Una sola palabra: la Cruz

Francisco en el Vía Crucis de Viernes Santo 2013

No quiero añadir muchas palabras. En esta noche debe permanecer sólo una palabra, que es la Cruz misma. La Cruz de Jesús es la Palabra con la que Dios ha respondido al mal del mundo. A veces nos parece que Dios no responde al mal, que permanece en silencio. En realidad Dios ha hablado, ha respondido, y su respuesta es la Cruz de Cristo: una palabra que es amor, misericordia, perdón. Y también juicio: Dios nos juzga amándonos. Recordemos esto: Dios nos juzga amándonos. Si acojo su amor estoy salvado, si lo rechazo me condeno, no por él, sino por mí mismo, porque Dios no condena, Él sólo ama y salva.

Queridos hermanos, la palabra de la Cruz es también la respuesta de los cristianos al mal que sigue actuando en nosotros y a nuestro alrededor. Los cristianos deben responder al mal con el bien, tomando sobre sí la Cruz, como Jesús.

Continuemos este Via Crucis en la vida de cada día. Caminemos juntos por la vía de la Cruz, caminemos llevando en el corazón esta palabra de amor y de perdón. Caminemos esperando la resurrección de Jesús, que nos ama tanto. Es todo amor.

—Francisco, en el Vía Crucis de Viernes Santo (2013)

Francisco en el Vía Crucis de Viernes Santo 2013

Señor, te pido la gracia de poder rendirme a los pies de tu Cruz… que pueda reconocerte en todos los hermanos que sufren… en todos aquellos que comparten tu sufrimiento… que comparten tu dolor… que cargan tu cruz como si fuera la de ellos… y reconociéndote, mi corazón se mueva hacia ellos… y pueda ser bálsamo que alivie su dolor… y en el de ellos, el Tuyo…

Comparte...

    1 comentario en Una sola palabra: la Cruz

    1. Debemos aceptar y abrazar la CRUZ con amor. En Ella estuvo pendiente,ultrajado y desgarrado hasta increíble extremo el Hijo de DIOS hecho Hombre para que nos hagamos hombres conforme al designio DIVINO y transformarnos en hermanos suyos e hijos de Su PADRE. Ese leño al que ya exánime subió con amor y abrazado a ese símbolo de ignominia lo transformo en símbolo de amar para “todo el mundo” , aún para los voluntaria o involuntariamente lo desconocen, ¡Bendito sea ese leño! ¡Hagámoslo nuestro! ¡Arbol de la CRUZ! sin perlas ni piedras preciosas. Transformémoslas en Pan.
      René

      René A. Locascio-Theuret

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios