Novena de la Misericordia | día quinto

Jesús mío… perdona por la descarga de ayer, pero Tú sabes que hay días más difíciles que otros… gracias por comprenderme y mostrarme siempre tu Amor…

Ahora que son las tres de la tarde, te presento la intención de la Novena para hoy: las almas de los hermanos que se han separado de tu Iglesia

Señor… San Pablo nos dice que somos miembros de tu Cuerpo, que es la Iglesia… pero él no se refería a cualquier iglesia… sino miembros de esa Iglesia que Tú mismo edificaste sobre la roca de Pedro y los Apóstoles… por eso, cada vez que uno de estos hermanos se aleja de ella, lacera la unidad de los cristianos y desgarra tu Cuerpo… ¡te desgarra a Ti!!!!

Amadísimo Jesús… Tú sabes que no es su culpa… Tú sabes que muchos se han dejado seducir por doctrinas más fáciles… ya sea por desconocimiento… por ingenuidad… o por pereza… ellos piensan que aún te siguen a Ti… y yo sé en mi corazón que Tú no los dejas solos a donde han ido… pero se han privado de tus Sacramentos y de todas las gracias que Tú dispensas a través de ellos… te ruego que abras sus corazones y les dejes ver su error… para que amándote como te aman, busquen volver al lugar que Tú separaste para ellos…

También te presento aquellos que por ambición, por envidia o por soberbia han cerrado sus corazones a la dirección del Espíritu Santo… y han decidido seguir un camino distinto al que Tú dispusiste para todos tus hijos… te pido que sanes esas heridas que llevan dentro y los llames de vuelta a tu redil…

De una manera muy especial… quiero pedirte por aquellos que a conciencia de su error, calumnian y ultrajan a tu Iglesia… tu Palabra… tus santos… tus sacerdotes… y sobre todo, a tu Madre Santísima… como te rogó Esteban por aquellos que le apedreaban: «Señor, no les tengas en cuenta este pecado»… concédeles, mas bien, el don del arrepentimiento y de la conversión…

Jesús mío… te suplico que derrames sobre todos ellos una doble porción del Espíritu de Verdad… y les concedas el don de Temor de Dios… transforma sus corazones de piedra en corazones de carne… mansos y humildes, como el Tuyo… para que puedan reconocerte en tu Iglesia y tus sacerdotes… y nazca en ellos un genuino deseo de regresar a tu Casa…

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Esto te lo pido por Tu Dolorosa Pasión,
y Tu Sangre preciosa derramada en la Cruz…
¡Jesús… yo confío en Ti!

Comparte...

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios