¿Por qué soy católico?

Me resulta curioso cómo cada denominación cristiana tiene su forma propia y particular de interpretar las Escrituras y de seguir a Jesucristo, argumentando y dándole más o menos importancia a diferentes aspectos doctrinales…

Por ejemplo, algunos cuestionan los sacramentos, la sucesión apostólica y la autoridad del Papa… otros se fundamentan en las doctrinas evangélicas de la “sola scriptura” (solamente la Biblia) o la justificación por-la-fe-sola (sola fide) para censurarnos e invitarnos a “aceptar al Señor”… o sencillamente nos juzgan como “idólatras” por nuestra devoción a la Virgen María y a los santos, y nos exhortan a arrepentirnos para que podamos ser “salvos”… Claro que también hay quienes se acercan buscando un diálogo serio y honesto sobre las muchas cosas que tenemos en común y que nos unen a todos los cristianos, seamos católicos, ortodoxos, protestantes o evangélicos…

Les cuento esto porque cada vez que contesto un correo electrónico o que tengo que reaccionar a un comentario de uno de estos hermanos también me llega, de una manera u otra, la misma pregunta obligada: “¿por qué soy católico?”… y aunque razones y argumentos hay muchos – ¡y muy válidos todos! – cada vez me convenzo más de que la razón principal de mi fe y el fundamento esencial del catolicismo es uno: ¡la Eucaristía!

Juan Pablo II, en su encíclica “Ecclesia de Eucharistia”, nos decía que la Eucaristía es “fuente y cumbre de toda la vida cristiana”… es que la Iglesia nace de la Eucaristía, se alimenta de ella y a ella se dirige, porque la Eucaristía no es otra cosa que Cristo mismo, vivo y presente entre los hombres… Por eso yo soy católico… y también por eso siento tanta tristeza cuando veo un auto-proclamado “católico” que decide dejar su Iglesia para abrazar una de la tantas iglesias evangélicas que existen… ¡acaso no se dan cuenta de que lo pierden todo!

Como católicos, nuestro culto a Dios gira entorno a la Santa Misa y al sacramento de la Eucaristía… Como católicos, nosotros creemos que fue el mismo Jesucristo quien instituyó este sacramento – el sacrificio de su Cuerpo y de su Sangre – durante la Última Cena… y nos mandó: «haced esto en conmemoración mía» (Lucas 22, 19; 1 Corintios 11, 24)… Y como católicos, creemos que en cada altar del mundo, cada vez que el sacerdote extiende sus manos sobre el pan y el vino, y repite las palabras de Jesús – «este es mi Cuerpo» y «esta es mi Sangre» – Jesús se hace presente, y ese pan y ese vino dejan de serlo para convertirse en el Cuerpo y la Sangre del Señor…

Para los católicos este es “el Misterio de nuestra fe”, como proclamamos en la Plegaria Eucarística… Pero aunque es superior a nuestro entendimiento, no deja de ser una realidad sublime, imponente y maravillosa… Y esa realidad es Cristo, con toda su fuerza y toda su divinidad, que siendo Dios, se hace ofrenda y se entrega a los hombres para ser nuestro alimento… alimento que nos da la vida eterna…

«El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí» (Juan 6, 54-57)…

El Evangelio según San Juan, en el Capítulo 6, nos narra lo que aconteció a un grupo de discípulos… Dice Juan que «mucha gente le seguía porque veían las señales que realizaba en los enfermos»… y Jesús le dio de comer a esa multitud con sólo cinco panes y dos peces… para luego alejarse al monte Él solo, porque querían proclamarle rey…

Esa madrugada Jesús camina sobre las aguas hasta la barca de los apóstoles, y llegan juntos a Cafarnaúm… la multitud llega luego y se sorprenden de encontrarle allí: «Rabbí, ¿cuándo has llegado aquí?» Y es entonces cuando Jesús comienza su “discurso del Pan de Vida”, esa maravillosa revelación que le da sentido a todo el relato de la Última Cena…

Ante las palabras de Jesús, le dijeron: «Señor, danos siempre de ese pan»… y Jesús les respondió: «Yo soy el pan de la vida. El que venga a mí, no tendrá hambre, y el que crea en mí, no tendrá nunca sed. Pero ya os lo he dicho: Me habéis visto y no creéis»…

Ven los signos externos… ven los milagros y las curaciones… pero sus corazones están endurecidos… no vienen por Jesús y lo que Dios les ofrece, sino que es su egoísmo y su ambición lo que los mueve… y murmuraban de Él, porque había dicho: «Yo soy el pan que ha bajado del cielo»… y discutían entre sí y decían: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?» Y Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros»…

De verdad es una lástima que a tantos hermanos protestantes y evangélicos digan como aquellos “discípulos” que estaban en la sinagoga de Cafarnaúm: «Es duro este lenguaje. ¿Quién puede escucharlo?» … y a pesar de haber encontrado al Señor… a pesar de haberle conocido y escuchado… se vuelvan atrás, alejándose de Él…

Es por esto que yo soy Católico, porque creo en Jesús… pero en un Jesús Vivo en medio de nosotros… no una presencia “espiritual” sino una presencia Real y Verdadera… Aquel mismo Jesús que caminó por toda Palestina anunciando la Buena Nueva… el mismo que sanó los enfermos y resucitó los muertos… que padeció y murió por ti y por mí, y que resucitó al tercer día… ese Jesús que dijo, «estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo» (Mateo 28, 20).

Y, ¿sabes algo?… No importa en cual iglesia busques, sea una de las iglesias protestantes históricas o una de las miles de sectas y denominaciones evangélicas… la Eucaristía solamente se puede encontrar en una Iglesia… en la Iglesia que Jesús nos dejó… en la Iglesia Católica… la única que, como los cristianos de aquellas primeras comunidades, siguió “perseverando en la partición del Pan”…

Comparte...

    12 comentarios en ¿Por qué soy católico?

    1. Los felicito que por este medio de comunicacion tan moderno se instruyen a tantos catolicos alejados de nuestra Santa Iglesia por falta de una instruccion religiosa adecuada.ADELANTE!!!

    2. Queridos hermanos y hermanas, me he tomado el tiempo de leer casi todo este capitulo donde con afan y soltura defienen la aceptacion de ser Catolicos, yo tambien lo soy o al menos eso intento cada dia, profundizar en el amor la bondad la fe y la esperanza, necesitamos muchas jornaleros para hacer crecer la vina del senor, y recuerden que la lucha sera cada dia mas facil cuando en verdad pongamos todo en la manos de Dios padre hijo y espiritu santo. Dios los ama y yo tambien. los angeles California

      Juan
    3. Amén, hermana… lo has dicho TODO!!! Dios te bendiga!

      Romualdo
    4. Le doy infinitas gracias a Dios por haber permitido que mis papás me llevaran a bautizar siendo una bebé.
      Siendo adulta, y a través de algunos acontecimientos en mi vida ( la muerte de un tío, un problema familiar…) Dios me llamó a la Renovación Espiritual Carismática… Jornada de Vida Cristiana… etc…
      y me fuí enamorando de una manera maravillosa de mi Amado Salvador, de la intercesión de mamita María…. de la dicha de poder contar con los Sacramentos….
      AMO A MI IGLESIA Y DESEARA QUE TODOS LA CONOCIERAN COMO ES EN REALIDAD… QUE LEYERAN LA BIBLIA Y ENTENDIERAN LO QUE SAN JUAN 15,15 NOS DICE.
      MUCHAS VECES DIGO QUE SOY MÁS CATÓLICA QUE EL PAPA… PERO, ES QUE EN REALIDAD HE ENCONTRADO AL AMOR DE MIS AMORES EN ESTA SANTA IGLESIA CATÓLICA.
      AMO A TODOS Y TODAS; PERO CUÁNTO ME GUSTARÍA QUE TODOS FUERAMOS UNO COMO NOS MANDA JESUS.
      ¡BENDICIONES A TODOS Y A TODAS!

      yami
    5. Querido Javito…

      Los católicos aceptamos a Jesús, le aceptamos total y completamente… pues tenemos la plenitud de la Verdad… Fíjate, este artículo habla de la Eucaristía… has leído el capítulo 6 de Juan… después de la multiplicación de los panes, la multitud sigue a Jesús hasta la sinagoga de Cafarnaúm… y allí Jesús dedica, no una frase, sino todo un discurso a explicarles la Eucaristía… permíteme enseñarte una frase de su discurso,

      Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre» (Juan 6, 53-58).

      Es interesante, pero los judíos que seguían a Jesús comienzan a dudar de Él… no entienden lo que Él les dice de “comer su carne y beber su sangre” y le cuestionan lo que significa… entonces, Jesús, en lugar de suavizar su enseñanza o explicarlas, cambia el verbo de “comer” a “masticar, triturar, roer con lo dientes”… en la traducción no se nota la diferencia, pero cuando estudiamos los textos originales encontramos este giro en las palabras… la respuesta de las gentes fue irse de su lado… tan así que Jesús se vuelve a los Apóstoles y les pregunta si ellos también desean irse… a lo que Pedro (Pedro siempre el primero y hablando en nombre de todos) le responde que a donde van a ir, pues solamente Él tiene Palabras de Vida eterna… como diciendo, no comprendemos, pero creemos en Ti…

      Lo mismo sucede hoy en día… los hermanos protestante y evangélicos se han alejado del Señor… y al apartarse de su lado han perdido el mayor de los dones: la Eucaristía…

      En tu comentario dices que lo mejor que le puede pasar a una persona es recibir a Jesús… claro, tú hablas de recibirle espiritualmente, de aceptarle como Salvador… pero imagina ahora lo que significa poder recibirlo como alimento, fundiéndonos Él y yo en uno solo… eso, hermano mío, es la Eucaristía… nada en este mundo es comparable con eso, nada puede igualar la Presencia de Dios en la Eucaristía… por eso no basta decir que Jesús es el Camino si no lo caminamos de la manera que Él quiere que lo hagamos…

      Hoy te hago la misma invitación que tú me hiciste a mí… busca el verdadero Camino hacia el Padre… la Verdad completa y total… para que puedas recibir la Vida que Jesús quiere darte…

      Dios te bendiga…

      Romualdo

      Romualdo
    6. lo mejor que le pasa a una persona es recibir a jesus y hay que leer la santa biblia y veran el buen camino y jesus cambio mi vida aceptalo no se guien por apariencias ni por lo que dicen los padres jesus es el camino la verdad y vida

      javito
    7. Querida Norma… nosotros también somos de Puerto Rico, así que bienvenida doblemente… DTB!

      Romualdo
    8. Saludos hermanos desde Puerto Rico la Isla de el encanto, el ombliguito de el mundo..
      SOY CATOLICA POR LA GRACIA DEL DIOS DE EL UNIVERSO QUE ME LLAMO A MI A TRAVES DE DIOS EN LA TIERRA CRISTO Y ME MOSTRO EL CAMINO Y ME AYUDA A PERSEVERAR EL ESPIRITU SANTO CUBIERTA CON EL MANTO DE MAMA MARIA.
      ESTA TIERRA ES AMOROSA CON EL SENOR JESU EL CRISTO Y CON LA MADRE MARIA Y PERSEVERAMOS EN EL SERVICIO A LA VERDAD…. QUE DIOS LES ILUMINE SIEMPRE , NORMA AGOSTO- MAURY

    9. Hola mi nombre es antonio y soy originario de mexico pero vivo en USA. Soy catolico de nacimiento porque mis padres me llevaban a la iglecia desde que era nino,en algun tiempo me invitaron a conocer otra religion y por falta de preparacion (quiza) acepte pero cuando estuve ahi me di cuenta que nada se compara con tener el privilegio de la eucaristia y eso me motivo a prepararme mas y ahora pertenesco a un grupo catolico aqui en mi iglesia y soy ministro de eucaristia y servidor ,gracias por toda la informacion de y que sigan adelante.

    10. Muchísimas gracias por tan hermoso testimonio… al igual que tú, Noemí siempre señala que la Eucaristía nunca puede comparase con la emoción de un canto bonito o la elocuencia de una predicación fogosa… los sentimientos se pueden encender por un rato… pero al final, cuando los ánimos vuelven a la normalidad… si el Señor no ha hecho su morada dentro de nosotros, nada de valor nos queda…

      Dios te bendiga mucho…!!!

      Romualdo
    11. Soy católica ya de nacimiento, como quien dice, pues mis padres se conocieron en la acción católica. . Llevo el nombre de María, a la que veneramos y queremos como a Madre amantísima…

      Eso no significa que no haya tratado y conectado con otro tipo de acepciones cristianas y no cristianas, a veces por mero respeto y por hacer compañía a personas amigas que las practicaban ( Nobles y valerosísimas personas debo decir…) En sus liturgias, mucho canto, mucho sermón, mucha invocación al Espíritu Santo, todo género de manifestaciones externas, mucha cofraternización y por supuesto, enormes ganas de captación de acólitos ( en este caso de mí misma persona).

      Para ná… , es que le dejan a uno más amante de Tu Iglesia Catolica aún que cuando has entrado…

      Simplemente por que cada vez que se sale de alguno de estos ” eventos” o celebraciones,( tan bien intencionadas, no lo pongo en duda…) la sensación que tienes como católico es que nada tiene comparación, ni en profundidad, ni en espiritualidad, ni en encuentro con el Señor, como lo que nos llega y vivenciamos después de una misa, seguida con devoción y atención, yendo a comulgar y comúnicandose con Jesús en nuestro interior.

      Con la preparación a la Primera Comunión, donde desde chiquititos se nos enseña esa maravilla que es disponerse para recibir a Jesús como alimento y a recogerte con El en tu interior después de haberlo recibido, con esa música y esas plegarias que te van haciendo llegar a El…

      Si un católico ha sentido y valorado en su interior ese prodigioso e indescriptible ser llenado por Nuestro Señor, que nos tranforma, no hay luego secta, ni malos rollos, ni engañuflas de que si tu biblia, si la mía….(Humo, humo y humo comparado con la grandeza y profundidad de la Eucaristía)
      que nos pueda “captar”, para que terminemos cantando aleluyas por ahí en honor más al que fundó la secta, que a Nuestro Señor .
      En la Santa Misa , es donde verdaderamente se nos da para su Grandeza y en su misericordía e infinita generosidad para que podamos gozar nosotros también de la Suya.

      ¡Ojala nuestros hermanos cristianos puedan algún día dejar sus perjuicios, dar un paso al frente y acercarse a ese Banquete Celestial, al que todos estamos invitados por Jesús, que les estárá, seguro, esperando paciente y amorosamente deseando que se deleiten con El…!

      Con todo mi cariño, acogida, el agradecimiento sincero a Romualdo por sus enseñanzas y bendiciones en el Señor.

      carmele
    12. Hermanos, soy argentino, católico de nacimiento, recibí de parte del Señor dones que no supe cuidar. Hace poco tiempo conocí a Fernando Casanova (evangélico pentecostal convertido al catolicismo -para la gloria de Dios) y confieso que con él aprendí y seguiré aprendiendo a defender a la Santa Iglesia Católica.
      Valoro muchísimo lo que ustedes hacen. Son -las obras de los blogueros- semillas que el Señor nos ayuda a desparramar para que la cosecha sea abundante.

      Los abrazo en Cristo y en su Ssma Madre.

      Claudio

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios