Como se reza el Santo Rosario

La forma básica de rezar el Santo Rosario es rezar un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria por cada Misterio… a esta forma básica se le suelen añadir oraciones, jaculatorias e invocaciones… Aquí vamos a explicar la forma como nosotros lo rezamos…

Lo que normalmente solemos rezar cada día es sólo una parte del Rosario, o sea, cinco Misterios… y se suelen rezar…

  • Misterios de Gozo o Gozosos – los lunes y sábados
  • Misterios de Luz o Luminosos – los jueves
  • Misterios de Dolor o Dolorosos – los martes y viernes
  • Misterios de Gloria o Gloriosos – los miércoles y domingos

Para rezar bien el Rosario tenemos que comenzar por separar un momento para hacerlo… para estar en paz… en paz con nosotros mismos y con nuestros hermanos… en paz con Dios… dejando fuera de nuestra mente y nuestro corazón todos los trajines y dificultades del día… un momento para hacer silencio interior… un momento para estar con Dios…

Las oraciones se hacen despacio y desde el corazón… poniendo todo nuestro ser en cada palabra que pronunciamos… si oramos así, cada oración, aunque igual a las demás, será totalmente nueva… cargada de sentido… de sentimiento… de amor…

Empezamos nuestro Rosario haciendo la Señal de la Cruz

+ Por la señal de la Santa Cruz + de nuestros enemigos + líbranos Señor, Dios nuestro. + En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Luego hacemos una Invocación al Espíritu Santo pidiéndole que ilumine nuestra mente, apaciente nuestra alma y abra nuestro corazón…

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía, Señor, tu Espíritu y todo será creado, y renovarás la faz de la tierra. Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo, haz que guiados por esta misma Luz conozcamos siempre las dulzuras del bien y gocemos siempre de sus divinos consuelos. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Confesamos nuestra fe proclamando el Credo de los Apóstoles

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

Nos reconocemos pecadores y rogamos la misericordia de Dios con el Kyrie Eleison

Señor, ten piedad
Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad
Señor, ten piedad

Este es el momento en que presentamos nuestras Intenciones

Pedimos por nuestras necesidades físicas y espirituales… por nuestras familias y por nuestros amigos… Pedimos por las situaciones que vemos a nuestro alrededor, en nuestra comunidad, en nuestro país, ¡en nuestro mundo!… Pedimos por los niños no nacidos… por la juventud… por los pecados contra la institución de la familia… Pedimos por nuestros gobernantes y nuestros líderes políticos y religiosos… Pedimos por la conversión de los pecadores… por las almas del purgatorio… Pedimos por nuestros sacerdotes… por el Santo Padre… por nuestra Iglesia… y por el surgimiento de nuevas vocaciones religiosas… Pedimos por salud en la enfermedad… por fortaleza en las pruebas… por perseverancia en la oración… En fin, presentamos todas nuestras intenciones personales y las de todas esas personas que siempre nos piden oración… y a todas respondemos, ¡te lo pedimos, Señor, y te damos gracias!, con la seguridad de que la petición ya está en las manos de Dios…

También ofrecemos nuestra oración en reparación por todas las ofensas que a diario reciben los Corazones de Jesús y María… por los ultrajes, los desprecios y las humillaciones contra el Santísimo Sacramento… por la falta de fe en Su Presencia real en la Eucaristía… Nosotros siempre ofrecemos la última decena de todos nuestros Rosarios por estas intenciones…

Pero el rezo del Rosario no es solo para presentar nuestras peticiones… no debemos detenernos ahí, sino que también ofrecemos nuestro Rosario en acción de gracias por todas las oraciones escuchadas y todas las gracias y bendiciones que recibimos cada día…

Quien dirige el Rosario, enuncia el Misterio que se va a contemplar durante la decena… y guardamos unos segundos de silencio… Recordemos que Dios siempre nos habla… pero Él siempre habla bajito y debemos hacer silencio en nuestro interior para poder escuchar su voz…

En ocasiones, quien dirige puede leer un pasaje de las Escrituras… o puede hacer una corta reflexión sobre el Misterio que vamos a contemplar… o puede hacer alguna otra lectura espiritual, como los Mensajes de la Reina de la Paz en Medjugorje…

Durante cada Misterio, y mientras vas contemplando el Misterio, se reza un Padrenuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Y diez Avemarías

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Seguido por un Gloria

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Al finalizar la decena hacemos una Jaculatoria a María…

María, Madre de gracia, Madre de misericordia, en la vida y en la muerte, ampáranos gran Señora.

Y la oración que la Virgen pidió en Fátima

¡Oh, Jesús mío! Perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, conduce al cielo a todas las almas, especialmente aquellas que están más necesitadas de tu Misericordia.

Terminamos la decena con unos cortos Ruegos

Sagrado Corazón de Jesús… en Vos confío.
María, Reina de la Paz… ruega por nosotros.
San José… ruega por nosotros.
San Miguel Arcángel… defiéndenos en la batalla.

En este momento, y como preparación para la próxima decena, puede entonarse alguna canción o letrilla como…

Ave… Ave… Ave María… Ave… Ave… Ave María…

Después de rezar los cinco Misterios (o veinte, si estamos rezando el Rosario completo), ofrecemos un Padrenuestro y tres Avemarías por las intenciones del Santo Padre

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

 

Dios te salve, María, hija de Dios Padre; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve, María, madre de Dios Hijo; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve, María, esposa purísima de Dios Espíritu Santo; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve, María, templo y sagrario de la Santísima Trinidad; Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Terminamos nuestro Rosario ofreciéndole una Salve a nuestra Madre, la Santísima Virgen María…

Dios te salve, Reina y Madre, Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra: ¡Dios te salve! A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. ¡Ea, pues!, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima! ¡Oh piadosa! ¡Oh dulce siempre Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

y consagrándonos a ella…

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco desde este día: alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía. Échame tu bendición todas las horas del día, y también las de la noche, Virgen sagrada María, y si en algo te he ofendido, perdóname, Madre mía. Que hoy yo recibo tu bendición + en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Muchas personas acostumbran, al terminar de rezar el Rosario, rezar las Letanías Lauretanas… Nosotros, en cambio, terminamos con una Oración a San Miguel Arcángel

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra la perversidad y las asechanzas del demonio. ¡Reprímale Dios!, pedimos suplicantes. Y tú, Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás y a todos los espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

Por último, la Señal de la Cruz

+ En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Últimos comentarios