Letanías a Jesucristo Rey

Acerquémonos con profunda reverencia al trono de su Majestad, nuestro divino Rey, Cristo Jesús, y ofrezcámosle el homenaje de nuestra humilde adoración. Adoremos y alabemos a Aquel a quién el eterno Padre dijo: «Pídeme, y te daré en herencia las naciones, en propiedad los confines de la tierra» (Salmo 2, 8).

Letanías a Jesucristo Rey

Veneramos, oh Jesús, vuestro reino eterno que poseéis como Hijo de Rey Eterno, igual en todo al Padre en majestad, omnipotencia y gloria. Vuestros son los cielos y vuestra es la tierra. Vos creasteis al universo y cuanto existe. Todas las cosas fueron hechas por Vos y sin Vos nada se hizo de cuanto se ha creado. El orbe entero es vuestro y vos reinareis de mar en mar, hasta los últimos confines de la tierra.

 

Señor, ten misericordia de nosotros, Señor, ten misericordia de nosotros.
Cristo, ten misericordia de nosotros, Cristo, ten misericordia de nosotros.
Señor, ten misericordia de nosotros, Señor, ten misericordia de nosotros.
Cristo óyenos, Cristo óyenos.
Cristo escúchanos, Cristo escúchanos.

 

(A cada invocación repetimos “ten misericordia de nosotros”.)

Dios, Padre celestial, ten misericordia de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo,
Dios Espíritu Santo,
Trinidad santa, un solo Dios,

 

(A cada invocación repetimos “ten piedad de nosotros”.)

Jesús, Rey, verdadero Dios y verdadero hombre, ten piedad de nosotros.
Jesús, Rey de los cielos y de la tierra,
Jesús, Rey de los ángeles,
Jesús, Rey de los apóstoles,
Jesús, Rey de los mártires,
Jesús, Rey de los confesores,
Jesús, Rey de los vírgenes,
Jesús, Rey de todos los santos,
Jesús, Rey de la santa Iglesia,
Jesús, Rey de los sacerdotes,
Jesús, Rey de los reyes,
Jesús, Rey de las naciones,
Jesús, Rey de nuestros corazones,
Jesús, Rey y esposo de nuestras almas,
Jesús, Rey, Salvador y Redentor nuestro,
Jesús, Rey y Dios nuestro,
Jesús, Rey y Maestro nuestro,
Jesús, Rey y Pontífice nuestro,
Jesús, Rey y Juez nuestro,
Jesús, Rey de gracia y santidad,
Jesús, Rey de amor y justicia,
Jesús, Rey de vida y de paz,
Jesús, Rey de la verdad y de la sabiduría,
Jesús, Rey del universo,
Jesús, Rey de la gloria,
Jesús, Rey Altísimo,
Jesús, Rey Todopoderoso,
Jesús, Rey invencible,
Jesús, Rey sapientísimo,
Jesús, Rey benevolentísimo,
Jesús, Rey pacientísimo,
Jesús, Rey flagelado,
Jesús, Rey coronado de espinas,
Jesús, Rey crucificado,
Jesús, Rey gloriosamente resucitado,
Jesús, Rey de amor en el Santísimo Sacramento,
Jesús, Rey nuestro amantísimo,

 

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, escúchanos Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ten misericordia de nosotros.

 

V/. Bendecid vuestro pueblo, oh Jesús Rey; gobernadnos y protegednos.

R/. Vivid y reinad en nuestros corazones y en los corazones de todos los hombres.

 

Oración
Omnipotente y sempiterno Dios, que en vuestro amado Hijo, Rey del universo, resolvisteis renovar todas las cosas, conceded benignamente que todos los hombres pecadores se sujeten a su suave yugo y dominio, quien vive y reina con Vos por los siglos de los siglos. Amén.

Comparte...

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios