Madre Angélica

Anoche recibí la noticia de que Madre Angélica, fundadora de EWTN, había fallecido… el día de la Resurrección del Señor, ¡qué día más hermoso y más providencial para que esta gran sierva del Señor se mudara a la casa del Padre!

Madre Angélica

La Resurrección nos enseña el poder de la fe y todo lo que Dios puede hacer cuando verdaderamente creemos y nos dejamos transformar por ÉL. Los apóstoles, las mujeres, los discípulos… con un puñado insignificante de personas, el Señor conquistó el mundo entero. No a través de la fuerza, las veces que esto ocurrió fue cuando los hombres quisieron llevar las riendas y el Señor pronto los quitó del medio. Lo que impulsó la Iglesia y la ha mantenido de pie por dos mil años es la fuerza del Amor, la Misericordia y la Providencia divinas, el celo por transmitir el Evangelio, y el deseo ardiente de salvar almas. Es el Espíritu Santo quien mueve y guía y dirige la Iglesia.

La vida de Madre Angélica fue un espejo de la vida de la Iglesia. Con un puñado de monjas y nada más que su fe inquebrantable en Dios, construyó la red de comunicaciones católica más grande del mundo. Esto dependiendo solamente de la caridad, la Providencia de Dios se encargó de todo lo que hizo falta, y como en la multiplicación de los panes y los peces, “dio y sobró”. A través de sus programas, Madre Angélica llevó la Misericordia de Dios a muchos corazones, y han sido muchas las almas que han sido salvadas para Cristo por este medio.

Desde la perspectiva humana, era algo imposible lo que esta mujer trataba de alcanzar. Pero desde los ojos de la fe, el Señor nos muestra todo lo que Él puede hacer cuando nos volvemos instrumentos dóciles de su Voluntad.

Hoy Madre Angélica descansa en el cielo. Fue escoltada por María Santísima y San Miguel Arcángel, de quienes fue devota y que no cesaron de ayudarla e interceder por ella. Y la recibió Jesús, radiante y resplandeciente como el día de su Resurrección. Imagino ese primer abrazo entre la sierva y el Señor… la alegría en el rostro de Angélica, que con la sonrisa de una vida bien vivida recibía el premio de la vida eterna.

Madre Angélica… ¡ruega por nosotros!

Comparte...

    3 comentarios en Madre Angélica

    1. Que delicia madre Angelica, que tu día de resurrección fue el mismo día de resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. ¡que gran alegría!

      maría rosalba
    2. Solo te oí una vez ,y comprendí tu amor por todos nosotros, verdades que pretendemos ignorar como hombres sin preguntarnos donde vamos con nuestros oídos sordos ……
      la realidad es que nos separan de Dios y nos destruyen a nosotros mismos.
      Hermana desde este lugar santo que estás ruega por nosotros para comprender lo que no queremos escuchar.

      Félix
    3. ¡Gracias Señor por habernos permitido tener entre nosotros a la Madre Angélica! Verdaderamente ha resucitado contigo. Su vida entera dedicada al propósito de su vocación, “vayan por el mundo y prediquen el Evangelio” (Marcos 16,9-15). ¡Descansa en el Señor, Madre Angélica! ¡Te extrañaremos!

      Irma Guadalupe Treviño

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios