Rezar

Rezar es departir con el Maestro,
es echarse a sus plantas en la yerba,
o entrar en la casita de Betania
para escuchar las charlas de su cena.

Rezar es informarle de un fracaso,
decirle que nos duele la cabeza;
rezar es invitarle a nuestra barca
mientras la red largamos a la pesca,
y mullirle una almohada
sobre un banquillo en popa a nuestra vera.

Y, si acaso se durmiera,
no aflojar el timón mientras Él duerma;
y es rezar despertarle si de pronto,
la mar se agita y pode fea.

Es rezar – ¡y qué rezar! – decir “te quiero”,
y lo es – ¡no lo iba a ser! – decir “me pesa”,
y el “quiero ver” del ciego,
y el “¡límpiame!” angustioso de la lepra,
la lágrima sin verbo de la viuda,
y el “no hay vino” en Caná de Galilea.

Es oración, con la cabeza gacha,
después de un desamor gemir “¡qué pena!”;
cualquier sincero suspirar del alma,
cualquier contarle a Dios nuestras tristezas,
cualquier poner en Él nuestra confianza…
…y esta vida está tan llena de “cualquieras”.

Todo tierno decir a Nuestro Padre,
todo es rezar…
¡y hay gente que no reza!

José I. Carreño, S.D.B.
Misiones Salesianas

Comparte...

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios