Las letanías de la humildad

Hace unos días hablaba con un amigo sacerdote y él me decía que: “Un corazón lleno de sí mismo no tiene espacio para Dios, por eso la humildad es tan importante para el cristiano”. Yo no entendía a qué venía eso porque nuestra conversación era sobre la necesidad de orar que tienen todas las personas. Entonces él, lanzándome una sonrisa traviesa, remató añadiendo: “Ese es el primer paso para la verdadera oración”.

Luego, ya en mi casa, sus palabras seguían retumbando en mi interior. Fue ahí que recordé el pasaje cuando Jesús le lavaba los pies a los apóstoles… y me preguntaba cuántas veces habré sido yo como Pedro, que con una falsa humildad he sido obstáculo para que el Señor derrame su gracia sobre mí.

Las Letanías de la Humildad

Con esto en mente, hoy quiero compartirles las Letanías de la Humildad… una hermosa oración que solía hacer el Cardenal Merry del Val cada vez que terminaba de celebrar la Santa Misa…

Letanías de la Humildad

Jesús, manso y humilde de Corazón… óyeme.

Después de cada petición, repetimos: “líbrame, Jesús”

Del deseo de ser lisonjeado… líbrame, Jesús.
del deseo de ser alabado…
del deseo de ser honrado…
del deseo de ser aplaudido…
del deseo de ser preferido a otros…
del deseo de ser consultado…
del deseo de ser aceptado…
del temor de ser humillado…
del temor de ser despreciado…
del temor de ser reprendido…
del temor de ser calumniado…
del temor de ser olvidado…
del temor de ser puesto en ridículo…
del temor de ser injuriado…
del temor de ser juzgado con malicia…

Después de cada petición, repetimos: “Jesús, dame la gracia de desearlo”

Que otros sean más amados que yo… Jesús, dame la gracia de desearlo.
que otros sean más estimados que yo…
que otros crezcan en la opinión del mundo y yo me eclipse…
que otros sean alabados y de mí no se haga caso…
que otros sean empleados en cargos y a mí se me juzgue inútil…
que otros sean preferidos a mí en todo…
que los demás sean más santos que yo con tal que yo sea todo lo santo que pueda…

Oración: Oh Jesús que, siendo Dios, te humillaste hasta la muerte, y muerte de cruz, para ser ejemplo perenne que confunda nuestro orgullo y amor propio. Concédenos la gracia de aprender y practicar tu ejemplo, para que humillándonos como corresponde a nuestra miseria aquí en la tierra, podamos ser ensalzados hasta gozar eternamente de Ti en el cielo. Amén.

— Cardenal Rafael Merry del Val

Comparte...

    3 comentarios en Las letanías de la humildad

    1. Muchas gracias por sus continuos esfuerzos, no las conocía y la humildad es indispensable para agradar a Nuestro Señor. Joaquin

    2. GLORIA A DIOS Y GRANDES MOMENTOS QUE NOS UNEN ESPIRITUALMENTE ,A TRAVES DE LA ORACION ,EL MEJOR PUENTE UE NOS UNE AL PADRE .Y QUE RIQUEZA NOS REGALAN CADA DIA ,PARA ADENTRAR EN ESTE MISTERIO DE GRACIA Y CERCANIA AL DIOS ,TRATANDO SER UNA REL IMITACION DE CRISTO .GRACIAS ESTAS LETANIAS ME FASCINARON .TERMINE MI ORACION CON ELLAS Y SON UNA GRAN SUPLICA ,PARA ADENTRARNOS A EL ,Y NO OCUPARNOS TANTO ,EN LAS MISERIAS HUMANAS UE PADECEMOS O LA VIDA NOS DA .SINO SEAMOS UNA OFRENDA VIVA AGRADABLE A DIOS Y MITIGUEMOS ,SU SED INFINITA DE ALMAS ,ASI COMO RESTAURAR SU CORAZON .HERMOSO DIA .DIOS LES BENDICE .

    3. Esta bien todo lo que nos cuentas y ademas la oración que tú nos dedicas. Yo pobre de mi yo le digo. Jesús mio ayudame aque yo haga y diga todo lo que tú quieras que yo sea haga y diga . Yo procura vivir en su presencia todo el dia y la noche. Al gunas noches lo paso muy mas con mis males y soportanto estos golpes de calor insoportable que tenemos.
      Yo le pido a Jesús que me de fuerzas y me cure mis males mi cuerpo esta muy deteriorado
      Tambien le pido que llegando mi hora me lleve al cielo sin dolor de su mano.
      Si alguno quesiera ayudarme pideselo tambien para Jesús me lo conceda.Gracias amigos.
      Recibir un abrazo en Cristo. José Cesar.-

      Jose Cesar

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios