Novena de la Misericordia | día sexto

Amadísimo Jesús… esta noche, cuando reflexionaba sobre la intención que la Novena de la Divina Misericordia nos presenta en este día, recordaba el comienzo de mi conversión… ¿te acuerdas el día que me encontré aquel escrito de Santa Teresita?… ¿de cómo me sorprendieron su humildad, su pequeñez, pero sobre todo, esa confianza absoluta con la que se ponía en tus manos?… desde aquel día, en Teresita encuentro el ejemplo vivo de ese «ser como niños» que Tú nos pides en los Evangelios… todavía, cuando siento que a pesar de mis esfuerzos, no logro adelantar… y te veo tan lejos e inalcanzable… vuelvo a leer aquellas palabras que Teresita le dijo a una novicia que se sentía de la misma manera:

Es usted como un niño pequeño que empieza a tenerse en pie y aún no sabe andar. Quiere llegar a lo alto de una escalera para encontrarse con su madre, y levanta su piececito intentando subir el primer peldaño. En vano; cae y recae sin poder adelantar. Pues bien, sea usted como ese niño: en la práctica de las virtudes, levante su pie para subir la escalera de la santidad, pero no se crea capaz de llegar ni al primer peldaño. Dios nuestro Señor no pide más que su buena voluntad. Desde lo alto de esa escalera, Él la mira con amor; vencido por la inutilidad de sus esfuerzos, no tardará Él en bajar y tomándole en sus brazos la llevará para siempre a su reino.

Señor… esta noche quiero presentarte a todas esas almas que se han hecho pequeñitas como niños… y que en su sencillez y su pureza, han conocido la gracia de tener un corazón manso y humilde como el Tuyo…

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Son esas almas las que se abandonan ciegamente en tus brazos… con una confianza absoluta en tu Amor y Providencia… te ruego, conserva sus corazones limpios de todas las impurezas de este mundo… y aumenta en ellos la fidelidad, el candor y la inocencia… para que llenos de alegría y con sencillez filial puedan siempre decir: «¡Abbá, Padre!»

Mi buen Jesús… Tú que dijiste: «dejad que los niños se acerquen a Mí» … mira con ternura a todas las almas nobles y puras que se acercan como niños a tu muy compasivo Corazón, fuente de santidad y Misericordia… que todos juntos repitan, a una sola voz por siempre:

¡Jesús… yo confío en Ti!

Comparte...

    2 comentarios en Novena de la Misericordia | día sexto

    1. Nuestro Señor Jesús en su infinita misericordia nos acepta y encamina hacia su reino. Confío eternamente en tus designios, alabado seas.

      Rodolfo Bolívar
    2. Jesús ayudame a arrojarme a tus brazos sin miedo, por que solo tu lo puedes todo!!!Jesús en vos confio!!=)

      Gissela Bogado

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios