Orando por el don del Espíritu Santo

El evangelista San Lucas, en su evangelio, nos cuenta que Jesús le dijo un día a sus discípulos:

Yo os digo: «Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre hay entre vosotros que, si su hijo le pide un pez, en lugar de un pez le da una culebra; o, si pide un huevo, le da un escorpión? Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!» (Lc 11, 9-13).

Una de las invocaciones al Espíritu Santo más hermosas que conozco la escribió el Padre Slavko Barbarić en su libro “Ora con el corazón”… y esa es una de mis oraciones principales en esta “semana del cenáculo”… así que los invito a unirse a mí y a María Santísima, pidiéndole al Espíritu Santo que venga sobre nosotros y nuestras familias…

Oración al Espíritu Santo

María, gracias por haberme invitado a invocar al Espíritu Santo. Por medio de Él, concebiste a tu Hijo Jesús… por medio de Él, aprendiste a meditar la Palabra de Dios, permaneciendo fiel a ella hasta el final.

“¡Queridos hijos! Durante esta novena, pidan la efusión del Espíritu Santo sobre sus familias y su parroquia. ¡Oren y no se arrepentirán! Dios les concederá Sus dones y ustedes lo glorificarán por ello hasta el fin de sus vidas. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!” (2 de junio de 1984, Novena de Pentecostés).

Oh, Espíritu Santo, oro a Ti con María, que me ha invitado a invocarte, y te pido que vengas a mí y derrames sobre mí todos tus dones.

Llena mi vida con el don del amor, para que de ahora en adelante yo pueda amar a Dios en Ti sobre todas las cosas y a mi prójimo como a mí mismo. Derrama sobre mí el don de sabiduría, para que en todo momento, en cualquier cosa que haga, piense, sienta o decida, siempre esté dispuesto a actuar bajo tu luz. Oh, Espíritu de consejo, desciende sobre mí para que por medio del conocimiento y palabras de amor, sea siempre capaz de ayudar a todos aquellos que piden mi consejo. Que cada palabra mía sea luz para otros. Espíritu de Jesús, concédeme el don de tu fortaleza para que pueda soportar toda prueba y haga siempre la voluntad del Padre, ¡especialmente en los momentos difíciles! Espíritu de fortaleza, sostenme en mis horas de fragilidad.

Oh, Espíritu de vida, desarrolla en mí la vida divina que ya me fue dada por Ti en el seno de mi madre y en mi bautismo. Fuego divino, inflama mi corazón con el fuego de tu amor, para que desaparezca de él el hielo del pecado y la oscuridad. Espíritu de sanación, cura en mí todo lo que está herido y haz crecer lo que aún no ha crecido. Desciende sobre mí con toda tu fuerza, para que siempre esté dispuesto a dar gracias, aún por las cosas pequeñas. Ilumíname, oh Espíritu Santo, para que aprenda a agradecer las cruces y las dificultades.

María, tú eres la portadora del Espíritu Santo, gracias por invitarme a orar al Espíritu de la verdad:

“¡Queridos hijos! Mañana por la noche pidan el Espíritu de la verdad. El Espíritu de la verdad es necesario para que ustedes puedan transmitir los mensajes tal y como yo se los doy, sin agregar ni quitar nada. Oren también, para que el Espíritu Santo fortalezca en ustedes el espíritu de oración. Como madre que soy de ustedes les digo que aún oran poco. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!” (9 de junio de 1985).

Oh, Espíritu de la verdad, ilumíname con tu verdad, para que viva en todo momento la verdad del amor, de la paz y de la justicia. Ayúdame para que mi vida diaria, mis hechos y mis palabras proclamen la luz de la Palabra Divina en toda su plenitud.

Espíritu Santo, guía al Papa, a nuestros obispos, sacerdotes y a todos aquellos que proclaman la Palabra de Dios. Derrámate sobre nuestra comunidad parroquial y sobre nuestro sacerdote y tus sacerdotes en el mundo entero. Derrámate sobre los confesores y sobre los que se confiesan. Derrámate también sobre todos aquellos que ya conocen y difunden en le mundo los mensajes de la Santísima Virgen.

Espíritu de oración, enséñanos a orar. Purifica nuestros corazones para que nuestra oración sea siempre escuchada y para que siempre encontremos tiempo para hacer oración. Espíritu Santo, ora en mí y hazme exclamar: “¡Abba Padre!” Concédeme la gracia de orar con el corazón.

María, hoy quiero aceptar tu invitación y abrir mi corazón a la acción del Espíritu Santo:

“¡Queridos hijos! Los invito, sobre todo en estos días, a que abran sus corazones al Espíritu Santo. En estos días, el Espíritu Santo está actuando en ustedes. Abran sus corazones y entreguen su vida a Jesús para, que Él pueda actuar a través de ustedes y los pueda fortalecer en la fe. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado” (23 de mayo de 1985).

Espíritu Santo, aparta de mi toda carga, para que mi corazón pueda ser como una flor que crece y se desarrolla, produciendo fruto abundante. María, que el Espíritu Santo comience y prosiga en mi interior la tarea que comenzó en Ti, para que a través de su acción amorosa el Verbo Divino crezca en mi corazón.

¡Oh, Espíritu Santo! Por medio de María yo te escojo en este día como el dueño de todo mi ser. Lleno de confianza y de esperanza en tu amor infinito, el cual se manifestó de manera tan admirable en la Virgen María, hoy me decido por Ti y por Tus Dones. Renuncio a cualquier espíritu del mal y a su acción y te acepto a Ti, Espíritu de luz, de amor, de paz y de orden. Te consagro todas mis facultades y deseo actuar siempre al amparo de tu luz.

Espíritu Santo, te entrego todos los derechos sobre mi vida. ¡Protégeme y guíame hacia al Padre! Oro a Ti con María, en nombre de Jesucristo. Amén.


Padre Slavko Barbarić, “Ora con el corazón”
Medjugorje, Bosnia–Herzegovina
Comparte...

    8 comentarios en Orando por el don del Espíritu Santo

    1. El espíritu santo es el que guía mi vida, desde que lo conozco nunca me ha dejado ha estado conmigo en todos los momentos de vida sin el no soy nada, bendito sea

      Rosario
    2. Espitu santo gracias por tus dones y por aver encontrado esta oracion llename con tu luz con tu sabiduria tu fortaleza y tu amor

      Maritza
    3. Esta oración esta excelente llena mi corazón de mucha luz me da la fortaleza que necesito pues tengo problemas familiares que me agobian en ella encuentro que tengo que abandonarme a la voluntad del Padre como lo hizo Jesús durante toda su vida. El Espíritu Santo nos llena de aliento nos conforta, nos guía y nos conduce hacia el Padre por eso yo lo recibo en mi corazón y me sumo a realizar la novena de pentecostés para que me acompañe y consuele siempre en toda mi vida.

      Lavinia Hernandez Ramirez
    4. Yo deceo saber saber más sobre el Espíritu Santo sacar todo lo malo que hay en mi,pues mi corazón alberga rencores, No encuentro una biblia católica aquí en Internet para bajarla. Alguien me puede dar la liga para encontrar la y bajarla gracias

      Patty
    5. 01 de octubre de 2014

      Que alegría me da al encontrar estas oraciones al ESPIRITU SANTO ,ya que estoy necesitando mucha oracion para liberarme de cosas muy malas que me pasan y tengo todo mi fervor puesto en que EL ESPIRITU SANTO ,por medio de EL voy a ser liberada , seguire orando

      Gracias a quien envio esta oracion

      FLORA

      Flora Maria Rodríguez Bolaños
    6. Hermosa oración (:

      tatiana
    7. Me parecen extraordinarias las reflexiones cristianas que ustedes publican y me gustaría que a la luz del evangelio publicaran valores cristianos y sobre temas para vivir un matrimonio felíz, soy una laica comprometida y todo lo que se relaciones con la palabra de Dios es importante para nuestra vida cristiana. saludos.

      Guadalupe Pérez Ortez

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios