Nueve bendiciones afectuosas a la Santísima Virgen María

Hay un antiguo devocionario* del año 1866 que incluye nueve hermosas bendiciones dedicadas a la Virgen. Explica el devocionario que ésta era una práctica que se llevaba a cabo en una capilla de Madrid durante los sábados de Adviento y durante los nueve días siguientes a Navidad. Como ayer celebrábamos la fiesta de la Inmaculada Concepción, se las comparto…

Nueve bendiciones afectuosas a la Santísima Virgen María

Nueve bendiciones afectuosas a la Santísima Virgen María

(Después de cada bendición se reza un Avemaría.)

¡Oh Santísima Virgen María!, sea una y mil veces bendito vuestro purismo seno, en que por nueve meses hizo su morada el Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma.

Dios te salve, María…

¡Oh Santísima Virgen María!, sean una y mil veces benditos vuestros pechos virginales, con cuya leche se alimentó el Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma.

Dios te salve, María…

¡Oh Santísima Virgen María!, sea una y mil veces bendito vuestro maternal regazo en que reposó y durmió dulcemente el Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma.

Dios te salve, María…

¡Oh Santísima Virgen María!, sean una y mil veces benditos vuestros santísimos brazos, que llevaron, abrazaron y tiernamente estrecharon al Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma.

Dios te salve, María…

¡Oh Santísima Virgen María!, sean una y mil veces benditas vuestras hermosísimas manos, que acariciaron y cuidadosamente sirvieron al Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma.

Dios te salve, María…

¡Oh Santísima Virgen María!, sean una y mil veces benditos vuestros ojos virginales que con tanto deleite se recrearon contemplando el rostro del Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma.

Dios te salve, María…

¡Oh Santísima Virgen María!, sean una y mil veces benditos vuestros oídos castísimos, que con tanta frecuencia oyeron el dulce nombre de Madre de la boca del Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma.

Dios te salve, María…

¡Oh Santísima Virgen María!, sean una y mil veces benditos vuestros candidísimos labios, que con gozo inexplicable imprimieron tiernos ósculos en el Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma.

Dios te salve, María…

¡Oh Santísima Virgen María!, sea una y mil veces bendita vuestra lengua angelical, que sin cesar alabó y llamó hijo querido al Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma.

Dios te salve, María…


* “Áncora de Salvación o Devocionario, que suministra a los fieles copiosos medios para caminar a la perfección y a los párrocos abundantes recursos para santificar la parroquia”, decimosexta edición (1866), Padre José Mach, de la Compañía de Jesús.
Comparte...

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios