Novena de la Misericordia | día octavo

Piadosísimo Jesús… en este día que la Novena nos presenta las almas que esperan en la cárcel del Purgatorio, quiero orar con esta antigua oración:

Dios omnipotente, Padre de bondad y de misericordia, apiádate de las benditas almas del Purgatorio y ayuda a mis queridos padres y antepasados:

por mis hermanos y parientes;
por todos mis bienhechores espirituales y temporales;
por los que han sido mis amigos y colaboradores;
por aquellos a cuantos debo amor y oración;
por cuantos he perjudicado y dañado;
por los que han faltado contra mí;
por aquellos a quienes profesas predilección;
por los que están más próximos a la unión contigo;
por los que te desean más ardientemente;
por los que más sufren;
por los que están más lejos de su liberación;
por los que menos auxilio y oraciones reciben;
por los que más méritos tienen por la Iglesia;
por los obispos, sacerdotes y religiosos;
por los defensores de tu santa fe y tu Iglesia;
por los maestros y pastores de almas;
por los que murieron repentinamente;
por los que murieron sin recibir los santos Sacramentos;
por los caídos en los campos de batalla;
por los sepultados en los mares;
por los que fueron ricos, y no supieron compartir sus bienes con los más pobres;
por los poderosos, que ahora son como viles siervos;
por los ciegos, que ahora reconocen su ceguera;
por los vanidosos, que malgastaron su tiempo;
por los pobres, que no buscaron las riquezas divinas;
por los tibios, que muy poca oración han hecho;
por los perezosos, que han descuidado tantas obras buenas;
por los de poca fe, que descuidaron los santos Sacramentos;
por los reincidentes, que sólo por un milagro de la gracia se han salvado;
por los padres, que no vigilaron bien a sus hijos;
por los líderes, que no atendieron la salvación de sus seguidores;
por los pobres hombres, que sólo se preocuparon del dinero y del placer;
por los de espíritu mundano, que no aprovecharon sus riquezas o talentos para el cielo;
por los necios, que vieron morir a tantos no acordándose de su propia muerte;
por los que no dispusieron a tiempo de su casa, estando completamente desprevenidos para el viaje más importante…

¡Jesús mío, misericordia!

Dales, Señor, a todas las almas el descanso eterno,
y haz lucir sobre ellas vuestra eterna luz.
Que en paz descansen, amén.

Señor y Dios mío… Tú que conoces lo inútil de nuestros esfuerzos y la fragilidad de nuestra existencia humana… Tú, que nos redimiste, ofreciéndonos la oportunidad de alcanzar el Cielo… éstas almas han reconocido sus pecados y han clamado a Ti suplicando tu perdón y misericordia… pero saben que necesitan pagar su deuda con tu justicia… y purificarse antes de poder gozar de tu santa presencia… te ruego, sumérgelas en tu Sangre preciosa y límpialas de los efectos del pecado para que puedan estar hoy junto a Ti en la Gloria… y junto a tus ángeles y tus santos, también glorifiquen por siempre tu infinita Misericordia…

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

¡Jesús… yo confío en Ti!

Comparte...

    1 comentario en Novena de la Misericordia | día octavo

    1. jesus ten misericordia de mi de jesus najera te sere fiel siempre no nos desampares padre mio

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios