¿Qué es la Lectio Divina?

La Arquidiócesis de San Juan ha dedicado este segundo año del Trienio a la Parroquia, bajo el lema de “La Parroquia, mi segundo hogar”… y dentro de las iniciativas que se ha propuesto para este año está la de dar a conocer y promover la lectura orante de la Palabra, conocida como Lectio Divina… hoy comparto con ustedes algo que salió en el boletín parroquial de esta semana… y al final les dejo algunos recursos para que sigan profundizando en este método de oración…

~*~*~*~*~*~*~

La Lectio Divina o lectura orante de la Palabra es la lectura de la Sagrada Escritura de un modo no académico, sino espiritual, lo que nos permitirá conocer a Jesús de un modo cada vez más personal, escuchándolo, viviendo con Él, estando con Él, siendo sus amigos, en una comunión de pensamiento que no es algo meramente intelectual, sino también una comunión de sentimientos y de voluntad, y por tanto también del obrar.

El Papa Benedicto XVI nos recomienda esta antigua práctica que literalmente quiere decir «lectura de Dios»:

La lectura asidua de la Sagrada Escritura acompañada por la oración permite ese íntimo diálogo en el que, a través de la lectura, se escucha a Dios que habla, y a través de la oración, se le responde con una confiada apertura del corazón.

 

Esta propuesta ha recibido en los últimos cuarenta años un nuevo impulso en toda la Iglesia tras la publicación de la constitución dogmática «Dei Verbum» del Concilio Vaticano II (18 de noviembre de 1965).

 

Si se promueve esta práctica con eficacia, estoy convencido de que producirá una nueva primavera espiritual en la Iglesia.

 

No hay que olvidar nunca que la Palabra de Dios es lámpara para nuestros pasos y luz en nuestro camino.

¿Cómo orar con la Palabra de Dios?
La lectura orante de la Palabra, más que una reflexión, es una experiencia de encuentro personal e íntimo con Dios, que te ama y sale a tu encuentro. Estos pasos te van llevando al mismo interior de la Palabra.

Invoca… al Espíritu Santo. Pídele que te ilumine y te abra a la comprensión de la Palabra y que te anime a la respuesta con tu vida.

Lee… muy despacio el texto bíblico. Vuelve a leerlo. Lee también algún comentario que te ayude a conocer mejor el sentido del texto. Dale tiempo al Señor y escucha el mensaje que Él quiere darte en esa Palabra.

Medita… qué te dice la Palabra que has leído lentamente. Una vez que hayas captado el sentido del texto, entonces puedes hacerte esta pregunta: ¿qué me dice esta Palabra?

Ora… respóndele al Señor que te ha dado su mensaje en la Palabra meditada. Tu actitud sea la de la Virgen María: “Hágase en mí según tu Palabra”.

Contempla… quédate impresionado, fascinado, en silencio, en calma. Déjate animar por el ardor de la Palabra, como quien recibe el calor del sol.

Actúa… haciendo un compromiso que brote de este encuentro con el Señor. Es el salto a la vida. Animado e invadido por la Palabra, regresa a tu diario vivir con una nueva actitud.

Si eres fiel a la oración con y desde la Palabra de Dios, tu vida irá cambiando. La Palabra te hará confrontar tus criterios, valores, sentimientos, actitudes y conducta con lo que ella misma te vaya inspirando. Ama la Palabra, estúdiala, y déjala que moldee tu personalidad.

OTROS RECURSOS:
¿Qué es Lectio Divina? – Página oficial de los Carmelita
Aprendiendo Lectio Divina – Lectionautas
Lecturas de la Biblia / Lectio Divina – Corazones.org
Lectio Divina / San Benito de Nursia

Comparte...

    4 comentarios en ¿Qué es la Lectio Divina?

    1. Gracias por el artículo, es bueno seguir blogs de calidad… Saludos.

    2. ¡Gracias Theo, por toda esa información que nos compartes!!!

      Muchas bendiciones y un abrazo de nuestra parte,

      Romualdo

      Romualdo
    3. ¡Que podamos hacer nuestra también la aseveración: “Tu Palabra me da vida; confío en Tí , Señor”!

      Encuentro oportunísima la presentación que nos haces, Romualdo.
      Esta es la preciosa manera en que también desde aquí estamos anhelando alimentarnos con esa Palabra, para que inspirados y transformados por Ella, digamos como el apostol. “¿ A donde iremos, Señor? Tú sólo tienes Palabras de Vida Eterna.”
      Con todo mi cariño, desearnos:
      !Que con la lectura y profundización en Su Palabra nos sintamos todos bendecidos en El!

      carmele

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios