Orando por la sanación

Durante los últimos días, mientras leía las intenciones que recibo a través del email, pensaba sobre la mucha necesidad de oración que existe y sin embargo, lo poco que oramos…

El ser humano está enfermo… enfermo por el pecado que ataca e infecta tanto el cuerpo como el alma… En los Evangelios vemos cómo Jesús sanó a todos los que se acercaban a Él: “los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan” (Mateo 11, 5)… Pero la sanación física siempre era producto de una sanación mayor… la sanación interior…

Hoy les traigo una hermosa oración de sanación física y espiritual que escribió el Padre Slavko Barbarić en su libro “Ora con el corazón”… Háganla con la seguridad de que Dios les ofrecerá la sanación que ansían a través de ella…

Oración por la sanación
P. Slavko Barbarić, ofm.

Ora con el corazón

Jesús, Tú viniste por los enfermos y los pecadores. Por eso, me vuelvo hacia Ti y quiero pedirte que sanes mi alma y mi cuerpo. Tú sabes, Jesús, que el pecado destroza y desgarra la integridad del ser humano; que destruye las relaciones entre los hombres y nuestra amistad con contigo. Pero no existe pecado ni enfermedad que Tú no puedas curar con Tu Palabra omnipotente. No hay herida alguna que no pueda ser sanada por Ti.

María, Tú me has invitado a orar por mi sanación. Quiero hacerlo ahora y por eso te pido que acompañes mi oración con tu fe. Ora conmigo en estos momentos, para que pueda ser digno de obtener la gracia de la curación, no sólo para mí, sino también para aquellos por quienes deseo interceder.

1. ¡Ven, Señor Jesús!

Sucedió que cierto día subió a una barca con sus discípulos, y les dijo: «Pasemos a la otra orilla del lago». Y se hicieron a la mar. Mientras ellos navegaban, se durmió. Se abatió sobre el lago una borrasca; se inundaba la barca y estaban en peligro. Entonces, acercándose, le despertaron, diciendo: «¡Maestro, Maestro, que perecemos!» Él, habiéndose despertado, increpó al viento y al oleaje, que amainaron, y sobrevino la bonanza. Entonces les dijo: «¿Dónde está vuestra fe?» Ellos, llenos de temor, se decían entre sí maravillados: «Pues ¿quién es éste, que impera a los vientos y al agua, y le obedecen?» (Lucas 8, 22-25).

Jesús, Tú viniste también a calmar las tempestades del mundo y te haces presente en la barca de toda vida. ¡Lo haces porque tu nombre es Emmanuel… Dios con nosotros, Dios por nosotros! Por tanto, ahora te pido Señor, que entres en mi vida. También mi barca ha comenzado a hundirse, anegando mi conciencia y mi subconsciente. ¡Entra, Jesús, a las profundidades de mi alma! He perdido mi rumbo Señor. ¡Levántate y ordena a mi inquietud que se calme! ¡Ordena a las olas de muerte que me rodean que dejen de amenazarme! Apacigua mi corazón para que pueda escuchar Tu Palabra divina y creadora.

(Permanece en silencio y escucha la voz del Señor en tu corazón)

¡Ven, Jesús, y sube también a la barca de mi familia, de mi comunidad, de mi país y del mundo entero! ¡Permite, Señor, que nuestros gritos te despierten! Extiende tu mano para que llegue la calma. ¡Ven Señor Jesús, ven! Penetra hasta el fondo de mi ser y entra en aquel rincón donde he sido más lastimado.

Ven, Jesús, y sube igualmente en las barcas de aquellas vidas que se encuentran ancladas a los hábitos más perniciosos: al alcohol, a las drogas, a los placeres carnales, y que les impiden continuar navegando de frente. Jesús, calma las tempestades. ¡Haz que todos escuchemos tu voz y que venga a nosotros Tu Paz!

2. Decisión

Jesús, Tú estás en la barca de mi vida. Tú eres mi Dios, por eso te adoro y te glorifico, porque solamente Tú eres santo, solamente Tú eres el Señor. Creo en Ti y confío en Ti. Por tanto, me pongo totalmente en tus manos. Me decido hoy por Ti y por Tu Misericordia divina. Contigo y con Tu Madre, digo en este momento: “Hágase en mí Tu Voluntad, Señor… en la salud y en la enfermedad; en el éxito y en el fracaso; en las alegrías y en las tristezas; en la vida y en la muerte; en el presente y en la eternidad”.

Jesús, frecuentemente he dudado en hacer el bien. En su lugar, he preferido a menudo hacer mi voluntad y las consecuencias de ello me han hecho mal. ¡Sáname de mi incredulidad y de las resistencias que he opuesto, las veces que me he negado a aceptar la voluntad del Padre!

María, con Tú oración, alcanza para mí la gracia de que mi determinación de seguir a Jesús sea irrevocable. ¡Ayúdame a nunca apartarme de ella y a permanecer siempre fiel a esta decisión!

(Permanece en silencio y abre tu corazón a la acción del Señor)

3. Renuncia

Jesús, yo renuncio a todo pecado. Renuncio a Satanás y a todas sus seducciones, a sus mentiras y engaños. Renuncio a cualquier ídolo e idolatría. Renuncio a mi falta de perdón y a mi rencor; a mi vida egoísta y altiva. Me deshago de toda enfermedad espiritual y de toda atadura, para que Tú, Jesús, puedas entrar en mi alma.

¡Madre… Madre mía, ayúdame a aplastar la cabeza de Satanás en mi vida!

4. Oración para ser capaces de amar

«Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo”. Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan, para que seáis hijos de vuestro Padre Celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos» (Mateo 5, 43-45).

Jesús, Tú nos has llamado a amar… Hoy reconozco ante Ti la fragilidad de mi amor. Sana en mí todas esas heridas que han sido provocadas a causa del desamor y de mis pecados, ¡heridas que me impiden amarte a Ti, mi Señor, sobre todas las cosas! ¡Purifica mi corazón de la herencia dolorosa que arrastra por los pecados de mis ancestros y por las iniquidades del mundo! ¡Libéralo de todas las cargas que han acumulado a través de mi infancia y adolescencia!

Haz que el fuego de Tu Amor y la gracia de Tu Sanación iluminen mi oscuridad y derritan el hielo del mal que aún habita en mí. Renueva completamente mi capacidad de amar. Que a partir de ahora, pueda yo amar a los hombres con todo mi corazón, incluso a aquellos que me han lastimado. Muy a menudo he sido incapaz de perdonar las injusticias de los demás. Perdona, Señor, las veces que me he agobiado a mi mismo y a otros también, con la envidia y los celos.

¡Sana igualmente mi fe en Ti, Señor! Haz que la gracia de la confianza desaparezca en mi toda desconfianza y temor. ¡Cúrame de la ausencia de Dios en mis pensamientos, palabras y obras!

Al mismo tiempo Jesús, te pido que sanes los lazos afectivos en mi familia. ¡Sana el amor entre los esposos, entre padre e hijos, entre los que están enfermos y los que poseen salud! ¡Jesús, sana el amor entre todos los hombres del mundo!

(Ora en silencio por aquella persona que no amas y que no puedes perdonar)

5. Oración por la sanación del alma

Jesús, te doy gracias ahora por mi alma. Tú sabes que en ella se reflejan también las consecuencias del pecado. Por eso, frecuentemente estoy nervioso y reacciono con agresividad. Fácilmente pierdo la paciencia y estoy atado al rencor. Los malos hábitos aprisionan mi alma y empeoran aún más mis heridas. Todo esto me dificulta amar a los demás. En el fondo de mi alma han quedado grabadas ciertas experiencias, las cuales me inducen a actuar con desconfianza y temor.

¡Jesús, purifica mi subconsciente! Penetra en él con Tu Luz, para que nunca más sea yo víctima de la oscuridad. Con el poder de Tu Gracia, toca aquellas fibras de mi alma en las cuales se ha asentado el apego a los bienes materiales, haciéndome presa del temor. ¡Sana mi alma, Señor, para que mi espíritu pueda abrirse libremente hacia Ti!

¡Sáname de la desconfianza hacia Ti y hacia Tu Palabra! Jesús, yo te suplico que cures en mí todas aquellas heridas y frustraciones causadas por los fracasos y los deseos no satisfechos. ¡Aparta toda tiniebla de mi interior y sana las heridas más profundas de mi subconsciente! Permite que éste descanse en Ti, Señor.

Te pido ahora por los perturbados y enfermos mentales. Haz a un lado sus cargas y limpia las heridas que han trastornado sus mentes. Protege a los niños que viven con el estigma de la propensión hereditaria a este tipo de males. Cura todo desdoblamiento de personalidad, miedos y depresiones; cada neurosis y estado psicópata. Sana también, a todos aquellos cuyas mentes se han enfermado a causa de algún fracaso en su familia, estudios o trabajo. ¡Aparta de ellos los pensamientos de autodestrucción y suicidio, y libéralos de cualquier obsesión!

¡Oh, Jesús, se Tú el dueño de nuestras almas! Cura a todos aquellos que se han dañado a sí mismos por medio de prácticas de superchería. ¡Libéralos de las consecuencias de la brujería y hechicería! Restaura cada alma y devuélvele la paz que ha perdido.

6. Oración por la sanación física

«Al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; Él expulsó a los espíritus con una palabra, y curó a todos los enfermos, para que se cumpliera el oráculo del profeta Isaías: “Él tomó nuestras flaquezas y cargó con nuestras enfermedades”» (Mateo 8, 16-17).

¡Jesús, sana mi cuerpo! Aquí estoy ante Ti, con mis dolores físicos y los males que deterioran mi salud. Cúrame de las enfermedades que padezco en estos momentos…

(En silencio, menciona las enfermedades que padeces)

¡Protégeme de toda enfermedad! Pero, si es Tu Voluntad que yo cargue con la cruz de mis padecimientos, entonces yo acepto esta cruz y te pido la gracia de llevarla con amor.
¡Ahora, Jesús, te pido por la sanación física de mis familiares y seres queridos!

(En silencio, menciona sus nombres)

Jesús, si es la voluntad del Padre que ellos continúen enfermos, yo te pido que les concedas la fortaleza necesaria para que ellos también carguen sus cruces con amor. ¡Cura a todos los enfermos del mundo! Protege a la humanidad entera de las epidemias y males incurables. En una palabra, Jesús, ¡cura todas nuestras enfermedades, porque Tú viniste a tomarlas sobre Ti para salvarnos!

7. Oración final

Padre celestial, gracias por haberme creado y por haberme redimido por medio de Jesucristo, Tu Hijo. Gracias por sanar en Su Nombre mi espíritu, mi alma y mi cuerpo, y por haberme dado una nueva capacidad de amar. ¡Haz que la bendición de la paz y la reconciliación, del amor y la confianza desciendan sobre mí, sobre mi familia, sobre la Iglesia y sobre el mundo entero!

Permite que María, al orar con nosotros, obtenga de Tu Bondad paternal todo lo que necesitamos para el bien de nuestras almas y cuerpos.

¡Qué así sea! Amén.

Comparte...

    376 comentarios en Orando por la sanación

    1. Queridos Hermanos:
      Necesito que oren por mi; muchas veces me siento presa del pecado y no sé salir de él. Dios ha sido muy bueno conmigo y me ha dado muchas dichas en la vida, más muchas veces yo soy malagradecido. Necesito dejar de lado la vida de pecado que llevo y empezar a vivir en Cristo Jesús; Señor perdóname soy pecador, no me dejes caer en tentación y que se haga tu santa voluntad. PADRE, tú conoces los deseos de mi corazón y los dolores de mi alma; por favor libérame de ese sufrimiento Señor, pero que se haga tu santa voluntad. Madre Santísima en tí confío y oro y recurro a ti para que intercedas ante mi amado Señor Jesucristo, para que haga un milagro en mi vida.
      Hermanos, yo sé que voy a contar con sus oraciones. ¡Qué Dios los bendiga!

      Alexander
    2. Para la amiguita que se pone como destrozada, cuando leí un primer comentario tuyo no entendía porque te manifestabas de esa manera,pero en el otro comentario pude comprender cuanto dolor estas sintiendo y quiero decirte esto mi amiga ya no estes triste porque ahora no vas a ser tu sola sinó yo también rezando a la par para que DIOS misericordioso te ayude , a veces las cosas pueden ser imposibles para el hombre ,pero posibles para DIOS,entregate a DIOS pídele perdón por todos tus pecados,y perdona a todos los que te hicieron mal ,pero no dejes de perdonar , porque sinó Dios no va ha escuchar tu oración,refúgiate en sus brazos y dile que lo amas,llenate de él, en todo momento i vas a ver como vas a sentir esa presencia viva que despierta el corazón triste llenandolo con la dulzura de su amor misericordioso, yo te amo mi Dios,yo te amo, ten piedad de mi, ten piedad libérame de esta carga tan pesada, yo te la entrego o mi DIOS, Y EL TE ESCUCHA AMIGUITA y te dice ven hijita refugiate en mis brazos no estás sola estoy contigo y te amo. Yo quiero decirte amiguita que cuentes con todos los amiguitos de esta página que tu dolor es nuestro dolor y todos nos unimos a tu oración bendiciones para tí y para todos.

    3. Bendiciones a todos,he leido lo que los hermanos postean aqui veo dolor angustia al igual que yo en este momento pido oren por todos nosotros tambien por mi mama que esta bien enfermita y se que la oracion tiene poder, he leido aqui que muchos hermanos al igual que yo fueron contagiados de enfermedades sexuales por causa de el pecado fue lo mas doloroso descubrir mi enfermedad considereda incurable ,ore mucho a Dios cambie ciertos malos habitos mundanos y recibi misericordia infinita y DIOS que todo lo puede me dio SANIDAD solo por su gracia pues alguien como yo no se la merece hoy estoy libre de esa enfermedad que tanto me atormentaba tengo un largo camino para cambiar y ser com Jesus muchas veces peco y me da pena ver a el cielo y dejo al maligno ganar terreno pero con fe lo venzo y regreso a mi SEÑOR no se dejen vencer oren dia y noche y veran los resultados hay dos palabras que deben estar siempre en los labios cuando hablamos con DIOS Y SON gracias y perdon .

      jose
    4. El profeta Isaías nos muestra la ciudad santa de Jerusalén, que después de ser invadida y destruida, vuelve a la protección especial de Yahvé:

      “Por amor de Sión no he de callar, por amor de Jerusalén no he de estar quedo, hasta que salga como resplandor su justicia, y su salvación brille como antorcha. Verán las naciones tu justicia, todos los reyes tu gloria, y te llamarán con un nombre nuevo que la boca de Yahveh declarará. Serás corona de adorno en la mano de Yahveh, y tiara real en la palma de tu Dios. No se dirá de ti jamás «Abandonada», ni de tu tierra se dirá jamás «Desolada», sino que a ti se te llamará «Mi Complacencia», y a tu tierra, «Desposada». Porque Yahveh se complacerá en ti, y tu tierra será desposada. Porque como se casa joven con doncella, se casará contigo tu edificador, y con gozo de esposo por su novia se gozará por ti tu Dios” (Isaías 62, 1-5).

      De esta misma forma es la relación del ser humano con Dios… nos apartamos de Él por causa de nuestros pecados… no es Él quien se aleja, sino nosotros quienes le damos la espalda… a veces a conciencia y otras sin darnos cuenta, pero no importa cuántas veces nos alejemos… Él siempre nos espera con los brazos abiertos para mostrarnos su perdón y su amor…

      Siento muchísimo las circunstancias que te han tocado vivir… pero a pesar de todo, quiero que sepas que el Señor te ama profundamente, con el amor más puro y dulce que puedas imaginar… y en este mismo instante Él está a tu lado, sosteniéndote y ofreciéndote su perdón…

      ¿Sabes?… el perdón es el comienzo de toda sanación, tanto espiritual y emocional, como física… yo no puedo decirte qué planes tiene el Señor para ti… pero puedes tener la seguridad de que si le abres tu corazón, tu vida va a cambiar desde este mismo instante…

      Si me permites, quisiera que oráramos juntos,

      “Padre amado… vengo ante tu presencia… vengo conscientes de mis faltas… de mis pecados y debilidades… vengo reconociendo mi fragilidad y pequeñez… y desde mi miseria y mi nada, miro a tu grandeza y majestad… con la confianza plena de que Tú me escuchas…

      Sé que Tú lo conoces todo… Tú conoces lo que hay en mi corazón… Tú conoces cada una de las experiencias que he vivido… y conoces la cicatriz que cada una de ellas ha dejado en mi alma… no hay un rincón dentro de mí al que Tú no puedas llegar… por eso vengo ante Ti para implorar que me perdones, me sanes y me salves…

      Solamente en el perdón se puede encontrar la Paz que mi alma anhela y necesita… pon en mí el deseo de perdonar… ayúdame, Señor… fortaléceme con la fuerza del Espíritu Santo… y hazme capaz de dar y pedir perdón…

      Pon tu gracia en mí, Padre bueno… y junto contigo perdono a todas esas personas que me han hecho mal a lo largo de mi vidas… perdono y te pido que perdones a todos los que han abusado de mí… a los que me han maltratado en mi cuerpo y en mi orgullo… lo que me han herido el cuerpo y el alma… uno mi oración a las Palabras de Jesús, que desde la Cruz dijo: «perdónalos, Padre, que no saben lo que hacen»… así también yo, los perdono y te pido que los perdones…

      Mi Señor… de una manera especial quiero pedirte que también me ayudes a perdonarme a mi misma… mi dolor y mi tristeza me hacen sentir indigna de ser amada… ni siquiera creo que Tú, Padre santo, ni siquiera creo que Tú puedas amarme… pero hoy hago mía la Palabra del profeta Isaías: yo soy “corona de adorno” en tu Mano… “tiara real en la palma de mi Dios”… ya no me sentiré más “abandonada” ni “desolada”… sino que Tú, mi Dios, me llamarás “mi complacencia” y “desposada”…

      Señor… yo no puedo cambiar mi vida pasada… no puedo borrar mis culpas ni cambiar mis errores… pero si puedo acudir a Ti con confianza… reconociendo que tu Misericordia es más grande que mi pecado… y que Tú me amas con Amor perfecto a pesar de todo… te pido, Señor y Dios mío… sana mi alma, mi corazón y mi cuerpo… pon tu mano poderosa sobre mí y arranca todo lo que no sea tuyo… todo lo que no te agrade… todo lo que me impide acercarme más a Ti… en su lugar, pon una doble porción de tu Santo Espíritu… para que con su ayuda, pueda sentirme nuevamente hija y esposa Tuya…

      Todo te lo entrego en este día… como María y junto a María, digo “sí” a tu Voluntad en mi vida… y me abrazo a Ti con todas mis fuerzas… con la seguridad de que Tú me amas y solamente deseas lo mejor para mí…

      Gracias por escucharme y por derramar tu Amor sobre mí… gracias todo lo que has comenzado a hacer en mí… y por todo lo que seguirás haciendo… gracias!!! Amén!!!”

      Querida hermana… te prometo que seguiremos orando por ti… abandónate en las manos de Dios con confianza… y te prometo que tú vida va a cambiar para bien, según su Santa y Perfecta Voluntad…

      Romualdo
    5. LA vida es muy triste y yo cometi muchos errores porque vivo con una persona que abusaba fisica y mentalmente de mi. Yo busque refugio y me salio una persona muy linda y dure separada de mi esposo un tiempo y ahi tuve que ver con esta persona que pense que hera linda y me pego una emfermedad que nunca se quita. Que puedo hacer solo pienso y no puedo ser feliz solo por sentirme sola y apollarme en una persona que no tiene escrupulos. Hoy en dia soy muy desdichada ahunque aparento ser feliz no puedo. Seria marabilloso ser sanada por Dios pero eso es imposible. Todos los dias le pido perdon por mi falla dia por dia. Soy muy desdichada no puedo entregarme con amor con ningun hombre. Me siento muy sola.

      Drestrosada
    6. SEÑOR JESÚS, YO CREO EN TÍ, CREO EN EL SACRIFICIO QUE HICISTE EN MÍ LUGAR EN LA CRUZ.
      PONGO DELANTE DE TÍ MI CAUSA Y TE PIDO SEÑOR QUE AVOGUE MÍ CAUSA.
      CLAMO SEÑOR CONTRA TODO ESPÍRITO DE ADULTÉRIO EN MÍ CASA, POR EL PODER QUE HAY EN TÚ NOMBRE. RECIBE SEÑOR MI VIDA. ME ENTREGO A TÍ DE CUERPO Y ALMA, PERDONAME SEÑOR TODAS MIS CULPAS, LAVAME CON LA SANGRE QUE HAS DERRAMADO EN LA CRUZ POR AMOR A MÍ Y DE MI FAMILIA. EN TÚ NOMBRE, AMEN.

      Luz
    7. SEÑOR JESUS TU SABES CUAL ES MI INQUIETUD, TE LA COLOCO A TUS PIES, PARA QUE TU EN TU SABIDURIA Y TIEMPO ME DES LA VICTORIA. CREO EN TUS PROMESAS ,.POR ESO ESPERO, CREO Y CONFIO EN TI.

      nurya
    8. ORAR POR TODOS ESTOS HERMANOS QUE NOS NECESITA ORAR SIN DESCANSO EL SEÑOR ES BENO Y MISERICORDIOSO ,ORAR POR TODO Y POR TODOS Y EL NO NOS DEFRAUDARA YO LO HE COMPROBADA, LO DIGO CON SINCERIDAD Y CONVENCIMIENTO JESUS ME SANO YO LO VEIA LEJANO PORQUE QERIA QUE MI PROBLEMA GRAVE Y TRISTE SE ME SOLUCIONARA EN UN PLIS PAS Y NO ES ASI SIEMPRE EL TIEMPO DE JESUS ES DIFERENTE AL NUESTRO, EL SABE CUANDO COMO Y PORQUE NOSOTROS ORAR EN TODO MOMENTO CON FE CON CONFIANZA EL NOS HABRE NUESTRO CORAZON Y EL ENTRA EN EL, PERO CON FE ,CONVENCIDOS Y MARIA QUE ESTA AHI INTERCEDIENDO POR NOSOTROS PIDAMOSLE A ELLA QUE NOS ACERQUE MAS Y MAS A SU HIJO.DIOS ESTA AQUI AHORA BENDIGANOS A TODOS Y A ESTE MEDIO DE COMUNICARNOS .TENEMOS QUE SER PACIENTES PERO ORAR HABLAR CON EL CON CONFIANZA EL NOS AMA MUCHISIMO AUNQUE SOMOS PECADORES PERO EL QUIERE QUE NOS APARTEMOS DEL PECADO PERO NOS AMA A NOSOTROS PECADORES.DONDE HAY DOS O MAS REUNIDOS EN MI NOMBRE AHI ESTOY YO Y ES ASI HERMANOS

      DOY FE DE ESTO ORAR POR TODO DE VERDAD NO HAY MAYOR FELICIDAD QUE CONOCER A JESUS NO HAY DINERO NI NADA EN ESTE MUNDO QUE NOS HAGA MAS FELICES QUE SENTIR QUE ESTAMOS CON EL.EL SIEMPRE ESTA CON NOSOTROS PERO EL SER HUMANO ES SORDO, CIEGOY COMODO
      DIGO ESTO CON HUMILDAD EN MI CORAZON SOY PECADORA PERO INTENTO SER MEJOR PERSONA COMPRENDER A LOS DEMAS Y AMAR A LOS DEMAS

      mirella
    9. Sólo quiero dar gracias a Dios por haber encontrado este sitio y poder escribir al respecto, realmente necesito que me ayuden a pedir al Dios Altísimo por la salud de mi madre Emma Cecilia Bermudez, pues sufre de varias enfermedades que la afligen y me da mucha tristeza verla asi. Hace un mes murio mi padre y le pedí mucho a Dios que tuviera misericordia de su alma y lo tenga en su Gloria Eterna. No quiero decir con esto que este pensando que a mi madre le pase lo mismo, pero deseo que el Señor la conserve por muchos años más y que le alivie sus dolores y le de la fortaleza necesaria para asumir estos males. Quiero pedir el favor que me ayuden mucho a rogar al Señor y a la Santisima Virgen María, por su salud fisica. Confio mucho en ellos y sé que el Señor siempre nos escucha y siempre se hara su santa voluntad.Tambien ar este medio para rogar por una hermana (Beatriz) quien perdio a su esposo hace ocho meses y quedo con un niño de 5 años; pues ella no confia en nosotros para contarnos sus problemas, porque dice que no la queremos y me tiene envidia, yo en verdad quiero ayudarla pero es muy cerrada y no permite que le digamos nada, solo tengo a Dios para contarle lo que sucede con mi familia, pero en verdad no se como ayudarla, pues ella no entiende razones, asiste a reuniones de oracion, de sanación pero con nosotros su familia nos ve como a enemigos y asi nos lo ha hecho saber. Mis hermanos y yo hablamos al respecto, hemos intentado hablar con ella, pero como les digo es muy cerrada. Solo les pido que se unan conmigo para que Dios Todopoderoso le de la luz que necesita y le haga cambiar de actitud. Confio mucho en ellos y que el Señor siempre nos escucha y siempre se hara su santa voluntad. Gracias por leer este mensaje.

      sandy
    10. yo creo que jesus, es el mediador entre Dios y los hombres,cuando tenemos una aflicción debemos estar firme en el Sr, y confiar en el no podemos pensar en lo negativo siempre en lo positivo,el te manda a que te esfuerse y seas valiente en la vida, nunca debemos desmayar. los momentos dificiles te ayudan a reflexionar, dia tras dia cuya reflexion te trae una transformación, que te lleva a estar mas cerca de Dios.

      xiomara natalio
    11. Ante el grito de Sión que dice: «Yahvé me ha abandonado, el Señor me ha olvidado», Dios, a través del profeta Isaías, le responde,

      «¿Acaso olvida una mujer a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Pues aunque ésas llegasen a olvidar, yo no te olvido. Míralo, en las palmas de mis manos te tengo tatuada» (Is 49, 14-16a).

      ¿Has visto lo hermoso de esta imagen? El amor de madre es el mayor amor humano, porque una madre es capaz de todo por su hijo/a……. sin embargo, este amor palidece ante el Amor que Dios tiene por cada uno de nosotros: “Aunque tu madre llegase a olvidarse de ti, YO no te olvidaré… mi Amor por ti es tan grande que te tengo tatuada en la palma de mi mano”… este es el Amor de Dios.

      Querida Liliana… no sé si te has fijado en la parábola del hijo pródigo (Lucas 15, 11-32)… el hijo ha despilfarrado su fortuna y ha caído a lo más bajo que puede caer un judío, cuidar cerdos (los judío consideran los cerdos como el animal más impuro)… y desde su miseria, el hijo pródigo recuerda a su padre y decide emprender el camino de regreso a su casa… durante el camino va reflexionando sobre lo que le dirá a su padre… entonces sucede algo que yo encuentro fascinante… dice Lucas que «Estando él todavía lejos, le vio su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente»… antes de que el hijo llegara, antes de pedir perdón, antes de decir una palabra… el padre corre a su encuentro y lo abrasa y lo besa, efusivamente!!!

      Así es el Amor del Padre para con nosotros… antes de decir una palabra siquiera, Él ya ha visto el arrepentimiento en nuestro corazón… y corre a nuestro encuentro para abrazarnos y llenarnos de su Amor…

      Te invito a que vayas a visitar al Señor… Él está esperándote en el Sagrario… ve y habla con Él… cuéntale todo lo que te sucede, lo que te preocupa, lo que te da miedo… no te preocupes por lo que Él pueda pensar… recuerda que Él lo sabe todo y ya conoce lo que hay escondido en lo más profundo de tu corazón… pero tienes que abrírselo para que pueda sanar lo que necesita ser sanado… y recuerda que para el Señor, toda sanación física comienza primero con una sanación interior…

      Te prometo que te tendremos muy presente en nuestras oraciones…

      Que el Señor te bendiga y haga brillar su rostro sobre ti…

      Romualdo

      Romualdo
    12. Hola acabo de leer la oracion estoy en mi trabajo son las 8:48am, estoy desesperada, triste, con el corazon hecho trizas, tengo una enfermedad grave y tambien la padece mi pareja, me siento muy mal super deprimida avergonzada ante dios, ayer le pedi por mi pareja y por mi, no fui capaz de levantar la cabeza porque sentia mucha verguenza ante dios, le pedi llorando con los mirando hacia el suelo. no dejo de pensar en mi enfermedad aun no me someto a un examen por temor pero mi pareja es medico y me dijo de que estaba enferma, pero a pesar de ello siento en mi corazon que dios cambiara mi diagnostico, siendo que cuando vaya hacerme el examen me diran que estoy bien o que tengo una enfremedad tratable, claro es como soñar verdad pero luego despierto a mi realidad y me derrumbo nuevamente pero tengo ese sentimiento de fe en mi corazon, quiero por favor que le pidan al señor que me sane que el dia en vaya a realizarme mi examen el medico me den una buena noticia de lo contrario pidanle a dios que me de resignacion y que pueda seguir mi vida con esta enfermedad… no tengo palabra alguna para poder orar solo tengo verguenza y pienso que el no me quiere escuchar y que ya no me ama, que esta decepcionado de mi. gracias por haber publicado esta oracion en verdad es preciosa y me da fe, necesito ayuda por favor para fortalecer mi fe y mi amor en dios.

      liliana
    13. Querida Amiga…

      Te prometo que estaremos orando mucho por ti, pidiéndole al Señor que te conceda el deseo de perdonar…

      Perdonar es una decisión: la decisión de mirar a esas personas que te han ofendido o que te ha hecho daño a través del Corazón compasivo y misericordioso de Cristo… esto es una gracia que el Señor puede y quiere conceder… pero tenemos que pedírsela, tenemos que querer perdonar verdaderamente…

      Hay quienes piensan que privando del perdón a esa persona que les ofendió están “desquitándose”… pero cuando guardamos rencor o coraje o rabia o malos deseos en nuestro corazón, somos nosotros mismos quienes nos hacemos daño…

      Te invito a que vayas a visitar al Señor… Él está en el Sagrario de tu Iglesia… también puedes ir a alguna capilla de adoración perpetua, si tienes alguna cerca… ve donde Él y cuéntale como te sientes… muéstrale tu corazón herido y humillado… muéstrale el daño que esta situación te ha causado… después, guarda silencio y deja que Él te cuente a ti sobre las cosas que Él mismo tuvo que padecer durante su Pasión…

      ¿Sabes algo?… ese dolor que el Señor sintió: el abandono, el rechazo, los insultos, las humillaciones, los golpes, los salivazos… todo lo padeció sin decir una palabra… pero más importante, sin guardar el más mínimo resentimiento por aquellos que le trataban así… por el contrario, a ellos les dedicó su más tierna mirada y rogó al Padre que les perdonara lo que contra Él hacían…

      ¿No te parece maravillosa la actitud de nuestro Señor? ¡A eso es a lo que Él nos llama…! ¡a tener un corazón como el suyo! Te invito a visitar al Señor en el Sagrario… y luego de contarle y que Él te cuente… te invito a ofrecer una oración por la familia de tu esposo… una oración pidiéndole al Señor que los bendiga y que te permita amarlos de la misma forma que Él los ama…

      Que Dios te bendiga…

      Romualdo

      Romualdo
    14. Yo necesito que oren por mi para poder limpiar mi espíritu y poder perdonar a mi suegra y la familia de mi esposo. Tengo 1 año y más de un mes de casada, pero ellos no me recibieron bien cuando hablamos de compromiso, han probado hasta donde llega mi esposo con lo material y ya no quiero pelear más con él por ellos, que siempre nos quedan debiendo dinero, me enoja que nunca lo llaman y sólo hablan cuando mi esposo los llama. He pedido a Dios pero no siento que pueda verlos ni perdonarlos, me han herido muy fuerte y no estoy dispuesta a recibirlos ni en mi casa. Ayúdenme.

      Amiga
    15. Queridos hermanos en Cristo, que feliz me siento al entrar por primera vez en este sitio, sentir desde lo màs profundo de mi ser que Dios està presente en nuestras vidas, en nuestras familia. Que el espiritu santo da la sabidurìa para entender su palabra y apropiarnos de ella, “JESUS SANA A MUCHOS ENFERMOS” Mateo 8,16. Antes de leer sobre lo que el espìritu santo està haciendo en nuestras familias, estaba pensando en mis males fisicos y en mi hermana que recibiò una mamografia que refleja problemas, he seguido los pasos para orar en el silencio de està madrugada, y los resultados son maravillosos, siento paz y confianza. Pienso que las enfermedades nos ayudan ha acercarnos màs Dios. nos permiten refleccionar y que nada es casualidad que todo tiene un propòsito. DIOS ES BUENO, MARAVILLOSO, MISERICORDIOSO , BONDADOSO, AMOROSO, FIEL, COMPRENSIVO, AMIGO INIGUALABLE, SU VERDAD ES VIDA.

      VIVIR CON JESUS ES UN ESTILO DE VIDA.

      Miriam Miranda
    16. Hola Samuel… aprovecho para agradecerte tu visita a este humilde rinconcito que Dios nos ha permitido tener en la internet… te agradezco que hayas tomado tiempo de leer algunos de los artículos y comentar sobre ellos… y sobre todo, te agradezco que nos señales las enseñanzas de San Claude de la Colombière…

      Tienes mucha razón, el ensayo es fascinante… tuve la gracia de encontrarlo años atrás y hasta lo incluí en la sección de Temas de Reflexión… pongo el enlace para aquellos hermanos que quieran leerlo completo: El Abandono confiado a la Divina Providencia

      ¿Qué decirte? Esta es una forma de vida que sobrepasa al hombre común y corriente… ese grado de confianza y abandono solamente se puede encontrar en almas que han llegado a fundirse en el Corazón mismo de Dios… y le pido a Dios que algún día me lo haga entender.. más que entender, que me lo ayude a vivir…

      Romualdo
    17. Gracias Señor porque nos amas, que grande eres

      Cipriano
    18. Romualdo :
      No tengo el gusto de conocerte, pero veo que tienes buena doctrina y te telicito; el Espìritu Santo hace salir de tu mente grandes verdades.

      Sin embargo me gustarìa mostrarte extractos de un ensayo de San Claudio de La Colombière, el cual te sugiero consultar, para que veamos que Dios tiene todo el poder para influìr en nuestra vida.

      Gracias.

      (…)1. VERDADES CONSOLADORAS
      Una de las verdades mejor establecidas y de las más consoladoras que se nos han revelado es que nada nos sucede en la tierra, excepto el pecado, que no sea porque Dios lo quiere; Él es quien envía las riquezas y la pobreza; si estáis enfermos, Dios es la causa de vuestro mal; si habéis recobrado la salud, es Dios quien os la ha devuelto; si vivís, es solamente a Él a quien debéis un bien tan grande; y cuando venga la muerte a concluir vuestra vida, será de su mano de quien recibiréis el golpe mortal.
      Pero, cuando nos persiguen los malvados, ¿debemos atribuirlo a Dios? Sí, también le podéis acusar a Él del mal que sufrís. Pero no es la causa del pecado que comete vuestro enemigo al maltrataros, y sí es la causa del mal que os hace este enemigo mientras peca.
      No es Dios quien ha inspirado a vuestro enemigo la perversa voluntad que tiene de haceros mal, pero es Él quien le ha dado el poder. No dudéis, si recibís alguna llaga, es Dios mismo quien os ha herido. Aunque todas las criaturas se aliaran contra vosotros, si el Creador no lo quiere, si Él no se une a ellas, si Él no les da la fuerza y los medios para ejecutar sus malos designios, nunca llegarán a hacer nada: No tendrías ningún poder sobre mí si no te hubiera sido dado de lo Alto, decía el Salvador del mundo a Pilatos. Lo mismo podemos decir a los demonios y a los hombres, incluso a las criaturas privadas de razón y de sentimiento. No, no me afligiríais, ni me incomodaríais como hacéis si Dios no lo hubiera ordenado así; es Él quien os envía, Él es quien os da el poder de tentarme y afligirme: No tendríais ningún poder sobre mí si no os fuera dado de lo Alto. (…)

      (…)Confiemos en la sabiduría de Dios
      Es una verdad de fe que Dios dirige todos los acontecimientos de que se lamenta el mundo; y aún más, no podemos dudar de que todos los males que Dios nos envía nos sean muy útiles: no podemos dudar sin suponer que al mismo Dios le falta la luz para discernir lo que nos conviene.
      Si, muchas veces, en las cosas que nos atañen, otro ve mejor que nosotros lo que nos es útil, ¿no será una locura pensar que nosotros vemos las cosas mejor que Dios mismo, que Dios que está exento de las pasiones que nos ciegan, que penetra en el porvenir, que prevé los acontecimientos y el efecto que cada causa debe producir? Vosotros sabéis que a veces los accidentes más importunos tienen consecuencias dichosas, y que por el contrario los éxitos más favorables pueden acabar finalmente de manera funesta. También es una regla que Dios observa a menudo, de ir a sus fines por caminos totalmente opuestos a los que la prudencia humana acostumbra escoger (…)

      Samuel Sepùlveda
    19. No creo que Dios “dé” una enfermedad, así como tampoco creo que Él “nos envíe” una prueba o un problema o un sufrimiento… las enfermedades son parte de la vida… y las situaciones que encontramos, buenas o malas, son consecuencia de nuestras decisiones y acciones…

      Claro, en medio de todo esto está Dios… Él puede santificarnos a través de una enfermedad o un problema… puede acercarnos más a Él… puede “convertirnos” si nos encontramos alejados… puede ayudarnos a ser más humildes y a reconocer nuestras limitaciones… puede, también, unir a una familia… o a buscar el perdón de aquellos que hemos ofendido… puede, inclusive, poner en nosotros un espíritu de sacrificio que nos haga ofrecer ese dolor o sufrimiento por otras personas… pero el hecho de que Dios “permita” ciertas cosas y saque buenos frutos de ellas no quiere decir que esas “pruebas” son “mandadas” por Él…

      Por otra parte, Dios también puede glorificarse a través de una sanación… de hecho, muchos de nosotros conocemos personas que dan testimonio de la acción milagrosa de Dios en sus vidas… Dios puede actuar, quiere actuar y va a actuar en nuestras vidas si se lo pedimos con fe… los Evangelios están llenos de ejemplos que nos muestran esto…

      El hecho de estar “enfermo” no quiere decir que, necesariamente, Dios desea eso para nosotros… por una parte podría estar pidiéndonos que nos abandonemos en sus brazos y unamos nuestros sufrimientos a los suyos… pero, por otra, podría estar pidiéndonos que creamos en su poder para ver su gloria manifestada en nosotros…

      Por eso es importante aprender a escuchar la voz de Dios… aprender a conocer que es lo que Él quiere de nosotros… y esto aplica igual si estamos enfermos o sanos, en tiempos de necesidad o de abundancia, sintiéndonos tristes o alegres… no importa cuál sea nuestra situación particular, deberíamos tratar de conocer y buscar la Voluntad de Dios para nosotros… y pedirle que eso que Él desea se cumpla en nosotros…

      Romualdo
    20. Muy bien, debo de insistir en la oraciòn, pero………. en la oraciòn de la sanaciòn fisica, me hace pensar que al pedir la sanaciòn fisica no estamos entrando en la voluntad de Dios; por que si nos dà dicha enfermedad es por que debemos por medio de ella alcanzar nuestra fortaleza y nuestra gratitud al entrar en el abandono confiado de que Dios nos enviara nuestro alivio, ò de pronto nuestra condena por que nuestro orgullo es tan grande que hacemos toda clase de reproches y nuestra inconformidad por que no se esta haciendo nuestra voluntad (por que no aceptamos el sufrimiento y no queremos padecer ningùn mal).

      Que Dios los bendiga y siga iluminandolos con su Espitu para que nos sigan poniendo a reflexionar.

      Maria Rosalba
    Página 1 de 1912345»...Última »

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios