER EL EVANGELIO DIARIAMENTE.
      RECIBIR UN ABRAZO EN CRISTO.—José Cesar,-

      Jose Cesar

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios