Un cuento sobre la santidad

Jesús decía: “En verdad, en verdad os digo que, si el grano de trigo no cae en tierra y muere, quedará solo; pero si muere, dará mucho fruto” (Jn 12,24).

Érase una vez un granito de trigo, pequeño y sencillo, que quería ser santo y llegar hasta el cielo. Y se ofreció a Dios… y se puso en sus manos de buen sembrador. Y el Señor, de inmediato, con mucho cariño, lo colocó en tierra buena y lo cuidó como a un niño.

Pero el granito, gritaba…, pasaba las noches oscuras, a solas, con miedo y con frío, muriendo a sí mismo. Pero, sin saberlo, renacía a una vida más hermosa y bella.

Y empezó a crecer como espiga, débil y temerosa, azotada por las lluvias y mecida por los vientos. Y fue creciendo, creciendo y creciendo acariciada por el sol, y soñaba y soñaba… y pedía y oraba.

Cuando estuvo madura, un día de estío se presentó el segador. Y ella, alarmada, gritaba y decía: “A mí, no, porque yo estoy destinada a ser santa y elevarme hasta el cielo”. Pero el hombre, tal vez, distraído, metió la hoz, despiadado, y quebró sus ensueños de oro.

“Oh Señor”, clamó entonces la espiga, “ya no puedo llegar a tus brazos. Sálvame mi Señor, que me muero”. Pero el Señor, cual si nada escuchase, respondió con un largo silencio… Y aquel hombre, tomando la espiga, bajo el trillo la puso al momento… Y los granos crujieron… y cual sarta de perlas preciosas, por la era rodaron deshechos.

Y vinieron más hombres y metieron los granos de trigo en un saco viejo, llevándolos luego al molino, donde finísimo polvo se hicieron. Y la harina seguía llorando. Mientras, arriba en el cielo, seguían callando… y, aquí abajo, seguían moliendo.

Y, ¿por qué callaría Jesús? Y, ¿por qué, si era pura e inocente, le negaba el consuelo? Pero ella obediente, seguía sufriendo… Y Jesús preparaba la harina. Y una hostia bellísima hicieron… por fin el grano, espiga, harina, en Jesús se fundieron.

Comparte...

    6 comentarios en Un cuento sobre la santidad

    1. que hermosa historia y al aplicarla ami vida o mejor a nuestras vidas cada uno de so nosotros somos esa semilla la cual el señor sembró y por amor nos transformo en ese delicioso pan de vida, yo me pregunto, si Dios nos moldeo y sigue moldeando nos para ser mejores cada dia, que estamos ofreciéndole nosotros al padre por todo lo que el hacer por nosotros; la verdad que esta historia me ha conmovido y he reflexionado de lo mucho que le debo a mi padre y que como pago yo debo hacer un paso de obediencia cumpliendo con sus mandamiento y anhelar su presencia y vivir en santidad, adorándolo y glorificando su nombre que es nombre sobre todo nombre.

      MARGOTH PEÑALOZA
    2. Querida Emily…

      La forma que tenga el pan no es lo importante, sino lo que Jesús hizo con ese pan… si nos quedamos solamente en lo superficial, mirando la forma, nos podemos perder el gran Misterio que éste encierra: a Jesucristo vivo y presente en la Eucaristía…

      En el caso de la historia, el autor escogió utilizar una “hostia” (que no sólo es pan, sino pan sin levadura, como el que Jesús usó en la Última Cena) porque esa es la forma más común (aunque no la única) de consagrar el pan en la Eucaristía…

      Dios te bendiga…

      Romualdo

      Romualdo
    3. mmm una hostia?? porque no mejor un pan, porque cuando JESUS ceno con los discípulos partio el pan y dio vino… es hora de leer, quisiera conseguir el versiculo que hable de hostia…

      emily
    4. Muy bonito

      rosa maria robles acosta
    5. ¡Que historia tan preciosa! Como me refuerza el meditar sobre ella, en una etapa de mi vida, en que después de ofrecérsela a Dios, con todo mi entusiasmo, me encuentro como quien dice en el molino triturador del grano… ¡Y allí se siente uno tan destrozado y a oscuras…! Pero la esperanza está ahí, bien fuerte, de que las promesas del Señor no son vanas y de que de todo ello si me confío en El y Le dejo actuar y trabajarme, El puede hacer de mí, de una personilla insignificante como yo… pero que soy su hija,
      algo digno de contenerle.

      Me siento muy feliz y agradecida de haber conectado desde España con Uds. en esta página y me uno a sus oraciones e intenciones de todo corazón.

      mary carmen lomas
    6. Que hermoso mensaje me deja, pues soy una de tantos que no me gusta sufrir y muchas veces prefiero estar en mi comodida, sin pesar si quiera que algùn dia me ire al encuentro con mi Señor Dios y no le llevare nada de mi esencia, por estar metida en mi pequeño mundo………..y, el mensaje que medeja esta historia, es que debo ser mejor ser humano para al menos llegar al encuentro del Señor y presentarle que no fui una super heroe, pero si muy buena hija a qui en este campo de tierra que me puso.

      Maria Rosalba

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

    Últimos comentarios